Imprimir
Categoría: Aquí viene el esposo
He aquí el poder de Dios

 

IMPORTANTAtención: aunque promovemos la libertad de conciencia en materia de la recepción de la vacuna experimental COVID-19, NO aprobamos las protestas violentas ni la violencia de ningún tipo. Abordamos este tema en el vídeo titulado La instrucción de Dios para los manifestantes de hoy. Aconsejamos ser pacíficos, mantener un perfil bajo, y cumplir con las normas generales de salud (como el uso del cubrebocas, el lavado de manos, y el distanciamiento social) que estén en vigor en tu área, siempre y cuando no vayan en contra de las leyes de Dios y evitar las situaciones que requerirían que uno se vacunara. “Sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas” (de Mateo 10:16).

Con cierto temor y temblor, este artículo revelará lo que no ha sido visto por el mundo desde el cautiverio babilónico del antiguo Israel. Se trata de un artefacto histórico que sembró el terror en los corazones de los enemigos de Israel debido al poder sobrenatural que lo acompañaba. Lo que estás a punto de ver revelará un poder más allá del conocimiento de los mortales que obrará la salvación para los santos y la muerte de los impuros. Estamos hablando del Arca del pacto, cuyo poder garantizaba la victoria en la batalla a quienes cumplieran las condiciones del pacto que albergaba, haciéndolos invencibles ante sus enemigos. Se profetizó que esta arca sagrada sería revelada en el fin del tiempo, no en la tierra como un descubrimiento arqueológico, sino en el cielo con un vívido esplendor:

Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo. (Apocalipsis 11:19)

En El Arca de Dios, ya vislumbramos el contorno del cofre sagrado. Sin embargo, la forma aún no estaba completamente dibujada en los cielos, y del mismo modo el significado de esta revelación aún no había sido comprendido. La razón por la que esta “caja de madera” capta el interés e inspira asombro es por el poder de Dios que la acompaña. El propósito mismo de su construcción lo indica:

Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel. (Éxodo 25:22)

El Arca del pacto no era sólo un objeto; era el trono del Dios vivo que ve y habita todo el tiempo y el espacio a la vez. La presencia del arca en el campamento de Israel significaba que Dios habitaba en medio de Su pueblo, y por eso emanaba de ella el poder divino. El mismo poder estaba con nosotros en la persona de Jesucristo cuando se hizo hombre.

He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel, que traducido quiere decir: Dios con nosotros. (Mateo 1:23 RVA-2015)

Aunque se humilló para nacer como hombre y no se sentó entonces en un trono de oro, toda la autoridad y el poder de Dios Le fueron concedidos. Con una palabra, la enfermedad huyó de Él, las tinieblas espirituales se desvanecieron, los pecados fueron perdonados, los hombres fueron santificados, los demonios incontrolables cedieron su presa y los muertos vivieron.

El poder en la mano de Jesús no ha disminuido en la actualidad, ya que se sienta en el trono del cielo, el mismo trono que sirvió como el Gran Original a partir del cual se diseñó el Arca del pacto de la antigüedad.

¿Necesitamos hoy el poder de Jesús? En un mundo donde los hombres en el poder, instados por los demonios, están ideando formas de vacunar a la ciudadanía con material genético que es contrario al diseño de Dios, ¿todavía necesitamos Su poder de curación en nuestros cuerpos? En un mundo donde el libertinaje se enorgullece de ser ejemplar, ¿necesitamos Su poder sobre la maldad que infesta este mundo caído? En un mundo en el que la élite financiera manipula el suministro de dinero hasta que la nueva normalidad convierte a los trabajadores en esclavos, ¿anhelamos que Cristo sane nuestros espíritus? Cuando los titulares existentes del sistema financiero vigente calumnian ferozmente al único almacenamiento de valores que ofrece libertad en un mundo de vigilancia total, ¿necesitamos el maravilloso ingenio de Aquel que dijo que hay que dar al César lo que es del César?

Cruce del Jordán Mientras nos preparamos para conquistar la Canaán celestial, la historia de la caída de la antigua fortaleza de Jericó nos sirve de ejemplo del poder del Arca del pacto. La nación que había caminado con Dios en medio de ella había aprendido a confiar en Su poder, el poder que podía secar el desbordado Jordán en el mismo momento en que los sacerdotes que llevaban el arca pisaron el agua.

A continuación, se enfrentaron a una ciudad amurallada:

Mientras los israelitas continuaban su viaje, el arca volvió a ser instrumental en Josué 6. El pueblo se encontraba contra la muralla de Jericó, donde nadie entraba ni salía. El Señor le dijo a Josué que hiciera marchar a hombres armados alrededor de la muralla durante seis días. Los sacerdotes de la procesión tocaban las trompetas seguidos por el Arca del pacto. Al séptimo día, el ejército que marchaba recibió instrucciones de dar un fuerte grito y los muros de Jericó se derrumbaron. El pueblo hizo lo que el Señor le ordenó y tomó la ciudad. El capítulo termina con el versículo 27: “Estaba, pues, Jehová con Josué, y su nombre se divulgó por toda la tierra.” La presencia y el poder de Dios, vistos en el ejército que marchaba con el arca, hicieron que los muros de Jericó se derrumbaran. (biblestudytools.com) [Traducido]

Al igual que las puertas cerradas de Jericó, la puerta del arca de Noé de esta generación también se ha cerrado, y como dice el Apocalipsis, ya nadie cambiará de bando. Los que están a favor de Jericó no saldrán, y los que están a favor de Israel no entrarán, hasta que los muros se derrumben.

El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. (Apocalipsis 22:11)

Lo que se derrumbó incluso antes que los muros de Jericó fue el corazón de sus habitantes. Ellos sabían que el mismo poder que obró a favor de Israel para separar el Mar Rojo estaba todavía con ellos, y se convirtió en un terror para todas las naciones circundantes, como dijo Rahab:

Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros. Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. (Josué 2:9-11)

Fue la presencia de Dios y las obras sobrenaturales que hizo contra los enemigos de Israel lo que sembró el terror en sus corazones. Si hasta el mar se abrió para Israel, ¿qué poder podría resistirse a ellos?

Por lo tanto, al levantar el velo de la sagrada Arca del pacto en el cielo en este artículo, será un mensaje tanto de fuerza como de valor para el Israel espiritual de hoy y un mensaje de terror para los impíos, sin acepción de personas. El trono de Dios no es algo con lo que se pueda jugar: ni siquiera los israelitas estaban protegidos de su poder cuando se habían desviado y no habían obedecido la Ley dada en el monte Sinaí. No tenían poder para luchar contra los filisteos porque estaban comprometidos moralmente.

Y envió el pueblo a Silo, y trajeron de allá el arca del pacto de Jehová de los ejércitos, que moraba entre los querubines; y los dos hijos de Elí, Ofni y Finees, estaban allí con el arca del pacto de Dios.... Pelearon, pues, los filisteos, e Israel fue vencido, y huyeron cada cual a sus tiendas; y fue hecha muy grande mortandad, pues cayeron de Israel treinta mil hombres de a pie. Y el arca de Dios fue tomada, y muertos los dos hijos de Elí, Ofni y Finees. (1 Samuel 4:4, 10-11)

Esta historia demuestra que el poder de Dios que se manifestó en relación con el arca no era para ser manipulado. Dios es una Persona, no un amuleto de la suerte, y cuando los degradados y fornicarios sacerdotes[1] llevaron Su trono en la batalla, ¿podían esperar que la presencia del Todopoderoso en Su trono resultara en otra cosa que la muerte del pecador?

Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá. (Éxodo 33:20)

La culpa del pecado es tan antitética a la naturaleza de Dios que Su presencia lo consume, como también a la persona.

por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, (Romanos 3:23)

Por eso era necesario que los pecados del mundo pasaran de antemano a juicio. Ha sido por Su misericordia que Él se oculta de la vista del hombre, pero ¿qué le ocurrirá al mundo cuando Él sea visto?

porque nuestro Dios es fuego consumidor. (Hebreos 12:29)

En la mencionada batalla, los filisteos mataron a los sacerdotes que llevaban el arca y se la llevaron a su propia tierra. Ese fue un gran error. El pueblo y los sacerdotes de Israel no habían sido fieles a Dios, y mucho menos los filisteos. ¿Cómo iban a atreverse a manipular el trono de Dios en medio de ellos sin que Su ira estallara sobre ellos?

Pusieron el premio en el templo de Dagón, pero la estatua de su falso dios seguía cayendo ante el arca. El Señor trajo más devastación sobre los filisteos, y éstos decidieron deshacerse de la posesión robada, trasladándola a la ciudad de Gat. Sin embargo, Gat experimentó las mismas horribles consecuencias y trasladó el cofre a una tercera ciudad, donde de nuevo la devastación afligió al pueblo. Finalmente, después de siete meses, los filisteos decidieron que habían tenido suficiente. Tenían que devolver el arca a los israelitas. (biblestudytools.com) [Traducido]

Cuando el arca fue devuelta a Israel, todavía no fue manipulada con el nivel de respeto que se debía. A nadie se le permitía tocar o incluso poner los ojos en este trono sagrado, excepto a los sacerdotes. Ni siquiera los levitas podían verla descubierta,[2] según las instrucciones del Señor.

