+1 (302) 703 9859
El tiempo no será más

 

Dios ama las cosas circulares. Por eso la Tierra es redonda, los planetas son esferas, los anillos que algunos de ellos tienen son círculos redondos, los soles son bolas redondas de fuego atómico, los agujeros negros parecen abismos redondos en una dimensión desconocida, las galaxias son trompos redondos de hijos de gigantes, los científicos imaginan que todo el universo es redondo o esférico... y, lo sabemos, incluso el tiempo es circular. Quien imagina el tiempo como una línea infinitamente larga, que no conoce ni el principio ni el fin, no ha entendido lo que Jesús quiso expresar cuando lo proclamó a través de Su ángel Gabriel:

Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. (Apocalipsis 22:13)

Hace más de diez años, cuando apenas comenzaba a captar los primeros rayos de luz del misterio de Dios, señalé esta redondez del plan de salvación de Dios con el título de una serie de artículos: La historia se repite.

¿Cuántas veces los burladores de la sabiduría de Dios nos han señalado que aparentemente siempre empezamos de nuevo, agregando ciclo tras ciclo al reloj de Orión y así parece que nos repetimos? Pensaron que nos habían sorprendido en el acto de retrasar más y más el tiempo y pensaron que podían prever que pronto nos quedaríamos sin material y nos rendiríamos. Habían pasado por alto el hecho de que el programa de Dios en el Apocalipsis hace este procedimiento obligatorio y que se habla repetidamente de retrasos.

Incluso una mirada superficial a este libro revela varias series, cada una de ellas compuesta por siete elementos individuales. El capítulo 2 abre la ronda de las series con el ciclo de las iglesias, que es seguido en el capítulo 6 por el ciclo de los sellos, después del cual oímos siete trompetas sonando desde el capítulo 8 en adelante, luego siete ángeles plagan a la gente con sus copas de las plagas en el capítulo 16. Si miramos más de cerca, aprendemos que la serie final de plagas debe incluso ser repetida[1]—y también está el ciclo no escrito (en el tiempo del apóstol Juan) de los siete truenos en el capítulo 10, que representa uno de los mayores misterios de este último libro de la Biblia.

Dios ama las cosas circulares porque tienen cierta cualidad que me ha fascinado desde niño: Si siempre caminas en línea recta sobre una esfera o un círculo y supuestamente te alejas cada vez más de tu punto de partida, aun así, terminas exactamente en el lugar de dónde vienes. Sólo tienes que hacerlo el tiempo suficiente. Esto es cierto para el universo y una nave espacial que siempre vuela hacia delante, así como para la humanidad en la línea del tiempo (que por supuesto debe ser un círculo si el Tiempo mismo dice que Él es el principio y el fin).

Ya que Dios no miente,[2] podemos asumir que pronto volveremos exactamente al lugar de dónde venimos, al Jardín del Edén. Todo lo que tenemos que hacer es caminar en línea recta de la mano de Jesús el tiempo suficiente. Es una lástima que tantos se nieguen a tomar Su mano en primer lugar, o, cuando lo han hecho, la suelten y se descarríen. Desafortunadamente, no llegan a donde el Primero y el Último quisiera recibirlos con un “Bienvenido a casa”, si tan sólo hubieran caminado en círculo con Él el tiempo suficiente.

¿Te has dado cuenta? Incluso la Biblia es circular. Cuando llegamos al final del Apocalipsis, hemos llegado a la creación de la Nueva Tierra, y con el relato de la creación toda la historia comienza finalmente en Génesis 1. La historia simplemente se repite.

Pero, alabado sea Dios, ¡hay una excepción! El pecado no tendrá oportunidad una segunda vez, porque Jesús promete que cuando hayamos completado todos los círculos, incluso el burro más necio y terco habrá entendido que el pecado simplemente no vale la pena. Este entendimiento golpeará a algunos o más bien a muchos como un rayo (gamma), y ese será el fin de la historia única del pecado, que no se repetirá, porque las personas necias como los burladores, que no están cansados de correr en círculos, se habrán disuelto en sus nubes de lógica. Qué lástima, porque en realidad entonces todos habrán tenido amplia oportunidad de reconocer el ciclo del pecado, de tomar la mano de Jesús y escapar con Él de este círculo vicioso, que, sin embargo, no es eterno, sino que por la sabiduría de Dios sólo está fijado para un cierto número final de revoluciones, que es el tema principal de este artículo, mi última investigación del tiempo. Jesús entonces, los habrá guiado a través de un número específico de círculos de tiempo[3] a través de nuestra mano escritora, y sin embargo no pudieron comprender Su misterio.

Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. (Mateo 19:11)

Jesús habla de ser no sólo el Principio, sino también el Fin, la Omega y el Último. Así que hay un final predeterminado para este ciclo de pecado, con el que entonces comienza la eternidad del amor. Esto sólo puede ser logrado por Aquel que es el Tiempo mismo, porque si no lo fuera, la historia del pecado tendría que repetirse por la eternidad. ¿Quién conoce el libro La historia sin fin, que está adornado por una serpiente en forma de un ocho perezoso? Esto es lo que le gustaría al dragón, pero Jesús es su Fin y su Omega. Para nosotros, sin embargo, Él es el Alfa y el Principio eterno.

Estos últimos artículos, con los que este ministerio termina sus estudios, todos tratan con el ciclo de tiempo revelado en el libro de Apocalipsis con la revelación de Jesús. Oro para que esta última serie de artículos sea completa. Pero una cosa ya es certera: cada artículo terminará donde todo (y quiero decir realmente “todo”[4]) comenzó una vez—con el Jinete en el caballo blanco en el reloj de Dios en Orión.

Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. (Apocalipsis 19:11)

¿Un misterio? ¿Qué misterio?

Aproximadamente en el medio del Apocalipsis está el clímax de esta aparentemente contradictoria profecía de Jesús con las muchas incógnitas y la indicación de que el misterio de Dios sólo sería resuelto completamente cuando la séptima trompeta comience a sonar.

Nadie que estudie realmente la “revelación” del Apocalipsis que esta entretejida con un lenguaje enigmático puede dejar de notar que hay una inserción entre las primeras seis trompetas de los capítulos 8 y 9 y la séptima trompeta al final del capítulo 11. Está el juramento del ángel en Apocalipsis 10 y la promesa de que “el tiempo no sería más” a partir de esta ominosa escena de juramento.

Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano al cielo, y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más, sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas. (Apocalipsis 10:5-7)

Este pasaje, a menudo interpretado erróneamente como una prohibición en contra de la fijación del tiempo, es desafiante. Sólo el que tiene la llave del libro del Apocalipsis en su mano puede descifrarlo. Cualquiera que conozca el mensaje de Orión sabe que la constelación de Orión, tan magistralmente circunscrita por Dios en el Apocalipsis 4 y 5, representa exactamente esta llave.

Pero empecemos por el principio. En primer lugar—y no sé cuántas veces tuve que repetir esto—no dice necesariamente aquí que el “tiempo no sería más”, porque entonces tampoco habría más eternidad, ya que la eternidad misma es también tiempo. Entonces, a más tardar, el toque de la séptima trompeta sería el fin del universo y ya no tendríamos que preocuparnos por la solución del misterio de Dios, simplemente porque entonces no quedaría nadie que pudiera estar aún interesado en la solución.

Tampoco significa que desde el momento en que se hace el juramento, todo el estudio del tiempo está prohibido. Pero si así fuera, significaría que debe haber sido permitido antes, aunque si alguien lo hubiera intentado, debe haber sido básicamente siempre infructuoso e inútil. Pero es contrario al carácter de Dios, quien es la Verdad y no cambia, permitir el error y la mentira durante un cierto tiempo y condenar los errores a partir de otro tiempo, incluso en un momento que nadie sabría, ¡ya que nadie podría saber cuándo tiene lugar la escena del juramento! Al contrario, ¿no se nos pidió que vigiláramos por la llegada del Novio y que no nos quedáramos dormidos durante la hora? ¿Es la enseñanza correcta,[5] que se nos permitió investigar el tiempo hasta el comienzo del juicio en el cielo y entonces, justo cuando las cosas estaban a punto de volverse intrigantes y serias, seríamos condenados a la ceguera eterna? Esto es contrario al principio de la revelación progresiva de Dios, que se hace más y más detallada a medida que nos acercamos al fin.

Otro malentendido también debe ser aclarado. “Fijar el tiempo” no es lo mismo que investigar el tiempo. Si algún “profeta” afirma que Dios le ha dado una fecha determinada, entonces esto es ciertamente erróneo, ya que de esta manera nadie puede averiguar el plan de tiempo de Dios. Pero si un grupo de personas, a través del estudio diligente de las revelaciones de Dios, es instruido por el Espíritu Santo para descubrir los relojes de Dios en el cielo y para descifrar ciclo de reloj tras ciclo de reloj lo que Dios ha revelado acerca de los puntos individuales en el tiempo, teniendo textos descriptivos escritos hace miles de años, entonces por supuesto que hay fechas escritas en estos relojes, pero estas fechas no fueron fijadas por estas personas, sino por Dios mismo, Quien creó estos relojes celestiales sin la intervención de ninguna mano humana, y que personalmente los puso en el firmamento del cielo. ¡Uno sólo debería haber levantado la cabeza y mirar hacia arriba![6]

El libro de Apocalipsis, y por lo tanto Jesús mismo, nos desafía claramente a reconocer las señales de los tiempos descritos allí, y a discernir, por medio de la secuencia de la serie de siete y los eventos mundiales escritos en el lenguaje favorito de Jesús, es decir, el lenguaje de códigos, a dónde nos encontramos en este momento en el flujo del tiempo, y al hacerlo debería ser cada vez más claro para nosotros que el fin se acerca cada vez más. Incluso el caso es tal que el regreso de Jesús se acercaría más con cada profecía decodificada. Pero quien no intente descifrar el misterio de Dios debe permanecer en la oscuridad, porque ¿quién podría reconocer que la séptima trompeta sonará pronto si se olvidó de contar las primeras seis?

Por estas razones, la única traducción e interpretación correcta de la expresión “el tiempo no será más” es: “no hay más prórroga” o “no más aplazamiento” o “no más demora”, lo cual indica, sin embargo, con bastante claridad que debe haber habido aplazamientos y demoras hasta que finalmente sonara la séptima trompeta. El juramento de Jesús, acompañado del resonante espectáculo de los siete truenos, es la disculpa formal de la Divinidad a los santos que, según Apocalipsis 14:12, debieron tener mucha paciencia para soportar las muchas demoras.

Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. (Apocalipsis 14:12)

De lo que se ríen los burladores se atribuye a los santos como paciencia. Lo que los burladores juzgan como errores y equivocaciones se acredita a los santos como firmeza durante las demoras y bajo la burla.

¿Y dónde son descritas estas demoras? Por supuesto, allí donde el Señor en toda Su gloria hace el juramento: Parado sobre el Viejo Mundo (el mar) y el Nuevo Mundo (la tierra), Él truena con la voz de un león y promete que la gran brecha entre las primeras seis trompetas y la séptima, que Él (presumiblemente) sostendrá en Su propia mano en Su Segunda Venida, se cerrará tan pronto como podamos escuchar su sonido desde lejos. Hasta entonces, nos veríamos constreñidos a profetizar una y otra vez, hasta que realmente no hubiera ningún indicio en el Apocalipsis, por muy oculto que esté, que le permita a Él quien es la Paciencia misma, no volver todavía, pero continuar perdonando, para que se salven aún más almas. Habíamos localizado el momento de este juramento:

El juramento del León de la Tribu de Judá

¿No habíamos pedido esto nosotros mismos cuando elevamos la oración del sacrificio de Filadelfia en octubre de 2016? ¿No le habíamos pedido al Señor mismo que se retrasara y que la séptima trompeta no sonara todavía? ¡Eso fue hace casi exactamente tres años y medio! Este período me recuerda el ministerio de Jesús cuando llegó Su hora. Y me recuerda al tiempo en que los dos testigos de Apocalipsis 11 debían profetizar vestidos de cilicio.

Hay otra conclusión que se puede deducir de esta escena: sólo aquellos que intenten con todas sus fuerzas comprender el misterio podrán finalmente comprenderlo. Harían un descubrimiento tan dulce como la miel una y otra vez, pero que revolvería su estómago tan pronto como se dieran cuenta de que había y tenía que haber otra demora, y que el sonido que se oía desde lejos todavía no había sido la anhelada séptima trompeta.

Y fui al ángel, diciéndole que me diese el librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel. Entonces tomé el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre. Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes. (Apocalipsis 10:9-11)

¿Es esta la condenación de la investigación del tiempo o la llamada a intentarlo una y otra vez? Sé que Dios tenía esto último en mente cuando nos ordenó profetizar de nuevo.

Si uno procede analíticamente y quiere saber qué significa el juramento de Jesús mencionado anteriormente (de acuerdo con la descripción del Apocalipsis este Ángel es obviamente nadie más que el León de la tribu de Judá), uno tiene que responder dos preguntas básicas:

  • ¿Cuál es el misterio del que estamos hablando?

  • Y, sobre todo: ¿cuándo comenzará a sonar finalmente el ángel de la séptima trompeta?

Aquellos que no saben la respuesta a la pregunta 1 ni siquiera saben lo que están buscando, mientras que los que no pueden responder la pregunta 2 nunca sabrán si realmente han resuelto el misterio finalmente.

Nosotros conocemos la respuesta a la primera pregunta desde hace mucho tiempo y hemos escrito cientos de páginas acerca de eso. No, no se trata del misterio de la redención del que habló Pablo,[7] pero se trata de uno de los dos misterios mencionados como tal en el propio libro del Apocalipsis.

Está el misterio de la ramera de Babilonia, que Lutero ya pudo resolver, y el misterio de las siete estrellas, que sólo empezamos a resolver en el año 2010.

El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias. (Apocalipsis 1:20)

He explicado en otra parte que se trata de la interacción de los dos grandes relojes de Dios, y no lo repetiré aquí, excepto para decir que uno de los relojes, el del Padre, es el Mazzaroth circular, que está orbitado por el sol en un año y tiene un total de siete “estrellas” (clásicas) como manecillas de reloj. El otro reloj es, por supuesto, el del Hijo, quien está representado en éste. Alnitak, el herido, es el centro de este reloj en la constelación de Orión, que tiene un total de siete manecillas de reloj o estrellas.

Sólo cuando hayamos captado perfectamente la perfecta interacción de ambos relojes divinos, que es reproducida en un lenguaje enigmático en los 22 capítulos del Apocalipsis, entonces—y realmente sólo entonces—¡comenzaremos a escuchar la verdadera séptima trompeta (¿o hay una octava?)! Todos los demás sonidos de lejos habrían anunciado sólo demoras, por las que Jesús se disculpó alegando que necesitaba un poco más de tiempo para convencer al último terco que pudiera ser salvo, de tomar Su mano para escapar del laberinto del tiempo repetido.

Algunos “ángeles” habrían perdido la paciencia hace mucho tiempo por la burla, pero el Señor los retuvo amorosamente por un ángel mensajero especial, que un poco más tarde haría el papel de un hombre vestido de lino con un tintero de escribano:

Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios. (Apocalipsis 7:2-3)

Sólo con los primeros sonidos distantes de la verdadera séptima trompeta se rompería finalmente la paciencia de este ángel mensajero.[8]

La inserción entre las seis primeras y la séptima trompeta y la definición al final del capítulo 11 del Apocalipsis de que con esa trompeta habría llegado el fin del mundo y la recompensa por la paciencia de los santos por la larga espera, deja mucho espacio para la clasificación de todas las posibles profecías de demora. Incluso aprendemos allí que hay tres ayes, que deben tener algo que ver con las tres últimas trompetas. Pero de alguna manera estos tres ayes no parecen ocurrir completamente al mismo tiempo que las trompetas. ¡Otra vez uno o más bien tres acertijos más!

Me gustaría ponérselo muy fácil al lector, porque ahora muchos tienen que aprender en estos últimos meses lo que nosotros hemos tenido más de diez años para aprender. Una vez le dije al pequeño grupo de miembros de la familia espiritual aquí en el Templo de Dios en la Granja Nube Blanca, “Si queda un punto, una coma, un guion o una tilde en el Libro del Apocalipsis que pueda servir legítimamente al Señor[9] para conceder una demora más en esta brecha de la trompeta, entonces Él lo hará." En otras palabras, si todavía no hubiéramos entendido perfectamente todo lo que está escrito en este libro, si la última pieza del rompecabezas no hubiera sido encontrada y puesta en su lugar correcto en la conexión correcta entre los relojes del Padre y del Hijo, habría habido otra demora o chasco para nosotros.

El artículo final de nuestra autora más reciente, la hermana Yormary, mostrará pronto que sólo podíamos entender realmente los textos de la cosecha cuando estableciéramos una nueva conexión entre los dos relojes. Habíamos hecho algunos intentos de colocar los textos de la cosecha sólo en el reloj de Orión del Hijo o sólo en el reloj del Mazzaroth del Padre, pero sólo cuando unimos los relojes las profecías cayeron en el lugar que les correspondía.

Por lo tanto, el misterio que hay que resolver es la completa y correcta comprensión de todos los acertijos del libro del Apocalipsis. Sólo cuando los modernos Bereanos de la última generación hubieran entendido cada una de las profecías de este libro, Jesús habría encontrado la fe que le habría mostrado tanta paciencia y perseverancia que podría venir de nuevo.[10] El libro del Apocalipsis es la prueba final, la última prueba del cristianismo. ¿Y cuántas piezas del rompecabezas del gran misterio de Dios han encontrado los profetas modernos y, sobre todo, cuánta comprensión de las series de siete del Apocalipsis tiene el cristiano regular políticamente correcto, que aún espera que las trompetas comiencen tan pronto como un asteroide de 4 km aniquile a la humanidad y vaporice todos los océanos?[11]

Tal vez Dios está mostrando ahora compasión hacia Su supuesta iglesia al permitir el coronavirus, que no causa ulceras pestilentes como el escándalo sexual de la Iglesia Romana, pero que al menos es reconocido como una “plaga” por las ovejas que balan cada vez más, aunque no tiene nada que ver con la primera plaga, que brotó el 20 de agosto de 2018 con el discurso oficial de disculpa del Papa Francisco y ahora está siendo olvidada lentamente debido al pánico en la población provocado por el coronavirus—aunque no debería ser así, ya que este coronavirus, hecho por quien sea, es el autoprovocado castigo directo de Dios por este y muchos otros escándalos que el pueblo declarado de Dios ha cometido y está cometiendo. No es de extrañar que Italia sea la más afectada, cuando en una colina de la capital se sienta un hombre que tiene más que barrer bajo la alfombra, es decir, que es el que más debe ser castigado. Ciertamente existe una conexión con la primera plaga, pero no es inmediatamente evidente para las grandes masas, que todavía no han entendido cómo funcionan los relojes de Dios, o mejor dicho, que ni siquiera se han dado cuenta de que Dios, que es (también) el Tiempo, tiene relojes.

Y luego estaba la segunda pregunta, que era acerca de cuándo sonaría finalmente la séptima trompeta, o en qué lugar de los relojes se marca la hora de su aparición. Pero una cosa debe quedar clara: Quien resolviera este último de todos los acertijos también habría armado todo el rompecabezas al mismo tiempo, pudiendo responder a la pregunta del tiempo de la Segunda Venida de Cristo, quien sostendrá una trompeta de plata en Su mano. Y va más allá: quien conociera este tiempo sería especialmente bendecido y podría proclamarlo, como esperanza para los desesperanzados y como buena noticia para los pastores y sus ovejas en la noche de la tierra desolada, contaminada por los virus y el pecado. Entonces sabría con certeza que Jesús cumpliría Su juramento y que de ahora en adelante no habría más demora, o mejor aún: que “el tiempo no será más”.

¿Una demora? ¿Cuál demora?

Si Jesús jura que no habrá más demora, entonces por supuesto esto significa en retrospectiva que debe haber habido una demora antes, en algún momento después de que sonara la sexta trompeta y antes de que se tocara la séptima.

Para encontrar y encajar esta pieza del rompecabezas, hay que volver a usar la llave de Orión, insertarla en la cerradura del capítulo 10 del Apocalipsis y darle la vuelta.