Y los levitas bajaron el arca de Jehová, y la caja que estaba junto a ella, en la cual estaban las joyas de oro, y las pusieron sobre aquella gran piedra; y los hombres de Bet-semes sacrificaron holocaustos y dedicaron sacrificios a Jehová en aquel día.... Entonces Dios hizo morir a los hombres de Bet-semes, porque habían mirado dentro del arca de Jehová; hizo morir del pueblo a cincuenta mil setenta hombres. Y lloró el pueblo, porque Jehová lo había herido con tan gran mortandad. Y dijeron los de Bet-semes: ¿Quién podrá estar delante de Jehová el Dios santo? ¿A quién subirá desde nosotros? (1 Samuel 6:15, 19-20)

Ni siquiera los levitas se libraron de las consecuencias de violar las instrucciones de Dios sobre el manejo sagrado del arca. Abrieron la tapa y miraron dentro. Eso es lo que haremos nosotros en las siguientes páginas, pero nuestro papel y nuestro motivo son diferentes. Vamos a revelar lo que hay dentro, ante tus propios ojos. ¿Debes tener miedo? ¿Debes apartar la vista?

En contraste con la historia de los levitas que miraron dentro del arca, a los ancianos de Israel que habían vivido en el tiempo de Moisés y habían caminado en obediencia y fidelidad a Dios se les permitió ver a Dios y vivir:

Y subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno. Mas no extendió su mano sobre los príncipes de los hijos de Israel; y vieron a Dios, y comieron y bebieron. (Éxodo 24:9-11)

Sólo aquellos con corazones puros y manos limpias—un amor por Dios demostrado por el respeto a Sus mandatos—pueden contemplar Su presencia. Ni siquiera fue excusado Uza, quien tuvo la buena intención de estabilizar el arca mientras era transportada en un carro en tiempos de David. Dios había ordenado que el arca fuera transportada sólo por los sacerdotes o Levitas, quienes debían llevarla a mano usando sus varas, para que el arca misma no fuera tocada. Más adelante se verá quién lleva el arca, y si se repetirá o no el error de Uza.

Publicamos esta luz por razones espirituales-tácticas. Tenemos una ciudad que conquistar, y el gran poder de Dios nos acompaña. Estamos en una guerra con demonios que combatir, y sólo hay un poder en el que confiamos contra ellos: el poder del Dios vivo que mora entre los querubines. Él es nuestra fuerza, y se está revelando. Así como al Israel de antaño se le dio el pacto para que lo guardara en el arca antigua, nosotros hemos recibido Su pacto desde el cielo. El pacto—antiguo y nuevo—representa el derecho o título para poseer la Tierra Prometida.

Aquellos que se creen dueños del mundo hoy en día—como la OMS y el FEM y el G7 del mundo—no son los herederos designados por el Hacedor de esta tierra. Los únicos herederos legítimos son aquellos a los que el Creador ha dado la tierra:

¿Qué hombre es el que teme al SEÑOR? Él le enseñará el camino que ha de escoger. Su alma reposará en bienestar, y sus descendientes heredarán la tierra. El secreto del SEÑOR es para los que le temen; a ellos hará conocer su pacto. Mis ojos están siempre puestos en el SEÑOR porque él sacará mis pies de la red. (Salmo 25:12-15 RVA-2015)

El secreto (o misterio) de Dios está con los que Le temen, los que Le respetan, los que Le aman, los que se sacrifican por Él, y Su pacto es con ellos, para establecerlos sobre todo Su reino:

Él levanta del polvo al pobre, y al necesitado enaltece desde la basura, para hacerlo sentar con los nobles y hacerlo poseer un trono glorioso. Porque del SEÑOR son las columnas de la tierra, y sobre ellas asentó el mundo. “Él guarda los pies de sus fieles, pero los impíos perecen en las tinieblas; porque nadie triunfará por su propia fuerza. El SEÑOR quebrantará a sus adversarios; contra ellos tronará desde los cielos. El SEÑOR juzgará los confines de la tierra. Él dará fortaleza a su rey y enaltecerá el poder de su ungido”. (1 Samuel 2:8-10 RVA-2015)

Los “ángeles del arca”

Los relatos históricos del Arca del pacto en el registro sagrado han inspirado diversas representaciones en la cultura popular—en el cine y en la prensa—de cómo podría haber sido el arca y cómo podría haber matado a los enemigos de Israel. Sin embargo, el sencillo dibujo utilizado en la presentación de Orión es más preciso en su forma básica que las ilustraciones populares:

El Arca de la Alianza

Hasta ahora, lo que hemos visto en los cielos es sólo el cofre y las varas, en comparación con la imagen del arca en el artículo El Arca de Dios:

El Arca sin el propiciatorio

Incluso se puede decir que, dado que el sol (con su corona) traza la “tapa” de la caja, incluso la moldura de la corona alrededor del borde de la tapa está representada allí:

Y la cubrirás de oro puro por dentro y por fuera, y harás sobre ella una cornisa [corona en inglés] de oro alrededor. (Éxodo 25:11)

Los anillos para las varas se montan en las cuatro esquinas de esta corona [cornisa]. Las varas pertenecen a la parte superior de la caja (como se muestra en los cielos, pero a diferencia de la imagen anteriori). El cofre cuelga debajo de las varas con las tablas de piedra en su interior como contrapeso, lo que da al arca un centro de gravedad más bajo para que no sea pesada en la parte superior y de esa manera no ejemplifican el deseo de superioridad de Satanás.

Sin embargo, haber visto el arca y las varas no es suficiente para decir que hemos visto el Arca del pacto. ¿Dónde están los dos querubines que están a cada lado del arca? Podemos identificar los querubines entendiendo que, en los cielos, estamos viendo la disposición del trono real de Dios, que fue visto en visión por los profetas y descrito en detalle tanto por Ezequiel como por Juan el Revelador.

Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.... Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. (Apocalipsis 4:2, 6-7)

Se sabe que los cuatro seres alrededor del trono corresponden a las cuatro tribus principales de Israel en las cuatro direcciones de la brújula, y también a las cuatro constelaciones cardinales del Mazzaroth. Igualmente espaciadas alrededor de la eclíptica están las constelaciones de Tauro (la cara del becerro) en el oeste celestial, Leo (el león) en el este, Aquila volando en lo alto en el norte a lo largo del ecuador galáctico (el águila voladora) y Acuario (el hombre) en el sur.

Ahora bien, no es difícil reconocer la asombrosa “coincidencia” de que la trayectoria de un cometa único de la nube de Oort C/2021 O3 PanSTARRS haya trazado el arca de tal manera que repose entre dos de las constelaciones cardinales del Mazzaroth, extendiéndose perfectamente desde Tauro (el querubín con cara de becerro) hasta Acuario (el querubín con cara de hombre).

Los Querubines que cubren el Arca

Sin embargo, al mismo tiempo se nos presenta la tarea de reconciliar por qué cuatro seres vivientes rodean el trono en el Apocalipsis, mientras que sólo dos querubines están junto al Arca del pacto. La Biblia nos da la respuesta en la descripción del templo de Salomón:

Y adornó el lugar santísimo por dentro en medio de la casa, para poner allí el arca del pacto de Jehová.... Hizo también en el lugar santísimo dos querubines de madera de olivo, cada uno de diez codos de altura.... Puso estos querubines dentro de la casa en el lugar santísimo, los cuales extendían sus alas, de modo que el ala de uno tocaba una pared, y el ala del otro tocaba la otra pared, y las otras dos alas se tocaban la una a la otra en medio de la casa. (1 Reyes 6:19, 23, 27)

En el lugar santísimo del templo—la sala del trono de Dios—Salomón colocó no sólo el Arca del pacto con sus dos querubines, sino también otras dos grandes figuras de querubines. Así, en total, había cuatro querubines alrededor del trono, al igual que los cuatro seres vivientes descritos en el Apocalipsis, pero sólo dos de ellos estaban directamente junto al arca.

Es bien sabido que estos cuatro seres vivientes alrededor del trono expresan cuatro rasgos principales del carácter de Jesucristo. Como el león, que es el rey de todos los animales que andan por la tierra, Jesús reina en la tierra; como el águila, que es el rey de todas las aves del cielo, Jesús reina en el cielo; como el hombre al que Dios le dio el dominio sobre la tierra, Jesús se hizo hombre para recuperar, por medio de la justicia, lo que Adán perdió por el pecado; y, por último, como el becerro es el animal sumiso y obediente del sacrificio, muestra el carácter abnegado de Jesús al ofrecer Su vida en la cruz del Calvario en nuestro lugar.

¿Por qué, entonces, el Arca del pacto en el cielo tiene específicamente al becerro y el hombre de pie a cada lado? Estas dos caras representan los sacrificios de Jesucristo: primero se sacrificó para dejar de lado Su divinidad y hacerse hombre (ilustrado por Acuario), y luego sacrificó incluso Su vida como hombre (ilustrado por Tauro).

el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. (Filipenses 2:6-8)

Son estos dos rasgos de carácter abnegado—rasgos de carácter divino—los que muestran el mérito de Jesús para gobernar como rey sobre el cielo y la tierra. Fue el carácter abnegado de Dios lo que Lucifer puso en duda cuando se rebeló en el cielo, acusándolo de ser injusto al exigir a Sus criaturas más obediencia de la que Él mismo estaría dispuesto a rendir.

El amor perdonador y redentor se pone de manifiesto en Cristo Jesús. Satanás había tergiversado el carácter de Dios, y era necesario que se hiciera una representación correcta a los mundos no caídos, a los ángeles y a los hombres. Satanás había declarado que Dios no sabía nada de abnegación, misericordia y amor, sino que era severo, exigente e implacable. Satanás nunca probó el amor perdonador de Dios porque nunca ejerció un genuino arrepentimiento. Sus representaciones de Dios eran incorrectas; fue un falso testigo, un acusador de Cristo, y un acusador de todos los que se sacuden el yugo satánico y vuelven a rendir una lealtad de corazón al Dios del cielo. {RH 9 de marzo de 1897, par. 3 } [Traducido]

Jesucristo—la perfecta ilustración del amor de Dios en forma humana—refutó la pretensión de Satanás con Su disposición y voluntad de dejar Su posición en el cielo y sacrificar Su vida en la tierra para que la gloria que había dejado en el cielo pudiera ser restaurada a la humanidad. Lo que Satanás quería asegurar por la fuerza, Jesús estaba dispuesto a dar libremente por Su propia voluntad. De este modo, Jesús demostró Su mérito para gobernar.

que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. (Apocalipsis 5:12)

Además, es a través de la expresión de estos dos rasgos de carácter que Jesús se unió a la humanidad, primero al hacerse hombre y segundo al morir como hombre por la humanidad. Este sacrificio es el fundamento de Su pacto para salvarnos y devolvernos la comunión con Dios.

Por su vida y su muerte, Cristo logró aun más que restaurar lo que el pecado había arruinado. Era el propósito de Satanás conseguir una eterna separación entre Dios y el hombre; pero en Cristo llegamos a estar más íntimamente unidos a Dios que si nunca hubiésemos pecado. Al tomar nuestra naturaleza, el Salvador se vinculó con la humanidad por un vínculo que nunca se ha de romper [un pacto eterno]. A través de las edades eternas, queda ligado con nosotros. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito.” Lo dió no sólo para que llevase nuestros pecados y muriese como sacrificio nuestro; lo dió a la especie caída. Para asegurarnos los beneficios de su inmutable consejo de paz, Dios dió a su Hijo unigénito para que llegase a ser miembro de la familia humana, y retuviese para siempre su naturaleza humana. Tal es la garantía de que Dios cumplirá su promesa. “Un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro.” Dios adoptó la naturaleza humana en la persona de su Hijo, y la llevó al más alto cielo. Es “el Hijo del hombre” quien comparte el trono del universo. Es “el Hijo del hombre” cuyo nombre será llamado: “Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.” El YO SOY es el Mediador entre Dios y la humanidad, que pone su mano sobre ambos. El que es “santo, inocente, limpio, apartado de los pecadores,” no se avergüenza de llamarnos hermanos. En Cristo, la familia de la tierra y la familia del cielo están ligadas. Cristo glorificado es nuestro hermano. El cielo está incorporado en la humanidad, y la humanidad, envuelta en el seno del Amor Infinito. {DTG 17.1}

Por lo tanto, son los dos querubines de sacrificio (el hombre y el becerro) los que están a ambos lados del arca: estos rasgos de carácter están directamente relacionados con la relación de pacto de Dios con nosotros, ¡es la razón por la que el arca del pacto existe en primer lugar!

Por el contrario, el hecho de que Jesús haya ascendido al trono de Dios y haya sido nombrado Rey del cielo y de la tierra (águila y león) no representa los méritos o el valor de la abnegación, sino la recompensa. El dominio Le ha sido concedido en proporción al sacrificio que hizo al dar Su vida por los que amaba.

Así, sólo hay un lugar en los cielos entre las cuatro constelaciones cardinales donde puede aparecer el Arca del pacto: entre las dos señales sacrificiales del becerro y el hombre.

El hecho de que veamos el arca perfectamente situada entre estos dos querubines es también la confirmación de que el dibujo de Pinkoski (utilizado en la presentación de Orión) es la única representación exacta del Arca del pacto en cuanto al querubín. ¡Es la configuración que coincide con el patrón celestial!

Sin embargo, ni Tauro ni Acuario tienen alas. ¿Podría la trayectoria curva del cometa PanSTARRS estar mostrando las alas de los querubines y no la vara oculta?

Las alas de los querubines

Esto significaría que el arca se ve perfectamente desde el lado, y por tanto la línea recta de la eclíptica representa ambas varas. (¡Pronto verás incluso quién lleva el arca por las varas!) Sea como sea que prefieras visualizar a los querubines, el punto clave es que Tauro y Acuario representan a los dos ángeles que están a cada lado del arca, y hasta que no los veas como tales, ¡no habrás visto el arca!

La presencia de Dios

¿Se volverá a encontrar el arca en la tierra? Tal vez, tal vez no; pero lo que dice el Apocalipsis es que en el fin del tiempo, el arca será vista en el cielo, donde se muestra la verdadera imagen de Cristo que viene en poder y gloria. Se nos instruye a “mirar hacia arriba” porque nuestra redención está cerca, sabiendo que nuestro Señor ascendió a los cielos. No es necesario ni suficiente ver el Arca del pacto, que representa la presencia de Dios, sacada de una cueva y transmitida por televisión.

Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis. (Mateo 24:26)

Los querubines están de pie a ambos lados del arca, pero ¿dónde está la gloria Shekinah, la nube que envuelve la presencia de Dios en el trono? Artículos anteriores han explicado que la constelación de Aries representa a Jesús como el Cordero sentado en el trono a la diestra del Padre, y los dos peces de la constelación de Peces representan a los 144.000 redimidos y a los santos resucitados que se sientan junto a Él, como dice la Biblia:

Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:21)

Pero la pregunta sigue siendo, ¿dónde está la nube de gloria sobre el arca?

Durante su peregrinaje por el desierto, los hijos de Israel sintieron la presencia de Dios a través de la nube que estaba sobre el tabernáculo del testimonio de día y el fuego de noche. Asimismo, la gloria del Señor sobre el arca llenó el lugar santísimo en la dedicación del templo de Salomón.

Y cuando los sacerdotes salieron del santuario, la nube llenó la casa de Jehová. Y los sacerdotes no pudieron permanecer para ministrar por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Jehová. (1 Reyes 8:10-11)

En el artículo La hora de Filadelfia, hay una pista de dónde podría encontrarse esta nube:

Incluso se muestra el orden, a medida que los planetas se mueven de derecha a izquierda en la manera de la lectura hebrea: el pez derecho está acostado, representando a los muertos en Cristo que serán resucitados en Su venida. Entonces el pez de la izquierda representa a aquellos que están vivos y quedan, que son llevados junto con ellos en la nube (simbolizada por la “nebulosa” de Andrómeda, antiguamente conocida como la “pequeña nube” a la que el pez apunta). Así la pesca de Jesús es señalada por Venus (los muertos en Cristo, como Moisés como un tipo para Cristo) y la pesca del mensajero es señalada por Mercurio (los santos vivos, con el antitípico Elías).

En la escena celestial que se despliega ante nuestros ojos, la nube de la galaxia de Andrómeda está perfectamente situada sobre el trono de Dios, en el que a los redimidos se les concede sentarse con el Cordero:

La nube de gloria

La nube sobre el tabernáculo era la señal de que Dios estaba presente, como la bandera del castillo de la antigüedad que significaba que el rey estaba en Su residencia real. Al ver esta señal, sabemos que Dios está con nosotros, que “Emanuel” es nuestro Rey, y que nos salvará y vencerá a nuestros enemigos.

El simbolismo tiene un gran significado. Considerando que el pez erguido se levanta como un “pilar” central para apuntar directamente a la nube, representa a aquellos que están “mirando hacia arriba” a la venida de su Señor en la nube.

Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. (Apocalipsis 11:12)

En el simbolismo de este versículo, se enfatiza que la ascensión de los dos testigos debe estar conectado a una nube en la escena celestial, una señal de ascensión que no incluya una nube no sería válida. Este es un criterio más que muestra que estamos buscando en el lugar correcto en los cielos, ¡donde una nube se encuentra directamente sobre el centro del Arca del pacto!

Incluso el cometa que está en el Reloj Horologium, que muestra dónde estamos en el proceso del regreso de Cristo, también tiene en su órbita los límites de la constelación de Andrómeda.

¿Puedes decir que has visto el Arca del pacto ahora? ¿Has visto la caja, las varas, la cornisa del propiciatorio, los querubines, y ahora incluso la nube de la gloria de Dios? Pero eso no es todo; ¡todavía hay más que ver!

El poder del Arca

La nube en la constelación de Andrómeda significa que Jesús no sólo viene en una nube, sino también que viene con una cadena, la cadena con la que Ceto (Leviatán) es atado.