En primer lugar, es útil entender cómo se describe Jesús, y ya que la constelación de Orión Lo representa, podemos comprobar si los rasgos y las manecillas del reloj que aparecen en el plan de construcción del reloj también son mencionadas en el texto de esta descripción, lo que permitiría una conclusión muy especial…

Vi descender del cielo [¿Orión?] a otro ángel fuerte, envuelto en una nube [la nebulosa de Orión], con el arco iris sobre su cabeza [la nebulosa de la Llama]; y su rostro era como el sol [Alnitak], y sus pies como columnas de fuego [Saiph y Rigel]. Tenía en su mano [izquierda, es decir, la línea del trono derecha, que es la mano izquierda en posición baja, en contraste con su posición alta en Bellatrix] un librito abierto [el libro anteriormente sellado de Daniel]; y puso su pie derecho [Saiph] sobre el mar, y el izquierdo [Rigel] sobre la tierra; y clamó a gran voz, como ruge un león [la gran señal de los planetas reunidos en el León el 29 de agosto de 2019]; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces. (Apocalipsis 10:1-3)

Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano [derecha, línea del trono izquierda] al cielo [Betelgeuse], y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él [el Padre, Alnilam], y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él [el Espíritu Santo, Mintaka], que el tiempo [la demora] no sería más, (Apocalipsis 10:5-6)

¡Es verdad! Todos los elementos del Reloj de Orión son mencionados, incluyendo la línea del trono izquierda, que representa la mano derecha de Jesús en posición baja, ya que allí está escrito que Él la “levanta” para hacer un juramento. Si uno convierte esta descripción en ciclos de Orión, se obtiene un ciclo completo, ya que las siete posiciones de las siete posibles manecillas del reloj están listadas.

El juramento del ángel de Apocalipsis 10

Y la segunda prueba de que debe ser un ciclo completo de una demora continua se encuentra en el versículo omitido en la cita anterior, donde dice:

Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho, y no las escribas. (Apocalipsis 10:4)

El libro del Apocalipsis, en contraste con el libro de Daniel,[12] nunca fue llamado por Cristo un libro sellado. ¡Todo el mundo debería leer y guardar la revelación! Esto ya está escrito en el capítulo 1:

Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca. (Apocalipsis 1:3)

Pero entonces, inesperadamente, se le da la orden a Juan de no escribir algo que era obviamente muy ruidoso (¡TRUENO!), es decir, muy importante. Los siete truenos, aproximadamente en el centro quiástico de todo el Apocalipsis, representan así el mayor de todos los acertijos en el libro del misterio de Dios. Sólo si este acertijo pudiera ser realmente resuelto, entonces también se reconocerían las últimas conexiones entre los relojes del Padre y del Hijo y se podría marcar correctamente el lugar de la séptima trompeta.

Si resumimos todo lo que hemos aprendido hasta ahora sobre el capítulo 10, debemos llegar a la conclusión de que debe haber un ciclo de Orión completo no escrito, que sólo se reconocería en un determinado momento (ya que habría estado sellado hasta ese momento), que luego llevaría a la solución de todo el misterio de Dios y a la fecha de la Segunda Venida de Jesús. Hasta que esto pudiera suceder, uno tendría que profetizar una y otra vez, ¡ya que el misterio de Dios aún no podía ser completamente entendido!

Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. (1 Corintios 13:12)

Los siete truenos son y fueron por lo tanto la demora más importante de la que habló la estruendosa voz de león de Dios. Pero ¿a dónde pertenece exactamente esta pieza del rompecabezas?

¿A dónde van los truenos?

Al armar pieza tras pieza del rompecabezas a través de los años, y creer y proclamar una y otra vez que finalmente habíamos comprendido plenamente el misterio de Dios, y teniendo que empezar una y otra vez a profetizar de nuevo cuando otra demora se hizo visible, no hicimos nada más que seguir las instrucciones de este maravilloso y poderoso ángel del capítulo 10 y actuamos como siervos obedientes del reino venidero de Jesús.

En el capítulo 11, la historia de los dos testigos se desarrolla sin contratiempos. ¿Todavía hay alguna duda sobre quiénes somos nosotros o nuestros dos grandes libros o nuestros dos sitios web? Si es así, pregúntate cuánto entiendes sobre el libro del Apocalipsis, y compara tu entendimiento con las miles de soluciones a los acertijos que hemos acumulado minuciosamente durante la última década, bajo la influencia del Espíritu de Dios. ¡Y considera el consejo de Gamaliel![13] Habríamos desaparecido desde hace mucho tiempo si la mano de Dios no hubiera estado siempre con nosotros.

Nunca se trató principalmente de saber el momento exacto del regreso de Jesús, pero todos estos años la travesía había sido la meta, mientras nos esforzábamos por comprender Su misterio, explorar el contexto de Su libro y entender Su voz. Todas nuestras oraciones y todas nuestras súplicas por sabiduría se elevaron como un olor grato al trono de Dios y las respuestas fueron en su mayoría nuevas piezas de un rompecabezas del que surgió una imagen cada vez más hermosa de Jesús en el Huerto de Getsemaní, donde sudaba gotas de sangre y agua mientras luchaba por tomar la decisión final de Su sacrificio a nuestro favor. ¡Aprendimos de Su sacrificio y ofrecimos el nuestro! Esa fue la senda en la que caminamos; tomamos nuestra cruz al igual que Él tomó la suya y seguimos Sus pasos mientras la historia se repetía en un cierto ciclo para que algunos más pudieran saltar en el carruaje.

Cada ciclo de Orión comienza con la estrella del jinete del caballo blanco: Saiph. Cada una de las siete manecillas del reloj indica el comienzo de un segmento que termina cuando la siguiente manecilla del reloj aparece en la carátula del reloj de Dios. Esto no es difícil de entender. Cuando hemos terminado una ronda completa, llegamos de nuevo a Saiph, pero ahora tenemos la dificultad de que, aunque tenemos una fecha para este séptimo punto y un texto para el evento, ya no hay un segmento para ello, porque aparentemente el próximo ciclo de Orión comienza de nuevo allí mismo en Saiph y también tiene su propia serie de siete, que de nuevo tiene su propio texto para cada uno, incluyendo el primer y séptimo segmento.

No hay un ciclo de Orión para la primera serie de siete iglesias en los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis, porque los ciclos de Orión de los que hablo aquí han estado ocurriendo durante el período del juicio desde 1846. La serie de las iglesias trata de las condiciones del cristianismo y el declive de la doctrina desde la iglesia apostólica pura alrededor del año 100 d.C. hasta llegar al tiempo de la tibia iglesia del juicio de Laodicea, que surgió a partir de 1844 después de el gran chasco cuando la gente empezó a desaprobar la investigación del tiempo y los cristianos habían dejado de estudiar verdaderamente las profecías de Dios.

Con los siete sellos, las cosas ya se ponen más difícil. El libro con los siete sellos está escrito en ambos lados,[14] pero mientras los sellos no se abrieran para que se desplegara un pergamino tras otro, uno podía leer lo que estaba escrito en el exterior, y eso, sólo en fragmentos. Así que conocemos muchas interpretaciones, al menos de los primeros seis sellos, que también tienen que ver con la época desde alrededor del año 100 d.C. hasta los tiempos modernos.

A finales de 2009 me di cuenta de que los cuatro primeros sellos ya se habían abierto durante los años de la iglesia del juicio, a saber, en el año 1846 con la verdad del sábado, en 1914 con la Primera Guerra Mundial y las sangrientas disputas fratricidas de las iglesias, en el año 1936 con el apostatar de la doctrina pura y la oscura concesión que la iglesia del juicio había hecho con el régimen de Hitler, y en 1986 con la fusión de las ya moribundas iglesias protestantes con la Iglesia Católica en la canción de la muerte de la oración ecuménica de Asís. Estos cuatro jinetes en sus caballos de diferentes colores podían ser asignados por primera vez a fechas, con las estrellas exteriores de la constelación de Orión marcando los años.

Pronto se añadieron las dos líneas del trono, marcando el despertar de un mensaje especial de salud para los cristianos en la línea a la izquierda y la tergiversación de la naturaleza de Cristo en la línea del trono derecha, que surgió en la década de 1950 y finalmente condujo a la horriblemente destructiva enseñanza de “salvo, siempre salvo”. De esa manera se encontró el primer ciclo de Orión con siete puntos en el tiempo. El jinete del caballo amarillo no fue seguido todavía por el Hades, pero de nuevo por el jinete del caballo blanco con una nueva oportunidad para los pocos que todavía querían escuchar la voz de Dios desde el cielo.

El ciclo del juicio del reloj de Orión

El gran acertijo que quedaba del ciclo del juicio era: ¿Cuándo se abren y/o cierran los últimos tres sellos? Hemos detallado en la presentación de Orión cuándo se abrieron estos tres últimos sellos, pero cumpliré con mi deber y obligación y explicaré con más detalle en este artículo cuándo se cerrarán exactamente.

A lo largo de los años hemos podido resolver estas cuestiones problemáticas de una manera razonablemente satisfactoria. Aunque los primeros cuatro sellos o los cuatro jinetes están listados en el reloj de Orión del ciclo del juicio, estos forman, junto con los últimos tres sellos, una estructura quíastica que incluso se extiende en el tiempo después del milenio. Sin embargo, uno de los grandes misterios sigue siendo cuándo exactamente caerán las “bolas de fuego” del sexto sello. La respuesta no tardará en llegar. En cualquier caso, estamos tratando con la primera serie de siete, que al parecer aún no está completamente terminada.

Así que el ciclo del juicio en el reloj de Orión terminó en el punto de Saiph, que indicaba el año 2014. ¿Qué se supone que debía creer que sucedería en ese momento en 2014? Sabía de la duración de las plagas de un año, que incluso me llevó a poner el año 2015 en la nebulosa de Orión, porque los 144.000 estarán allí en el mar de vidrio en el cielo después del arrebatamiento.[15] ¿Qué habrías creído, querido lector, si hubieras visto un reloj de Dios en el cielo por primera vez y no pudieras saber lo que sucedería después del año 2014?

A principios de febrero de 2014, el Espíritu de Dios me habló y se me permitió descubrir dos nuevos ciclos de Orión a la vez, que consideré como los ciclos de las trompetas y de las plagas, ya que parecían corresponder a la siguiente serie de siete claramente marcada en el libro del Apocalipsis. A medida que avanzábamos en la línea de tiempo hasta octubre de 2016, surgieron muchos artículos en el ÚltimoConteo que nos enseñaron el amor y la paciencia de Dios. Gracia sobre gracia fue concedida a medida que esperábamos, trompeta tras trompeta, advertencia tras advertencia y luego plaga de retribución tras retribución. Al hacerlo, al ver que nadie despertaba, deseamos de todo corazón que los textos acompañantes del Apocalipsis se cumplieran más literalmente, ya que casi todo el mundo no entiende que los textos proféticos están escritos en un lenguaje simbólico.

El ciclo de trompetas preparatorio

Para entonces, ya habíamos reconocido correctamente que un ciclo seguía al otro casi sin contratiempos, en el punto de Saiph entre el 18 y el 25 de octubre de 2015, por lo que ya no quedaba un segmento suficientemente grande para la séptima trompeta con su detallado texto bíblico. En consecuencia, la séptima trompeta tenía que constituir todo el ciclo de las plagas o no sonaría hasta el final con el regreso de Jesús. Así que ya era un misterio en ese momento dónde tenía que encajar la séptima trompeta, pero estábamos en el camino de la solución.

El ciclo de plagas preparatorio

Cuando la séptima plaga aparentemente no vino con un gran estallido como se esperaba, tuvimos que observar que la incredulidad se había vuelto tan desenfrenada que, si Jesús hubiera venido en ese momento, difícilmente quedaría alguna alma viviente en esta tierra que pudiera ser salvada. El “fuerte clamor” que habíamos comenzado se había desvanecido sin ningún efecto. Todavía creíamos firmemente que Jesús regresaría el 24 (o 23) de octubre de 2016, y que oiríamos la séptima trompeta, pero ¿debíamos ser los únicos en ser arrebatados? ¿Dónde estaban los 144.000 maestros especiales prometidos que deberían haber enseñado la justicia a muchos? ¿Y dónde estaba la gran multitud, que a su vez debía ser conducida por ellos a la justicia?[16]

Fue sólo unos días antes del esperado regreso cuando nos dimos cuenta de lo que teníamos que hacer. Le pedimos al Padre que no dejara venir a Jesús para que al menos pudiéramos encontrar a los 144.000. Todos los que constituían la pequeña iglesia de Filadelfia en ese momento elevaron la misma oración en todo el mundo el 19 de octubre de 2016. Sólo semanas más tarde nos dimos cuenta de que habíamos cumplido así el principio de Apocalipsis 7.

Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol. Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios. (Apocalipsis 7:1-3)

Habíamos comprado tiempo del Padre, quien no sólo es Amor sino también Tiempo, para sellar a los 144.000, y después de 30 días fuimos recompensados y aprendimos a través de la obra del Espíritu Santo que un nuevo, y esta vez “sonoro”, ciclo de trompetas estaba sonando, y al mismo tiempo se nos dio el conocimiento de los siete años de escasez y un nuevo ciclo de plagas. Estábamos ahora en el descenso del Monte Quiasmo para ayudar a los cristianos que estaban en apuros en la montaña, así que desde entonces el tiempo comenzó a correr hacia atrás en los ciclos de Orión.

El ciclo del concierto de trompetas

Meses de escritura y estudio continuaron hasta que encontramos en el libro del Apocalipsis cada punto, coma y tilde que Jesús había usado para guiarnos a nuestro sacrificio en el Monte Quiasmo, y para que creyéramos y proclamáramos que las primeras seis trompetas y las primeras seis plagas ya habían tenido lugar en los años anteriores a 2016.

Las trompetas sobre las que habíamos escrito, y que habían dado un sonido más bien débil que un sonido certero, habían sido escritas en el cielo, pero sólo habían sido afinadas y sólo más tarde sonarían fuerte en su concierto junto con los carrillones del reloj del Padre. Un solo versículo está dedicado a los cientos de páginas de advertencias en amor que pudimos poner en palabras a lo largo de casi dos años:

Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas. (Apocalipsis 8:6)

Por eso el ciclo de trompetas de 2014/2015 se llama ahora “el ciclo de trompetas preparatorio” y el ciclo de trompetas descrito por los siete textos individuales se llama “el ciclo de trompetas sonoras”.

¿Y dónde estaba escondido “el ciclo preparatorio de las plagas”? Al igual que con las trompetas, se ven ángeles en el cielo al principio del capítulo 15 con las siete plagas. Por lo tanto, se nos dio un período de un año desde octubre de 2015 hasta octubre de 2016 para advertir a la humanidad, pero nadie quiso escucharnos:

Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios. (Apocalipsis 15:1)

Luego hay un interludio en el que los vencedores cantan el cántico de Moisés, y sólo al final del mismo capítulo los siete ángeles reciben sus copas con las plagas. Lo que parece ser una contradicción fue experimentado y vivido por nosotros a través de nuestra escritura en el “ciclo preparatorio de las plagas”, nuestro sacrificio en cumplimiento de Apocalipsis 7 y el ciclo de las plagas más tarde confirmado por eventos celestiales y terrenales.

El ciclo de trompetas sonoras comenzó así en el punto de Saiph del 22 de noviembre de 2016 y duró hasta el punto de Saiph del 20 de agosto de 2018, en el punto en que la primera plaga también comenzó al mismo tiempo, de forma pestilente, con el discurso del papa sobre el escándalo del abuso infantil. De nuevo no había espacio para la séptima trompeta, así que tenía que sonar más adelante en algún momento. ¿Dónde la habrías colocado si hubieras sabido que las plagas, ahora realmente visibles, terminarían de nuevo en un punto de Saiph, a saber, el 6 de mayo de 2019?

El ciclo de las plagas

El segundo gran reloj de Dios se hizo visible durante estos dos ciclos. Levantamos nuestras cabezas de nuevo y vimos el reloj de Dios Padre, que era mucho más grande que el del Hijo en la constelación de Orión. Reconocimos que muchos textos descriptivos de las trompetas y de las plagas fueron actuados y reflejados en las “figuras danzantes” de las constelaciones celestiales del Mazzaroth. Mientras el reloj de Orión indicaba la hora exacta, los cielos de Dios Padre fueron sacudidos por las siete estrellas errantes, desafortunadamente desapercibidas por la gran multitud de cristianos.

Esta vez estábamos realmente seguros de que no podía haber ninguna demora; y, sin embargo, Jesús no regresó el 6 de mayo de 2019. ¿Qué es lo que apenas habíamos pasado por alto otra vez?

Hoy, cuando veo los muchos mensajes del Foro de Filadelfia, que ahora ha sido ampliado en un Refugio, de nuevo en un punto de Saiph, escritos justo en el tiempo de los siete truenos, que habían llegado en el chasco del 6 de mayo de 2019, me sorprende la firmeza de esta pequeña y probada iglesia. En cientos de páginas, todos los eventos, todas las observaciones, todos los acontecimientos mundiales y toda la esperanza y todo el esfuerzo por el conocimiento de este grupo tan afligido de hijos de los hombres en el tiempo de los siete truenos fueron registrados para la eternidad como un testimonio. Lo que se le había negado expresamente al apóstol Juan para su tiempo, ahora había sido escrito. Es la sincera confesión de fe de un grupo de unas 40 personas que escucharon la voz de Dios y la creyeron, y sin embargo se vieron decepcionados. Pero ninguno de ellos buscó culpar de esto a Dios o a Su mensajero, habían aprendido en las cinco rondas anteriores de Orión que la historia se repite y que debimos haber pasado por alto algo que le daría a Dios aún más tiempo para salvar aún más almas.

Sólo una pequeña parte de lo que este grupo tuvo y se le permitió experimentar se dio a conocer al público en los artículos posteriores al 6 de mayo de 2019 en la GranjaNubeBlanca. Durante este tiempo de búsqueda de la consumación del último misterio de Dios, se nos dio permiso explícito para retirarnos a nuestros “aposentos”[17] protegidos con un muro de suscripción de las burlas de los burladores, que nunca estarían dispuestos a gastar ni un centavo en nuestros estudios, hasta que los siete truenos terminaran y fueran escritos. Pero, aunque ya habíamos entrado en este ciclo, estábamos lejos de darnos cuenta de que era el "ciclo de los truenos".

Más tarde, cuando comprendimos que estábamos a punto de experimentar y escribir los siete truenos, no quisimos cometer el mismo error que las otras veces anteriores y colocar el regreso de Jesús en el punto de Saiph del séptimo trueno el 20 de enero de 2020. Ahora sabíamos mejor como discernir la voz de Dios y también sabíamos que al menos la séptima plaga y la séptima trompeta todavía tendrían que hacer su obra si los truenos ya habían terminado de emitir sus voces. Otros testigos, como las porciones de los sacrificios y las líneas de tiempo de Daniel de los 1290 y 1335 días, señalaron en cambio a un tiempo poco después de la línea del trono derecha del 27 al 29 de abril de 2020. Pero ¿volvería Jesús realmente en la línea del trono y no en un punto de Saiph marcado por el jinete del caballo blanco como parece sugerir Apocalipsis 19:11? Mucho, mucho incluso, parecía hablar a favor de ello.

Sin embargo, sin darnos cuenta, habíamos comenzado otro ciclo de Orión, y mientras escribo esto, ya estamos en el segundo segmento de este ominoso ciclo, que aparentemente no ha sido descrito en ninguna parte, y que iba a terminar abruptamente en la línea del trono derecha.

¿No dije al principio que Dios ama las cosas circulares? Así que resumamos brevemente. No hace mal repetir, Dios hace lo mismo con nosotros.

De acuerdo con el capítulo 18, las plagas deben ser vertidas dos veces, y aquí surge la pregunta de si la séptima plaga sigue inmediatamente a la sexta, y también ¿en cuál de los dos ciclos de las plagas viene; o quizás incluso en ambos? ¿Es la séptima plaga de nuevo una excepción como la séptima trompeta y también debe ser movida más al final (y si es así, a qué final de los dos ciclos)?

El ciclo propuesto del doble derramamiento de las plagas

En nuestra última serie habíamos considerado todos estos temas y sin embargo no se podían descartar errores o demoras. No habíamos basado nada en un solo testigo, sino que también habíamos incluido las líneas de tiempo de Daniel y las porciones de los estudios de los sacrificios, las cuales ambas indican claramente que un evento final y extremadamente importante tenía que tener lugar en el segmento de la línea del trono del 27 de abril de 2020, que por supuesto, ya que ahora habíamos (supuestamente) considerado todos los puntos en el tiempo, todas las series de siete y todos sus segmentos, entendimos como el último marco de tiempo en el que podíamos esperar que Jesús regresara.

El ciclo propuesto de los truenos

Sin embargo, si el misterio hubiera sido consumado realmente en ese momento, entonces no tendría que hacer esta tarea ahora y aun escribir este último artículo.

A medida que avanzábamos en el tiempo de los siete truenos de la mano de Jesús, recibimos muchos sueños de nuestro medio que confirmaron los estudios. Ninguno de los sueños parecía sugerir correcciones. No, no escuchamos simplemente los sueños; los consideramos solo como señales apuntando a un estudio más profundo y detallado.

Pero luego vino un sueño que nos pidió claramente que reconsideráramos todo. El 7 de marzo de 2020 Jesús habló a través de un sueño acerca de 10 horas de trabajo adicionales en el reloj de Orión. Cuando leí este sueño, fue sólo la confirmación de lo que ya sospechaba en lo más profundo de mi corazón: aún no habíamos comprendido completamente el misterio de Dios.