Para poner esto en el contexto más vívido de la vida real: la Asamblea Mundial de la Salud (el órgano de toma de decisiones de la Organización Mundial de la Salud) está actualmente en sesión, del 22 al 28 de mayo. El resultado de esa reunión está previsto que sea la entrega de la soberanía nacional de las 194 naciones del mundo a la OMS, que tendrá entonces poder para dictar respuestas médicas a las emergencias sanitarias. Cuando se declara una nueva pandemia, como la propagación de la viruela del mono que convenientemente está apareciendo en las noticias mientras se celebra la Asamblea Mundial de la Salud, la autoridad de la OMS no termina en los límites nacionales. Es probable que a partir del 28 de mayo también tengan el poder de decirte a TI (no importa en qué país del mundo vivas) que tienes que hacer cuarentena, vacunarte o hacer lo que ellos digan a beneficio de la salud. Ya no tienes la libertad de ejercer tu propio juicio o tomar tus propias precauciones.

Para comprender lo injusto que es esto para el pueblo de Dios, basta con pensar en el hecho de que muchas enfermedades como la viruela del mono—especialmente las ETS—son el resultado directo o latente de la transgresión de la Ley de Dios. Un cristiano que honra a Dios guardando Su mandamiento de “No cometerás adulterio” (o fornicación) está en una categoría de riesgo probadamente menor o inexistente para muchas enfermedades que el mundo considera una amenaza común para el público en general.

Que se entienda: la ley de las naciones es auto contradictoria, porque por un lado defiende comportamientos impuros como la sodomía, mientras que por otro lado hace cumplir las medidas de salud pública contra las enfermedades que son el resultado de la sodomía. ¿Cuál es el motivo del gobierno? Si realmente tuviera en mente los intereses de los ciudadanos, se esforzaría más en educar a la gente sobre los peligros de las relaciones sexuales fuera del matrimonio en lugar de los peligros de no vacunarse.

Dios prometió a Su pueblo buena salud si guardaba Su Ley:

y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador. (Éxodo 15:26)

Los “egipcios” en este contexto representan a los ateos, a los mundanos, a los que no respetan ni creen en Dios. Los que no tienen o no guardan la Ley de Dios sufrirán por la propia consecuencia de su desobediencia. Dios no hace acepción de personas; no dice: “Voy a plagar a los homosexuales porque no me gustan”. ¡Lejos esté de Él tal cosa! Al contrario, Él dice: “¡No hagas eso, porque yo te he creado y te amo y sé lo que te pasará si haces eso!”. La Ley de Dios es la ley natural: no cambia, y no hace acepción de personas. Si un cristiano se comporta como un pagano, ¿no contraerá las enfermedades de los paganos? Y Pablo incluso dice que, si un pagano se comporta correctamente siguiendo los dictados de una conciencia sana, Dios no lo despreciará.

Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, estos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, (Romanos 2:14-15)

Y ahora, cuando debido a la promoción de la liberación sexual del estilo de vida LGBT y la degradación del sistema inmunológico a través de las vacunas que manipulan la naturaleza ha dado lugar a enfermedades intratables entre la población en general, si los poderes de este mundo deciden tu salud por ti, te están quitando tu libertad de conciencia para confiar y obedecer a Dios por la promesa de la buena salud. Te quitan la libertad de elección.

Por eso Jesús viene con una cadena para atar a Satanás. Cuando él le quita el libre albedrío al mundo, ¡Dios le quitará el libre albedrío a él!

Cuando Jesús salga del lugar santísimo, su Espíritu refrenador se retirará de los gobernantes y del pueblo. Estos quedarán bajo el dominio de los ángeles malos. Entonces, por consejo y dirección de Satanás, se harán leyes tales que, a menos que el tiempo sea muy corto, no se salvará ninguna carne.—Joyas de los Testimonios 1:75 (1859). {EUD 216.5}

Al hablar de la intención de los Estados Unidos de dar a la OMS poder legal sobre todas las naciones, incluimos en el artículo Entrando a Canaán las siguientes palabras, que fueron un presagio de la revelación del arca que es hecha ahora en este artículo:

Nunca se ha aplicado este mensaje con tanta fuerza como hoy. El mundo desprecia cada día más las exigencias de Dios. Los hombres se han envalentonado en sus transgresiones. La maldad de los habitantes de la tierra, casi ha hecho desbordar la copa de sus iniquidades. Casi ha llegado la tierra al punto en el cual Dios se dispone a abandonarla en manos del destructor. La substitución de leyes humanas en lugar de la ley de Dios, la exaltación de [la vacunación] prescrita por una simple autoridad humana en reemplazo de [la libertad de rechazarla en conciencia], constituye el último acto del drama. Cuando esta substitución sea universal, Dios se revelará. Se levantará en su majestad y sacudirá poderosamente la tierra. Castigará a los habitantes del mundo por sus iniquidades; y la tierra no encubrirá más la sangre ni ocultará más sus muertos. {Adaptado de 3JT 142.5}

Como estamos a punto de abrir la tapa del Arca del pacto y ver lo que hay dentro, deben ser advertidos del poder de Dios.

El Arca en la batalla

Las representaciones populares del poder milagroso del arca en la batalla no provienen de la pura imaginación. Los artistas y guionistas seculares tienen cierto respeto y expectativa por lo que el poder de Dios puede hacer a través del Arca de Su pacto. Películas como “Los cazadores del arca perdida” intentan mostrar el horror y la muerte que sobrevienen a quienes manipulan el arca indignamente.

No sólo hemos leído los relatos históricos de lo que les ocurrió a aquellos contra quienes estaba Dios, sino que, en el Apocalipsis, Juan vio el arca en el cielo emitiendo algunas de las mayores fuerzas entonces conocidas por el hombre:

Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo. (Apocalipsis 11:19)

Si nunca has experimentado un rayo a corta distancia, no puedes imaginarte cuánto poder contiene un solo rayo, y cómo amenaza la vida de cualquiera en su camino. Incluso para quien no recibe el impacto directo, los ojos quedan cegados por el rayo y los oídos ensordecidos por el choque; sólo después de unos momentos de pensamientos tormentosos, los sentidos vuelven lentamente, como un alma incorpórea en la oscuridad silenciosa, pensamientos surgen como “¿He muerto?” “¿Dónde estoy?”, hasta que la vista y el oído vuelven a aparecer gradualmente, al principio de forma tenue. Las personas que experimentan un rayo suelen decir las mismas palabras: “¡¡¡OH DIOS MIO!!!” ...es decir, Dios se ha revelado.

Tal es el poder que Juan describe, un poder que está en una escala más allá de cualquier cosa que una persona pueda racionalizar: relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo. Estos son los poderes que acompañan al arca, y la última de esas poderosas fuerzas marca el fin del mundo como se describe en la séptima y última plaga:

Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande. (Apocalipsis 16:21)

No se trata de un poder ordinario; es un poder tan grande que los impíos “blasfeman de Dios” a causa de él, y es un poder centrado en los enemigos de Dios, que son los infractores de Su Ley. Dios es un Ser infinitamente inteligente que ejerce un poder infinito, y no existe nadie que pueda idear un escape de Su ira. La única seguridad está en Su Hijo, Jesucristo, que nos ha purificado para presentarnos sin culpa ante Su trono[3] como Sus hermanos.

Nuestra relación con el arca es, por tanto, diferente. Como herederos de la promesa del pacto de Dios y siervos del Señor de los ejércitos, llevamos el arca en la batalla como el arma de nuestra guerra, contra la que nadie puede resistir. Dios va delante de nosotros como fue delante de Israel y lucha contra nuestros enemigos.

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? (Romanos 8:31)

Publicamos este artículo como una declaración de que Dios está con nosotros, porque ninguna otra iglesia o pueblo tiene en sus manos lo que nosotros tenemos. A ninguna otra iglesia o pueblo se le ha entregado el pacto de Dios como a nosotros. Marchamos por fe con el poder de Dios a nuestro lado.

El contenido del Arca

¿Sabes lo que hay en el arca? ¿Has visto dentro del cofre sagrado? ¿Se ha levantado la tapa a tu vista? Al verla en visión durante el tiempo del juicio investigador, Elena de White la describió de la siguiente manera, de acuerdo con Hebreos 9:4:

En él [lugar santísimo] vi un arca, cuya cubierta y lados estaban recubiertos de oro purísimo. En cada extremo del arca había un hermoso querubín con las alas extendidas sobre el arca. Sus rostros estaban frente a frente uno de otro, pero miraban hacia abajo. Entre los dos ángeles había un incensario de oro, y sobre el arca, donde estaban los ángeles, una gloria en extremo esplendorosa que semejaba un trono en que moraba Dios. Junto al arca estaba Jesús, y cuando las oraciones de los santos llegaban a él, humeaba el incienso del incensario, y Jesús ofrecía a su Padre aquellas oraciones con el humo del incienso. Dentro del arca estaba el vaso de oro con el maná, la florida vara de Aarón y las tablas de piedra, que se plegaban la una sobre la otra como las hojas de un libro. Abriólas Jesús, y vi en ellas los diez mandamientos escritos por el dedo de Dios. En una tabla había cuatro, y en la otra seis. Los cuatro de la primera brillaban más que los otros seis. Pero el cuarto, el mandamiento del sábado, brillaba más que todos, porque el sábado fué puesto aparte para que se lo guardase en honor del santo nombre de Dios. El santo sábado resplandecía, rodeado de un nimbo de gloria. Vi que el mandamiento del sábado no estaba clavado en la cruz, pues de haberlo estado, también lo hubieran estado los otros nueve, y tendríamos libertad para violarlos todos, así como el cuarto. Vi que, por ser Dios inmutable, no había cambiado el día de descanso; pero el papa lo había transferido del séptimo al primer día de la semana, pues iba a cambiar los tiempos y la ley. {PE 32.3}

El juicio ha terminado desde entonces, y Jesús ha salido del lugar santísimo. Es sólo porque Su intercesión ha terminado que el arca ha aparecido en los cielos.

Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo... (De Apocalipsis 11:19)

Para decirlo de otra manera, ver el Arca del pacto en los cielos es una evidencia de que el período de gracia se ha cerrado para la raza humana. Debido a que el tiempo de gracia ha terminado, ahora podemos abrir el arca y revelar su contenido sin temor a dañar a cualquier alma que aún pueda ser redimida; sólo los impíos deben temer.

En el arca había tres objetos. Sin embargo, la visión citada anteriormente nos informa de que las dos tablas de piedra estaban inicialmente plegadas y posteriormente abiertas. Para ver este cambio en los cielos, las dos tablas deben estar representadas por dos actores distintos. Así, los tres elementos del arca son en realidad cuatro objetos distintos:

  1. La vasija del maná.

  2. La vara de Aarón que brotó.

  3. La primera tabla de piedra.

  4. La segunda tabla de piedra.

Al mirar de cerca el interior del arca celestial en el momento esperado para su desvelamiento, se ven cuatro actores que podrían desempeñar sin dificultad los papeles de los cuatro objetos alojados en su interior: Venus, la Luna, Júpiter y Marte.

El contenido del Arca

Pero, ¿cuál es cuál? Comprender que las tablas de la Ley se pliegan inicialmente y se despliegan posteriormente nos permite identificarlas en los cielos.

Mientras estas palabras de santa confianza se elevan hacia Dios, las nubes se retiran, y el cielo estrellado brilla con esplendor indescriptible en contraste con el firmamento negro y severo en ambos lados. La magnificencia de la ciudad celestial rebosa por las puertas entreabiertas. Entonces aparece en el cielo una mano que sostiene dos tablas de piedra puestas una sobre otra. El profeta dice: “Denunciarán los cielos su justicia; porque Dios es el juez”. Salmos 50:6. Esta ley santa, justicia de Dios, que entre truenos y llamas fue proclamada desde el Sinaí como guía de la vida, se revela ahora a los hombres como norma del juicio. La mano abre las tablas en las cuales se ven los preceptos del Decálogo inscritos como con letras de fuego. Las palabras son tan distintas que todos pueden leerlas. La memoria se despierta, las tinieblas de la superstición y de la herejía desaparecen de todos los espíritus, y las diez palabras de Dios, breves, inteligibles y llenas de autoridad, se presentan a la vista de todos los habitantes de la tierra. {CS 622.3}

En los días cercanos, sólo hay un momento en que dos de estos objetos móviles están puestos “uno sobre otro”, y eso ocurre en la víspera del 27 de mayo, el aniversario de la resurrección, cuando la luna oculta a Venus:

Las tablas de piedra plegadas

Esta ocultación tiene lugar exactamente en la línea del pez de la ascensión, que apunta a la nube de la galaxia de Andrómeda que representa la gloria Shekinah de Dios. Estas son las tablas de la Ley de Dios que son una expresión de Su carácter, cuyo quebrantamiento pone a una persona en enemistad diabólica con Dios. Esa es la razón por la que los impíos no pueden estar en la presencia de Dios en toda Su gloria.

En las horas siguientes, estas tablas de la Ley se abren cuando la luna se desplaza rápidamente hacia la izquierda. Antes de que abandone la escena, los cuatro objetos—incluido Marte, que antes estaba fuera del contorno de la “caja”—son vistos en el arca:

Las Tablas de Piedra Abiertas

En este día—28 de mayo de 2022—las tablas de la Ley están completamente abiertas para que todo el mundo las vea. No habrá más dudas acerca de la presencia de Dios con Su pueblo, porque “Dios se revelará a Sí mismo” desde ese día en adelante cuando el arca y todos sus componentes sean completamente visibles en el lienzo celestial.

En la gran batalla entre la luz y las tinieblas, son los que llevan el arca los que tienen el poder infinito de Dios de su parte. ¿Quién está autorizado por Dios para esta labor? Esto es precisamente lo que representa la vara de Aarón. Después de que los miembros de las otras tribus desafiaran la singular autoridad de la tribu de Leví para oficiar en los servicios sagrados del santuario, Dios declaró inequívocamente qué tribu había elegido para dirigir la nación en el servicio sacerdotal:

Y florecerá la vara del varón que yo escoja, y haré cesar de delante de mí las quejas de los hijos de Israel con que murmuran contra vosotros. (Números 17:5)

El sacerdocio aarónico que estaba autorizado a llevar el arca tenía su nombre literalmente guardado dentro del arca, escrito en la vara que milagrosamente floreció, brotó y dio fruto en presencia del Arca del pacto.

Y Moisés puso las varas delante de Jehová en el tabernáculo del testimonio. Y aconteció que el día siguiente vino Moisés al tabernáculo del testimonio; y he aquí que la vara de Aarón de la casa de Leví había reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras. (Números 17:7-8)

Para identificar cuál de los dos planetas restantes representa la vara de Aarón, todo lo que tenemos que hacer es acercarnos para ver qué actor celestial podría representar la vara que está dando frutos:

Los frutos de la vara de Aarón

Claramente es Júpiter, el planeta que representa al Rey y Sacerdote según el orden de Melquisedec, el que tiene frutos: cuatro lunas fácilmente reconocibles que sostiene, y así Júpiter—el planeta rey—corresponde a la vara de Aarón como símbolo del poder y la autoridad del sumo sacerdote y su tribu a la que se le dio el sacerdocio para servir bajo Dios en la administración de la nación israelita.

Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, ... hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre. (Hebreos 7:1,3)

Esto da un significado adicional al hecho de que Júpiter entró en los límites del arca el 19 de mayo de 2022. En el calendario de Dios, ese día era el tercer día de la fiesta de los tabernáculos (según el hemisferio sur). Ese fue el día en 2016 cuando los Adventistas del Gran Sábado oraron por más tiempo, haciendo posible que el sellamiento de los 144.000 fuera terminado. Por lo tanto, ese día se erige como un memorial del Sacrificio de Filadelfia, cuando la iglesia cedió sus más queridas esperanzas por amor cristiano a Sus ovejas perdidas, lo que cumplió la profecía de la demora en Apocalipsis 7:1-3.

La vara de Aarón, que entró en el arca el 19 de mayo de 2022, en honor a ese sacrificio, representa el sacerdocio que se le dio a esta iglesia, de manera similar a como Jesús fue digno de abrir los sellos, debido a Su sacrificio. Esta es la única iglesia que tiene el Arca del pacto en su poder y que entiende su contenido, y ahora carga el arca con sus poderes oficiales. Vivimos en tiempos muy solemnes.

Por último, Marte debe representar la vasija del maná. Podemos retroceder hasta el momento en que cruzó la línea del cometa PanSTARRS y ver cuando este alimento espiritual del cielo fue colocado en el arca:

La vasija de maná

A través de la trayectoria del cometa PanSTARRS, Marte está conectado con la gran “vasija” de Acuario de la que se tomó el maná, que representa el alimento espiritual proporcionado por Dios Padre desde el cielo. Fue el 15 de enero de 2022, cuando ese cometa, que representa la piedra de molino del Apocalipsis, fue arrojado al mar por la fe, e inmediatamente el Hunga Tonga entró en erupción con poderosos truenos que retumbaron por la tierra, declarando el tiempo de la segunda venida con la voz de Dios. Aunque podríamos haber llegado hasta el 4 de junio de 2022, desde el desciframiento inicial del cometa en la constelación del Reloj Horologium, la copiosa cantidad de alimento espiritual proporcionada desde el momento de la erupción del Hunga Tonga hasta este día nos ha dado la fuerza para librar la guerra final.

Dios ordena a Su iglesia a “recompensar doblemente a Babilonia” por todas sus atrocidades contra Él.

Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades. Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble. Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga. (Apocalipsis 18:4-8)

En el mismo día del 28 de mayo de 2022, el planeta de la guerra entra en el Arca del pacto de Dios. El arma de Su ira está lista para disparar con los cuatro actores dentro del arca. Esto es sólo el caso por un corto tiempo hasta que la luna comience a salir del arca alrededor de la 1:00 a.m. de esa noche, representando el corto tiempo en que Dios lidiará con Babilonia. “En un solo día” vendrán sus plagas.

Así, la doble recompensa parece apuntar a los dos días que van desde el 26/27 de mayo, cuando se ven por primera vez las tablas de la Ley plegadas y comienza la señal del arca completada, hasta el 27/28 de mayo, cuando Marte ha entrado y después de lo cual la luna sale. ¡Los relámpagos caen rápido! Los rayos de energía divina que salen del arca de Dios no necesitan mucho tiempo para cumplir su propósito. ¿Qué ocurrirá en el mundo a partir de este momento?

Los rayos mortales de Dios

La escena celestial no deja lugar a dudas sobre quién está en el punto de mira de la ira de Dios. Si se observa toda la señal celestial a la vez, hay un llamativo “rayo” que emana del arca:

Los relámpagos del Arca

La efeméride del sol a lo largo de la eclíptica se extiende mucho más a la derecha que la propia señal del arca. Esta extensión aparece como un rayo o relámpago que cae a través de los ofensores en contra de Dios. A lo largo del camino del rayo está Capricornio el pez-cabra con Saturno representando a Satanás, el Papa Francisco, que lleva el sombrero de pez de Dagón dirigiendo a la ramera sobre muchas aguas, y el rayo se extiende hasta la parte trasera de Sagitario con su corona caída, representando al protestantismo caído que hizo un pacto con el diablo.

Los santos tomaron el camino de la cruz como se mostró en El boleto dorado, siguiendo al Esposo hacia la izquierda de la escena celestial, mientras que los apóstatas, al igual que Sagitario, dieron la espalda a la cruz.

La Cruz en el Cielo Toda la historia está expuesta claramente en los cielos para que todos la vean. La cruz que fue pervertida por la iglesia del Viejo Mundo y despreciada por los cristianos apóstatas del Nuevo Mundo es la que ahora les da un puntapié.

Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará. (Mateo 21:44).

Tal es el poder del arca de Dios: el mismo poder que elevará a los redimidos al cielo, a la presencia misma de Aquel a quien sirven, mientras que los que queden atrás serán muertos.

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. (Apocalipsis 17:14)

El Apocalipsis describe en lenguaje simbólico el instrumento con el que el Cordero hace la guerra:

De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. (Apocalipsis 19:15)

La espada afilada del Esposo (representada por el sol) es la señal de la cruz. Es la cruz del Verbo de Dios que se hizo carne. Con esta arma Él hiere a las naciones, y Su gobierno está simbolizado por una vara de hierro, que corresponde a la línea de la eclíptica que se extiende desde el sol en la parte superior de la vara en la constelación de Tauro, hasta que golpea a las naciones representadas por Capricornio y Sagitario.

Comenzando con los dos días de la doble recompensa (del 26/27 al 27/28 de mayo), “Dagón” se da cuenta del poder del Dios de Israel. Al igual que los cielos muestran el arca de Dios a un lado de Dagón/Capricornio, así lo predijo el tipo bíblico:

Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a Dagón. Y cuando al siguiente día los de Asdod se levantaron de mañana, he aquí Dagón postrado en tierra delante del arca de Jehová; y tomaron a Dagón y lo volvieron a su lugar. Y volviéndose a levantar de mañana el siguiente día, he aquí que Dagón había caído postrado en tierra delante del arca de Jehová; y la cabeza de Dagón y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente. Por esta causa los sacerdotes de Dagón y todos los que entran en el templo de Dagón no pisan el umbral de Dagón en Asdod, hasta hoy. (1 Samuel 5:2-5)

En dos días, las manos de Dagón fueron amputadas y su cuerpo decapitado. ¿Y qué les ocurrió a los filisteos?

Y aconteció que cuando la habían pasado, la mano de Jehová estuvo contra la ciudad con gran quebrantamiento, y afligió a los hombres de aquella ciudad desde el chico hasta el grande, y se llenaron de tumores [KJV en inglés añade: en sus partes secretas]. (1 Samuel 5:9)

Contrajeron una dolorosa enfermedad en sus “partes secretas”, que aparentemente corresponde a la viruela del mono de hoy en día, que se está difundiendo extremadamente en las noticias y es una enfermedad que también afecta a los genitales y se propaga a través de los fluidos corporales. Es justicia divina que los que desprecian a Dios y prefieren creer que vienen del mono, contraigan las enfermedades de los monos cuyos comportamientos imitan y glorifican.

Las dos “bestias” de Capricornio y Sagitario también corresponden a la primera y segunda bestias de Apocalipsis 13, Capricornio como la bestia que sube del mar (Europa), dirigida por Satanás, donde está la sede de Satanás, y Sagitario es la que sube de la tierra (América). El “rayo” que golpea a estas entidades no es otro que el rayo de la cruz, que fue vista el 7/8 de marzo de 2022, en la misma noche en que PanSTARRS cruzó la eclíptica.

En El arca de Dios, se reconoció que el primer “asidero” de la vara de transporte del arca dibujada por el sol comenzó el 8 de marzo de 2022, en la siguiente ilustración:

El comienzo de la señal del Arca

Ese día, justo después de la medianoche del 7 de marzo de 2022, la señal de la cruz fue descubierta en los cielos en respuesta a un sincero deseo expresado el día anterior, cuando el 7 de marzo de 2022, el hermano John levantó su bastón bo y miró al cielo en una súplica para que Jesús VENGA.

La posición del sol en ese momento marcó el extremo derecho de la señal del Arca del pacto, y desde ese mismo punto se dispara el poder que destruye a Babilonia.

El hecho de que esta arma sea descrita como saliendo “de Su boca” también podría sugerir una actividad solar, porque el sol representa a Jesús como el Esposo que sale de Su cámara, como se expresa adecuadamente en el salmo que habla de la gloria de Dios (es decir, sobre el Arca del pacto):

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; y este, como esposo que sale de su tálamo, se alegra cual gigante para correr el camino. (Salmos 19:1-5)

Aparece el Esposo

El cartel del transformador Reconociendo que los israelitas tuvieron que marchar alrededor de Jericó 13 veces según el mandato del Príncipe del ejército, lo que significa que los israelitas cargaron el arca alrededor de la ciudad 13 veces en total (seis veces en seis días y siete veces en el séptimo día), podemos ajustar nuestras medidas de las varas.

Una experiencia viva con el Señor es esencial para la lucha cristiana. Sucedió que el 15 de mayo, mientras el hermano John hacia una caminata, el Príncipe de las huestes se le apareció figurativamente a solas en nuestra granja en forma de una rara, grandiosa y hermosa salida de la luna detrás de la silueta de la cruz de un poste de electricidad con un transformador de alta tensión en un entorno altamente simbólico y sagrado, una rara posibilidad en un lugar donde los bosques dominan el paisaje. Más tarde, esa misma noche, esta luna creciente fue vista y captada por el mundo como la gran luna de sangre del 15/16 de mayo de 2022 oscurecida por el Hunga-Tonga, que presagia la caída de Jericó. Así, Jesús como Príncipe del ejército dio la orden de iniciar las marchas. El poste de electricidad simbolizaba la espada desenvainada en la mano (la luna) del Príncipe del ejército, y de hecho el poder de Cristo es la cruz.

Ese mismo día, el sol salió del cuerpo del arca a la izquierda de la escena celestial, y hay exactamente 13 días judíos completos desde el 15/16 de mayo hasta el 27/28 de mayo de 2022—los 13 días de la marcha del “Josué” de hoy antes de que empiecen a derrumbarse los muros de la anti típica Jericó/Babilonia el 28 de mayo.

Las asas del Arca

Por simetría, un asidero de igual longitud en el lado derecho de la imagen se extendería desde el punto de la cruz 13 días enteros iguales desde el 18/19 de marzo hacia atrás en el tiempo hasta el 6/7 de marzo de 2022, conteo inclusivo (y no sólo hasta el 7/8 de marzo). Por lo tanto, la posición del sol en la eclíptica el 6/7 de marzo (simplificado al 7 de marzo) marca el verdadero comienzo del asidero a la luz de las marchas de Josué.

Sin que el hermano John lo supiera, mientras levantaba su bastón bo hacia el cielo iluminado por el sol el 7 de marzo de 2022, ese mismo día la ESA Solar Orbiter había tomado fotografías récord de ese fuego al que ningún hombre (o nave) puede acercarse:

Ahora, la Agencia Espacial Europea ha publicado una extraordinaria imagen obtenida por la nave espacial el 7 de marzo (versión ampliada de máxima resolución en el enlace). “Una de las imágenes, tomada por el Extreme Ultraviolet Imager (EUI), es la imagen de mayor resolución jamás tomada del disco completo del Sol y de su atmósfera exterior, la corona”, aseguró la ESA. (DW)

Tuvo que pasar algún tiempo mientras se combinaron y procesaron los datos de las imágenes hasta que la noticia saliera a la luz y el mundo se asombrara ante la fotografía más extraordinaria del Sol que el ser humano haya visto. Pero en ese momento, nadie discernió lo que realmente significaba la hermosa imagen...

El novio sale

No fue hasta el 24 de mayo de 2022 que un YouTuber alemán reconoció en la imagen al “dios del sol”—o lo que podemos reconocer como “El Hijo de Dios”, ya que representa a Jesucristo, que como el Esposo está saliendo de la “cámara” donde se encuentra el Arca del pacto. ¿Ves Su forma? ¿Ves el rostro de Jesús literalmente brillando con la luz del sol, con el brazo extendido, arremolinando el incensario lleno de carbones encendidos haciendo un torbellino de humo, para lanzarlo a la tierra? Es tan claro, que una vez que lo ves, no puedes dejar de verlo.