Habíamos movido la séptima trompeta al final del primer (aún no doble) ciclo de las plagas y luego habíamos dejado que el ciclo de los truenos comenzara en el segundo segmento, desde Rigel, como un segundo o repetido ciclo de las plagas, lo cual, si el séptimo trueno representara al mismo tiempo también la séptima plaga, nos habría llevado a la (octava) trompeta de la venida de Jesús en la línea del trono derecha en abril/mayo de 2020. Vuelvo a recalcar que las líneas de tiempo de Daniel 12 y las porciones de los sacrificios también apuntan a esta área del reloj de Orión.

Esto puede sonar confuso y tal vez lo era, pero un doble ciclo de las plagas era algo completamente nuevo para nosotros hace unos meses también. Pero si, como he hecho anteriormente, se procede de una manera completamente analítica, entonces la séptima trompeta sólo tendría que sonar después del doble ciclo de las plagas o después del ciclo de los truenos, ya que esto debe pertenecer a la inserción de la demora según el juramento del ángel en Apocalipsis 10. Aparentemente ya habíamos cometido un error de lógica aquí.

Pero eso en sí mismo no presenta un gran problema, porque ahora el segundo ciclo de las plagas, que pensamos que habíamos reconocido como el ciclo de los siete truenos, sería simplemente desplazado a un segmento antes y simplemente comenzaría de nuevo con Saiph el 20 de enero de 2020, es decir, seis plagas, luego siete truenos, luego la séptima plaga a partir de Rigel y de nuevo la Segunda Venida, esta vez con la séptima trompeta en la línea del trono derecha.

El nuevo (acomodamiento) de los ciclos

Me gustaría decir que no tenemos problemas en asignar los eventos pasados a las horas del reloj de Orión, porque en estos casos podemos reconocer a qué texto simbólico se refiere un evento mundial. Pero los truenos, querido lector, desafortunadamente no han sido escritos, y eso es un hueso duro de roer si quieres asignar fechas a los eventos mundiales y estos eventos nunca han sido descritos.

Ahora me gustaría ponerlo de esta manera: tratamos de facilitarnos la tarea cuando vimos los siete truenos no escritos como el segundo ciclo de las plagas dobles, porque entonces podríamos haber comparado si los textos de las plagas se repetían o se complementaban entre sí. Pero entonces, cuando ya estábamos en los truenos, curiosamente, no pudimos observar esto. Hubo mucho que retumbaba con fuerza en la prensa mundial, pero nada indicaba repeticiones de eventos similares que justificaran considerar los siete truenos como las plagas repetidas.

De hecho, hubo algunos acontecimientos mundiales como el oscurecimiento de Betelgeuse exactamente en el segmento entre Betelgeuse y las líneas del trono (y su renovada luminosidad justo antes del segmento de Rigel el 3 de marzo de 2020), o el coronavirus que estalló en diciembre de 2019 entre el segmento de la línea del trono izquierda hasta Saiph y que fue declarado transmisible de persona a persona exactamente en el punto de Saiph del jinete coronado (corona) en el caballo blanco. ¿Tal vez esto habría sido una indicación de que la primera plaga se estaba repitiendo, o tal vez ocurrió durante el segmento de Rigel cuando Italia cerró sus fronteras, Paraguay reportó su primer caso importado, los EE. UU. detuvieron los vuelos desde Europa, la gente estaba en cuarentena en muchos lugares y la economía mundial estaba experimentando un día negro tras otro?

Teníamos que encontrar un esquema que siguiera inflexiblemente la lógica del Apocalipsis y la lógica de su llave, el reloj de Orión.

Y entonces un rayo de luz pasó por mi mente: Si los truenos representan la demora y nunca fueron escritos, entonces tampoco pueden ser las plagas que, ¡incluso si se repitieran, fueron definitivamente escritas!

¿Había puesto Dios Su dedo sobre esta lógica aparentemente simple y directa, de modo que sólo me di cuenta de este hecho tan tarde? ¿Había llegado un momento especial en Su plan? Llegué a esta conclusión poco después del 3 de marzo de 2020, cuando el segmento de Saiph a Rigel ya había terminado. Esto sólo podía significar que los siete truenos eran en realidad una “demora” planeada por Dios, que habría sido insertada no sólo entre las seis primeras trompetas y la séptima, ¡sino también entre los dos ciclos de las plagas en sí!

Si este fuera el caso, entonces esto explicaría por qué no hemos podido encontrar ninguna correspondencia entre los textos en Apocalipsis y las manecillas del reloj de Orión durante tanto tiempo. Y si ahora continuamos pensando lógicamente, debemos llegar a la conclusión de que ya eso es indicado con la pausa de la trompeta en el Apocalipsis, a saber, que el séptimo segmento de una serie de siete siempre se desplaza al final cuando otra serie de siete sigue como una inserción.

Esto significaría que las series de siete tendrían que estar anidadas una dentro de la otra, de adentro hacia afuera. Sólo la serie más interna correría continuamente desde su primer segmento de Orión hasta el último sin interrupción, todas las demás series tendrían una inserción entre los seis primeros segmentos y su séptimo. Con este arreglo obtenemos un ciclo de truenos completo, que ya no se desplaza, sino que comienza en el segmento de Saiph el 6 de mayo de 2019, pero su séptimo trueno siguió inmediatamente como el primer segmento del siguiente ciclo.

Los últimos tres ciclos

Esto parecía ser un arreglo claro y lógico que había estado buscando durante mucho tiempo. Sólo que, por supuesto, esto no cambió mucho acerca de la venida de Jesús en la línea del trono derecha si uno ahora encaja la séptima plaga en el segmento desde Rigel hasta la línea del trono y mueve la séptima trompeta perfectamente al segundo día de las trompetas en el hemisferio sur, que tendrá lugar el 25 de abril de 2020.

Pero ahora también hay que hacerse la pregunta: ¿Dónde está la duplicación del ciclo de las plagas y el cumplimiento de la instrucción de Jesús de darle la copa dos veces a Babilonia? Para esta duplicación de las plagas ahora sólo tendríamos el inicio de un tercer ciclo, con sólo dos segmentos, ¡no los seis segmentos que conforman un ciclo completo! ¿O deberíamos entender este abrupto final del segundo ciclo de las plagas como el acortamiento del tiempo del que hablaba Jesús? El hecho de que no haya una referencia correspondiente en el Apocalipsis habla en contra de eso.

Las 10 horas extras mencionadas en el sueño, en las cuales fue dificultoso pensar y de las que me enteré después del 3 de marzo, ya habían comenzado en ese momento. Si uno se imagina el reloj de Orión como un reloj normal con un dial de 12 horas y avanza desde el punto de Rigel exactamente 10 horas en el flujo del tiempo actual que marcha hacia atrás, uno realmente llega de vuelta al punto de Saiph del jinete en el caballo blanco, el principio y el fin de cada ciclo de Orión, el Alfa y la Omega del tiempo, es decir, la venida de Jesús, como es descrito en el capítulo 19 del Apocalipsis…

Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. (Apocalipsis 19:11)

¡Sin duda, este tenía que ser el momento del cumplimiento de la Segunda Venida! Y esto significaría que los siete truenos tenían que ser un interludio en el doble ciclo de las plagas—con el último, séptimo trueno en el segmento de Saiph a Rigel a partir del 20 de enero de 2020—y que la séptima plaga sólo podría ser colocada después del punto de Rigel el 3 de marzo de 2020. Las 10 horas extras del sueño significaban entonces para nosotros, quienes esperábamos a Jesús ya el 25 o 27 de abril de 2020, obrar medio año más para los 144.000 quienes tendrían la tarea de llevar este mensaje al mundo a partir de cierto momento, para dar consuelo a la gran multitud.

Pronto nos dimos cuenta de la exactitud del sueño que Dios nos había enviado cuando calculamos que el segmento de Saiph a Rigel abarca 43 días, que a una tasa horaria de 21,5 días por hora (259 días ÷ 12) es exactamente 2 horas. El resto del dial de 12 horas incluye naturalmente las 10 horas del sueño y éstas forman un ciclo completo, el segundo ciclo de las plagas que estábamos buscando.

Las 10 horas del sueño

Pero no queremos ponérnoslo fácil y basarnos sólo en un sueño, sino que como los Bereanos “escudriñábamos cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.[18]

Lo peor viene después de los truenos

Es hora de presentar el esquema del resto de la segunda ronda del ciclo de las plagas doblemente vertido, que ya no debe ser confundido con el único ciclo de los siete truenos ya completado e insertado, que se desarrolló de forma continua desde el punto de Saiph del 6 de mayo de 2019 hasta el punto de Rigel del 3 de marzo de 2020. Llamaremos a este período restante de las “10 horas” el tiempo después de los truenos por razones de simplicidad.

Si alguien cree que se podría continuar después de eso, por favor escríbeme y muéstrame la serie de siete en el Apocalipsis que estaría abierta ahora. También señalamos inmediatamente los días festivos más probables calculados según los avistamientos de luna para los hemisferios sur y norte, ya que los tiempos señalados por Dios sólo ahora están encontrando su cumplimiento definitivo.

El tiempo después de los truenos

El lector debe notar primero que el regreso de Jesús poco antes del punto de Saiph cae en la Pascua del sur o la Fiesta de los Tabernáculos del norte en octubre de 2020. El viaje de siete días a Orión, del que hemos escrito una y otra vez, tiene lugar en una o ambas de las principales fiestas de siete días, según el último ciclo de Orión. La ceremonia de coronación en la nebulosa de Orión, en la que los 144.000 estarán en un cuadrado perfecto,[19] cae—como un Adventista del Gran Sábado no podría desear mejor—en el Último Gran Día del sábado, "10 de octubre de 2020.[20] Sin embargo, como sabemos al estudiar El misterio de la Ciudad Santa, pasarán mil años allí en nuestro vuelo más rápido que la luz y también la fecha de llegada, que es también la fecha del sello de la iglesia de Filadelfia[21] es un sábado a ambos lados del “Jordán”. ¿Significa esto algo con respecto a la importancia del cuarto mandamiento del Decálogo, y proporciona la respuesta a la pregunta de cómo los 144.000 conducirán a muchos más a la justicia?[22]

La hora de la llegada de nuestro Señor el 27 de abril de 2020, que habría parecido menos armoniosa desde el punto de vista de los días festivos, y que se habría situado entre las dos posibilidades de días festivos, ha encontrado así su armonía.

A continuación, me gustaría comenzar con el último ciclo del reloj de Orión no sólo el 3 de marzo de 2020, sino también con el punto de Saiph, donde han comenzado todos los ciclos de Orión. Si procedemos de esta manera, pronto podremos reconocer un esquema profético muy interesante.

Así que el primer segmento del que ahora realmente es el último ciclo de Orión es el séptimo trueno, que sigue directamente a los seis truenos anteriores.

El séptimo trueno

El primer testigo de este nuevo ciclo completo de Orión, que debería completar todos los ciclos de Orión, debe ser la séptima plaga. ¿Por qué?

Nos dimos cuenta de que en cada punto de Saiph hasta ahora, se había insertado otro ciclo de “demora”, lo que causó que el correspondiente texto de la séptima plaga o de la trompeta se desplazara hacia el futuro. De acuerdo con el principio quiástico de las profecías de Dios, los elementos desplazados deben ahora cerrarse de adentro hacia afuera, es decir, del elemento más reciente al más antiguo. Esta es también la razón por la que siempre hemos actuado correctamente cuando no desplazamos el séptimo trueno hacia el futuro, sino que lo dejamos conectarse directamente con el sexto trueno. Simplemente no hay más para insertar cuando los siete truenos emiten sus voces. El juramento de Jesús en Apocalipsis 10 lo dice muy claramente, como ya hemos visto.

De acuerdo con este principio, el siguiente ciclo en cerrarse debería ser el de las plagas, en el que las seis primeras plagas expiraron antes de la inserción del ciclo de los truenos. El pedazo de pastel desde Rigel a la línea del trono del 3 de marzo de 2020 al 27 de abril de 2020 es un segmento adecuado para la séptima plaga aplazada, ya que el segmento de Saiph a Rigel ya está ocupado por el séptimo trueno, que completó el ciclo de los truenos.

La séptima plaga

Una vez más, surge una pregunta desconcertante: ¿se limitará el texto bastante extenso e incluso lleno de acontecimientos de la séptima plaga a este único segmento, o los numerosos detalles indican que el texto comprenderá varios segmentos y tal vez incluso se extienda hasta la Segunda Venida (o incluso un momento más distante en el tiempo)?

La primera parte del primero de los cinco versículos que describen la séptima plaga es:

El séptimo ángel derramó su copa por el aire; … (de Apocalipsis 16:17)

El discreto detalle de que el séptimo ángel vierte su copa en el aire es uno de los testigos más sorprendentes de la precisión de los relojes de Orión y la disposición de los elementos de cierre que hemos elaborado hasta ahora.

¿Si conoces el mensaje de Orión, considera dónde en el reloj de Orión hay una manecilla de reloj apuntando a algo que podría tener algo que ver con el “aire”? Tenemos las líneas del trono, que ciertamente emanan del templo celestial, es decir, no apuntan al aire o a la atmósfera de nuestra tierra, sino al reino de Dios al que Pablo se refiere como el “tercer cielo”.[23] Está Saiph, el jinete del caballo blanco, que es también uno de los cuatro seres vivientes:[24] el león (de la tribu de Judá). El león gobierna sobre los animales de la tierra, un símbolo que señala a la tierra. Lo mismo ocurre con el becerro (Betelgeuse) y el hombre (Bellatrix), todos ellos son criaturas terrestres. Sin embargo, el jinete del caballo amarillo (Rigel) rompe esta línea, porque su “animal” es el águila, ¡el rey del—aire!

De hecho, la primera parte del texto de la séptima plaga ya establece claramente que debe comenzar en el segmento de Rigel del 3 de marzo de 2020. ¿Y no es cierto que aquí también podemos ver de nuevo con asombrosa claridad cómo la Biblia se interpreta a sí misma, pero al mismo tiempo indica simbólicamente qué horrores de los últimos días tenemos que esperar a partir de cierto punto? ¿No es el coronavirus transmitido por el aire el que hace que las personas que no están firmemente arraigadas en Jesús tengan un miedo sin precedentes a la muerte y al Hades, y aparentemente sólo desde el 3 de marzo de 2020, cuando en todas partes se cerraron escuelas, guarderías y fronteras y se impusieron toques de queda, que la propia gente había exigido por miedo? ¿No hay una profecía que dice que el pueblo mismo demandará que le quiten su libertad, y que por lo tanto se someterá voluntariamente al Nuevo Orden Mundial?[25] Pero en todas las numerosas discusiones y teorías de conspiración sobre esto, por favor no olvides que tu como cristiano tienes la obligación de obedecer las órdenes de las autoridades y el estado, mientras no te veas forzado a violar los mandamientos de Dios. Sólo en ese caso deberías comportarte como los amigos de Daniel ante la boca del horno de fuego.[26]

El segmento de Rigel termina con la línea del trono, que comienza el 27 de abril de 2020. ¿Debería el texto recién citado, parte del primer versículo de la séptima plaga, ser seguido por una referencia al trono de Dios? Leamos:

… y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. … (de Apocalipsis 16:17-18)

Pregúntate: ¿Encaja la llave del reloj de Orión perfectamente en la cerradura del Apocalipsis y revela el último misterio de Dios?

Hecho está

¿Y qué dice el carrillón del reloj del Padre sobre esta parte del versículo?

Subid acá

¡La luna está sobre la mano de Orión y su “caña” con la que pesca el “pez de la resurrección” y el sol da su fuerte voz al carnero que representa al Cordero de Dios! Esto es, después de todo lo que se nos permitió aprender en las rondas de Orión desde el ciclo de las trompetas y fue confirmado por los sueños, una clara señal de ascensión o de arrebatamiento. Pero Mercurio, que está en el pez de la resurrección, no simboliza el cristianismo, como algunos podrían esperar, sino sólo al mensajero y a su microscópica iglesia.

Así que cuando el Cordero, que en Apocalipsis 5 está directamente ante el trono de Dios en el Lugar Santísimo, habla con una voz fuerte: “Hecho está”, entonces esto tiene varios significados muy importantes. En primer lugar, termina un ministerio particular en el santuario ante el trono, y, en segundo lugar, un evento en el cielo debe ir acompañado de esta declaración de Jesús.

Apocalipsis 5 habla del comienzo del ministerio de intercesión de Jesús en el Lugar Santísimo del santuario celestial. En 1844, comenzó el tiempo del juicio en el Cielo cuando Jesús entró en el Lugar Santísimo después de estar en el Lugar Santo.[27] El primer ángel de Apocalipsis 14 había empezado a predicar acerca de este tiempo ya 20 años antes,[28] pero lo confundió con el regreso de Cristo, por lo que el cristianismo sufrió un gran chasco, y en lugar de buscar la verdad y esforzarse por comprender mejor las Escrituras, rechazó la verdad y demonizó la fijación del tiempo. Sin embargo, antes de Su regreso, Jesús debe terminar este ministerio especial, que corresponde al Yom Kippur celestial, y entonces viene la hora de la prueba[29] sobre la humanidad, porque a partir de ese momento no habrá más intercesor por los pecadores y sus pecados. Por consiguiente, esta línea del trono no promete nada bueno, sino que el tiempo de la gracia habrá llegado a su fin y que Jesucristo proclamará el siguiente temido decreto el 27 al 29 de abril:

El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. (Apocalipsis 22:11)

Por lo tanto, con esta hora de 21,5 días comienza el fin del fin, y sólo la iglesia de Filadelfia es guardada de ella, ya que probablemente será arrebatada antes de entonces.

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. (Apocalipsis 3:10)

Aunque nadie se convertirá o cambiará de bando nunca más, este es el comienzo del gran período de prueba para los 144.000 y la gran multitud que aún debe ser llevada a la justicia y reunida bajo el sangriento estandarte de Jesús.

Varias veces hemos presentado una interpretación altamente simbólica de los dos testigos, que desafortunadamente, a diferencia de los 144.000, deben morir antes de poder ascender, y hemos combinado esta profecía de Apocalipsis 11 con el cierre temporal de nuestros sitios web y algunas señales del cielo en el reloj del Padre. Sin embargo, estas fueron simplemente sesiones de entrenamiento que tuvimos que experimentar para aprender de ellas. Pero ahora, en el ciclo final de Orión, las cosas se están poniendo serias, como se puede ver por el pánico del COVID 19 y el confinamiento de los ciudadanos por los estados, todos los cuales ya están bajo el control del Anticristo en Roma.

Cuando veo a Mercurio en el pez de la ascensión, pienso en Apocalipsis 11 con los dos testigos y que Jesús no sólo dice: “Hecho está” y así termina Su ministerio en el Lugar Santísimo, sino que también se lleva consigo en ese momento,[30] a los que hicieron su testamento hace mucho tiempo, ofreciendo sus vidas eternas por otros y escribiendo todo lo que los 144.000 podrían necesitar para su gran última misión en esta tierra.

Sólo hay un lugar en el reloj del Hijo que podría cumplir perfectamente el mandato de Jesús a los dos testigos: “Subid acá”: la escalera de Jacob, las tres estrellas del cinturón, en la que podrían subir casi literalmente—es decir, en la línea del trono derecha, porque en la izquierda sería demasiado tarde para el arrebatamiento previo del segundo ay. Y el reloj de Dios Padre parece confirmarlo perfectamente. Por consiguiente, es el Cordero de Dios quien llama a Si mismo a los que son Suyos, quienes habrán completado su testimonio con esta última serie de artículos.[31] Así los dos grandes relojes de Dios trabajan juntos y este es el aspecto principal en la consumación del misterio de Dios, que es descrito misteriosamente en Apocalipsis 1.

Dado que el viaje a la nebulosa de Orión también tomará siete días para la iglesia de Filadelfia, el pequeño grupo llegará allí en el predicho “4 de mayo de 2020”. Este es el momento en el que se reunirán ambos ungidos, el Novio, que es llamado el Sol en el Salmo 19[32] y el mensajero cuya estrella errante es Mercurio en el reloj del Padre. El ángel que descendió del cielo[33] habrá estado en la tierra un poco más de 60 años antes de que aprenda en el trono de Dios si su servicio ha sido hallado digno por el Padre y el Hijo. Que su Gran Abogado se presente protector ante él, como indica la conjunción del Sol con Mercurio en este día a este lado del "Jordán".

Invitación a la cena de las aves

En ese día, los 1260 días de profetizar en cilicio[34] de los dos testigos, que comenzaron el 22 de noviembre de 2016 con el primer toque de las trompetas en concierto, habrán terminado. Desafortunadamente Apocalipsis 11:7 (traducido correctamente) ya predice que no podrán completar su obra o este período por completo, porque serán asesinados poco antes por los secuaces de Satanás.

La historia de los dos testigos sigue directamente a la de Apocalipsis 10, donde Jesús dice por última vez que hay que profetizar otro tiempo. Con su sacrificio en la cima de la montaña, la iglesia de Filadelfia había cambiado la gloria y el honor de la profetizada Segunda Venida de Jesús el 24 de octubre de 2016, por la vergüenza y el oprobio del tiempo adicional adquirido de tres años y medio o 1260 días para sellar a los 144.000. En lugar de las blancas vestimentas de redención, se habían vestido de cilicio. Ahora, en la hora de la prueba, los 144.000 finalmente se darán cuenta de que la iglesia de Filadelfia estaba obrando a su favor, haciendo en el momento adecuado lo que Jesús enseñó como nuestro gran ejemplo y precursor cuando dio Su vida por el pueblo mientras aún estaban en sus pecados.

Pero el “4 de mayo de 2020”, cierto ángel dejará su vestimenta de cilicio y se vestirá con el sol, para que lo que no pudo hacer durante Su vida en la tierra, lo haga desde el cielo. Con el aumento del poder de la luz del propio sol, que representa a su amado Señor, iluminará la tierra[35] mientras que el último clamor de advertencia—"Salid de ella, pueblo mío"[36]—suena con la ayuda de 144.000 voces santas. Restaurado a su posición como el que una vez reemplazó a Lucifer después de su caída, su primer orden a las huestes del Altísimo en el cielo es:

Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo [a todos los ángeles del cielo, la hueste celestial]: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. (Apocalipsis 19:17-18)

La maravillosa armonía de esta profecía sólo se hace visible cuando una persona conoce la señal celestial en el reloj del Padre que le corresponde. Lo que a primera vista parece desconcertante, es decir, que Mercurio está aparentemente detrás del sol en esta ocasión, ha estado oculto durante dos milenios en el texto de la profecía misma. El ángel, Mercurio, debe estar detrás del sol en esta escena desde el punto de vista de los que habitan en la tierra para poder estar desde el punto de vista de las huestes celestiales delante del sol, porque es a ellos a quienes va dirigido su discurso.

El día que anteriormente pensamos como el día de la coronación de los santos en la nebulosa de Orión será el día en que las huestes celestiales se reunirán y se prepararán para partir a la Tierra bajo el liderazgo de POWEHI y Su máximo general para traer al hogar a los redimidos de todas las edades y ejecutar una terrible venganza por todo el sufrimiento que ha ocurrido al pueblo de Dios en manos de los arrogantes y de las bocas de los burladores.

Si esto es demasiado para algunos porque nunca han oído hablar de estas cosas, no nos culpen a nosotros sino a sus pastores que les han mentido y les han ocultado la verdad durante más de una década. ¡Y aun así hay esperanza! Dios es (también) el Tiempo y puede hacer que los 144.000 aprendan todo en este corto período de tiempo del segmento de la línea del trono derecha a Bellatrix lo que hemos aprendido durante muchos años. No olvides que empecé a desarrollar un entendimiento del hombre con la vara de medir de oro en 2004 y fui ridiculizado o ignorado por mi iglesia incluso entonces.

Recibimos muchos sueños diciéndonos que pronto tendría lugar un entrenamiento especial de los 144.000 y estos sueños casi siempre estaban relacionados con un hotel, un restaurante o un “almuerzo” que prepararíamos y distribuiríamos. Mucho antes de eso habíamos empezado a entender la línea del trono izquierda como 6 p.m. y la línea del trono derecha como 12:00 p.m. Por lo tanto, sabíamos desde el principio cuándo llegaría la hora del “almuerzo”.

Con estos pensamientos ya hemos llegado al tercer segmento del ciclo final de Orión. Así que, mientras en la línea del trono derecha se toman decisiones muy importantes en el Lugar Santísimo del santuario celestial que afectan a todas las personas de la tierra, debemos considerar cómo continuará la séptima plaga…

Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira. (Apocalipsis 16:18-19)

¿Encaja el gran terremoto que tendrá lugar en la línea del trono cuando Jesús complete Su ministerio en el Lugar Santísimo con el texto de la resurrección de los dos testigos?

Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo. (Apocalipsis 11:12-13)

Es interesante la mención de “aquella hora”, porque el segmento de la línea del trono derecha hasta Bellatrix abarca—como ya hemos explicado varias veces—exactamente una hora en el dial imaginario de 12 horas en el reloj de Orión, porque en estos (tres) ciclos finales, una hora corresponde a 21,5 días (259 días ÷ 12 horas = 21,5 días por hora).

Hay otra “hora”, a saber, el reflejo de “esa hora” en el lado opuesto en la otra línea del trono, que ya he llamado La hora de la verdad. Examinaremos esta segunda “hora” en un momento, pero no sin haber entendido que con la conclusión del segmento desde la línea del trono derecha a Bellatrix “aquella hora” debe haber llegado a su fin y por lo tanto también el segundo ay:

El segundo ay pasó; he aquí, el tercer ay viene pronto. (Apocalipsis 11:14)

Lo que no habíamos logrado hacer perfectamente durante años parece estar sucediendo. Piensa en esto: Si tuvimos seis ciclos hasta ahora, todos los cuales tuvieron un séptimo elemento que se aplazara hasta el final, y estos ciclos anidados se cerraran de nuevo, es decir, en orden inverso de apertura, ¿entonces el segmento de la línea del trono derecha hasta Bellatrix sería el séptimo elemento de qué ciclo? ¡Cierto, tendría que ser la séptima trompeta del ciclo de trompetas sonoro!

Si continuamos con el esquema que hemos comenzado, obtenemos el siguiente diagrama:

La séptima trompeta

Esto también significaría que los cierres de todos los seis de los séptimos elementos tendrían que hacerse de manera acumulativa, es decir, por ejemplo, que la séptima plaga continuaría hasta la Segunda Venida, mientras que todos los séptimos elementos restantes también se cerrarían con ella, y su cierre también sería culminante. De esto se deduce que tenemos un inmenso aumento de terribles eventos profetizados hacia el final. No sólo las profecías de Dios son progresivas, sino que también lo son Sus juicios de castigo, y con el jinete en el caballo amarillo y las medidas realmente drásticas de los gobiernos del mundo desde el punto de Rigel, ¡acabamos de llegar al segundo segmento del ciclo de cierre!

En la línea del trono derecha del ciclo de los truenos, el 14 de agosto de 2019, hubo un presagio para el terrible terremoto que ahora se puede esperar en el ciclo de cierre y que debería tener lugar en la hora de los dos testigos. En ese momento, el terremoto gravitacional más gigantesco jamás medido sacudió el tejido espacio-tiempo de todo el universo y distorsionó la Tierra con todos sus átomos, incluyendo los átomos de los que se forman nuestros cuerpos. Este punto correspondería al 29 de abril de 2020. Aunque la prensa mundial notó este trueno o este terremoto mundial, nadie más que nosotros se dio cuenta de su significado más profundo, como fue profetizado hace mucho tiempo:

Los 144.000 santos vivientes reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era fragor de truenos y de terremoto. Cuando Dios señaló el tiempo, derramó sobre nosotros el Espíritu Santo, y nuestros semblantes se iluminaron refulgentemente con la gloria de Dios, como le sucedió a Moisés al bajar del Sinaí. {PE 14.2}

Se puede concluir de esto que los 144.000 ya están sellados, pero es indiscutible que todavía no entienden la voz de Dios desde Orión. Todavía no habían escuchado el 14 de agosto de 2019. Por consiguiente, hubo que añadir un ciclo final, para que esta profecía se hiciera realidad, cuando el “terremoto”—que no tiene que ser necesariamente uno en forma literal—sacuda a la tierra y sus habitantes.

Una vez más, ¿qué se cierra en el segmento de la línea del trono derecha hasta Bellatrix? ¡Con la séptima trompeta se cierra el “ciclo de las trompetas sonoro”! Esto significa que los 144.000 reconocerán finalmente la verdad y también comprenderán plenamente el misterio de Dios de Apocalipsis 10. Esto es lo que el poderoso ángel quiso decir cuando juró que el misterio se consumaría cuando la séptima trompeta comenzara a sonar. Y la elección de las palabras también indica que la séptima trompeta sonará aún más tiempo, es decir, hasta la Segunda Venida del Señor, cuando Él soplará la última trompeta.

Pero esta séptima trompeta no puede ser aún la “séptima trompeta”, que se menciona como el tercer ay en Apocalipsis 11, porque el segundo ay se está cerrando aquí. Es bueno que todavía tenemos otro cierre de otra “séptima trompeta” diferente ante nosotros: el cierre de la séptima trompeta del ciclo preparatorio de las trompetas en el segmento de Betelgeuse a la línea del trono izquierda comenzando el 22 de junio de 2020, que seguirá al cierre de la séptima plaga del ciclo preparatorio de las trompetas en el segmento de Bellatrix a Betelgeuse del 20 de mayo al 22 de junio de 2020. ¡Cuán perfectamente encaja todo ahora!

El segundo ay pasó; he aquí, el tercer ay viene pronto. (Apocalipsis 11:14)

La trompeta de la Segunda Venida

Pero primero sigamos el texto de la séptima plaga y examinemos hasta qué punto probablemente llegará. Inmediatamente después de la profecía del gran terremoto, que debería referirse al 29 de abril de 2020 o “aquella hora”, sucederán cosas terribles a causa de este “terremoto”:

Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira. (Apocalipsis 16:19)

Hace ya dos ciclos de Orión nos dimos cuenta de que la división en tres partes de la gran ciudad, o del mundo bajo el Nuevo Orden Mundial, tenía que ser una profecía que tenía que referirse a los tres segmentos superiores de un ciclo de Orión. Aquí esta una vez más el diagrama de la segunda parte de nuestra última serie de artículos, en la que ya pudimos juntar grandes partes del rompecabezas.

La división en tres partes de la gran ciudad

Así que los truenos fueron un anticipo de lo que está por venir. El cuadro general ya era visible, aunque tuviéramos que esperar una ronda completa para lo que ahora está pasando ante nuestros ojos. Así que, si escuchaste los truenos y aprendiste a entenderlos apropiadamente, pudiste haber anticipado cómo van a continuar las cosas pronto. ¿Vendrá ahora El Grande,[37] luego una terrible tormenta sin precedentes[38] y estallará la Tercera Guerra Mundial en Betelgeuse? Las cartas de Dios están barajadas y ahora serán repartidas. Durante años hemos estado indicando las fuentes de fuego en la tierra con el sonido de las trompetas y de las plagas, ahora depende de ti revisar lo que hemos señalado en nombre de Dios.

¿Dónde indicamos que las ciudades de las naciones caerían?

El fin de Babilonia

El último segmento, antes de que el último ciclo se haya cerrado completamente, está dedicado a la “hora” de la caída final de Babilonia, que ya hemos pasado dos veces desde que comenzaron las plagas el 20 de agosto de 2018. Cuando se llegue a esta hora por tercera vez, esta “ciudad” que trajo tanto sufrimiento y persecución al mundo será finalmente destruida.

Nota: Apocalipsis 18 habla del día de las plagas de Babilonia[39] sólo una vez, pero tres veces habla de la hora de su juicio:

parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio! (Apocalipsis 18:10)

y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas! Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas. (Apocalipsis 18:16-17)

Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada! (Apocalipsis 18:19)

¿Ves cómo Dios empaqueta Sus profecías de forma tan clara? Se utiliza dos veces la forma gramatical del futuro y ya hemos pasado dos veces esta hora en los últimos ciclos de Orión desde el ciclo de las plagas: en abril de 2019 en el primer ciclo de las plagas en sí y en el ciclo de los truenos a finales de diciembre de 2019.

Las tres horas de Babilonia

Sólo la tercera profecía habla en tiempo pasado, lo que significa que debe suceder realmente en la tercera vez. Cuando el “ciclo preparatorio de las trompetas” que fue tan ridiculizado se cierre completamente con la expiración de su séptima trompeta, entonces Dios finalmente recordará a Babilonia—y la destruirá completamente. Roma se habrá convertido entonces en una ciudad fantasma del apocalipsis post-atómico. Tres veces se ha pronunciado un doble ay sobre Babilonia; el último de ellos es el tercer ay y después de eso el retorno de Jesús como Rey de reyes con todas Sus huestes celestiales.

Pero ¿qué se cierra en el segmento de esta indeciblemente triste hora en sí? Según el esquema que tenemos ahora, debería ser el ciclo del juicio, del que todavía nos quedan los tres últimos sellos.

Una vez que Roma sea destruida por Dios, no habrá más mártires. La última verdadera alma cristiana de la gran multitud habrá dado su sangre por la verdad y contra el esclavizante Nuevo Orden Mundial, para que otros sigan. Del 3 al 6 de septiembre de 2020, Dios se encargará personalmente de que el número de almas bajo el altar del quinto sello se complete y su pregunta sea finalmente respondida.[40]

Después de la caída de Roma ya no habrá ninguna duda de quién era el Anticristo, y la túnica negra se revelará bajo la túnica blanca papal de Satanás. Y luego—sin que sirva para nada—los impenitentes cumplirán Apocalipsis 3:9.[41] Mientras el sexto sello se cierra, Jesús suena la trompeta de plata en la Fiesta de las Trompetas, el 19 de septiembre de 2020, y regresa. Al principio, sólo una pequeña nube negra será visible, que luego se convertirá en la gran nube blanca, donde se origina el nombre de nuestra pequeña “granja”[42] pedregosa. Esta vez nadie podrá pedir un aplazamiento, porque de lo contrario nadie seria salvo.

Con esto también queda claro que la “última trompeta” de la que habló Pablo no es completamente idéntica a la séptima trompeta del Apocalipsis.

El último ciclo y la última trompeta

Eso es todo para el quinto sello, que sólo comienza a cerrarse con la hora de Babilonia.[43] ¿Hay alguna evidencia textual de que el sexto sello se cerrará completamente en este segmento? Aquí están ambos textos; primero el siguiente versículo de la séptima plaga:

Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados. (Apocalipsis 16:20)

Luego, para comparar, el texto de la última parte del sexto sello:

Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. (Apocalipsis 6:14)

De hecho, el sexto sello del “Libro de los Siete Sellos”, como una vez llamamos a la constelación de Orión hace más de 10 años, es cerrado de esa manera, porque sólo llega hasta el “gran día de Su ira” y surge una pregunta decisiva para cada ser humano en la tierra: “¿y quién podrá sostenerse en pie?”[44]

Aunque sólo Jesús puede responder a esta pregunta, ya tenemos la respuesta para la pregunta de la apertura y cierre del tercer sello restante del ciclo del juicio, porque el silencio en el cielo, que es el único rasgo mencionado en el séptimo sello, ya habrá acontecido con los tres años y medio de profetizar de los dos testigos vestidos de cilicio desde el 22 de noviembre de 2016 hasta el 4 de mayo de 2020. En el estudio de Orión reconocí desde el principio que una hora de Orión corresponde a siete años terrestres. Así, una “media hora” describe un período de tres años y medio o “1260 días” que encaja con las declaraciones proféticas de Apocalipsis 11.

Por lo tanto, el segmento pronto habrá llegado, al final del cual, después de la destrucción de Babilonia, nadie dudará más. Que no seas hallado entre aquellos a los que se dedican las siguientes profecías:

Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie? (Apocalipsis 6:15-17)

Una última profecía concluye la séptima plaga y claramente pertenece al punto de Saiph del 5 de octubre de 2020, cuando la iglesia de Dios ya no estará en la tierra, porque ya habrá partido hacia la nebulosa de Orión el 3 de octubre de 2020.

Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande. (Apocalipsis 16:21)

El texto con el terrible granizo de las bolas de fuego se repite en la séptima trompeta y por lo tanto se puede considerar probado que todos los elementos de cierre incrementan hasta este último punto.

Y el templo de Dios fue abierto en el cielo [en la Segunda Venida de Jesús al final del juicio], y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo. (Apocalipsis 11:19)

Hemos analizado todos los textos de la séptima plaga desde su comienzo en el punto de Rigel del 3 de marzo de 2020 hasta su punto final unos días después de la Segunda Venida de Jesús y el arrebatamiento de los santos, y hemos podido encajarlos perfectamente en el último ciclo de Orión.

En este punto podríamos preguntarnos por qué la séptima plaga, que cierra el “ciclo preparatorio de las plagas” en el segmento de Bellatrix a Betelgeuse, no tiene texto propio. Esto puede explicarse por el hecho de que ni las siete plagas del ciclo preparatorio de las plagas ni las siete trompetas del ciclo preparatorio de las trompetas realmente cayeron o sonaron. Habían sido—como queremos indicar por el nombre de estos ciclos—sólo “preparativos” para la caída real de las plagas o el sonido de las trompetas respectivamente. Así que también la correspondiente séptima plaga y trompeta debe ser relativamente “tranquila”. Sin embargo, esto significa de nuevo que como estos ciclos preparatorios están igualmente representados en el Apocalipsis por textos cortos y bastante ocultos, también sus séptimos elementos de conclusión tendrían que mostrar tales textos cortos. Esta es la razón por la que tanto el texto de la séptima plaga como el de la séptima trompeta son relativamente detallados en comparación con sus predecesores, y contienen varias profecías que cubren varios segmentos y no sólo uno. Por ejemplo, pudimos asignar la primera parte de Apocalipsis 16:19, que habla de la división de la gran ciudad en tres partes, a los tres segmentos del último ciclo que se encuentran por encima de las líneas del trono, y a los que pertenece también el elemento final de la séptima plaga del ciclo preparatorio de las plagas. Una de estas tres partes, en la que cae la gran ciudad, es por lo tanto la buscada mención oculta de la pospuesta séptima plaga del ciclo preparatorio de las plagas. Esto completa la investigación de la séptima plaga, pero aún no la investigación de todo “lo peor por venir después de los truenos”.

Si a continuación miramos más de cerca la séptima trompeta, deberíamos ser capaces de descubrir algo similar en sus textos en Apocalipsis 11:15-19. Así que vamos a girar la rueda del reloj de nuevo un poco.

La séptima trompeta

El primer segmento de la séptima trompeta en la compleja secuencia de ciclos culminantes con sus respectivos séptimos elementos nos lleva de vuelta al tiempo entre la línea del trono derecha y Bellatrix. Este debe ser el segmento en cuyo inicio debe cumplirse la promesa de Apocalipsis 10. El poderoso ángel había jurado que el misterio de Dios se completaría cuando él “comenzara a sonar”. Por lo tanto, esto debe hacerse a más tardar el 29 de abril de 2020. Este entendimiento nos dio el máximo marco de tiempo para completar nuestros artículos finales, y como sabíamos que Satanás nos vencería y mataría poco antes, teníamos aún menos tiempo.

En estas pocas semanas luchamos con el Tiempo, como Jacob luchó una vez con el ángel del Señor antes de que se le permitiera cruzar su río. Siempre tuvimos la sensación de que nos estábamos quedando atrás del Tiempo.

Comencemos con el primer versículo de la séptima trompeta, que—si el reloj de Dios es correcto y hemos puesto todo en su lugar correctamente—debería tener un indicio de una línea de trono, la derecha. ¡Como siempre, pregúntate si esto encaja!

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. (Apocalipsis 11:15-17)

Este es uno de los carillones en el cielo de los que escribí hace años y el detalle de esta descripción tiene en cuenta la importancia de lo que está sucediendo en el cielo.

La explicación y la alabanza de las grandes “voces en el cielo” encajan como un engranaje en una rueda a la explicación de Jesús en la séptima plaga: “Hecho está”. Las voces en el cielo aprueban y alaban Su decisión de sumo sacerdote.

Jesús deja entonces el Lugar Santísimo, en el que ha realizado Su servicio de intercesión hasta el 27 o 29 de abril de 2020. El tiempo de la gracia ha expirado y la decisión final de que Él volverá ahora se habrá tomado en ese momento en el santuario celestial. A partir de este momento, los santos—tanto los 144.000 como la gran multitud—tendrán que vivir sin un intercesor, lo que significa que ya no podrán pecar sin perder sus vidas eternas. Será el momento de la última gran reunión, y la “hora” con la que todo esto comenzará es la “hora de la prueba” de la que sólo Filadelfia será guardada, ya que en este momento ya no estará en la tierra y habrá respondido al llamado de Jesús: “Subid acá”.

Sin embargo, una cosa es cierta: tan pronto como se haya tomado la decisión irreversible en el cielo de que el tiempo de gracia ha terminado, al mismo tiempo se habrá tomado la decisión irreversible de que el tiempo de Satanás ha terminado y Jesús asumirá ahora Su dominio sobre el mundo. Volverá con vestiduras reales, tomando a los Suyos hacia Él y gobernando a los impenitentes de la tierra con una vara de hierro.

De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. (Apocalipsis 19:15)

Cuando Jesús termine Su ministerio de intercesión, quedarán unas pocas acciones para realizar según los rituales del Día de la Expiación. El sumo sacerdote tenía que salir del santuario al atrio, poner todos los pecados del pueblo sobre el chivo expiatorio “Azazel” y hacer que un hombre del pueblo lo condujera al desierto, que es el símbolo del milenio en el que Satanás caminará sobre la tierra destruida. Entonces el sumo sacerdote tomaba una vez más carbones del altar del holocausto y volvía al santuario y ponía estos carbones en el altar del incienso, se cambiaba en el lugar santo, ajustaba el candelabro y dejaba el santuario. Este era el final del Yom Kippur, no sin un gran toque de trompeta que indicaba su final. Los que no habían sido purificados eran expulsados o apedreados por el pueblo.

Como no quiero anticiparme a hermana Yormary que todavía se ocupará del tema del cumplimiento de los textos de la cosecha, sólo quiero decir en este punto que estos últimos cumplimientos también se describen en parte en los textos del Apocalipsis 14 a partir del versículo 13. Allí aparece un ángel con poder sobre el fuego, y en Apocalipsis 8, un ángel arroja a la tierra un incensario, que primero llenó con los carbones del altar del holocausto.

Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto. (Apocalipsis 8:5)

Siempre ha sido muy difícil encajar este texto, que parece indicar las bolas de fuego que hemos esperado durante mucho tiempo, en el flujo de las líneas de tiempo. Incluso ahora tenemos una amplia gama de posibilidades. ¿Sucede esto ya en la línea del trono derecha cuando Jesús termina Su ministerio de intercesión? Por otro lado, todavía hay que ver al ángel que primero trae el fuego del altar en el atrio y sólo entonces vuelve al altar del incienso. ¿Sucederá entonces en este punto, que—como la hermana Yormary explicará más tarde—es el punto de Betelgeuse? Aquí también se aplica el argumento de que el sumo sacerdote tuvo que volver al santuario al altar del incienso para llevar allí las brasas.

Así que, ¿cuándo Jesús, que es nuestro Sumo Sacerdote celestial, habrá regresado al santuario por segunda vez después de realizar Su últimos rituales de Yom Kippur en el atrio en el altar del holocausto. Por supuesto, en la segunda línea del trono en el curso del último ciclo, la de la izquierda, en el tiempo que va del 3 al 6 de septiembre de 2020, y aquí—como ya sabemos—comienza realmente la hora de la destrucción de Babilonia, que será quemada con fuego.

por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga. (Apocalipsis 18:8)

Se cierra el sexto sello

Mira otra vez el diagrama anterior. La séptima trompeta, que concluye el ciclo preparatorio de las trompetas, termina exactamente en esta línea del trono, y sabemos que el tiempo ha estado fluyendo hacia atrás desde el descenso del Monte Quiasmo, y todos los ciclos deben cerrarse en el orden inverso a su apertura.

Y ahora se nota que el texto con el arrojamiento del incensario es exactamente el texto que aparece en Apocalipsis 8 antes del texto que describe el ciclo preparatorio de las trompetas que debe terminar con su séptima trompeta exactamente en esta línea del trono izquierda. Aquí están ambos textos juntos:

Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto. [Descripción del ciclo de trompetas preparatorio:] Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas. (Apocalipsis 8:5-6)

Así que estamos absolutamente en lo cierto con el ajuste de los textos en el último ciclo.

¿Podemos también descifrar quién es el ángel poderoso de Apocalipsis 18, que compara el derribamiento de Babilonia con el arrojar de una piedra de molino?

Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada. (Apocalipsis 18:21)

Sólo tenemos que mirar hacia arriba en el momento adecuado y descubrir en el reloj del Padre la correspondiente señal celestial el 2-3 de septiembre de 2020, poco después de la puesta de sol:

Acuario y la piedra de molino

En la profecía, el “mar” no sólo representa a Europa y por lo tanto apunta a Roma, sino que también es la región celestial que está gobernada por la constelación de Acuario. Es el ángel poderoso, es decir, la gran constelación, que se encuentra en medio de las criaturas del mar y lanza la luna llena de esa noche, la “piedra de molino” redonda completamente iluminada, al mar, exactamente en el chorro de agua de su cántaro. En una ironía inconfundible, Dios finalmente utiliza a “Acuario”, a quien los seguidores de LGBT adoran y a quien han hecho su dios desde los años 60, para simbolizar la señal celestial de la destrucción de la Babilonia promiscua. Y en este contexto, la luna llena representa a su diosa lunar Astarté, a la que el catolicismo tomó del paganismo y adora como “María”. Sin embargo, la era de Acuario habrá terminado con esto. ¿Necesito decir más? ¿Sabes que la marca de la bestia no es un chip en la vacuna del coronavirus, sino algo mucho más ofensivo contra el Creador y Sus mandamientos?

Después de esta breve excursión a la doctrina del santuario y del “área del mar”, deberíamos ser capaces de entender aún mejor los textos que faltan de Apocalipsis 11, que tratan de la séptima trompeta. Dado que Apocalipsis 11:19 con la aparición del Arca del Pacto en el cielo ya podía asignarse a la Segunda Venida, y dado que el granizo mencionado en ella puede ser interpretado con la gran destrucción después del arrebatamiento del pueblo de Dios en el punto de Saiph del 5 de octubre de 2020, sólo falta el vínculo de conexión entre la línea del trono derecha e izquierda, y este texto también debe contener la referencia oculta a la séptima trompeta de cierre del ciclo preparatorio de las trompetas.

Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. (Apocalipsis 11:18)

El texto de la séptima plaga hablaba del desmoronamiento del imperio mundial de Satanás, la gran ciudad, en tres partes, y el texto anterior de la séptima trompeta nos da la razón de esto: la guerra. Las naciones se airaron entre sí. Nación se levantará contra nación y esto llevará a una división, que ya es evidente ahora en la crisis del coronavirus por el cierre de las fronteras de las naciones entre sí. El egoísmo de cada nación individual se volverá más brutal cada día hasta que la ira hacia el otro supere a la razón.

La sangrienta estrella roja de la guerra y la división, Betelgeuse, se encuentra en esta mitad superior del reloj de Dios, y no hay duda de que en estos tres segmentos se hará evidente para todos que el tiempo del juicio del milenio y el tiempo de la Segunda Venida de Jesús habrá llegado. Esta certeza y convicción religiosa, que muchos tendrán entonces, apoyará la obra de los 144.000 que tienen estos tres segmentos a su disposición para reunir a los santos y consolar a los últimos mártires. Lo que hemos esperado muchos ciclos en vano hará que los rostros de los 144.000 brillen con el resplandor celestial de alegría y dicha divina que sólo el rostro de Moisés tenía antes cuando descendió del Monte Sinaí con las tablas de la inmutable, eterna y justa Ley de Dios.

¿Testigos? ¿Cuáles testigos?

Todo parece encajar perfectamente y el rompecabezas se ve muy bien. Sin embargo, nunca lo tuvimos tan fácil como tú. Todo lo que tienes que hacer es sentarte y comer la comida espiritual que te presentamos en un plato precalentado y cortado en bocados pequeños. Tuvimos que adquirir este conocimiento, pieza por pieza del rompecabezas durante años y ha sido un camino pedregoso.

Los sueños que recibimos previstos como ayuda de Dios fueron a menudo escritos o presentados en una forma que ninguno de nosotros, excepto el hombre de la tribu de José, fue capaz de reconocer lo que realmente había sido soñado. A menudo nos sentimos llevados al capítulo 2 del libro de Daniel y tuvimos que pedirle a Dios que aclarara durante una noche de oración y reflexión lo que el soñador había visto en su sueño.

A menudo tuvimos que admitir que los sueños nos confundían más que guiarnos. Pero a veces—frecuentemente sólo después de haber dejado de lado un sueño durante mucho tiempo en uno de los muchos cajones del sistema de archivos—el contenido y el significado del sueño se hacía comprensible. En tales ocasiones, pudimos ver que describía los acontecimientos que tenían que ocurrirnos primero, sin entender de antemano a través del propio sueño cómo debíamos proceder en una situación particular. Así que casi nunca recibimos ninguna ventaja de un sueño, pero los sueños normalmente sólo confirmaban más tarde, después de que habíamos tomado una decisión y habíamos elegido cierto camino mucho tiempo antes, que en efecto habíamos tomado el giro correcto y que todavía estábamos pasando por ciertos hitos de la Divina Providencia. Entonces sabíamos que Jesús estaba con nosotros, pero casi nunca recibimos una dirección, instrucción o revelación certera de Dios a través de un sueño. Filadelfia es la iglesia del camino pedregoso que los Bereanos también recorrieron. Cualquiera que haya seguido nuestros escritos a lo largo de los años sabe de qué estoy hablando.

Por eso los sueños nunca han sido testigos para nosotros, sino sólo compañeros que nos demostraron la presencia del Hombre que se reveló tardíamente a los discípulos en el camino a Emaús.

Tuvimos que encontrar otros testigos para la precisión de nuestros estudios y, si fuera posible, encontrarlos en las escrituras de Aquel que es la Verdad misma. Por lo tanto, cuando quisimos probar la exactitud del último ciclo completo, recurrimos a testigos de probada eficacia que a menudo nos habían servido como jurados, ya que con el tiempo habíamos ganado confianza en sus testimonios.

Me refiero a dos testigos en particular. No los dos testigos de Apocalipsis 11, sino las porciones de los sacrificios que fueron descubiertas en los estudios fundamentales en 2010 como los cronómetros de 372 y 1260 días, y las líneas de tiempo en el capítulo 12 del libro de Daniel que indican 1290 y 1335 días.

En nuestra última serie de artículos, en los que ya creíamos haber completado el misterio de Dios, estos testigos habían sido interrogados, y ambos estuvieron de acuerdo de manera veraz y justa en que su observación del curso de los acontecimientos antes del regreso de Jesús no va mucho más allá de la línea del trono derecha, lo que sólo nos permitió concluir que Jesús debía efectivamente regresar en esta línea del trono antes de que el último ciclo terminara completamente.

Las porciones de los sacrificios habrían sido suficientes, con algún racionamiento, hasta el “5 de mayo de 2020”, es decir, hasta la entonces determinada fiesta de bodas con el Novio después del viaje de 7 días, que debía comenzar el 27 de abril de 2020, a este lado del “Jordán”.

Porciones diarias de la iglesia de Filadelfia

La elección de la abominación desoladora, que está causando destrucción en todas partes, sucedió el 13 de marzo de 2013 en el Vaticano, es decir hace un poco más de siete años. Si sumamos los dos períodos de 1290 y 1335 días asociados con esta abominación, obtenemos la suma de 2625 días y—no podría ser más adecuado—después de 2625 días a partir del 13 de marzo de 2013 terminamos exactamente en el punto de Bellatrix del 20 de mayo de 2020. Por los cálculos astronómicos de Stellarium[45] reconocimos este día como el día, después del Milenio según nuestra percibida o experimentada duración del tiempo, ¡en el que Jesús sería coronado y con eso también habría llegado el final de Satanás!

Incluso entonces todo parecía encajar perfectamente. Ahora bien, cuando intentamos interrogar a estos dos testigos de nuevo sobre la base de nuestro nuevo conocimiento de la revolución completa del último ciclo, su respuesta nos sorprendió y nos llevó a un gran dilema. Todavía dicen lo mismo. El testigo de las porciones de los sacrificios negó vehementemente cualquier posible extensión o distribución adicional de sus raciones diarias, mientras que el testigo de la línea de tiempo de Daniel se mostró reacio a permitir que se añadiera incluso un día más a su testimonio.

Lo que se necesitaba ahora era una idea que pudiera arrojar luz sobre los testimonios aparentemente contradictorios. Luchamos una noche con Dios por el conocimiento. Entonces la estrella de la mañana se levantó de nuevo para nosotros, como una vez se levantó para Hiram Edson cuando se le permitió ver el cielo abierto.

Primero escuchemos de nuevo el testimonio del testigo de las porciones. Primero que todo, se trata de 372 raciones diarias, que provienen del estudio de los sacrificios de otoño de los israelitas, que fueron analizadas en el artículo Sombras de los sacrificios–Parte II. En segundo lugar, se trata de las 1260 porciones especificadas en el libro de Ezequiel como ofrendas en el templo ideal, que sería construido según el modelo celestial. Sólo tres años después del cálculo de las 372 raciones de otoño informamos de nuestro descubrimiento de las 1260 porciones del templo de Ezequiel en el artículo Sombra de los sacrificios– Parte III. Estas 1260 raciones resultan de la suma total de los sacrificios prescritos de todo un año; es decir, los sacrificios de primavera y otoño juntos dan suficientes raciones diarias para un cierto período de angustia de 1260 días.

Mientras que el testimonio del testigo de Daniel 12 apunta directamente al punto de Bellatrix del 20 de mayo de 2020, para el cual después del final de los 1335 días sólo se hace la promesa de que un grupo no especificado de creyentes recibirá una bendición que tampoco está especificada, uno tiene que escuchar muy cuidadosamente el testimonio del testigo de las porciones. Con él no nos lo tomaremos tan fácil de simplemente unir sus porciones como lo podemos hacer con los 1290 y 1335 días de los testigos de Daniel 12.

Las 1260 raciones diarias se calculan para ser suficientes sólo para los sacerdotes durante este período. Según las instrucciones de Moisés, había que proveer dos raciones diarias para la gente común y una ración diaria para los sacerdotes. Para atenernos a los 1260 días, habíamos argumentado que estas eran las porciones para los dos testigos de Apocalipsis 11, que tenían que predicar en cilicio a partir de cierto momento y por lo tanto necesitaban un fortalecimiento espiritual muy especial para este tiempo de necesidad. Ellos son comparados con los olivos, lo que corresponde a su unción sacerdotal, por lo que sólo necesitan una porción por día. ¿Sigue correspondiendo a la verdad nuestra argumentación cuando la comparamos con “lo peor que viene después de los truenos”?

¡Absolutamente! Primero predicamos 42 meses (también 1260 días proféticos) + 372 días en el ÚltimoConteo.org, cuando tuvimos que volver a profetizar a partir del 6 de mayo de 2012, porque todavía nos faltaban unas cuantas rondas en el reloj de Orión hasta la comprensión completa del misterio de Dios. Este período de 48 meses, para el cual no se prevé explícitamente ninguna porción especial del Espíritu Santo en Apocalipsis 11,[46] se extiende al sacrificio de Filadelfia y al aplazamiento del regreso de Jesús el 24 de octubre de 2016.

Pero luego se habla de olivos y 1260 días—y el aceite, como sabemos, representa la unción del Espíritu Santo:

Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. (Apocalipsis 11:3-4)

Por consiguiente, los 1260 días deben ser los días en los que los dos testigos tuvieron que pasar por un momento muy difícil y tuvieron que profetizar, aunque ya nadie les creería. Comenzamos el sitio web de la Granja Nube Blanca el 22 de noviembre de 2016, exactamente en el primer día del ciclo de las trompetas sonoras, ya que pudimos descubrir los dos siguientes ciclos, que a partir de ese momento estaban en tiempo hacia atrás, con la ayuda del Gran Dador del aceite, el Espíritu Santo.

Si contamos 1260 días en el futuro a partir del 22 de noviembre de 2016, llegaremos puntualmente a la nebulosa de Orión el “4 de mayo de 2020”, donde un refrigerio del fruto del árbol de la vida del Señor nos llegará justo a tiempo el “4-5 de mayo de 2020”. Ahora sabemos que “lo peor” vendrá para nosotros ya el 27 de abril de 2020, lo que al mismo tiempo significa el juicio final para los pueblos del mundo cuando Jesús diga: “Hecho está” y termine Su ministerio de intercesión en el Lugar Santísimo. ¿Ha testificado con veracidad nuestro testigo de las porciones? Sí; sólo nuestra interpretación de su testimonio ha sido ahora refinada. Sin embargo, esto no cambia las porciones para los dos testigos que, al final de las porciones que les fueron concedidas, habrán terminado su obra y se les permitirá dejar su ropa de cilicio.

Quienes hayan prestado mucha atención habrán notado que no debemos añadir ninguna porción al período de 42 meses más los 372 días en los que también tuvimos algo de Espíritu Santo, porque entre la primavera de 2012 y el otoño de 2016 todavía no había acontecido ningún tiempo real de necesidad. Esto significa que todavía quedan 372 porciones para otro grupo de personas que deben ser diferentes de los dos testigos. ¿Quién se beneficiará de estas 372 porciones? Nos enfrentamos a un nuevo enigma de Dios. ¿¡Tal vez nos ayudaría mirar hacia arriba otra vez!?

El 7 de octubre de 2019, en el ciclo de los truenos, llegamos a la estrella Betelgeuse, que representa al becerro y por lo tanto también el derramamiento de sangre y la persecución. En ese octubre, Betelgeuse se oscureció y escondió su rostro de la maldad de los hombres, porque fue en este segmento que Dios comenzó Su obra de retribución, como veremos en un momento. Justo antes del punto de Rigel, el 3 de marzo de 2020, Betelgeuse comenzó a iluminarse de nuevo. Un sueño nos ayudó a comprender mejor lo que significaba el comportamiento de Betelgeuse; ya sabíamos que el antitípico destello gamma de la señal de Jonás, o el destello gamma de la hipernova de Betelgeuse, no llegaría antes del fin del milenio.

Cuando nuestro sol se pone en el oeste, se vuelve más oscuro y pronto comienza la noche. Cuando reaparece en el este, se vuelve más y más brillante y comienza el día. Ahora podemos entender perfectamente lo que Dios quiso indicar con el oscurecimiento y la iluminación de Betelgeuse, después de estudiar lo “peor”.

Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él. (Juan 11:9-10)

La noche de aquellos en los que no hay luz de Dios comenzó el 7 de octubre de 2019, y el día de aquellos que caminan a la luz de Dios comenzó el 3 de marzo de 2020, día en el que recibimos los primeros rayos de luz de lo que está escrito como testimonio en estos últimos artículos.

Al mismo tiempo, el 7 de octubre de 2019, comenzó el año de la venganza y el “día” profético de la retribución, del que ya se le permitió a Isaías profetizar y cuya duración exacta ya pude calcular en las Sombras de los sacrificios - Parte II en 2011 con una duración de 372 días sobre la base de los sacrificios de otoño. Desde el punto de Betelgeuse del 7 de octubre de 2019 hasta el punto de Saiph del jinete del caballo blanco, ¡hay exactamente 365 días inclusivos!

Porque es día de venganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sion. (Isaías 34:8)

No importa cómo lo ajuste Dios y si la reunión para el arrebatamiento ya ha terminado el 3 de octubre de 2020 o dura unos días y todos los redimidos solo se habrán reunido en la nube blanca hasta el 5 de octubre de 2020, las 372 porciones todavía son suficientes para los santos para el viaje de 7 días a la nebulosa de Orión, donde recibirán sus coronas y se sentarán a la mesa de la fiesta de bodas en la noche de este día. A partir de entonces las porciones serán reemplazadas por la comida del árbol de la vida. Entonces mirarán hacia atrás y sabrán que los pecadores ya habían sido presa de la venganza de Dios mil años antes y que el año de la venganza de Dios había comenzado el 7 de octubre de 2019 y se había hecho visible a toda la humanidad a través de la fase de oscurecimiento de Betelgeuse. Ninguno de los perdidos tendrá excusa alguna por haber ignorado las señales de Dios.

He aquí el día [un año] de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros [Strong’s: Orión] no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor (Isaías 13:9-10)

Pudimos observar cómo el Espíritu Santo comenzó a trabajar en forma especial intensa con ciertas personas en octubre de 2019. Muchos profetas modernos comenzaron a profetizar en forma cada vez más clara acerca del fin que se avecina; y entre ellos estaba, por ejemplo, Rhonda Empson, que se destacó especialmente por su heroica lucha contra los falsos profetas de la doctrina “salvo, siempre salvo”, como Tim Henderson. Personas como ella, que pronto formarán el grupo de los 144.000 que guiarán a muchos a la justicia, ya han recibido una cierta porción del Espíritu Santo; las 372 porciones les son dadas a ellos para que puedan terminar su obra hasta que se complete el último ciclo de Orión.

¿Pero qué hay de la bendición de los 1335 días de Daniel 12:12 que aún les espera en el punto de Bellatrix del 20 de mayo de 2020, cuando la hora de la tentación que vendrá sobre el mundo entero habrá llegado a su fin? Personalmente estoy convencido de que los 144.000 serán especialmente preparados a esta hora para la última fase de su obra. Sueños y visiones indican que recibirán un entrenamiento especial que los fortalecerá para sus tareas. Algunas personas ven un ascensor hacia el restaurante de un hotel y que allí se sirven comidas ricas. La comida en sueños suele representar porciones del Espíritu Santo o enseñanzas.

¿Qué porciones podrían necesitar los 144.000 además de las 372 raciones que ya han recibido? Si nosotros, la iglesia de Filadelfia, poseyéramos el Espíritu de Elías, que fue arrebatado con vida por Dios y llevado al cielo, entonces los 144.000 tendrían que corresponder al tipo de Eliseo que, siguiendo a Elías, tuvo una obra terrible que hacer, en la que muchos apóstatas perecieron en tres oleadas.[47] Sabiendo lo que le esperaba como sucesor de Elías, Eliseo había pedido un don especial a Elías antes de su ascensión:

Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no. (2 Reyes 2:9-10)

Habían cruzado el Jordán juntos y para nosotros la línea del trono derecha representa este río como la frontera entre la tierra y el cielo, de este lado y del otro. El hecho de que hayan cruzado el Jordán juntos puede significar que los 144.000 también hacen una corta visita a la nebulosa de Orión y son enseñados allí por la iglesia de Filadelfia. Pero entonces tendrían que regresar en el punto de Bellatrix el 20 de mayo de 2020, para compartir su gran bendición con otros que aún tienen que completar el número de mártires.[48]

Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días. [el 20 de mayo de 2020] (Daniel 12:12)

En Apocalipsis 6:11, a las almas bajo el altar se les ordenó esperar hasta que la venganza se llevara a cabo, por lo que Daniel 12:12 también aconseja a esperar hasta que los 1335 días hayan pasado, o los 2625 días desde que Satanás fue elegido papa. Pero si la bendición es prometida sólo para el final de los 1335 días, y los 144.000 ya han recibido su doble porción del Espíritu Santo de antemano en el segmento de la línea del trono derecha hasta Bellatrix, ¿cuál es la bendición en el punto de Bellatrix para aquellos que esperen? No es ciertamente una bendición que muchos más mártires tengan que dar sus vidas desde entonces hasta que se llegue a la línea del trono izquierda.

Una vez se nos aconsejó estudiar el libro de Daniel y Apocalipsis juntos.[49] Por lo tanto, la bendición no especificada dada en Daniel 12 a un grupo no especificado de personas que esperarían hasta el final de los 1335 días también debe ser encontrada en el libro de Apocalipsis.

Una búsqueda de texto muestra siete (¿cómo podría ser de otra manera?) bendiciones del Señor, de las cuales sólo una puede ser considerada la solución al acertijo para este período a partir del 20 de mayo de 2020:

Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. (Apocalipsis 19:9)

Ya en los versículos anteriores la esposa de Jesús estaba vestida de lino fino, lo que podría corresponder al cierre de la puerta de la gracia en la línea del trono derecha cuando Jesús proclame que los santos seguirán santificándose.

Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. (Apocalipsis 19:6-8)

¿Has visto cómo la gran multitud proclama que Dios Todopoderoso ha asumido Su reinado? ¿Te recuerda esto al toque de la séptima trompeta, donde la misma proclamación es acompañada por el carrillón del reloj del Padre? Con el fin de los 1335 días y la bendición prometida para ese tiempo para aquellos que esperan pacientemente ser invitados de verdad a la fiesta de bodas, ¿estamos en el segmento correcto del último ciclo del reloj de Orión?

La séptima trompeta

¡Claro! Pero ¿no es una contradicción que justo cuando la última gran reunión en la tierra para la fiesta de bodas se lleva a cabo, la puerta de la gracia ya está cerrada?

Como expliqué en el capítulo anterior, hay dos fases al final del ministerio del sumo sacerdote en el santuario el Día de la Expiación. Al final del día, el sumo sacerdote deja el Lugar Santísimo y luego todavía tiene que tomar carbones del altar del holocausto en el atrio y ponerlos el incensario y volver al Lugar Santísimo al altar del incienso. Sólo entonces puede tener lugar la escena de Apocalipsis 8 con el arrojamiento del incensario. Ya sabemos que esto ocurrirá en la línea del trono izquierda.

En consecuencia, todavía quedan unas pocas gotas de gracia hasta que Jesús complete Su ministerio expiatorio el 3 de septiembre de 2020. Pero se predice que durante este período entre las dos líneas del trono ya nadie cambiará de bando. La fe debe probarse a sí misma en este momento de gran prueba. Nosotros, que ahora estamos encerrados en nuestras propias casas y apartamentos en la crisis del coronavirus, todavía no tenemos idea de lo que está por venir para la gente de este tiempo; sólo sabemos ahora que todo puede cambiar muy rápidamente y de manera sorprendente.

Las agencias del mal se coligan y acrecen sus fuerzas para la gran crisis final. Grandes cambios están a punto de producirse en el mundo, y los movimientos finales serán rápidos. — {3JT 280.0}

La fase de oscurecimiento de Orión, que comenzó en octubre de 2019, indicó el comienzo del fin y los pecadores y burladores no saben hasta el día de hoy que la estrella matutina ya se levantó el 3 de marzo de 2020 y la cuarta vigilia nocturna,[50] que dura incluso hasta la mañana, ha comenzado hace mucho tiempo. El Señor de los Ejércitos afirma:

Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana. (Apocalipsis 22:16)

La testigo antigua

Ya en el antiguo testamento se nos aconseja:

No se tomará en cuenta a un solo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación. (Deuteronomio 19:15)

Hasta ahora hemos vuelto a interrogar los testimonios de dos testigos, que en un principio parecían confirmar la Segunda Venida de Jesús en la línea del trono derecha, y descubrimos que habíamos pasado por alto algunos detalles cuando revisamos por primera vez sus declaraciones, que ahora confirman claramente que el reloj de Jesús en Orión debe completar su última vuelta hasta el jinete del caballo blanco en el punto de Saiph, hasta que se cumpla nuestra bendita esperanza.[51]

Hay un tercer testigo, o más bien una testigo que hemos dejado de lado desde su primer interrogatorio. Ella también parecía haber señalado la primavera de 2020 cuando revisamos su testimonio. El nombre de esta testigo es la “Lista de Grandes Sábados” o LGS para abreviar.

La lista de Grandes Sábados

Este extraño reloj de Dios, que era tan diferente de los otros relojes redondos del Creador, se había unido a nosotros en el Buque del Tiempo y en la serie La nueva luz se presentó como el gen de la vida a los Adventistas del Gran Sábado, quienes estaban tan entusiasmados con ella, que escogieron su nombre en honor a ella.

Ella tenía mucha experiencia, pues acompañó a Guillermo Miller y a Samuel Snow durante los años importantes de 1841 a 1843, un poco antes de los más de 170 años que iba a pasar con los Adventistas del Séptimo Día. Ella había experimentado los días del mensaje Pro-salud que Dios había enviado a Su pueblo del juicio en sus años de fundación, así como los años con la mensajera de Dios, algunos de los cuales los pasó en un exilio más o menos autoimpuesto por la pena ante el rechazo de la luz del cuarto ángel en 1888.

En su testimonio, nuestra testigo señaló en sus notas los tres años posteriores a la muerte de esta mensajera única de Dios tan concienzudamente como la lucha de Milian Lauritz Andreasen contra la infiltración de la iglesia de Dios que guardaba el sábado por parte de los jesuitas, así como sus heroicos intentos pero infructuosos para evitar que la última generación aceptara las falsas enseñanzas que desfiguraron tanto la naturaleza de Jesús que la doctrina de “salvo, siempre salvo” también encontró su camino en esta iglesia que una vez fue pura. Esta testigo fiel señaló en anuarios especiales los cambios de dirección más importantes del Buque del Tiempo, que se producían aproximadamente cada 24 años, y que se resumían en volúmenes de tres años cada uno y se proporcionaban con números de archivo especiales para que se pudieran encontrar fácilmente.

Estos códigos abreviados para cada año de los registros de su largo recorrido con la iglesia del juicio fueron tomados de las fiestas del Señor al observar cuando aparecía un Gran Sábado, o cuando un sábado caía en un día ceremonial de descanso. Ella tenía un gran conocimiento de los avistamientos de la luna en Jerusalén y de las instrucciones de las fiestas del Antiguo Testamento, lo que la hacía especialmente cualificada para su cargo de Depositaria de Registros de los anuarios del juicio final.

Se sorprendió cuando, durante el triplete de los años 1986-1988, tuvo que ser testigo de un terrible cambio de rumbo del Buque del Tiempo al supuesto refugio seguro del ecumenismo. Pero luego volvió a dar un suspiro de alivio cuando vio a un hombre que obraba en los años 2010-2012 y que, dotado del espíritu de Elías, quiso volver los corazones de los hijos a los corazones de los padres y comenzó a barrer con su escobilla las falsas enseñanzas.

Ella creía que podría terminar sus registros después de un último triplete de 2013-2015, ya que había reconocido que el número de registro de 1888-1890 se repetiría, lo que significaría que Jesús habría terminado el largo viaje del buque con Su llegada a más tardar el año siguiente, 2016. Ella estaba bastante segura de que el error que ya había llevado a que el cuarto ángel no pudiera dar su luz en el triplete de los años de 1888-1890 no se repetiría y observó un codón de doble terminación de seis años en los años 2010-2015; así indicaba el final absoluto de sus registros, que ahora se asemejaban al ADN humano de una manera sorprendente. Consideró que la obra de su vida estaba terminada y se retiró.

Nosotros también estábamos convencidos de que un codón de doble terminación al final de este código genético de tiempo sólo podía significar que el final de nuestra obra había llegado. Pero entonces tuvimos que darnos cuenta de que Jesús no volvería por este buque, ahora muy dañado, con una tripulación completamente destartalada, a menos que lo hundiera con todos a bordo.

Por lo tanto, en octubre de 2016, decidimos pedirle al Señor de los cuatro vientos, que habría arrojado el buque a un arrecife, que los retuviera y esperara un poco más antes de que estallara la tormenta. El Señor calmó las aguas y los vientos soplaron en una dirección diferente a partir de entonces, causando que el buque se desviara hacia el mar abierto y seguro. Se le había dado una segunda oportunidad.

Este cambio de dirección del viento también fue acompañado de un cambio de dirección del tiempo e inició una corta fase “comprimida” de replicación genética, de la que ambos grupos de creyentes deberían beneficiarse por igual. En una réplica del material genético, que sirve para la multiplicación celular, el código genético se lee al revés. Tal replicación o reproducción del ADN está precedida por una importante fase de compresión en la que el material se empaqueta en el espacio más pequeño posible.

Nos preguntamos cómo debería llevarse a cabo la “multiplicación celular” de la iglesia de Filadelfia, que hasta hoy tiene sólo unos pocos miembros, de tal manera que se crearan 144.000 células en un tiempo comprimido, es decir, lo más corto posible. Pronto nos dimos cuenta de que a partir del patrón genético que la antigua testigo retirada había registrado, sólo necesitábamos los tripletes anuales más importantes y decisivos con los números de archivo especiales para poder representar plenamente el carácter de una iglesia. Lo que había sucedido en el promedio de los 24 años intermedios fue insignificante; fueron los grandes cambios de dirección y las decisiones que un miembro de la iglesia tomó en esos tripletes anuales los que finalmente formaron su carácter o ADN.

A medida que estudiamos los siete años de escasez, pronto se hizo evidente de que había que eliminar más que los espacios de 24 años para asegurar el éxito de la rápida división celular. No, también tuvimos que comprimir los tripletes de años, porque de lo contrario hubiéramos tenido que recorrer al menos otros 21 años sobre tripletes de siete años en tiempo hacia atrás hasta que Jesús hubiera podido encontrar una iglesia purificada.

Al realizar esta tarea, una pregunta surgió: ¿Qué período de tiempo se produciría con una compresión de tripletes de años? Los años se dividieron en semestres, que a su vez fueron determinados por las fiestas de primavera y otoño del Señor. Así que, en el año 2016, cuando las trompetas ya habían empezado a sonar con fuerza, nos enfrentamos a un problema con la antigua testigo y sus registros.

Con el fin de averiguar qué algoritmo de compresión fue propuesto por Dios mismo, quien es (entre otras cosas) el Tiempo, comparamos con todo detalle los testimonios de los que disponíamos en ese momento. Había algunos marcadores que indicaban que estábamos a punto de viajar de vuelta al triplete de los años 1888-1890 y pudimos encontrar ciertas similitudes en los otros testimonios. Esto nos permitió descifrar que era el consejo de Dios que debíamos estimar medio año en compresión para cada uno de los tripletes de tres años. Sólo entonces pudimos volver a armonizar los testimonios, aunque todavía no lo habíamos logrado del todo en nuestro primer informe de investigación en 2016.

En este año inicial no había quedado completamente claro cómo se debía comprimir el codón de doble terminación de los años 2010-2015, que tenía que llegar primero al leer el ADN en la dirección opuesta. ¿Deberíamos calcular directamente la doble secuencia consecutiva como medio año o un año entero?

Los otros testigos parecían apuntar a la primavera de 2019 como el tiempo en que la iglesia se replicaría tan perfectamente y en número tan suficiente que el Señor podría estar satisfecho con el resultado. Así que pusimos el ADN del Buque del tiempo de acuerdo con los otros testigos sin aun haber dominado perfectamente la muy difícil lectura de la huella genética del gen de la vida.

Más tarde nos dimos cuenta de que los otros testigos—como se muestra en nuestra serie sobre el misterio consumado y también en este artículo—no apuntaban a la primavera de 2019, sino a la línea del trono de la primavera de 2020. Aunque antes había sido bastante complicado hacer coincidir el testimonio de la testigo antigua con el de los otros testigos, no tuvimos más problemas con la primavera de 2020.

Como he explicado en muchos artículos, sabíamos que teníamos que replicar de vuelta al triplete de años del mensaje del cuarto ángel de 1888-1890, que claramente—a partir del año 2016—correspondía a un período de siete tripletes de años, que a su vez tenían que ser comprimidos en semestres. Siete medios años son “tres años y medio” bíblicos, y de repente todo volvió a su lugar.

Desde nuestro sacrificio en el otoño de 2016, que reflejaba el carácter de Filadelfia, hasta alcanzar el número de réplica perfecto para la iglesia de 144.000 miembros, necesitaríamos tres años y medio hasta la primavera de 2020. Entonces Jesús podría liberar los cuatro vientos y salvar el buque del tiempo hasta el puerto. Los tres testigos parecían estar completamente de acuerdo. ¡Hurra!

Pero ahora, desafortunadamente, hemos aprendido en el capítulo anterior que en la primavera de 2020 todavía estaremos completamente solos en la línea del trono derecha. Sólo cuando pongamos también nuestra vida física en el altar, y esto vaya acompañado de grandes colisiones, terremotos y los aullidos del fin del mundo, los 144.000 despertarán de su sueño de Bella Durmiente y harán lo que nosotros nunca pudimos lograr debido a nuestra pequeña tasa de replicación.

Así que tuvimos que reexaminar el final del proceso de replicación y también recobrar los registros de la testigo antigua del archivo de nuevo.

Una vez que limpiamos sus archivos polvorientos, la siguiente consideración guio nuestra atención: Si el regreso de Jesús se retrasara medio año, es decir, desde la primavera de 2020 hasta el otoño de 2020, entonces tendría que haber tal medio año en algún lugar de la LGS, o la testigo testificaría contradictoriamente, lo cual es imposible con los testigos de tiempo de Dios, ya que Dios—a diferencia de nosotros—es infalible.

Cuando tuve cierta idea de lo que se nos podría haber escapado, pregunté a la “Comisión de Investigación de la LGS”, que habíamos formado espontáneamente en la mesa de almuerzo de la granja el 21 de marzo de 2020, si alguien tenía una idea similar. La respuesta del hermano Robert vino como una bala: “¡Esta vez no tenemos un codón de doble terminación!”

Sí, ya había notado esto la noche anterior, cuando miré de nuevo las dos grandes impresiones del reloj de Orión y la LGS, que han estado colgadas una al lado de la otra durante años en las dos puertas que conducen de mi sala al cuarto de almacenaje y a la cocina. Cada secuencia de ADN debe tener un codón de doble terminación que consiste en dos tripletes para que la replicación tenga éxito. Habíamos ignorado por completo este hecho durante nuestro viaje de vuelta en el tiempo hasta 1888-1890 en relación con la LGS.

La siguiente pregunta a la “Comisión de Investigación de la LGS” fue, por supuesto, de dónde deberíamos obtener este codón de terminación que falta. Esta pregunta también podría ser respondida rápidamente, ya que todos sabíamos que las áreas blancas entre los tripletes hace tiempo que fueron comprimidas. Por consiguiente, el triplete de 1861-1863 era el único candidato para el segundo codón de terminación. ¿Pero qué historia cuentan estos dos codones de terminación?

Habíamos reconocido desde el principio que se trataba del carácter de dos grupos de creyentes de los últimos tiempos, uno de los cuales tendría una mayor riqueza de conocimientos bíblicos que el otro. Como en aquel momento todavía nos considerábamos los primeros miembros de los 144.000, y no entendíamos que la iglesia de Filadelfia y los 144.000 representaban dos grupos de cristianos completamente diferentes, creíamos que estos dos grupos debían corresponder a los 144.000 y a los mártires, el último de los cuales todavía sería conducido a la justicia por los 144.000.[52]

Dado que los tripletes de años contienen ciertas doctrinas, pudimos diferenciar rápidamente qué conocimiento estaría disponible para cada grupo si la encrucijada decisiva se encontrara en los tripletes de 1888-1890. Esto fue apropiado porque fue allí donde comenzó el mensaje del cuarto ángel de Apocalipsis 18, pero había sido rechazado por la Conferencia General de los ASD en 1888, como enseña la historia de la iglesia. Todo lo que está en la secuencia en orden ascendente es el conocimiento especial que sólo tiene la única iglesia especial que no rechaza la luz de este ángel. Todos los demás fracasaron por las falsas enseñanzas que entraron a la iglesia, de las que los tripletes posteriores habían advertido.

Por lo tanto, el grupo del que menos se exigió debe ser el que incluye sólo los dos tripletes iniciales, a saber, los de 1841-1843 y los de 1861-1863, que veremos en un momento. Por consiguiente, el grupo que tiene la mayor riqueza de conocimientos y el carácter cristiano más desarrollado es el que, además de estas enseñanzas básicas, tiene la secuencia de genes de 1888-2016.

Siguiendo la secuencia, sólo un grupo de cristianos llegó al año 2016 y ofreció su sacrificio en el Monte Quiasmo. Entre ellos no estaban ni los 144.000 que hasta hoy no quieren oír nada del sacrificio en su favor, ni los mártires que sólo podrán aparecer cuando realmente haya comenzado la última gran persecución de los cristianos de los últimos días (que ahora empieza a surgir en la crisis del coronavirus).

Por lo tanto, nuestra consideración inicial de que los dos grupos podían ser los 144.000 y los mártires no podía ser correcta; más bien, el grupo con el menor cuerpo de conocimiento tenía que ser los 144.000 y el grupo con el cuerpo completo de conocimiento tenía que ser la iglesia de Filadelfia.

A lo largo de los años hemos reunido en miles de páginas lo que distingue a la iglesia de Filadelfia de los 144.000 que todavía tienen una última obra que hacer: son estas miles de páginas de conocimiento—y la voluntad de sacrificar incluso la propia vida eterna en el altar del sacrificio de Dios para la salvación de los demás. Cuando oímos a los cristianos comunes y corrientes hablar hoy en día, se trata principalmente de “mi salvación”, “mi vida eterna”, etc. No vemos la vida eterna como cosa a que aferrarnos, como no lo hicieron ni Moisés ni Pablo. Aquí están las diferencias fundamentales.

Los 144.000 difieren del grupo de personas a las que todavía tienen que llevar a la justicia, para que su martirio no sea en vano. Y para ello deben tener dos tesoros básicos de conocimiento: el mensaje del primero, segundo y tercer ángel de los años 1841-1843, que preceden a los textos de la cosecha de Apocalipsis 14, y un mensaje muy especial que se resume en el segundo codón de terminación de 1861-1863, que no fue descubierto por mucho tiempo.

Fue durante estos años que la Iglesia Adventista del Séptimo Día fue fundada oficialmente, y de esa manera el nombre definitivo de la iglesia fue escogido. ¿Por qué esta iglesia eligió este nombre? Querían expresar su creencia de que todo el decálogo de los diez mandamientos, incluyendo el mandamiento del sábado, sigue siendo válido. Dado que compartimos los fundamentos de esta fe, pero tenemos un conocimiento aún más profundo del sábado según Juan 19:31 en relación con la profecía del tiempo, nos llamamos a nosotros mismos Adventistas del Gran Sábado, a pesar de que ninguno de nosotros es miembro de la iglesia ASD. El nombre de una iglesia a menudo refleja su fe. Este es el caso de muchas iglesias, por ejemplo, también con los bautistas o luteranos. ¡Pero la pista que obtenemos de este segundo codón de terminación no puede significar que los 144.000 deberían todos convertirse en miembros de la iglesia de los Adventistas del Séptimo Día! Debe significar algo más. Debe tratarse de las enseñanzas y los cambios de dirección indicados por estos codones.

¿Cuál de los cristianos de hoy en día tendría problemas para predicar el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6-11 si al menos supiera cuál es la marca de la bestia que no debería aceptar? Casi nadie. Si tal cristiano entiende y acepta nuestro mensaje del tiempo, podría incluso predicar a un mártir que estará en la tumba por un tiempo muy corto antes de que Jesús regrese y pronto será parte de la primera resurrección el 3 de octubre de 2020. Esto sería ciertamente de gran consuelo para estas personas, y la enseñanza que hay detrás puede ser rápidamente comprendida.

Pero, como repito a menudo, los 144.000 todavía tienen que conducir a muchos a la justicia si Daniel 12:3 se cumple. El sacrificio de un mártir sería inmundo si no acepta los mandamientos de Dios o incluso considera que uno de ellos no es importante y lo transgrede, tal no es un sacrificio agradable a Dios y daría su vida por nada, ya que moriría como un pecador sin perdón. Cualquiera que esté convencido de que puede guardar cualquier día, o que no es de importancia para Dios, o que abre la puerta para violar al gemelo del sábado, el matrimonio, al alentar, apoyar o entrar activamente en un matrimonio homosexual, y/o la aceptación general de la homosexualidad en las iglesias, está quebrantando al menos uno de los mandamientos de Dios y no puede conducir a nadie la justicia que es válida ante Dios. Esto seguramente debe entrar en la mente de aquellos que hablan en voz alta sobre el hecho de que “salvo, siempre salvo” es una mentira demoníaca.

Rhonda Empson, estás tan cerca de entender que nadie que desobedece a Dios puede complacerlo, y que ¡todos debemos caminar por el camino de la santificación si queremos ser salvados, o si queremos predicar la salvación a otros! Entonces, ¿por qué sigues guardando el domingo en lugar de tomar a Dios literalmente—como lo haces normalmente—y simplemente honras el sábado que Él santificó?

Y esa es la “enseñanza” simple de los 144.000, que es fácil de aprender en poco tiempo, y así es cómo pueden advertir a alguien sobre las plagas de Babilonia, que amenazan a cualquiera que acepte la espantosa marca de la bestia. Ellos así podrían al mismo tiempo hacer que muchos guarden los diez mandamientos, si simplemente se dieran cuenta de que el sábado es también uno de los diez mandamientos y no es un invento judío. Esta es la “complicada” secuencia de los dos primeros tripletes de la LGS; ¡es todo lo que Dios te pide!

Es interesante observar que estos años de la denominación de los Adventistas del Séptimo Día en el reloj de Orión están muy cerca de la línea del trono izquierda que indica la transmisión del mensaje pro-salud a esta iglesia en los años 1865-1867. Este mensaje fue dado como una ayuda de Dios porque una dieta vegetariana permite controlar la “carnalidad” y libera la mente para las cosas espirituales. En tiempos del coronavirus es una ventaja tener un sistema inmunológico particularmente fortalecido, que las personas que comen comida vegetariana reciben como un bono.

Se profetizó hace muchos años que la obra final de los 144.000 sería especialmente apoyada por este mensaje pro-salud. Hoy podemos entender perfectamente por qué este mensaje podría ser un gran abridor de puertas en tiempos de crisis de una pandemia mundial.

Deseo deciros que pronto no habrá obra en la línea ministerial sino obra médico-misionera. {EUD 71.3}

Ahora vengo del aspecto práctico de vuelta a los milagros del tiempo en la secuencia de genes de la LGS, los registros de la antigua testigo que ya se creía retirada. Entiendes ahora, ¿por qué la “Piedra de Rosetta” de la LGS apunta exactamente a la línea del trono derecha? y ¿por qué pudimos organizar los siete tripletes, comprimidos en semestres perfectamente de tal manera que la primavera de 2020 es el resultado? El triplete al que se suponía que nosotros, como iglesia de Filadelfia, debíamos viajar desde el descubrimiento del retroceso del tiempo siempre había sido el triplete de 1888-1890, y de hecho no viajaremos más atrás. Para nosotros, como la iglesia de Filadelfia, el viaje termina en la línea del trono derecha, como has podido comprobar varias veces en este artículo. Esta pequeña iglesia ya no estará en la tierra cuando los 144.000 la hayan sucedido. Así que para nosotros la historia termina en este punto.

Pero, así como hay dos fases de cierre de la puerta de la gracia en las líneas del trono izquierda y derecha del reloj de Orión, también hay dos fases del final de la Lista de los Grandes Sábados, ya que debe seguir un segundo codón de terminación, que indica el final de la obra de aquellos que al menos predican la verdad sobre el sábado y la verdadera marca de la bestia. Y entonces, cuando hayan llevado este mensaje a todo el mundo, toda la gracia también habrá terminado. Entonces Jesús arrojará el incensario sobre la tierra, y ya nadie que no haya salido de Babilonia a tiempo y todavía tenga el domingo y/o el matrimonio homosexual escrito en su frente o en su mano, podrá escapar de las plagas.

Sólo para evitar malentendidos: Entre los que componen los 144.000, habrá muy pocos Adventistas del Séptimo Día, ya que la mayoría de ellos observan el sábado más o menos estrictamente, pero practican una gran tolerancia cuando se trata de pecados sexuales.

Al final de este capítulo me gustaría señalar un último milagro asombroso del tiempo de la testigo antigua, que incluso me causó escalofríos.

Cuando empecé a descifrar la LGS hace unos 10 años, me di cuenta de los tripletes de años por la similitud de su secuencia de códigos. Luego encontré la “Piedra de Rosetta” del triplete de 1888-1890. Esta secuencia contiene el año que sabemos que Jesús pudo haber regresado una vez antes—el año 1890. Comparé esta secuencia de código de tres años con todos los demás años y encontré sólo una coincidencia perfecta, lo que me llevó a sospechar el regreso de Jesús en estos años:

La piedra de Rosetta en la LGS

También había otras secuencias de tripletes similares, pero siempre se desviaban un poco de la “Piedra de Rosetta”. Los entendí como tripletes de secuencia normal, que indicaban los mencionados cambios de dirección de la iglesia—para bien o para mal.

Lo que noté bastante tarde fue que había otros dos pares de tripletes que coincidían perfectamente en su código. Están codificados por colores en el diagrama inferior.

Los pares de codones de la LGS

Habíamos encontrado interpretaciones bastante plausibles de estos pares recién descubiertos en la serie sobre el gen de la vida, pero es sólo ahora, mientras escribo estas líneas, que me doy cuenta en un nuevo contexto de la coincidencia de color del 1861-1863 con el triplete amarillo de 2010-2012.

El codón de doble terminación de 2010-2015 fue nombrado por mí de esa manera porque los dos tripletes son los únicos que se suceden directamente. No hay ningún espacio entre el triplete amarillo de 2010-2012 y el triplete de Piedra Rosetta de 2013-2015. Así que hay una doble secuencia en la que ambos tripletes tienen sólo muy ligeras diferencias, y tales secuencias se dan en realidad en la genética de forma similar—todas ellas indican el final de una secuencia. Y si se trata de la genética del tiempo, entonces debemos estar hablando del fin del tiempo.

Ahora piensa en el espacio blanco entre el triplete de 1861-1863 marcado en amarillo y el triplete de Piedra Rosetta de 1888-1890, porque en realidad ya no está presente en el ADN comprimido del tiempo hacia atrás. Entonces, ¿qué es lo que obtienes?

¡No lo habíamos visto en años! ¡De repente aparece el mismo –absolutamente idéntico—codón de doble terminación como en los seis años anteriores a 2016! ¡Aquí encontramos la misma, “secuencia que indica que este es el fin” que ya conocemos! El triplete marcado en amarillo de 1861-1863 es una parte integral de la secuencia de doble terminación y se refiere en la LGS comprimida al otoño de 2020, cuando en realidad esperamos que Jesús regrese.

La completa replicación de la LGS

La secuencia siempre ha estado ahí; solo que estaba bien escondida de nuestra vista humana, a menudo de mente simple. Estos son los caminos de nuestro Dios y Creador, que quiere dar el gen de la vida con alegría a todos aquellos que quieran beber del agua de vida que brota del pozo de este maravilloso entendimiento.

El fin del reloj de Orión

Comencé este artículo con una referencia a mi serie de artículos La historia se repite de 2010; también quiero terminarlo con una mirada a esta serie básica que debería abrir los ojos del último escéptico.

En ese tiempo había logrado establecer una conexión entre la conquista de Jericó—como el primer acto de los israelitas después del largo vagar por el desierto de 40 años cuando entraron en la “tierra prometida”—y el tiempo de juicio con el reloj de Orión con sus siete indicaciones de tiempo.

Nuestra “Jericó” en este sentido es, por supuesto, la gran ciudad de Babilonia, que ahora está en el proceso de encerrar a los santos del Señor junto con los impenitentes en cuarentena. No me corresponde buscar razones o antecedentes, la altura o la bajeza de los motivos de los gobernantes de este mundo; me satisface saber que nuestro Señor ha indicado períodos de tiempo que predicen que Su pueblo tendrá que sufrir persecución. Todas nuestras vidas han cambiado abruptamente desde el 20 de enero de 2020. ¡Sólo ten cuidado de que tu amor no se enfríe! Las naciones están sobrecargadas y muchas medidas severas sólo podrían empeorar la situación en lugar de mejorarla. Para proteger mejor a las personas mayores y débiles, ya no se les permite tener contacto con sus familiares. Los dentistas sólo atienden cuando hay una emergencia, los estantes del supermercado están vacíos. A menudo los estados parecen excederse y uno se pregunta qué espíritu hay detrás de algunas órdenes. Una vez más me niego a tomar una posición, porque Dios no responde a estas preguntas detalladas en Su Palabra. La batalla le pertenece a Él y debemos permanecer en nuestros aposentos y hacer lo que las autoridades ordenan si queremos comportarnos de manera cristiana y no provocar una persecución prematura por necedad. Pero una pregunta tiene una respuesta clara: ¿a quién no le gustaría escuchar el grito de Josué y sus hombres, y ver caer los muros de las cárceles de las ciudades y pueblos del planeta, que están en proceso de ser convertidos en campos de “cuarentena”?

El plan de batalla de Dios para la captura de Jericó había sido comunicado a Josué por el ángel del Señor con toda Su armadura de guerra, es decir, por Jesús mismo como el Capitán de las huestes del ejército celestial. En esa ocasión, el lugar en el que ambos se encontraban había sido declarado “santo” y ahora estamos también en el mismo lugar en la conclusión de mi obra de escritura.

Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo. (Josué 5:15)

El plan en sí mismo sonaba increíblemente simple y revelaba que Dios mismo lucharía con Su ejército por Israel.

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán las bocinas. Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante. (Josué 6:3-5)

Desde el comienzo, me había quedado claro que los seis primeros días de este tipo tan importante simbolizaban la era cristiana desde el año 100 d.C. hasta el comienzo del juicio en el cielo en el año 1844, lo que—como ya se ha mencionado—corresponde también a los seis sellos abiertamente visibles del rollo sin abrir con los siete sellos, que en realidad no debían abrirse hasta el tiempo del juicio.

Yo interpreté las últimas siete marchas alrededor de Jericó, que habían tenido lugar el séptimo día, con el primer ciclo de Orión que conocía, y esto no fue difícil para mí, ya que, como es bien sabido, cada ciclo de Orión indica siete puntos en el tiempo, que eran años en el ciclo del juicio de Orión que van desde 1846 hasta 2014. Por consiguiente, asumí que cada año marcado indicaba una de las siete últimas marchas alrededor de nuestra “Jericó” y por lo tanto Babilonia tendría que caer en 2014 o 2015 a más tardar.

Sí, Babilonia cayó en otra ocasión en 2015, pero sólo moralmente, porque la marca de la bestia había sido incorporada en la legislación nacional de los Estados Unidos. Pero el muro de Babilonia sigue en pie y se ha extendido como una cortina de hierro alrededor de las ciudades del mundo.

Por supuesto, me pareció en ese tiempo que estaba completamente fuera de la cuestión que más ciclos de Orión podrían seguir antes de que nuestra “Jericó” fuera destruida por Dios y Sus ángeles, lo que despejaría nuestro camino a la Canaán celestial.

En el capítulo titulado ¿A dónde van los truenos?, ¿Quién contó cuántos ciclos de Orión conocemos ahora, todos ellos pertenecientes al tiempo del juicio, desde 1844?

De hecho, ¡exactamente siete ciclos! Tenemos el ciclo del juicio mismo, el ciclo preparatorio de las trompetas, el ciclo preparatorio de las plagas, el concierto de las trompetas, el ciclo de las plagas con su primera pasada, el ciclo de los truenos y ahora—entendido de una nueva manera—el ciclo final de todas las previas seis series de siete abiertas, o la segunda pasada del ciclo de las plagas, para derramar a Babilonia dos veces la copa de la ira de Dios.

¿No había dicho que Dios ama las cosas circulares? Siete ciclos de Orión son siete rondas alrededor de la Ciudad Santa en el centro del reloj de Orión. Como una vez el ejército de Josué, el pueblo de Dios luchó alrededor de las estrellas del cinturón. Las siete marchas del séptimo día comenzaron en 1846 con la verdad del sábado de los Adventistas del Séptimo Día y después de 174 largos años, Dios finalmente se habría convencido y se dispondría a defender a Su pueblo y dar el golpe decisivo a Babilonia. Y los sacerdotes tocaron las trompetas como advertencia a los habitantes de “Jericó”, para que algunos más abandonaran la ciudad y se salvaran.[53]

Después de que la primera marcha larga estaba casi terminada, a partir del año 2010 y con el mensaje de Orión en adelante sufrimos la tribulación de “diez días” profetizada para la iglesia de Esmirna,[54] al comenzar a correr las rondas siempre aceleradas, ya que la duración del ciclo disminuía constantemente.

¿En serio? Por supuesto, esta declaración sólo se aplica a las cuatro primeras rondas de los ciclos del juicio, pero las tres últimas rondas son todas de 259 días de duración. Cuando recibí la inspiración resumida en el artículo sobre los siete años de escasez, me sorprendió la extraña duración del supuestamente último ciclo de las plagas, que sólo duró 260 días. Pero ya que—como se ha explicado ahora—un nuevo ciclo comienza de nuevo al completarse una ronda, se nos da sólo 259 días como la duración de cada uno de los últimos ciclos. ¡Ahora calcula cuántos días duran juntos los tres últimos ciclos decisivos de Orión!

3 × 259 días = ¡777 días!

Cada persona del concilio divino, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, testifica que este es el fin. Y así también es el final del reloj de Orión del juicio y las últimas siete marchas alrededor de nuestra “Jericó” en el séptimo día del juicio investigador, que comenzó en el cielo en el año 1844 y termina allí el 3 de septiembre de 2020.

El ciclo de las plagas comenzó el 20 de agosto de 2018 y cada calculadora de fechas habría revelado que 777 días después llegará al 5 de octubre de 2020—y con eso los que queden atrás experimentarán el final del reloj de juicio de Orión con un granizo de fuegos artificiales.

Espera un minuto, ¿es ese realmente el final de todo el reloj de Orión? No, porque ya hemos calculado varias veces cómo continuará después del milenio. El misterio de la Ciudad Santa nos habla de ello y hay datos importantes como el sello de la iglesia de Filadelfia escondido allí. Uno de los misterios resueltos de Dios es el hecho de que, si los redimidos viajan a la nebulosa de Orión durante siete días después de la gran primera resurrección y son invitados a la fiesta de bodas en la noche del día de su llegada, habrán pasado mil años según el calendario en la tierra.

Después de eso, Satanás será liberado por “una hora” con las naciones, como se describe en Apocalipsis 17. Esta hora corresponde a una hora profética de 15 días, y entonces Jesús será coronado después de haber frustrado el ataque a la Ciudad Santa por todos los resucitados de la segunda resurrección. Betelgeuse, la estrella o criatura viviente que ya tuvo el honor de distribuir las siete plagas en Apocalipsis 15, explotará entonces en una hipernova que emitirá un rayo gamma tan terrible que acabará con todos aquellos que no estén dentro de los muros protectores de la Ciudad Santa. Este es el lago de fuego en el que incluso Satanás mismo se quemará.[55] Pero al mismo tiempo, la hipernova de Betelgeuse es también la iluminación festiva en honor del gran día de la coronación de Jesús y el nuevo comienzo de la creación, con todos los elementos pesados fundidos que se crean en tal explosión.

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. (Apocalipsis 21:4-5)

Aquí Jesús declara por segunda vez “Hecho está” y también termina el gran ciclo de Orión, que una vez comenzó con la creación de Adán y terminó después de seis segmentos con la encarnación de Jesús en el año 5 A.C. después de 4032 años.

Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. (Apocalipsis 21:6)

También este gran ciclo, que abarcó siete milenios divinos de 1008 años, tuvo un interludio o demora. Hoy sabemos que este interludio fue el Libro de los Siete Sellos, cuyos primeros seis sellos eran legibles por fuera y comprendían dos milenios de Dios. En 1846 se abrió el primer sello y el juicio de los muertos comenzó en el cielo. El infame año 2012 anunció el último milenio de Dios y el juicio celestial cambió de los muertos a los vivos. Ocho años más tarde esto también se completó y el viaje a la nebulosa de Orión y a la Nueva Tierra completa el séptimo milenio de Dios. La hipernova Betelgeuse en un día muy específico en un año muy específico termina el reloj de Orión con un gran golpe de martillo. A partir de entonces, su vestigio sólo será un monumento conmemorativo de siete milenios de pecado y de la salvación eterna de Jesús a través de Su sacrificio eterno. La estrella que indicó la sangre, las luchas, la guerra, pero también la voluntad de sacrificio del Becerro que voluntariamente se dejó llevar al matadero por nosotros, ya no existe; la muerte y el Hades se habrán convertido en un pasado eterno.

Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. (Apocalipsis 20:14)

Como siempre, tendría mucho que contarte, pero parece que el Tiempo apenas me da tiempo para hacerlo. Por ejemplo, todavía podría hablar del cumplimiento de Ezequiel 9 y 10 y de cómo los cinco ángeles con las armas de destrucción encajan en los segmentos del último ciclo de Orión de Saiph a Saiph. Pero ciertamente puedes hacerlo tú mismo, si sabes que el hombre vestido de lino es el Espíritu Santo, que todavía tiene que terminar Su ronda hasta cierto punto y es seguido directamente por los ángeles de la muerte.

¡En nuestro grupo en Paraguay, tuvimos dos gloriosos bautismos más en la noche del 2 de marzo de 2020! Luego—como informó la prensa de Paraguay—el coronavirus fue introducido en nuestro país el 3 de marzo de 2020, lo que, con sólo ocho casos de enfermedad positivos y cero muertes en pocos días, llevó al gobierno a imponer toques de queda totales bajo amenaza de prisión. ¿Quién puede creer que se dice que dos médicos del sanatorio Adventista del Séptimo Día son los causantes del brote, y que ambos estén ahora en cuidados intensivos en el Hospital Bautista con un resultado incierto, y que la iglesia apóstata, que desde 2004 ha rechazado y denigrado con vehemencia los mensajes del cuarto ángel de primera mano, sienta ahora la ira y el odio de los paraguayos? ¿Dónde terminará esto cuando haya y deba haber aún peores restricciones a los derechos humanos y a la libertad personal en el país?

El hecho de que el Espíritu Santo está en proceso de retirarse de la tierra, y por lo tanto está restringiendo cada vez menos la maldad de la humanidad desde marzo de 2020, se refleja en el comportamiento de los gobiernos del mundo y de la gente, que ahora parecen estar completamente aterrorizados y dejados atrás por el retiro del Espíritu de Dios. La imagen de estos ángeles de la matanza, que están terminando el último ciclo de Orión con sus instrumentos de destrucción, representa la venganza de Dios contra el hombre impenitente.

Y a los otros dijo, oyéndolo yo: Pasad por la ciudad en pos de él [el hombre vestido de lino], y matad; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad a viejos, jóvenes y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno; pero a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no os acercaréis; y comenzaréis por mi santuario. Comenzaron, pues, desde los varones ancianos que estaban delante del templo. Y les dijo: Contaminad la casa, y llenad los atrios de muertos; salid. Y salieron, y mataron en la ciudad. (Ezequiel 9:5-7)

En este punto podría haber reflexionado más profundamente sobre el diálogo entre el hombre vestido de lino con el tintero de escribano y la reacción de Jesús, de la que una vez habló alguien cuyo nombre ni siquiera puede ser mencionado hoy en día en presencia de los cristianos empedernidos:

Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tintero de escribano en la cintura regresó de la tierra y comunicó a Jesús que había cumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vi entonces que Jesús, quien había estado oficiando ante el arca de los Diez Mandamientos, dejó caer el incensario, y alzando las manos exclamó en alta voz: “Consumado es”. —Primeros Escritos, 279 (1858). {EUD 194.5}

El final del sellamiento y los ángeles con los instrumentos para destruir

Esta imagen habría proporcionado información sobre el hecho de que Jesús realmente sólo termina Su ministerio en el Día de la Expiación completamente en la línea del trono izquierda y que todavía queda algo de gracia, que puede ser utilizada por los 144.000 para conducir a muchos más a la justicia y así cumplir con Daniel 12:3.

En el segmento de Saiph a Rigel, con el que comenzó el último ciclo de Orión, el sellamiento de la iglesia de Filadelfia se completó por primera vez completamente para que Jesús pudiera terminar Su ministerio de intercesión en el Lugar Santísimo en la línea del trono derecha. Pero el número de mártires y el conteo del pueblo de Dios sólo se completará poco antes de la línea del trono izquierda, cuando la hora de la destrucción y el derramamiento de la copa llena de la ira de Dios sobre Babilonia haya llegado.

Cuando hablamos de cerrar la puerta de la gracia, debemos ser conscientes de que este término no aparece directamente en la Biblia, pero se puede concluir lógicamente. Ante Filadelfia, se había puesto una puerta que nadie podía cerrar.[56] Sin embargo, en algún momento la gracia de Dios a pesar de todo debe terminar, de lo contrario habría pecado eterno. La única conclusión correcta que se puede sacar de esta aparente contradicción es que la iglesia de Filadelfia ya no puede estar en la tierra si esta puerta está completamente cerrada.

Cuando buscamos ese tiempo, debemos buscar una definición que nos diga cuándo exactamente la gracia de Dios terminaría. Debe quedar claro para todos que debe ser parte del carácter de Dios el advertir explícitamente sobre ese tiempo. ¿No lo ha hecho personalmente en el capítulo 18 del Apocalipsis?

Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades. (Apocalipsis 18:4-5)

Entonces, ¿cuánto tiempo tiene el pecador para dejar Babilonia? Respuesta: Sólo hasta el momento en que las plagas sean derramadas sobre Babilonia. El 3 de septiembre de 2020, nadie podrá salir de Babilonia, porque los que encarcelen y maten a otros serán ellos mismos encarcelados y asesinados. Las ciudades de Sodoma y Gomorra de los tiempos modernos serán entonces quemadas hasta las cenizas, al igual que los sitios antiguos.

Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos. (Apocalipsis 13:10)

Pero como dije, no quería escribir sobre eso. Otros atarán ahora algunos cabos sueltos que dejo atrás.

Sólo los santos en el cielo probablemente aprenderán lo que nuestra iglesia del foro de Filadelfia ha sabido desde hace mucho tiempo, a saber, cómo y de qué manera los 144.000 fueron redimidos “de entre los hombres” quienes entregarán este mensaje a los que formarán parte de la gran multitud de todas las naciones y tribus, o cómo Dios nos mostró, sin que las vírgenes durmientes supieran al respecto, cómo se cumplió la profecía de Apocalipsis 13:17 con respecto a la prohibición de comprar y vender para aquellos que no tienen la marca de la bestia. Tal vez el hermano Robert dé algunas indicaciones sobre esto en su artículo final.

Que el trabajo de cosecha de los 144.000 tenga éxito y que nuestras obras nos sigan. El segundo y no obstante último artículo de la hermana Yormary está dedicado a ese tema. Ella tiene el honor de abordar el tema de la cosecha, que ha sido interpretado cada vez más perfectamente a lo largo de los años, hasta su culminación. Su escritura (siendo mujer) simboliza los propios esfuerzos de la iglesia, que deben llegar finalmente ahora en esta última hora posible para la cosecha final de las almas.

El cuarto ángel de Apocalipsis 18 repite la llamada del segundo ángel de Apocalipsis 14: “Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad...”. El hermano Ray dará la atención final a cómo Babilonia fue o es pesada, encontrada demasiado liviana y dividida. Uno puede tener curiosidad por ver cómo el dedo de Dios escribió las palabras “MENE, MENE, TEKEL, UPHARSIM” en el cielo, lo que finalmente llevará a los gobernantes de “Babilonia” a cambiar su rostro con horror,[57] cuando el sexto sello se cierre.

Otro punto que quería dejar sin mencionar, y que todos los que conocen nuestros artículos deberían al menos haber reconocido positivamente, fue el cumplimiento oportuno de nuestra predicción de que Jesús debe regresar antes de que se cumpla la profecía de Daniel 2 y Europa se desmorone en sus partes individuales representadas por los diez dedos de la estatua de Nabucodonosor. En los ciclos de Orión anteriores, considerábamos las fechas del Brexit como importantes señales del inminente regreso de Jesús como la Piedra que no había sido cortada por manos humanas, y predijimos que tendría que regresar antes de que la Unión Europea se hubiera disuelto completamente, ya que la piedra golpea la estatua en los pies y no en los dedos del pie.[58] ¿Qué tan cerca estamos hoy de los dedos de los pies?

El Brexit ocurrió oficialmente el 31 de enero de 2020, justo después del punto de Saiph del séptimo trueno del 20 de enero de 2020, cuando la crisis del coronavirus se convirtió en un verdadero trueno en la prensa, ya que a partir de esa fecha se anunció que el virus se había vuelto transmisible de persona a persona.

Hoy, 20 de marzo de 2020, cuando concluyo este artículo, he leído las siguientes líneas en el boletín Welt am Sonntag (El mundo en domingo), escritas por Rainer Marx, el editor jefe del periódico [resaltado en rojo por mí]:

El virus Sars-CoV-2 nos tiene completamente bajo control. Y no sólo a nosotros, sino a toda Europa. Ayer Italia informó de más muertes que las registradas en China y Portugal declaró el estado de emergencia. Lo que llama la atención es que Europa parece haberse desintegrado de nuevo en estados individuales. En lugar de una acción concertada para todos los estados, hay principalmente decisiones nacionales. Ya se trate de la evaluación de riesgos del virus o del catálogo de medidas para contenerlo: todo el mundo está cocinando su propia sopa. Eso parece estar cambiando sólo lentamente. Mis colegas del departamento de noticias de la policía han estudiado esto más de cerca. [Traducido]

Aún no hemos terminado el segundo segmento del último, conclusivo y doble ciclo de las plagas para Babilonia y ya se habla de la inminente desintegración de Europa en estados individuales, que está teniendo lugar justo ante nuestros ojos.

Sin embargo, con todo esto tenemos que darnos cuenta de que en realidad esto todavía no ha sucedido, y al mismo tiempo tenemos que preguntarnos si la profecía sobre la décima parte de la ciudad, que según Apocalipsis 11:13 debe caer, y cuyo cumplimiento en la línea del trono derecha ya está al acecho a finales de abril de 2020 para los “7000” habitantes de allí, tiene algo que ver con los diez antiguos estados de Europa en los que el Imperio Romano se desmoronó hace casi dos milenios. ¿Ves el reflejo de la inminente desintegración de la Unión Europea como sucesora del antiguo Imperio Romano al final del segundo ay en la línea del trono izquierda en su reflejo en la línea del trono derecha, donde toda Babilonia será cortada en pedazos por un poderoso ángel y su piedra de molino? ¿No sería lógico que la segunda bestia, los EE. UU., se viera particularmente afectada?

¿Qué tan lejos estábamos con nuestras advertencias de que el Brexit probablemente no tendría lugar antes del regreso de Jesús, de la realidad del coronavirus, que sólo un corto ciclo antes en el mismo punto de Saiph comenzó a “dividir los reinos de la Unión Europea (y no sólo allí) en estados individuales”?

Cualquiera que diga que nos equivocamos porque el Brexit ya sucedió el 31 de enero de 2020 debe admitir, al examinarlo más de cerca, que el Brexit aún no está totalmente terminado. Todavía no hay negociaciones con la UE sobre los acuerdos de salida y la opción de un Brexit duro sigue sobre la mesa. ¿Para cuándo había dicho Boris Johnson que estas negociaciones estarían terminadas? ¡Él había prometido que estarían fuera de la mesa a finales de 2020! Esto significa, en lenguaje claro, que Jesús regresará, como predijimos, antes de que el Brexit se complete finalmente y todas las señales de la desintegración de los grandes pactos del mundo estén ahora en la mesa del gran juez de Dios que ya ha levantado Su martillo.

Quizás también debería haber escrito sobre cómo en los últimos tres ciclos de Orión con sus cuatro estrellas exteriores se cumplió el extraño ritual hecho en tipo por mi predecesor[59] durante su desafío a Israel y a los sacerdotes de Baal.

Y tomando Elías doce piedras [12 horas], conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra de Jehová diciendo, Israel será tu nombre, edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová; después hizo una zanja [el círculo del reloj] alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de grano [cosecha del trigo y las uvas]. Preparó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña. Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua [cuatro estrellas exteriores] y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña [Alnitak, el que fue clavado a la madera en el centro del reloj de Orión]. Y dijo: Hacedlo otra vez [el ciclo de los truenos después del ciclo de las plagas]; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera vez [el último tercer ciclo]; y lo hicieron la tercera vez, (1 Reyes 18:31-34)

El ritual de Elías

Entonces el fuego descendió y consumió el sacrificio de Elías y todas las muchas aguas que habían sido vertidas en la zanja. Un pequeño anticipo de lo que sucederá y de que la lluvia tardía ha llegado finalmente a su fin es ofrecido por el panorama desolador de la una vez mayor catarata de la tierra, de donde la voz de Dios vino a iluminar el mundo entero y a anunciar en abundancia desbordante que Dios es el Tiempo en el río eterno y que el árbol de la vida está esperando a aquellos que han probado su fe y han aceptado la invitación a la fiesta de bodas que Eliseo les traerá.

Las drenadas cataratas del Iguazú

Mi penúltimo deseo es que todo lo que he hecho y escrito sea para la gloria de Dios, y mi último deseo es que el doble espíritu de Elías se le conceda a Eliseo, aunque sea difícil de imaginar.

Y nunca olvides que Dios ama las cosas circulares y que Su número es siete o 777.

1.
Esto es descrito en detalle en la serie El misterio consumado
2.
Tito 1:2 – en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos, 
3.
También conocidos como “carátulas del reloj”. 
4.
Además de los ciclos de Orión descritos en Apocalipsis, también existe el gran ciclo de Orión, que va desde la creación de Adán hasta el nacimiento de Jesús, el segundo Adán. Sin embargo, está separado de los últimos ciclos del reloj de Orión por el tiempo del cristianismo, que es descrito por seis sellos “clásicos”, hasta el comienzo del juicio en el cielo en 1844. 
5.
Me refiero a la enseñanza de los Adventistas del Séptimo Día de que después del año 1844, el comienzo del juicio en el cielo, toda fijación del tiempo estaría prohibida. 
6.
Lucas 21:28 – Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. 
7.
Ver Colosenses 1:26-27. 
8.
Ezequiel 10 habla de lo que este "ángel" hace entonces. 
9.
Es decir, que en realidad lo tenía escrito, pero lo ocultó tan bien que no pudimos descubrirlo de inmediato, sino sólo cuando llegamos al tiempo señalado por Él. “Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.” (Amos 3:7) 
10.
Lucas 18:8 – … Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? 
11.
Muchos cristianos leen el libro del Apocalipsis muy literalmente y creen que la segunda trompeta es un asteroide que caerá en el mar. Hemos mostrado en la serie de señales celestiales lo que realmente fueron las primeras seis trompetas. Lo mismo se aplica a las plagas (mostradas en la serie “El fuerte clamor”), que también son altamente simbólicas. 
12.
Daniel 12:4 – Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará. 
13.
Ver Hechos 5. 
14.
Apocalipsis 5:1 – Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 
15.
Apocalipsis 15:2 – Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. 
16.
Daniel 12:3– Los entendidos [los 144.000] resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas [de los relojes de Dios] a perpetua eternidad. 
17.
Isaías 26:20– Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. 
18.
Hechos 17:11 
19.
Elena G. de White, Experiencias e Historias, S. 14 – Juntos entramos en la nube y durante siete días fuimos ascendiendo al mar de vidrio, donde Jesús sacó coronas y nos las ciñó con su propia mano. Nos dió también arpas de oro y palmas de victoria. En el mar de vidrio, los 144.000 formaban un cuadrado perfecto. {PE 16.2
20.
Escribimos todas las fechas entre comillas, que se refieren al tiempo percibido de los santos, pero en realidad caen en otras fechas después de los 1000 años debido al viaje más rápido que la luz y la relatividad del tiempo. 
21.
Como el sellamiento de la iglesia de Filadelfia ya se completó el 2 de marzo de 2020, la fecha exacta ya no es de gran importancia para los 144.000. Sin embargo, con un estudio cuidadoso del Misterio de la Ciudad Santa, todavía podría ser encontrado por alguno. 
22.
Daniel 12:3 – Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. 
23.
2 Corintios 12:2 – Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. 
24.
Apocalipsis 4:7 – El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. 
25.
Apocalipsis 13:16 – Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 
26.
Ver el capítulo 3 de Daniel. 
27.
Los libros de Moisés ya enseñan lo que el sumo sacerdote tenía que hacer el Día de la Expiación (Yom Kippur). Entre sus tareas tenía que ir una vez al año en este día con sangre al Lugar Santísimo y hacer expiación por la congregación. Jesús es considerado por Pablo como el Sumo Sacerdote celestial, que ha realizado los mismos ministerios anti típicamente en el santuario celestial desde Su ascensión. Había estado en el Lugar Santo durante unos 1800 años antes de que empezara el Día de la Expiación y el juicio en el Cielo, cuando entró en el Lugar Santísimo. La profecía de las 2300 tardes y mañanas en Daniel 8:14, que pudo ser descifrada por Guillermo Miller y Samuel Snow, indica el año 1844 para esto. La doctrina del santuario no es un invento de los Milleritas o los Adventistas del Séptimo Día, sino una parte integral de la Biblia que sólo escapa a aquellos que se niegan a leerla. 
28.
El profeta del tiempo del fin Guillermo Miller. 
29.
Ver Apocalipsis 3:10. 
30.
Apocalipsis 11:12 – Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. 
31.
Apocalipsis 11:7 – Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. 
32.
Salmos 19:4-5 – Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; Y éste, como esposo que sale de su tálamo, Se alegra cual gigante para correr el camino. 
33.
Apocalipsis 18:1 – Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. 
34.
Apocalipsis 11:3 – Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. 
35.
Apocalipsis 18:2 – Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. [los ángeles caídos]. 
36.
Apocalipsis 18:4 – Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; 
37.
Así es como se describe el tan esperado gran terremoto en la Falla de San Andrés de California en los EE. UU. 
38.
¿Tal vez un huracán de superlativos, quizás combinado con un tsunami? 
39.
Apocalipsis 18:8 – por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga. 
40.
Apocalipsis 6:10 – Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 
41.
Apocalipsis 3:9 – He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. 
42.
La palabra "granja" no encaja con esta modesta propiedad en las colinas que se me permitió comprar en 2006. Aquí no es posible el cultivo ni ningún otro uso comercial y luchamos diariamente para eliminar la selva tropical o la maleza que quiere robarnos nuevamente el pequeño hábitat por el que hemos luchado en esta tierra inhóspita, donde no muchas cosas crecen ni siquiera en la "huerta”, porque las plagas y el ardiente sol paraguayo destruyen todos nuestros esfuerzos. Sólo elegí el término "granja" porque pude comprar la tierra con parte de mi herencia, y "Gallinero Nube Blanca" suena simplemente horrible para un sitio web. Para los vegetarianos entre ustedes: Tenemos gallinas para los huevos y algunas vacas para la leche y los productos lácteos que producimos y comemos nosotros mismos. Todos los animales, incluyendo nuestros seis gansos, que tenemos aquí sólo para decoración y como productores de fertilizantes, pueden morir de viejos o serán arrebatados junto con nosotros, si Dios lo permite. 
43.
El quinto sello aún llega al tiempo después de la Segunda Venida, cuando las almas bajo el altar son finalmente vengadas por la lenta (primera) muerte de aquellos que aún tienen que morir en los cuatro años restantes de los siete años de escasez
44.
Ver Apocalipsis 6:12-17. 
45.
Un conocido programa planetario gratuito. 
46.
Apocalipsis 11:2 – Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses. 
47.
1 Reyes 19:17 – Y el que escapare de la espada de Hazael, Jehú lo matará; y el que escapare de la espada de Jehú, Eliseo lo matará. 
48.
Apocalipsis 6:11 – Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos. 
49.
Elena G. de White, El Cristo Triunfante, CT 336 
50.
Hay un estudio completo de las vigilias en La hora de la verdad
51.
Tito 2:13 – aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. 
52.
Comparar con Daniel 12:3. 
53.
Apocalipsis 18:4 – Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; 
54.
Apocalipsis 2:10 – No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días [o años]. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. 
55.
Apocalipsis 20:10 – Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. 
56.
Apocalipsis 3:8 – Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. 
57.
Daniel 5:9 – Entonces el rey Belsasar se turbó sobremanera, y palideció, y sus príncipes estaban perplejos. 
58.
Daniel 2:34 – Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. 
59.
Elena G. de White, Primeros Escritos, pág. 154 – Juan vino con el espíritu y el poder de Elías a proclamar el primer advenimiento de Jesús. Se me señalaron a los últimos días y vi que Juan representa a aquellos que iban a salir con el espíritu y el poder de Elías para pregonar el día de la ira y el segundo advenimiento de Jesús. {PE 154
Plan gratuito de estudios

Descubre cómo se cumplió Apocalipsis 7:1-3 en 2016. Elije nuestro plan de suscripción gratuita para obtener acceso de lectura a nuestra serie fundamental de artículos, El sacrificio de Filadelfia.

Duración: de por vida
Precio: Gratuito
Plan de estudios: Dios es el Tiempo (mensualmente)

Este plan incluye los artículos de nuestro sitio web antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye la serie El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, ni todos los artículos que se publicaron (y que aún no se han publicado) después de mayo de 2019 en la serie El misterio consumado.

Duración: 1 mes
Precio: US$ 7.77
Plan de estudios: Dios es el Tiempo (anualmente)

Este plan incluye los artículos de nuestro sitio web antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye la serie El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, ni todos los artículos que se publicaron (y que aún no se han publicado) después de mayo de 2019 en la serie El misterio consumado. (Una buena oferta para aquellos que no creen que Jesús vendrá antes.)

Duración: 1 año
Precio: US$ 77.77
Plan de estudios: El misterio de la Santa Ciudad (mensualmente)

Este plan incluye toda la serie titulada El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, así como todos los artículos de todas nuestras otras series antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye ningún artículo que haya sido (o esté por ser) publicado desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado.

Duración: 1 mes
Precio: US$ 8.88
Plan de estudios: El misterio de la Santa Ciudad (anualmente)

Este plan incluye toda la serie titulada El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, así como todos los artículos de todas nuestras otras series antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye ningún artículo que haya sido (o esté por ser) publicado desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado. (Una buena oferta para aquellos que no creen que Jesús vendrá antes.)

Duración: 1 año
Precio: US$ 88.88
Plan completo de estudios (mensualmente)

Este plan de suscripción completo garantiza el acceso total a todo el contenido de nuestro sitio web, GranjaNubeBlanca.org, sin ninguna limitación, incluyendo todos los nuevos artículos que fueron (o están por ser) publicados desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado.

Duración: 1 mes
Precio: US$ 9.99
Plan completo de estudios (anualmente)

Este plan de suscripción completo garantiza el acceso total a todo el contenido de nuestro sitio web, GranjaNubeBlanca.org, sin ninguna limitación, incluyendo todos los nuevos artículos que fueron (o están por ser) publicados desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado. (Una buena oferta para aquellos que no creen que Jesús vendrá antes.)

Duración: 1 año
Precio: US$ 99.99
Boletín
¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN DE ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. ¡NO PIERDAS EL TREN!
Suscribir ahora...
Estudiar
Estudia los primeros 7 años de nuestro movimiento. Aprende cómo Dios nos dirigió y cómo nos alistó para servir por otros 7 años en la tierra en malos tiempos, en vez de ir al Cielo con nuestro Señor.
¡Ir a UltimoConteo.org!
Contacto
Si estás pensando en fundar tu propio grupo pequeño, por favor ponte en contacto con nosotros para que te podamos dar consejos valiosos. Si Dios nos muestra qué te ha elegido como líder, también recibirás una invitación a nuestro foro de los 144.000 Remanentes.
Contactar ahora...

Many Waters of Paraguay

144000-Remnant.WhiteCloudFarm.org (nuestro Refugio para los 144.000 en el tiempo de escasez: plataforma de foro, video y red social, sin costo)
UltimoConteo.WhiteCloudFarm.org (estudios básicos de los primeros 7 años desde enero de 2010, sin costo)
Canal GranjaNubeBlanca (nuestro propio canal de vídeos, sin costo)

iubenda Certified Silver Partner

0
Compartido