La fotografía del sol mostró lo descrito por Ezequiel:

Y habló al varón vestido de lino, y le dijo: Entra en medio de las ruedas debajo de los querubines, y llena tus manos de carbones encendidos de entre los querubines, y espárcelos sobre la ciudad. Y entró a vista mía. (Ezequiel 10:2)

Las escenas que ya se han desarrollado en los cielos en el contexto de La cruz de Ezequiel han cumplido la profecía hasta la parte del arrojamiento de los carbones:

Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tintero de escribano en la cintura regresó de la tierra y comunicó a Jesús que había cumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vi entonces que Jesús, quien había estado oficiando ante el arca de los diez mandamientos, dejó caer el incensario, y alzando las manos exclamó en alta voz: “Consumado es.” Y toda la hueste angélica se quitó sus coronas cuando Jesús hizo esta solemne declaración: “El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía.” {PE 279.2}

Jesús reina como Rey de reyes y Señor de señores, ¡y Él viene! Este es el momento en el que los santos vieron de repente a Jesús, después de que la “nube” se acercara. En 2019 vieron la nubecilla negra en forma del agujero negro llamado POWEHI (es decir, M87*) y ahora en 2022 la nube se vio mucho más cerca en la forma de Sgr A*— el agujero negro central de la Vía Láctea, y ahora incluso en nuestro propio sistema solar en esta imagen de Jesús en el sol:

Pronto apareció la gran nube blanca sobre la que venía sentado el Hijo del hombre. Al vislumbrarse a la distancia, parecía muy pequeña. El ángel dijo que era la señal del Hijo del hombre. Cuando se acercó a la tierra, pudimos contemplar la excelsa gloria y majestad de Jesús al avanzar como vencedor. Una comitiva de santos ángeles ceñidos de brillantes coronas le escoltaban en su camino. No hay lenguaje capaz de describir la magnificencia esplendorosa del espectáculo. Se iba acercando la viviente nube de insuperable gloria y majestad, y pudimos contemplar claramente la hermosa persona de Jesús. No llevaba corona de espinas, sino que ceñía su frente santa una corona de gloria. Sobre sus vestidos y muslo aparecía escrito el título de Rey de reyes y Señor de señores. Su aspecto era tan brillante como el sol de mediodía; sus ojos como llama de fuego; y sus pies parecían de fino bronce. Resonaba su voz como un concierto armónico de instrumentos músicos. La tierra temblaba delante de él; los cielos se apartaron como arrollado pergamino, y las montañas e islas se descuajaron de su asiento. “Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?” Los que poco antes hubieran exterminado de la tierra a los fieles hijos de Dios, presenciaban ahora la gloria de Dios que sobre éstos reposaba. Y en medio de su terror, los impíos oían las voces de los santos que en gozosas estrofas decían: “He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará.” {PE 286.2}

La forma de Su hermosa persona fue reconocida apropiadamente en el vigésimo segundo día del mes judío, que sería la segunda posibilidad de Shemini Atzeret en el hemisferio sur: el último gran día del año festivo y un día para orar por la venida del Mesías. No viene ahora a sufrir de nuevo a manos de los impíos, sino a vencerlos en poder.

No hay artista en el mundo cuyo pincel pueda pintar un retrato más majestuoso del Rey de reyes, listo para ejecutar el juicio sobre los impíos. Y en términos de calendario común de pared, qué fecha podría ser más apropiada para que esta imagen haya sido reconocida que el 24 de mayo, el aniversario conmemorativo de la agonía de Cristo en el Getsemaní en el año 31 d.C., cuando luchó y sudó gotas de sangre en angustia mental, cargando con la culpa de los pecados del mundo, para salvar del fuego que ha de venir a todos los que Lo aceptaran.

Mirad, santos, el espectáculo es glorioso,
ved ahora al Hombre de dolores;
De la lucha regresó victorioso,
Toda rodilla se doblará ante Él... (SDAH 165)

La “cámara” de la que sale Jesucristo es el lugar santísimo del santuario celestial, donde intercedió con la sangre del Calvario a favor de los pecadores.

Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. (Hebreos 4:14)

Ahora el gran Día de Expiación anti típico durante el cual Jesús ha estado obrando en el cielo como nuestro Sumo Sacerdote para reconciliarnos con Dios ha llegado a su fin, para que Jesús pueda finalmente regresar. Esto es lo que representaba la travesía del sol por la señal del Arca del pacto; era el cierre de ese gran día que tuvo lugar en el lugar santísimo del santuario celestial. Los actos finales de las ceremonias de aquel día se han desarrollado ahora. La culpa de los pecados confesados por los santos ya ha sido colocada sobre el macho cabrío (Leviatán) ya que ha sido atado y sellado en el pozo del abismo.

Todos los casos habían sido fallados para vida o para muerte. Mientras Jesús oficiaba en el santuario, había proseguido el juicio de los justos muertos y luego el de los justos vivientes. Cristo, habiendo hecho expiación por su pueblo y habiendo borrado sus pecados, había recibido su reino. Estaba completo el número de los súbditos del reino, y consumado el matrimonio del Cordero. El reino y el poderío fueron dados a Jesús y a los herederos de la salvación, y Jesús iba a reinar como Rey de reyes y Señor de señores. {PE 280.1}

El Esposo ha terminado Su obra en Su cámara; ¡la reconciliación entre Dios y el hombre ha sido consumada! Ha cumplido el pacto matrimonial, que fue cumplido con la última salpicadura de sangre, y la simiente santa ha sido elegida. Ahora sale de Su cámara para entregar las señales de la unión entre Él y Su iglesia, simbolizada por el paso del sol por la Puerta Dorada de la Eclíptica en el aniversario del día en que Su sangre del pacto fue derramada en favor de la humanidad:

La salida de la Puerta de Oro

El arca del testamento ha sido abierta, y el testamento en Su sangre ha sido entregado; ha llegado el momento de que los herederos reciban su herencia.

Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive. (Hebreos 9:15-17)

Si el pacto no se hubiera cumplido, no veríamos a los herederos (representados por la constelación Peces) sentados en el trono del arca con Jesús (Aries). Sólo el Padre estaría presente para supervisar el pacto; pero ahora el pacto se ha cumplido y se ha entregado el testamento: el título perfecto de la herencia celestial.

En este momento, la presencia del sol en Tauro significa que Jesucristo es el Aleph, el primero del álefbet hebreo, así como el último, el Tav.

Y he aquí, yo vengo presto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra. Yo soy Alpha y Omega, principio y fin, el primero y el postrero. Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad. Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, y los disolutos, y los homicidas, y los idólatras, y cualquiera que ama y hace mentira. (Apocalipsis 22:12-15 RVA)

Cuando se traza la línea entre el reino de Dios y el mundo, es posible que no se vea una diferencia visible entre quién está en un lado o en el otro, pero hay una diferencia. Es una diferencia de carácter, y aquellos que “guardan Sus mandamientos” (que han sido purificados por la sangre de Jesús) tendrán derecho a vivir para siempre, mientras que los otros cuyos caracteres son corruptos serán abandonados a su suerte.

Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto. (Apocalipsis 8:5)

Cuando el sol sale de su cámara y Jesús ha dejado el santísimo, entonces el período de gracia se ha cerrado para siempre, y los justos y los impíos han sido separados, cada uno para su respectiva recompensa. Es entonces cuando, después de que los impíos hayan colmado la copa de la ira de Dios, Su indignación arde como el sol.

Pelearé contra vosotros con mano alzada y con brazo fuerte, con furor y enojo e ira grande. (Jeremías 21:5)

La victoria del Arca

Ahora la copa llena de las siete últimas plagas es vaciada sin mezclar:

Al salir Jesús del lugar santísimo, oí el tintineo de las campanillas de su túnica. Una tenebrosa nube cubrió entonces a los habitantes de la tierra. Ya no había mediador entre el hombre culpable y un Dios ofendido. Mientras Jesús estuvo interpuesto entre Dios y el pecador, tuvo la gente un freno; pero cuando dejó de estar entre el hombre y el Padre, desapareció el freno y Satanás tuvo completo dominio sobre los finalmente impenitentes. Era imposible que fuesen derramadas las plagas mientras Jesús oficiase en el santuario; pero al terminar su obra allí y cesar su intercesión, nada detiene ya la ira de Dios que cae furiosamente sobre la desamparada cabeza del culpable pecador que descuidó la salvación y aborreció las reprensiones. En aquel terrible momento, después de cesar la mediación de Jesús, a los santos les toca vivir sin intercesor en presencia del Dios santo. Había sido decidido todo caso y numerada cada joya. Detúvose un momento Jesús en el departamento exterior del santuario celestial, y los pecados confesados mientras él estuvo en el lugar santísimo fueron asignados a Satanás, originador del pecado, quien debía sufrir su castigo.

Entonces vi que Jesús se despojaba de sus vestiduras sacerdotales y se revestía de sus más regias galas. Llevaba en la cabeza muchas coronas, una corona dentro de otra. Rodeado de la hueste angélica, dejó el cielo. Las plagas estaban cayendo sobre los moradores de la tierra. Algunos acusaban a Dios y le maldecían. Otros acudían presurosos al pueblo de Dios en súplica de que les enseñase cómo escapar a los juicios divinos. Pero los santos no tenían nada para ellos. Había sido derramada la última lágrima en favor de los pecadores, ofrecida la última angustiosa oración, soportada la última carga y dado el postrer aviso. La dulce voz de la misericordia ya no había de invitarlos. Cuando los santos y el cielo entero se interesaban por la salvación de los pecadores, éstos no habían tenido interés por sí mismos. Se les ofreció escoger entre la vida y la muerte. Muchos deseaban la vida, pero no se esforzaron por obtenerla. No escogieron la vida, y ya no había sangre expiatoria para purificar a los culpables ni Salvador compasivo que abogase por ellos y exclamase: “Perdona, perdona al pecador durante algún tiempo todavía.” Todo el cielo se había unido a Jesús al oír las terribles palabras: “Hecho está. Consumado es.” El plan de salvación estaba cumplido, pero pocos habían querido aceptarlo. Y al callar la dulce voz de la misericordia, el miedo y el horror invadieron a los malvados. Con terrible claridad oyeron estas palabras: “¡Demasiado tarde! ¡Demasiado tarde!” {PE 280.2 - 280.3}

En otro relato, Elena de White explica que transcurrieron “un número de días” después de que Jesús asumió Su poder:

Y vi a Jesús levantarse en el Lugar Santísimo, y mientras salía oímos el tintineo de las campanas, y supimos que nuestro Sumo Sacerdote estaba saliendo. Entonces oímos la voz de Dios que hizo temblar los cielos y la tierra, y dio a los 144.000 el día y la hora de la venida de Jesús. Entonces los santos estaban libres, unidos y llenos de la gloria de Dios, porque él había revertido su cautiverio. Y vi que una nube resplandeciente llegaba a donde estaba Jesús, y éste se despojó de su vestimenta sacerdotal y se puso su manto real, y tomó su lugar en la nube que lo llevó al este, donde apareció por primera vez a los santos de la tierra, una nubecilla negra, que era la señal del Hijo del Hombre. Mientras la nube pasaba del Lugar Santísimo al este, lo cual tomó un número de días, la Sinagoga de Satanás adoró a los pies de los santos. {DS 14 de marzo de 1846, par. 2} [Traducido]

Esto indicaría el tiempo que aún les queda a los santos en la tierra. Ustedes, cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero, no deben temer. Dios está con ustedes. Él conoce tu nombre, tu identidad, tu ADN. Eres un hijo del Rey de reyes reinante:

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. (Apocalipsis 11:15-17)

A ti se te ha concedido la victoria sobre los impíos:

Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. (Apocalipsis 11:18)

Tu poder está en Emanuel, Dios con nosotros. Con el arca del pacto ahora visible, Dios se revela; ¡el poder y la gloria del arca están aquí!

Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo. (Apocalipsis 11:19)

La séptima trompeta señala que ha llegado el momento de que la ira de Dios caiga sobre los impíos. Esta guerra está ocurriendo en el cielo y en la tierra, como se describe en Apocalipsis 19:

Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea…. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos (Apocalipsis 19:11,14).

Los dos bandos de la batalla están representados en los cielos: En el lado izquierdo del escenario celestial está el Esposo en la constelación de Tauro con Su ejército cargando el arca, mientras que en el lado derecho del escenario está Saturno (Satanás) con sus ejércitos de Capricornio y Sagitario.

Desde el principio, el conflicto de los siglos en el cielo ha sido impulsado por el deseo de Satanás de usurpar la autoridad de Cristo. Él fue una vez un querubín protector y todavía se aferra a la posición en su búsqueda de auto exaltación. Así lo demuestra el acercamiento de Saturno hasta ser detenido en su camino y enviado retrógrado el 4 de junio de 2022, cuando el péndulo del Reloj Horologium se balancea hacia el otro lado. Si el tiempo durara y Cristo no lo derrotara en la batalla, Satanás se reagruparía y avanzaría de nuevo hasta la constelación de Acuario para retomar la posición del querubín protector el 13 de febrero de 2023. Esto es lo que muestran los cielos, por lo tanto, el tiempo es clave, y Dios consideró oportuno atarlo para el milenio antes de que eso pudiera suceder.

Mientras tanto, en el otro lado, en la constelación de Tauro, otro planeta se volvió retrógrado alrededor del 10 de mayo y comenzó a moverse hacia el arca: Mercurio. No la tocó como Uza, pero se acercó antes de volver a su movimiento retrógrado muy cerca del 4 de junio de 2022, simbolizando así el reemplazo de Satanás (representado por Saturno), que fue rechazado como querubín protector. En este contexto, Mercurio podría simbolizar al líder de la sociedad de los AGS como aquel que primero ofreció su vida eterna a Dios para conocer la verdad y llevarla a los demás, demostrando así un carácter que le calificaría para el papel del ángel del “arca”, a diferencia de Satanás, que hizo lo contrario al poner en duda el carácter de Dios y luchar por la supremacía. Este drama celestial tiene lugar en Tauro, representando el rasgo de carácter de abnegación.

Ahora queda claro por qué en el versículo bíblico anterior, Jesús es seguido por las huestes celestiales. Todo seguidor de Cristo es llamado a la última gran batalla contra los poderes de las tinieblas, y es una batalla que requiere sacrificio porque el objetivo de Satanás no es realmente ganar, sino impedir que Cristo gane. Sabe que es un perdedor, un ser creado que nunca podrá vivir como dios sin Dios; por eso, es el dios de los muertos. Su único objetivo es destruir y traer la muerte al reino de Dios por puro odio, no por ninguna ventaja para él.

Por eso, para ganar contra Satanás, los soldados de Cristo deben ser también abnegados y trabajar contra él con el mismo fervor, sin preocuparse por la ventaja propia, sino con amor fortalecer y defender el reino de Dios con una vigilancia constante. No deben “tocar el arca” cambiando la verdad de Dios por la mentira, sino defender las doctrinas recibidas por inspiración divina.

Aunque Mercurio desempeña su papel en el lado izquierdo del arca celestial, conceptualmente pertenece al lado opuesto del sol, ya que por definición los dos querubines protectores están en lados opuestos del propiciatorio. Para simbolizar esto, Dios orquestó que otro cuerpo celeste entrara en los límites de la constelación de Acuario al mismo tiempo que el sol entraba en Tauro el 14 de mayo de 2022 (¡con diferencia de dos horas!): Este cuerpo celeste es Vesta.

Vesta es el asteroide más brillante visible desde la Tierra, a veces visible incluso a simple vista. Es el único protoplaneta rocoso que se conoce del tipo que formó los planetas terrestres, y se sabe que experimentó un enorme impacto que dio lugar a numerosos fragmentos, muchos de los cuales han golpeado la Tierra. Como tal, Vesta representa el castigo final sobre la humanidad:

Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande. (Apocalipsis 16:21)

El hecho de que este asteroide haya entrado en la constelación del querubín significa que el Arca del pacto está ahora armada y es peligrosa, lista para la acción militar tan pronto como el querubín protector entrante, representado por Mercurio, haya alcanzado su posición en el arca de Dios.

La belleza de la creación de Dios—tanto la natural como la profética—es indescriptible. Todo funciona como una unidad armoniosa. Esta es la maravillosa grandeza sobre la que se construirá la Nueva Tierra. Las revelaciones de los misterios de Dios crecerán a medida que se cumpla el propósito del Arca de pacto y Dios mismo habite con los hombres.

Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. (Apocalipsis 21:3-5)

Cuando se extingue todo lo que podría contaminar o estropear la alegría de la vida en el Reino de Dios, el Creador hace nuevas todas las cosas.

Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. (Apocalipsis 21:22)

Entonces se habrá cumplido el propósito del Arca del pacto y se colocará en un lugar muy sagrado del Monumento Universal.

La obra de la redención estará completa. Donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia de Dios. La tierra misma, el campo que Satanás reclama como suyo, ha de quedar no sólo redimida sino exaltada. Nuestro pequeño mundo, que es bajo la maldición del pecado la única mancha obscura de su gloriosa creación, será honrado por encima de todos los demás mundos en el universo de Dios. Aquí, donde el Hijo de Dios habitó en forma humana; donde el Rey de gloria vivió, sufrió y murió; aquí, cuando renueve todas las cosas, estará el tabernáculo de Dios con los hombres, “morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos.” Y a través de las edades sin fin, mientras los redimidos anden en la luz del Señor, le alabarán por su Don inefable: Emmanuel; “Dios con nosotros.” {DTG 18.3}

El fin

1.
1 Samuel 2:22 – Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión. 
2.
Num. 4:15,20 – Y cuando acaben Aarón y sus hijos de cubrir el santuario y todos los utensilios del santuario, cuando haya de mudarse el campamento, vendrán después de ello los hijos de Coat para llevarlos; pero no tocarán cosa santa, no sea que mueran. Estas serán las cargas de los hijos de Coat en el tabernáculo de reunión… No entrarán para ver cuando cubran las cosas santas, porque morirán. 
3.
Judas 1:24 - Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría