+1 (302) 703 9859
Cristo en ti, el gen de la gloria

 

IMPORTANT Atención: aunque promovemos la libertad de conciencia en materia de la recepción de la vacuna experimental COVID-19, NO aprobamos las protestas violentas ni la violencia de ningún tipo. Abordamos este tema en el vídeo titulado La instrucción de Dios para los manifestantes de hoy. Aconsejamos ser pacíficos, mantener un perfil bajo, y cumplir con las normas generales de salud (como el uso del cubrebocas, el lavado de manos, y el distanciamiento social) que estén en vigor en tu área, siempre y cuando no vayan en contra de las leyes de Dios y evitar las situaciones que requerirían que uno se vacunara. “Sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas” (de Mateo 10:16).

El Señor ha dado un mensaje impresionante e importante específicamente para esta última generación como una ilustración gráfica de cómo la sangre de Jesús nos salva del pecado por la fe. El Señor está llamando a Su pueblo a salir de la confusión de Babilonia y convertirse en un solo cuerpo, y Él mismo ha prescrito una breve lista de lo que debe mantenerse como doctrina y lo que no debe dividir a Sus hijos. El Creador de los cuerpos celestes, quien es nuestro gran Médico, la dio para escribir en nuestro ADN.

Dios infundió en Su creación importantes lecciones, ya sea en las señales de las estrellas o en los procesos biológicos invisibles dentro de nuestros propios cuerpos. Los antiguos podían discernir muchas señales en las estrellas, pero los misterios ocultos del diminuto país de las maravillas de la intrincada maquinaria celular requirieron que la ciencia y la tecnología aumentaran drásticamente antes de que se pudieran comprender las lecciones de Dios en este ámbito.[1] De esta manera, Dios puso una cápsula del tiempo en Su Palabra para que la última generación la descubriera: ¡una cápsula del tiempo escondida hasta que el ADN fuera entendido, con un importante mensaje específicamente para aquellos que vivirían cuando se desarrollaran las vacunas de ADN!

Las lecciones comienzan con una experiencia común para todos nosotros: la enfermedad y la recuperación. Lo que ocurre en el cuerpo mientras trabaja para superar la enfermedad es dramático y sorprendente, y contiene muchas ilustraciones espirituales diseñadas específicamente para la última generación, incluyéndote a ti. Es un mensaje personal sobre Jesús y Su esposa, que ha contraído una infección llamada pecado.

La cápsula del tiempo que nuestro Amado dejó como una búsqueda del tesoro para nosotros será un recurso fructífero mientras nos acercamos y discernimos Su mensaje de amor y salvación. Ese mensaje es una lista de tareas conjuntas entre Cristo y Su esposa para expresar su amor mutuo.

Al embarcarnos en esta búsqueda del tesoro, encontramos nuestra primera pista en la sangre.

Salvados por la sangre de Jesús Los glóbulos blancos constituyen el 1% de la sangre.

La sangre no es sólo roja; también es blanca. Tanto los glóbulos rojos como los blancos son esenciales para la vida y la salud. Los rojos distribuyen el aliento de vida por todo el cuerpo, y los blancos lo protegen de las infecciones. Los glóbulos blancos sólo representan el uno por ciento de la sangre, pero son los que estarán bajo el microscopio cuando descubramos los tesoros ocultos de la inmunidad del Señor.

A pesar de la tremenda complejidad de los procesos biológicos, Dios utiliza principios sencillos de este delicado sistema para ilustrar Su obra espiritual, de modo que nadie debe temer que sea demasiado complejo para entenderlo.

Al igual que los dos tipos de células sanguíneas (rojas y blancas) tienen diferentes funciones, la sangre de Jesús también sirve para dos propósitos diferentes en el ámbito espiritual. No sólo lleva “oxígeno”, o el aliento de vida de Su Espíritu a cada miembro individual de Su cuerpo como los glóbulos rojos, sino que Sus “glóbulos blancos” se utilizan para combatir la infección del pecado. Y como en el cuerpo físico, ambos aspectos son críticos para la vida espiritual y la salvación.

Cuando hablamos del cuerpo de Jesús, entiende que hablamos del pueblo de Dios:

Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. (1 Corintios 12:27)

En el ámbito de la biología, nuestra identidad está envuelta en un hilo de información genética en espiral llamado ADN. ¿Y sabías que los glóbulos rojos no tienen ADN? Así es. Son como paquetes de oxígeno; como recipientes que llevan el “aliento” o Espíritu Santo. Pero no es así con los glóbulos blancos. Estos contienen ADN y, por tanto, son la parte de la sangre que más nos identifica. De hecho, son los glóbulos blancos los que hacen de la sangre la mejor fuente de ADN disponible para su estudio.

¿Qué mejor lugar para buscar la próxima pista en nuestra búsqueda del tesoro que en los glóbulos blancos? En ellos, seguro que hay un tesoro de secretos para la salvación.

Respondiendo al virus del pecado

El pecado que entra en la iglesia es como un virus que entra en el cuerpo. Cuando el pecado entra en una iglesia sana, los miembros de la iglesia actúan inmediatamente y corrigen al que tiene el comportamiento anárquico para erradicar el pecado mientras se cura el pecador antes de que el pecado tenga la oportunidad de extenderse a la iglesia en general. Pero cuando el comportamiento pecaminoso entra en una iglesia que no goza de la mejor salud, donde los miembros están enceguecidos y no disciernen la insidia y la sutileza del pecado, entonces comienza a echar raíces y a crecer en sus miembros. Esto es como el virus que supera las defensas de primera línea del cuerpo e inserta su ADN viral en una célula para comenzar a multiplicarse. Es entonces cuando los glóbulos blancos acuden al rescate como parte de la respuesta inmunitaria del cuerpo para hacer frente a la infección.

A medida que la iglesia ha crecido a través de los siglos desde los tiempos de Cristo, sus defensas de primera línea se han debilitado, y se ha infectado y enfermado por el pecado corporativo. ¿Tiene el cuerpo de la iglesia una “respuesta inmune” espiritual para superar ese pecado? Sí. Y como analogía, el Señor lo compara con la forma en que el cuerpo físico combate la infección. Él usa Su ejército vestido de blanco, que se convierte en fábricas de anticuerpos para poder buscar y destruir la infección enemiga.

Después de una infección, el cuerpo responde con un proceso de cuatro pasos, todos los cuales involucran a los glóbulos blancos:

  1. Encontrar la infección,

  2. Desarrollar un anticuerpo específico para la infección,

  3. Atacar la infección,

  4. Recordar el anticuerpo en caso de que la infección intente atacar de nuevo.

Este es precisamente el plan de ataque de Dios para eliminar el pecado del universo. Para siempre. El encuentro con la infección ya ha ocurrido, pero veremos cómo (y por qué) Dios ha utilizado un cuerpo particular (una denominación eclesiástica) para ilustrar este encuentro con precisión. Los anticuerpos ya se han desarrollado también, como se verá. Actualmente estamos en la fase de ataque, cuando una acción decidida y determinada es necesaria, como la de un ejército entrenado. Con un ejército entrenado que conoce al enemigo, un ataque exitoso puede ser rápido. Entonces, se retendrá un recuerdo para la eternidad de la naturaleza del pecado para evitar que vuelva a infectar el universo.

Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían. Mas con inundación impetuosa consumirá a sus adversarios, y tinieblas perseguirán a sus enemigos. ¿Qué pensáis contra Jehová? Él hará consumación; no tomará venganza dos veces de sus enemigos. (Nahúm 1:7-9)

La “molécula de la vida”, el ADN, tiene un papel importante en este proceso de inmunidad. Los glóbulos blancos utilizan partes específicas del ADN para crear una “receta” genética de anticuerpos que se adapten con precisión a la forma del agente infeccioso. El encuentro con la infección es lo que determina qué receta funciona mejor, que luego se utiliza para la producción en masa antes de montar el ataque. Todas estas cosas tienen su análogo espiritual en relación con la derrota del virus del pecado.

En el mundo actual, gobernado por el enemigo, el pecado se tolera como un amigo, por un lado, mientras que, por otro, el mundo sólo ve como enemigo al coronavirus o virus de la “corona”.

Las modernas vacunas Covid utilizan un fragmento genético patentado por una corporación para programar las células del receptor según su propia ingeniería. Esto destrona a Dios como nuestra segura defensa. En el ámbito espiritual, el hombre también utiliza el mismo principio, negando la necesidad de un Salvador y buscando alcanzar la vida eterna sin necesidad de superar el pecado. El hombre intenta salvarse a sí mismo, pero su camino lo llevará al fracaso.

Pero hay poder en la sangre de Jesús, que nos lleva a Su cruz. El sombrío sábado que Él descansó en la tumba testificó que el Creador de la vida había entregado Su vida para convertirse en nuestro Redentor. Ese día—tanto un sábado semanal como un sábado ceremonial, o “Gran Sábado”—simbolizaba Su victoria sobre el pecado.

Entonces los judíos, por cuanto era el día de la Preparación y para que los cuerpos no quedaran en la cruz en el sábado (pues era el Gran Sábado), rogaron a Pilato que se les quebraran las piernas y fueran quitados. (Juan 19:31 RVA-2015)

En ese simbólico “Gran Sábado”, hay una relación espiritual con la inmunidad, que simboliza la victoria sobre el pecado. ¿Podría haber una clave oculta que relacione los grandes sábados con la inmunidad biológica? Algunos detalles interesantes de la historia de la iglesia nos darán una pista importante.

Una sombra de lo que vendrá

Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo. (Colosenses 2:16,17)

Pablo llamó a las fiestas anuales, a las lunas nuevas y a los sábados, una sombra de las cosas que aún no habían llegado. Eso significa que aunque las ceremonias de sacrificio se cumplieron en Cristo, había algo en las fiestas que sigue siendo profético. Ese “algo” era su tiempo. Dios especificó ciertos días de fiesta en el primer y el séptimo mes del año para que fueran sábados de descanso y adoración,[2] además del séptimo día de cada semana. Aquí hay un misterio por resolver.

En general, los cristianos dejaron de guardar el sábado y, en su lugar, han observado el domingo durante muchos siglos, aparte de las pequeñas y a menudo perseguidas comunidades de creyentes. El solo hecho de guardar el sábado no era el cumplimiento de las sombras de las que hablaba Pablo (si no, los judíos ya las habrían cumplido). Para descubrir el pleno significado del sábado, era necesario combinarlo con un mensaje de tiempo, ya que lo que aún era significativo acerca de las fiestas señaladas después del sacrificio de Cristo eran los tiempos en que ocurrían.

William Miller cumplió la profecía. Aquí es donde entra en escena un hombre llamado Guillermo Miller. Después de su conversión en 1816, estudió la Biblia metódica y lógicamente, e hizo algunos descubrimientos notables cuando llegó a las profecías de Daniel. Descubrió que la profecía de la purificación del santuario[3] apuntaba a 1843, perfeccionada posteriormente a 1844.

El movimiento Millerita, que lleva el nombre del agricultor convertido en predicador, reunió a cristianos sinceros de diversas denominaciones, basándose en su amor común por Jesús y en la comprensión del tiempo profético. Fue un movimiento emocionante para los cristianos de ese tiempo porque apuntaba de manera convincente a la purificación de la tierra y al segundo advenimiento de Jesucristo. Aunque muchos de sus hermanos de iglesia se burlaban de ellos, la verdadera esposa de Cristo esperaba ansiosamente a su Novio.

Para 1844, los adventistas milleritas se habían familiarizado con el verdadero calendario bíblico y, por lo tanto, comprendían el calendario de las fiestas judías. El día del cumplimiento de la profecía era la fiesta señalada para el juicio: Yom Kipur, o el Día de la Expiación, por lo que se entendía que era la fecha del gran Día del Juicio que esperaban.

En retrospectiva, no deberíamos apresurarnos a tacharlos de ingenuos y de fijadores de fechas que deberían haber sabido que no hay que “fijar fechas”. Muchos de ellos eran personas sinceras a las que Dios guiaba. Sin embargo, tenían más que aprender; los mensajes de tiempo tienden a crear situaciones que ponen a prueba nuestra sinceridad, humildad y comprensión de la palabra de Dios, y muchos no resistirían el ridículo cuando sus esperanzas se desvanecieran con el paso del tiempo. Pero lo que hizo a los milleritas diferentes de aquellos que buscan la venida del Señor cada día en la actualidad, es que tenían una comprensión armoniosa de las líneas de tiempo de las Escrituras. Se sintieron muy desilusionados porque tenían una gran cantidad de evidencia bíblica en la que apoyar sus esperanzas.

Y esas esperanzas no fueron en vano; a los que continuaron suplicando al Señor por la verdad con sinceridad y humildad, Dios les dio una poderosa revelación: sí había un santuario en la tierra que debía ser purificado: la iglesia, y no por fuego, sino en relación con la obra de Cristo en el cielo.

Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. (Hebreos 9:11,12)

¡Qué poderosa revelación! Jesús, después de dar Su sangre, había inaugurado el “más perfecto tabernáculo, no hecho de manos” y había comenzado una obra especial allí: “luego el santuario será purificado”.[4] Esto apuntaba precisamente a lo que hacía el sumo sacerdote en el día de la expiación:

Porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. (Levítico 16:30)

Y hará la expiación por el santuario santo... (Levítico 16:33)

El día del juicio (es decir, de la expiación) había comenzado efectivamente en el tiempo profetizado, y estaba directamente relacionado con la purificación de los creyentes del pecado, al igual que la analogía con las defensas del sistema inmunológico. ¿Podría este tiempo de expiación darnos información sobre cómo Dios ilustra la respuesta inmune espiritual?

El escenario estaba preparado para que la probada compañía de creyentes del Advenimiento—aunque muy disminuida en tamaño después de la decepción de 1844—recibiera la otra pieza del rompecabezas para completar la sombra de las cosas por venir. Para 1846, muchos entre la pequeña compañía habían reconocido que el sábado de la Biblia es el séptimo día de la semana, y en ese año los líderes más prominentes lo acogieron y comenzaron a enseñarlo. Combinado con el verdadero calendario de Dios, ahora tenían las dos partes esenciales del misterio del gran sábado de Dios, además de una fecha importante de cuándo había comenzado la purificación del templo: 1844.

Este es un mensaje para todas las denominaciones, no sólo para los observadores del sábado. Pero Dios, comprensiblemente, utilizó la experiencia de este creciente grupo de jóvenes estudiantes de la Biblia (que finalmente formaron la Iglesia Adventista del Séptimo Día). De una manera muy notable, su historia ilustraría para la última generación, cómo los grandes sábados codifican mensajes como “genes”, como el sistema inmunológico del cuerpo utiliza los genes para montar sus defensas.

Aunque Dios usó una iglesia en particular para esta muestra genética, los principios se aplican a todos los que creen en el Señor, Jesucristo, cuya sangre fue dada en expiación para el beneficio de todos. Esa iglesia olvidó rápidamente el calendario de fiestas, y desde entonces ha huido de cualquier estudio de las profecías del tiempo del futuro, e incluso ha abandonado la esencia del sábado que ahora “guardan” en vano, mostrando dolorosamente que el pecado aún no ha sido vencido. Sin embargo, su historia—la secuencia de su genoma espiritual—sigue siendo útil para Dios para esta maravillosa revelación.

Sólo necesitamos un poco más de información, y habremos descubierto el tesoro de la cápsula del tiempo del gran sábado que nuestro Salvador escondió para nosotros. Armados con el conocimiento del sábado semanal, el calendario de fiestas y el tiempo de expiación o purificación de la iglesia, sigamos la pista y veamos qué podemos aprender de los grandes sábados de ese período general.

El código espiritual de la vida

El Señor designó fiestas anuales especiales en la primavera y en el otoño, cuando llamó a todo Israel a congregarse en reuniones o convocaciones santas.

Estas son las fiestas solemnes de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos: (Levítico 23:4)

A continuación, se ilustran los sábados de un año de muestra, desde las fiestas de primavera hasta las de otoño:

Las Listas del Alto Sábado en el calendario de Dios.

Cuando los sábados señalados (azul) caen en un sábado semanal (amarillo), se denominan grandes sábados[5] (rojo). En cada temporada de fiestas, hay un conjunto diferente de grandes sábados (dependiendo del día de la semana en que el avistamiento de una luna nueva iniciaría los meses de fiesta[6]). En este ejemplo, el conjunto de primavera tiene un gran sábado y el conjunto de otoño tiene tres grandes sábados.

Al enumerar los grandes sábados de primavera y otoño de cada año, identificando cada conjunto con un código (según si fue en el mes de primavera de Nisán o en el mes de otoño de Tishréi),[7] se obtiene una larga tabla con una gran cantidad de datos. He aquí un resumen de los datos:[8] 

Los datos de la Lista del Alto Sábado en bruto.

¡Genial! Nos encontramos con una gran cantidad de datos, pero nos falta una forma de interpretarlos. ¿Y ahora qué? Estos numerosos cálculos se llevaron a cabo con diligencia hace más de una década para generar esta lista, sin saber a ciencia cierta si conduciría a algo útil. Esto lo hizo un “segundo Miller”, el Hermano John, que anhelaba comprender la palabra de Dios en su totalidad. Buscando la inspiración divina del Creador para entenderla, y motivado por el deseo de la venida del Señor, lo primero que el Señor le llevó a hacer fue mirar un tiempo muy especial de la historia adventista del séptimo día en el que Jesús podría haber vuelto, si la iglesia hubiera estado preparada.

Podría decirse que no hubo una época de mayor importancia que los tres años que van de 1888 a 1890. Se han escrito volúmenes sobre el terrible giro de los acontecimientos de la iglesia en ese tiempo, y muchos han entendido que la iglesia necesitaba “volver” allí y reparar lo que se hizo mal. Eso es exactamente lo que hace el sistema inmunológico; identifica el problema, va hacia él y lo elimina, restaurando la salud del cuerpo una vez más.

Dios quería reunir a Su pueblo al hogar, y en 1888 envió al Espíritu Santo con un poderoso mensaje a esa iglesia, a la que había elegido para ser un espectáculo para el resto de Su pueblo. Era un hermoso mensaje de vivir en la justicia por la fe en Jesús, dado como la refrescante lluvia tardía para hacer madurar rápidamente la cosecha del mundo, proporcionando la inmunidad necesaria contra el pecado. Eso pudo haberse cumplido en 1890, que fue el 70º jubileo—un tiempo señalado de liberación—desde que los hijos de Israel entraron por primera vez en la tierra de Canaán.[9] 

Y aquí es donde se puede ver especialmente la guía del Espíritu al establecer un vínculo entre el ámbito macroscópico de los cuerpos celestes (en el que se basa el calendario de fiestas de Dios) y el ámbito microscópico de las células vivas. Al observar la tabla de códigos compilada a partir de dos temporadas de grandes sábados, con tres códigos en un conjunto, el Espíritu trajo a la mente del Hermano John el código genético que tiene cierto parecido, también con dos columnas en las que tres códigos forman un conjunto. ¿Podría Dios estar ilustrando una especie de “gen” espiritual como una secuencia de “ADN” del gran sábado? ¿Era ésta la clave para descifrar los grandes sábados como el “ADN” espiritual utilizado por el “sistema inmunológico” para Su cuerpo de la iglesia en la última generación?

El ADN es como una escalera helicoidal. Para entender todo el alcance de esta comparación, tenemos que saber un poco sobre cómo funciona el ADN. Probablemente ya conozcas algunos aspectos básicos importantes sobre él, como los siguientes:

  • Es una doble hélice, lo que significa que está formado por dos hebras que se enroscan una alrededor de la otra.

  • Las dos hebras están conectadas por varios tipos diferentes de “peldaños” como una escalera (llamados pares de bases), y

  • Los conjuntos de tres pares de bases forman un “codón” que el organismo interpreta como una simple orden.

¿Vemos estas características básicas del ADN ilustradas en la lista de los grandes sábados? Ya reconocimos una estructura de escalera similar con las estaciones de fiestas de primavera y otoño como los dos carriles laterales. Los conjuntos de grandes sábados en las dos estaciones de fiestas de cada año corresponderían entonces a los pares de bases de cada peldaño de la escalera de ADN en esta analogía.

¿Podría haber también “codones” en el ADN espiritual formados por tripletes específicos de tres años que dan instrucciones especiales, al igual que lo hacen en el ámbito biológico? Tomando esta pista, el Hermano John buscó en la “secuencia genética” espiritual de la iglesia otra ocurrencia de los códigos de esos años más importantes de 1888 a 1890, utilizándola como una “piedra de Rosetta”, con la esperanza de encontrar otro posible conjunto de años en los que Jesús podría regresar. Para su asombro y deleite, dicho triplete se encontró en los años de 2013 a 2015, ¡el tiempo exacto al que apuntaba el reloj de Orión!

Entusiasmado por este resultado, también buscó tripletes similares que pudieran ser importantes, buscando las dos primeras partes del código de 1888 a 1890 (tal como funciona el código genético[10]) para descubrir si había otros conjuntos similares. Interpretando la “Piedra Rosetta” del ADN espiritual. Lo que descubrió es nada menos que asombroso.

Por primera vez, estaba abriendo la cápsula del tiempo que nuestro Amado escondió para nosotros. Sin la comprensión básica de cómo funciona el ADN, el misterio de Dios en los grandes sábados habría permanecido oculto. ¿Qué mensajes especiales puso en esta cápsula del tiempo?

Hay varios tripletes diferentes que fueron revelados, y comparando con la historia de la iglesia adventista, encontró que en cada caso, había un tema importante que estaba confrontando la iglesia a nivel de liderazgo. Es como si el Señor dijera con cada triplete en el tiempo: “Detente y reflexiona sobre lo que se estaba decidiendo en la iglesia”.

Directamente conduciendo al comienzo del juicio en 1844 como los Milleritas enseñaron, hay incluso un único triplete de “comienzo”, al igual que hay un codón de comienzo que inicia la transcripción en el código biológico. (Se representa como un triplete de inicio porque es una imagen especular de los tripletes de parada, compartiendo los dos segundos códigos del triplete de la “Piedra de Rosetta” en lugar de los dos primeros—el único de su tipo). A continuación, se puede ver la cápsula del tiempo totalmente revelada que estaba esperando a que alguien con suficiente interés en los misterios de Dios y una estrecha conexión con el Espíritu Santo la desenterrara.

Los codones espirituales de la Alta Lista Sabática.

¡Incluso en este punto, se puede ver que esto ciertamente no es un resultado al azar! ¡Los tripletes están aproximadamente igualmente espaciados, con un triplete inicial perfectamente posicionado y un doble-triplete terminal[11] que finaliza con una coincidencia exacta con el del 70º jubileo! Un total de tres pares de tripletes tienen los mismos códigos (fechas amarilla, naranja y verde arriba), representando un comienzo y un final de algo—pero vayamos paso a paso; llegaremos a eso una vez que hayamos aprendido lo suficiente sobre la analogía genética que Dios está haciendo.

Tengan en cuenta que el hermano John descubrió esto por primera vez en 2010, haciéndolo público en 2012 después de estudiarlo a fondo y validarlo con los hermanos de nuestro foro. ¡Estaba en perfecta armonía con el Reloj de Dios en Orión! La presentación completa de este increíble descubrimiento con muchos más detalles de los que se pueden compartir aquí está publicada en El buque del tiempo (titulado en referencia al barco de la iglesia). Esta visión general tiene como propósito proporcionar un resumen y presentar la luz en el contexto de nuestra comprensión en 2022.

Sin embargo, antes de seguir las pistas de cómo este ADN espiritual se relaciona con el sistema inmunológico, tomemos un momento para reflexionar sobre el asombroso panorama general de lo que el Señor nos está diciendo en esta revelación.

El libro genético del juicio

Anteriormente vimos cómo Guillermo Miller descubrió el comienzo espiritual del Día de la Expiación anual de Israel, cuando incluso el registro de los pecados confesados sería purificado. Era el único día en que el sumo sacerdote entraba en el lugar santísimo del santuario, donde descansaba el arca del pacto, que albergaba los Diez Mandamientos. En presencia de la gloria Shekinah de Dios sobre el arca, en medio de una nube de incienso, el sumo sacerdote rociaba sangre por el pecado en el propiciatorio.

Cuando Jesús dio Su sangre, Dios la aplicó al propiciatorio divino por el pacto quebrantado. El poder de la salvación en el día del juicio está en la sangre de Cristo, y eso es lo que vemos en esta ilustración. Se trata del ADN en Su sangre, rociada en el propiciatorio para expiar nuestro pecado, para restaurar la unión entre Dios y el hombre. Se trata de nuestra fe en la sangre de Jesús, que nos salva de nuestros pecados.

Jesús nos dijo que recompensaría a cada persona según sus obras.[12] ¿Fueron obras de fe, hechas por la virtud de la justicia de Cristo, o fueron obras de incredulidad, hechas sin una conexión con el brazo divino de la justicia?

y las puertas de afuera se cerrarán, por lo bajo del ruido de la muela; cuando se levantará a la voz del ave, y todas las hijas del canto serán abatidas; (Eclesiastés 12:14)

Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. (Apocalipsis 20:12)

La Lista de los Grandes Sábados (LGS) es un “libro” basado en la vida en la sangre de Jesús, y el juicio de los muertos tuvo lugar al pasar sus páginas anuales.[13] En su comienzo en 1841, el primer ángel de Apocalipsis 14 salía en el Gran Despertar del Advenimiento[14] para proclamar la hora del juicio:

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, ... diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. (Apocalipsis 14:6,7)

El significado de los tripletes de la Alta Lista Sabática.

La experiencia del pueblo adventista fue trazada en la LGS, con cada triplete destacando los momentos en que el cuerpo corporativo tomó decisiones importantes que dirigirían el curso futuro de la iglesia.[15] La iglesia siguió adelante en la fe al principio, pero para 1888, el virus del pecado había encontrado un punto de apoyo, y la creciente degradación del carácter había alcanzado al liderazgo de la iglesia, manifestándose fuertemente en una conferencia decisiva ese año. A partir de entonces, en cada triplete del libro LGS, se puede comparar la acción de la iglesia con la voluntad del Señor y discernir que no han vuelto ni una sola vez al Camino de la rectitud. En 2012, el fin de la Iglesia Adventista del Séptimo Día era evidente, ya que la iglesia resistió los últimos esfuerzos para su rescate.

La primera fase de la respuesta inmune para enfrentar la infección se completó, y la secuencia genética espiritual de la iglesia terminó efectivamente en 2012. Ese fue el final del libro de la LGS que se abrió para el juicio de los muertos, exactamente en medio del último par de tripletes. Esto se aclarará cuando consideremos la analogía más adelante.

Los que estaban al tanto del juicio comprendieron lo trascendental que era el año 2012. Fue entonces cuando la corte celestial cambió su sede del hemisferio norte, donde se encuentra la Iglesia Adventista del Séptimo Día, al sur, donde un pequeño remanente de la misma está centrado en la Granja Nube Blanca. Fue el fin de la oportunidad de la Iglesia Adventista de proveer testigos para Dios. Aquellos que eligieron poner su voluntad del lado de la voluntad de Dios en cada triplete del gen de la vida recibieron ese privilegio en su lugar. Fue un gran cambio en el juicio celestial, y ofrece una pista útil para entender los mensajes contenidos en la cápsula del tiempo.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día, que comenzó su vida en la fe como Filadelfia, no prestó atención al consejo de Jesús para ella, lo cual no era una advertencia ociosa:

He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. (Apocalipsis 3:11)

Los adventistas ponen su esperanza en la vacunación, no en Dios. El mensaje de advertencia lleva incorporado la posibilidad de que se cumpla en sentido negativo.[16] Y de hecho, la Iglesia Adventista del Séptimo Día demostró esa realidad. En el simbolismo de la mujer de Apocalipsis 12, perdió su corona de doce líderes, que representa la iglesia de los 144.000. Hoy en día, incluso se ha destacado por trabajar con los gobiernos para quitar la corona de la vida a otros a través de la vacunación Covid.

La pancarta de una clínica de vacunación adventista dice: “Creed que hay esperanza”, con letras resaltadas en blanco que dicen: “Sé la esperanza”, seguidas de una ilustración de un frasco de la vacuna Covid-19. Ya no debemos depositar nuestra esperanza en el Creador del sistema inmunológico, sino en un brebaje de brujas de ingeniería genética (es decir, “fármaco” cuando se translitera del griego).

El propósito de la LGS, el gen de la vida, es dar esperanza a un mundo que se muere por el contagio viral del pecado. Nosotros, como pueblo de Dios, estamos llamados a tener la esperanza de recibir el ADN de Cristo como propio por la fe. Cada triplete codificado en Su ADN debe ser transcrito en nosotros, pero no se debe confiar en ningún código genético que sea un secreto comercial de alguna entidad corporativa.

Este es el pacto que haré con ellos. Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré, añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. (Hebreos 10:16,17)

De esto se trata la batalla espiritual final: ¿en la ingeniería genética de quién vas a confiar? ¿Confiarás en el Creador, que conoce cada una de tus necesidades y tiene cuidado por tu bien eterno, o en la receta secreta de una empresa de biotecnología que está dispuesta a hacer dinero para sí misma? ¿No es asombroso que con una década de antelación a esta prueba de vacunación mundial, Dios ya había comenzado a preparar a Su pueblo para que se mantuviera en la fe y venciera el engaño? El descubrimiento de la cápsula del tiempo fue planeado para el tiempo de la crisis por Aquel que conoce el fin desde el principio.

¿No sería mejor incluso morir en el cuidado amoroso de Dios, en lugar de confiar en la presunción beligerante del hombre? No debemos permitir que el hombre secuestre y reprograme nuestros cuerpos, o como dice el CDC, “usan [es decir, programa] el mecanismo celular para que produzca una porción inocua de algo llamado proteína S [del virus]”.[17] La batalla es sobre la confianza y el honor a nuestro Creador por Su diseño.

Si pones tu confianza en el Señor y quieres honrarlo, necesitas el gen de la vida para el “sistema inmunológico” de la iglesia, dado por Dios, para usar en respuesta al encuentro con la infección del pecado. Lo que el Señor está revelando aquí es aplicable a todo Su cuerpo. Se trata de la salvación del pecado, y es lo que el Señor está esperando antes de liberar a Su pueblo.

Volvamos a la sangre para encontrar pistas sobre cómo se debe procesar este “gen” una vez que se ha producido el encuentro con el pecado. Entonces encontraremos un hermoso mensaje de nuestro Salvador, escrito con Su propio dedo.

Producción de anticuerpos contra el pecado

La LGS contiene el código genético del Señor para ser transcrito y replicado en los “glóbulos blancos” de la iglesia de esta última generación—incluyéndote a ti—para producir anticuerpos contra los pecados que han entrado en las iglesias. ¿Sabías que la sangre, incluyendo los glóbulos blancos del sistema inmunológico, llega a cada una de las células de todo el cuerpo para sostenerlas con vida y protección? Espiritualmente, eso significa que no sólo cada miembro del cuerpo de la iglesia debe recibir el Espíritu Santo sino el papel de la última generación, los “glóbulos blancos”, es importante para la protección de todos los que tienen vida eterna en Cristo.

Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. (Apocalipsis 12:11)

La siguiente fase de la respuesta inmune, después del encuentro a través del conflicto directo con la infección, es producir un anticuerpo precisamente dirigido contra ella, y los glóbulos blancos lo hacen utilizando su propio ADN. En la naturaleza, el ADN es una secuencia extremadamente larga de codones, para la cual la LGS es una breve ilustración, sin embargo, ¡ilustra muy bien cómo se procesa el ADN!

Como si trabajaran en una cocina, las células crean una “receta” para este nuevo anticuerpo cortando y volviendo a unir partes específicas de su ADN y omitiendo las porciones que no son necesarias. A continuación, las células siguen esa receta genética para producir el anticuerpo. Con una perspectiva ligeramente diferente, vemos esto ya bellamente representado en la LGS.

Los tripletes individuales son análogos a las partes del ADN que se necesitan para la nueva receta del anticuerpo, mientras que el ADN intermedio se omite en la secuencia genética resultante.

La creación de una receta de anticuerpos espirituales.

Cuando el León de Judá ataca al jabalí del pecado. Los tripletes representan los eventos importantes que definieron la forma de la “infección”, así que con esta receta genética especial, cada problema que enfrentó la iglesia tendrá un “receptor de anticuerpos” correspondiente para agarrarlo como un león y vencerlo.

De hecho, bíblicamente, lo que vemos aquí es de hecho el clamor del León de Judá contra el pecado para consumirlo antes de recibir a Su esposa.

y [un poderoso ángel] clamó a gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces. (Apocalipsis 10:3)

Después del fuerte clamor de que Jesús iba a venir en 1844, se experimentaron siete truenos, pero no fueron escritos.

Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho, y no las escribas. (Apocalipsis 10:4)

Esos truenos corresponden a los siete periodos de la LGS entre cada uno de los tripletes de “codones”. El Señor escondió toda esta transcripción genética para que estas cosas fueran un misterio sellado que se revelaría en el momento adecuado, cuando el conocimiento aumentara. Pero, este versículo sugiere que aun cuando el libro debería ser abierto, como lo es en la LGS, los siete períodos (truenos) entre los tripletes no deberían ser escritos; no deberían ser parte de la receta del anticuerpo contra el pecado. Representan las porciones innecesarias de la secuencia genética que se omiten cuando se ensambla el gen del anticuerpo. Esto nos da pie a una reflexión que veremos más adelante.

Fascinantemente, la profecía de los siete truenos está en el contexto del ángel que proporcionó el librito que se le dijo a Juan que comiera.

Entonces tomé el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre (Apocalipsis 10:10)

Este pequeño libro representaba las profecías de Daniel que Guillermo Miller entendió.[18] Fue dulce en la boca de los milleritas, pero les amargó el vientre con la decepción cuando llegó el momento (1844) sin el esperado evento del regreso de Jesús. La LGS comenzó con la esperanza del pronto regreso de Jesús por Su esposa, un tema que impregna toda la respuesta inmune: la restauración de la caída en el pecado.

La amargura no era el fin de la historia para la línea de tiempo de Daniel; Juan iba a profetizar de nuevo. En otras palabras, iba a haber un segundo Miller.

Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes. (Apocalipsis 10:11)

Una lección general que debemos aprender es que la inmunidad contra el pecado está íntimamente relacionada con la venida de Jesús. Él no se casará con una novia enferma de pecado, sino que esperará hasta que esté curada.

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria [al Señor Dios Omnipotente]; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido [por fe] que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. (Apocalipsis 19:7,8)

¿Recibiría la iglesia la curación al final de la LGS? A medida que descubrimos la respuesta, se revela la multifacética cápsula del tiempo del Señor, que nos lleva a entender los mensajes especiales que nuestro Amado dejó para nosotros y cómo procedería la recuperación inmunológica.

La última esperanza para la Iglesia del Juicio

El segundo Miller dio su mensaje públicamente por primera vez en 2010, precisamente al comienzo de lo que parece ser un “doble-triplete”. Fue un tiempo de esperanza y expectativa de que Dios obraría poderosamente a través de la que entonces era todavía nuestra iglesia.[19] Ese año la iglesia eligió a un nuevo presidente que al principio parecía que iba a llevar al cuerpo al arrepentimiento, pero nuestras esperanzas pronto se desvanecieron al darnos cuenta de que había muchas buenas palabras como hojas portentosas, pero ningún fruto de arrepentimiento.

El Espíritu Santo trajo una nueva luz a la iglesia en 1888 que fue rechazada, pero en 2010 después de 120 años de su vagar en el desierto, volvió con una luz mucho mayor. Los tesoros brillaban con fuerza en aquellos años. El mensaje de Orión, bellamente diseñado especialmente para que los Adventistas del Séptimo Día lo aceptaran, señalaba al Señor como un Cordero inmolado en medio de Su templo. La Lista de los Grandes Sábados brillaba como diamantes pulidos en la corona genética del tiempo de la iglesia[20], en honor al gran sacrificio de nuestro Señor y a la corona de espinas que llevó por nosotros.

El juicio estaba en un punto importante con Dios en juicio y en necesidad de testigos que dieran testimonio por Él. Si no se encontraba ninguno, los cargos contra Él se mantendrían y el universo estaría en peligro, porque Dios es un Dios justo, incluso bajo Su propio riesgo.[21] Nuestra alta vocación era dar testimonio; hacer nuestra parte para vindicar el buen nombre del Padre y Su Ley de las acusaciones de Satanás, viviendo en la justicia por la fe en la sangre del Cordero.

Sin embargo, a pesar de estos mensajes vigorizantes de arrepentimiento y esperanza, confirmados por la historia, ningún pastor o líder de la iglesia lo aceptó. En lugar de ello, sólo dieron excusas endebles e improvisadas como razones por las que era erróneo, que eran sólo evidencia de que ni siquiera consideraron seriamente el mensaje, sino que estaban más interesados en preservar su reputación y posición.

El hecho de que nadie pareciera apreciar que se trataba claramente de un mensaje de Dios era un misterio para algunos de nosotros que no podíamos comprender. Para nosotros, era un mensaje que habíamos estado anhelando e incluso esperando, sin saber cuándo llegaría[22] ni cómo sería. Pero cuando estudiamos el Tiempo y reconocimos el cuerpo herido de Jesús en Orión, cuando vimos el ADN de Su sangre a través de la Lista de los Grandes Sábados, nuestra respuesta fue el participar de los santos emblemas con alegría.

La iglesia habría estado bien dotada para cumplir su propósito, pero desgraciadamente, había involucionado desde el ardiente celo de Filadelfia en sus primeros años, hasta la satisfecha y tibia indiferencia de Laodicea en su final. De hecho, la dirección de la iglesia estaba dando pasos definitivos y deliberados para ajustarse plenamente a la regulación gubernamental de la igualdad LGBT (para no perder su sagrado estatus de exención de impuestos). ¡Qué experiencia de fe fue en 2012, cuando la iglesia fue efectivamente “vomitada” y el proceso judicial comenzó a pasar a una nueva fase!

Fue una experiencia suficiente con el pecado, y el Señor señaló a Su cuerpo de la iglesia para responder a la infección. Dios buscó testigos de aquellos que deseaban en sus corazones servirle en esa tarea. ¿Podría ser que el último triplete de la LGS tenga un significado especial en relación con esa respuesta? Sigue leyendo para descubrir el primer mensaje oculto del Señor para Su esposa.

Venciendo por la fe

Las primeras páginas de la historia que hemos revisado en los últimos años de la iglesia fueron un triste registro de fracaso. Sin embargo, esta era la “iglesia remanente” de Dios que una vez se había reunido con un amor común por Jesús y por Su venida. ¿La abandonaría Dios por completo?

Aquí es donde la historia da un giro fascinante, un giro de 180 grados. No es que los más de veinte millones de miembros de la iglesia hayan dado vuelta repentinamente y se hayan arrepentido, sino que el pequeñísimo remanente que recibió la lluvia tardía que se derramó sobre la iglesia serviría para iniciar la respuesta inmune dada por Dios para revertir el daño del pecado. En nuestra experiencia, Dios nos llevaría de vuelta a través de la receta corta de anticuerpos, que—con los 144.000—finalmente montarían la resistencia necesaria contra el pecado y proporcionarían inmunidad para el cuerpo mayor de Cristo. En los tripletes consecutivos que se encuentran al final de la LGS está escrito el primer mensaje secreto. ¿Pero cómo lo leemos?

La lectura de la cápsula del tiempo de la Lista del Alto Sábado.

Observa que no hay ningún tema nuevo en el último triplete, sino que coincide exactamente con el triplete de 1888 –1890, que etiquetamos con “justicia por la fe” (JpF), porque ese fue el mensaje que fue rechazado en 1888. ¿Podría ser que lo que faltaba en la iglesia adventista se encontrara en el remanente que quedó de ella, después de que su tiempo terminó en 2012? Esto representaría un nuevo comienzo, un nuevo caminar en la justicia por la fe, de la mano del Señor. El principio simple es que el pecado es superado por la fe, que se reconocerá a través de un curso de acción correcto.

Los dos tripletes consecutivos destacan el contraste entre el pecado que se manifestó en el cuerpo en el primer triplete y lo que fue vencido en el segundo: en el remanente que vivió su fe en la sangre redentora de Jesús. ¿Y cómo era su testimonio de fe? Esa fue aparentemente la pregunta del Señor para los líderes de ese pequeño remanente también. ¿Se aferrarían a Su brazo y caminarían de regreso con Él?

El Señor nos lleva a través de circunstancias difíciles a veces para responder a esa misma pregunta. “¿Permanecerá su fe?” Los líderes de este ministerio no se libraron de las pruebas difíciles. En 2013, una de esas pruebas llevó a nuestra pequeña hermandad a un punto decisivo con respecto a su líder terrenal. La crisis llevó al hermano John en oración privada a no retener nada. En sus propias palabras, compartidas más tarde en nuestro foro, donde la pequeña comunidad global se reunió, dijo:

No tenía nada más que ofrecer a Dios por el grupo y mis amigos, el universo y los demás seres no caídos que mi propia vida eterna que me fue prometida por el propio Jesucristo. Sabía que era la única posibilidad de sanar la situación entre nosotros aquí en Paraguay. “Nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca”. (Juan 11:50)

Esta voluntad guiada por el Espíritu de renunciar incluso a la propia recompensa eterna por el bien de los demás tuvo un impacto tremendo en nuestra pequeña comunidad. Fue un cambio de paradigma que no tomamos a la ligera. Sin embargo, al contemplarlo, reconocimos que el amor no podía poner nuestra propia salvación por encima de la de los demás. Así que, primero con el grupo de Paraguay, y después en nuestro foro, pronto expresamos nuestra propia disposición a ser borrados del libro de la vida de Dios, si eso servía a Sus propósitos, como Moisés[23] y Pablo[24] habían expresado de forma similar en la Biblia. Podría ser que la promesa de Jesús a Filadelfia fuera más literal que simbólica:

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí... (Apocalipsis 3:12)

Desde entonces hasta ahora, ha sido parte de nuestros votos como iglesia a nuestro Padre celestial, que renovamos en cada Santa Cena, el entregar la corona de la vida eterna[25] que nuestro Salvador nos ha dado, si sirve a Su causa. No somos mejores que nadie, ni más merecedores del cielo que otros. Que nuestro servicio se preste por Dios, no por temor al castigo, ni siquiera por nuestra propia recompensa, sino por amor a nuestros hermanos.

Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. (Apocalipsis 14:12)

Por medio de la fe, la iglesia dio un testimonio correcto por amor a Dios y a los hombres. El carácter de Jesús se manifestaba en el liderazgo, y no en unas pocas ovejas dispersas. Jesús reunió a doce apóstoles que llevaron a muchos a dar su vida física. También necesita doce líderes hoy[26] para demostrar cómo no “amar sus vidas hasta la muerte”.

Y ellos lo han vencido por causa de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, porque no amaron sus vidas hasta la muerte [eterna]. (Apocalipsis 12:11 RVA-2015)

Este voto se ha convertido en una faceta clave de nuestra fe: fue una demostración de cómo la justicia de Cristo, otorgada a través de Su sangre, puede aplicarse con éxito en nuestras vidas humanas para vencer el pecado. El último triplete no era en realidad un final, sino un nuevo comienzo: el nuevo “codón de inicio” de la justicia por la fe para contrarrestar los pecados que habían entrado en la iglesia. El orgullo de la posición y el orgullo de la vida fueron superados por la fe, y la iglesia fue bendecida por nuestro Señor.

De hecho, en el triplete OLC, el Señor dio la luz del mensaje de Orión, la LGS, y una comprensión de las consecuencias eternamente oscuras del fracaso del hombre para cumplir su papel en el plan de Dios para la última generación.

Luego, en 2013, el juicio pasó de los casos de los muertos a los de los vivos. Por fe, también aceptamos las consecuencias eternas del fracaso para nosotros mismos, tal como Dios lo hizo para sí mismo al dar a Su Hijo para que muriera por nosotros. Por fe, acogimos la luz de otros dos ciclos de Orión en 2014 para complementar el primero.[27] 

Finalmente, en 2015, Dios nos abrió los ojos a un descubrimiento importante, que requirió fe para que aquellos con antecedentes adventistas del séptimo día lo aceptaran, ya que va en contra de la comprensión adventista tradicional. La tradición es una limitación de la verdad viva de Dios según el entendimiento finito del hombre. Pero cuando caminamos por fe, Él nos muestra una mayor profundidad de significado y caminamos en esa luz. El camino de la fe es uno que nos lleva sin esfuerzo a la cima de una alta montaña para encontrarnos con el Señor, mientras que la tradición es como una pesada carga que nos mantiene en el valle babilónico de abajo.

El mandamiento del sábado, sobre el que se construye la LGS, nunca fue comprendido del todo. Se sabe que el sábado lleva el sello de Dios, pero en 2015, nos quedamos asombrados al reconocer de repente que la confusión en cuanto al matrimonio que se había convertido en un punto de prueba en gran parte del mundo, estaba de hecho poniendo a prueba la lealtad hacia su Creador, al igual que el sábado lo hizo a pequeña escala durante el triplete 1888 – 1890, cuando la gente fue realmente encarcelada por honrar el día de adoración de Dios. Así, uno honra el sábado cuando honra el designio de Dios como su Creador en la prueba que soporta, que en 2015 fue sobre el matrimonio.[28] 

Al abrir la cápsula del tiempo, descubrimos un único objeto y varios mensajes. El objeto es una hermosa pluma estilográfica etiquetado “La Sangre de Jesús”. El mensaje superior de nuestro Amado es una petición: “¿Quieres reescribir la historia conmigo?”

Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová; (Salmos 27:8)

Al comenzar las aventuras de ejecutar la directiva de nuestro Señor, formulamos una declaración de fe en el proceso: nuestra fe como Adventistas del Gran Sábado. Después de nuestra experiencia de 2013 – 2015, ahora incluye una postura clara sobre la identidad de género. Esto es esencial para la experiencia de los testigos del tiempo del fin para Dios que vencerían el pecado y se mantendrían en pie en Su venida.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  • Borrar el orgullo de la vida y la posición y en el corazón, escribir la disposición de ofrecer la vida eterna para beneficio de otros.

  • Borrar la indiferencia de Laodicea y escribir en el corazón el entendimiento de las consecuencias eternas del fracaso y el aprecio por el cuerpo y la sangre de Jesús simbolizados en el tiempo por Orión y la Lista de los Grandes Sábados.

  • Borrar la imagen de la bestia y en el corazón, escribir el honor por Dios y por Su diseño original para el matrimonio.

Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. (1 Juan 5:4)

Superando los fracasos de la iglesia adventista de 2010-2012.

¡Qué maravilloso es el Dios al que servimos! ¡Cada “talento” de luz que Él había dado en 2010 – 2012 fue aumentado! Esta es la naturaleza del camino de la fe. Aunque tengamos poco, al actuar en fe de acuerdo con la voluntad del Señor, Él da un incremento abundante. Como manos y pies del Señor, Su pueblo Le sirve en amor, reescribiendo de forma correcta lo que en la historia se tornó en apostasía. El testimonio fiel de Su cápsula del tiempo se escribe en el corazón con la pluma de la sangre de Cristo, y brilla en la vida.

Así se cumplió la primera tarea de la cápsula del tiempo del gran sábado. El Señor ha comenzado a utilizar a Sus pocos fieles para demostrar la transformación que tiene lugar cuando Dios replica el ADN de Su Hijo en ti mientras sigues las pistas para descubrir los tesoros secretos del amor en Su sangre.

Alcanzamos el siguiente mensaje de la cápsula, que dice: “La oración humilde puede mucho”[29] 

Recuperando el poder de la oración

Cuando uno acoge la luz del cielo, Dios envía aún más luz. De hecho, la lluvia tardía se derramó en abundancia a partir de 2010.

Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite. Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. (Joel 2:23-25)

Una vez que la lluvia tardía del Espíritu Santo devolvió una fe operante a un remanente de la iglesia, era el momento de restaurar los años que habían sido comidos por las “orugas”. Sin saberlo, Dios comenzó a guiarnos en una travesía de año en año que volvería a recorrer el terreno perdido por la invasión del pecado. Dios nos guiaría de vuelta sobre los mismos principios de cada prueba que la Iglesia Adventista del Séptimo Día enfrentó, año por año tratando de encontrar testigos de los últimos días que vencerían en cada punto a través de la provisión dada por Cristo en Su ADN como se describe en la LGS.

Recuperando el poder de la oración.

Después del triplete de luz aumentada de 2013 – 2015, el Señor nos estaba preparando silenciosamente para algo que Él necesitaba que hiciéramos en 2016 que proporcionaría inmunidad contra el fracaso en el triplete de 1986 – 1988 “Personalidad del Espíritu Santo” (PES). El registro histórico para este tiempo revela una memoria prominente de intereses conflictivos.

El 27 de octubre de 1986 se celebró en Asís, Italia, la primera Jornada Mundial de Oración por la Paz, organizada por el Papa Juan Pablo II.[30] Es algo extraño de encontrar en los archivos de la iglesia adventista, pero fue el resultado de la indiferencia hacia el papel profético de la iglesia. Su rumbo se había desviado mucho del camino de la vida, y lanzaban miradas anhelantes hacia compañeros más mundanos.

El “Espíritu de Asís”, como se llama la iniciativa de oración, trata de la paz. Este encuentro no fue sólo para los católicos; líderes religiosos de varias denominaciones cristianas e incluso de otras religiones del mundo se reunieron por invitación del Papa para orar—cada uno a su propio dios—por su deseo común de paz mundial. Entre ellos se encontraba el Consejo Mundial de Iglesias, en el que la Iglesia Adventista del Séptimo Día era miembro de muchos de sus diversos consejos y conferencias.[31] 

Parece un principio hermoso y cristiano. Después de todo, ¿no bendijo Jesús a los pacificadores? Pero la oración contestada no proviene de la comunión amistosa con el mundo.

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. (Santiago 4:3,4)

El espíritu de Asís es un espíritu de convivencia intencionada con la falsedad y el mal. Su oración es que Dios no castigue el pecado, sino que lo tolere. En lugar de alinearse con el Espíritu de Dios que da la paz interior, los participantes se alinean con el “espíritu de Asís” y oran por la paz exterior, mientras viven de la manera que desean.

¿Cómo nos guio Dios por la fe para hacer frente al abuso subyacente de la oración? En 2016, los Adventistas del Gran Sábado oraron un tipo de oración diferente a la de Asís. ¿Cómo podría Dios aprobar una oración por la paz en un mundo malvado? Más bien, el Espíritu Santo impulsó una oración por el tiempo en medio de las tribulaciones de la tierra. Se trataba de una oración abnegada, que buscaba lo mejor para los demás, más que un tiempo de paz y seguridad para consumir con los propios deseos.[32] 

El mismo año hebreo, poco después de nuestra oración, empezamos a comprender el proceso de replicación del ADN espiritual, tal como compartimos en Los siete años de escasez. En ese artículo, reconocimos cómo ese proceso tiene lugar en mitades, porque cuando una célula necesita replicar su ADN, primero lo divide por la mitad, y cada mitad se transcribe para formar una copia genética exacta para las dos nuevas células. En aquel momento, sólo podíamos ver claramente la mitad de la imagen, pero había una segunda hebra que también debía transcribirse. Ahora vemos que la imagen de la replicación genética está completa, y cómo Dios nos estaba guiando mientras avanzábamos con esa oración en 2016.

El segundo mensaje de la cápsula del tiempo del Señor nos remite al escenario histórico de un falso espíritu de oración según el corazón del hombre, que debemos borrar y reescribir con una oración motivada por el Espíritu Santo usando la tinta de la sangre de nuestro Salvador. El espíritu de Asís es uno que evita cualquier cosa que pueda causar ofensa al hombre, mientras que el Espíritu de Dios convence al corazón a través de la confrontación con nuestra ofensa contra Dios—una experiencia incómoda e incluso dolorosa, pero que lleva al arrepentimiento. Y en la Lista de los Grandes Sábados, discernimos los principios de la fe por la que Jesús dio Su sangre para que Su pueblo de los últimos tiempos reconozca. Dejemos que Su Espíritu traiga convicción en lugar de buscar la paz con aquellos que nos separarían de Él.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  1. Borrar el abuso de la oración con fines egoístas y en el corazón, escribir la oración por los intereses eternos de otros, incluso a costa de sufrimiento, desventaja y pérdida propia.

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. (Santiago 5:16)

Permite que tus oraciones abarquen las necesidades espirituales de los demás, que son de peso eterno, en lugar de las necesidades y deseos terrenales y temporales. A medida que la sangre de Cristo hace su obra en ti, orarás a Cristo con fe, dependiendo de Él para la victoria, y Él responderá poderosamente.

Al proceder al siguiente mensaje en nuestra cápsula del tiempo, encontramos un precioso tesoro....

Jesús, nuestro ejemplo en el cielo

Este mensaje se refiere a la experiencia de la iglesia en el triplete 1959 – 1961–un tiempo en el que influencias insidiosas llevaron a la iglesia a cambiar la doctrina establecida, para no parecer como una secta ante el resto de la cristiandad. Dice: “Yo en ti, y tú en Mí”.[33] 

La doctrina ridiculizada era que Jesús no tenía mayor ventaja que nosotros para enfrentar el pecado, porque vino en la semejanza de la carne pecaminosa. Esto está cerca del corazón de nuestro Salvador porque se relaciona directamente con la forma en que Su esposa debe vencer. De hecho, el principio fundamental de la justicia por la fe fue completamente socavado por el cambio doctrinal.

Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. (Romanos 8:3,4)

Muchas personas de todas las denominaciones han asumido que porque Jesús era “especial” podía abstenerse de pecar. Con esa creencia, no podemos relacionarnos con Él como un verdadero Hermano que nos entiende para ayudarnos en tiempos de tentación. Pero la Biblia lo compara con un sumo Sacerdote comprensivo:

Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer [Diccionario de Strong: ayudar o aliviar] a los que son tentados. (Hebreos 2:17-18)

Tenemos un Abogado en Cristo, que nos entiende y conoce nuestras debilidades por experiencia, pero que venció el pecado incluso así, no por ninguna fuerza sobrenatural, sino por fe, confiando en Su Padre. Por lo tanto, podemos poner nuestra fe confiadamente en Él, sabiendo que nos “ayudará” o “aliviará” en la tentación y cumplirá la justicia de Su Ley en nosotros. De esto se trataba el servicio del santuario: Jesús estableciendo Su “tabernáculo” con nosotros en nuestra condición, cumpliendo fielmente la Ley de Dios, dando Su sangre por Su novia virgen.

El servicio de Cristo en Su santuario, descendiendo a nuestro nivel para llevarnos hasta Él, fue precisamente el tema que Él abrió a nuestro estudio en 2017. Fue un momento emocionante para los Adventistas del Gran Sábado; se nos abrió todo un nuevo campo de estudio relacionado con el santuario celestial del Señor que no habíamos considerado antes: el Mazzaroth.

¿Por qué la Iglesia Adventista nunca había dirigido a nadie a mirar hacia arriba a las señales celestiales que pueden verse tan claramente en el cielo nocturno? De manera interesante, aunque habíamos empezado a ver muchas cosas en los cielos, fue al observar a compañeros cristianos de otra fe que llegamos a considerar la señal celestial de Apocalipsis 12, la señal de la última generación, los 144.000 que son vírgenes sin contaminación, que deben estar sin mancha delante del Señor.

Estos son los que no se contaminaron con mujeres [iglesias bajo el dominio del hombre], pues son vírgenes [representadas por Virgo]. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios. (Apocalipsis 14:4,5)

La iglesia satisfecha no miraba a las estrellas para vigilar el tiempo del regreso de su Señor, pero otros estaban vigilando. Ellos no fueron bendecidos con las mismas ventajas, pero fueron más fieles con lo poco que tenían, y el Señor los usó para dirigir la atención del mundo hacia esta señal.

Los que miran hacia arriba son nuestros hermanos.

¿Quién es, pues, nuestro hermano?

Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, y hermana, y madre. (Mateo 12:50)

Fue como si el Señor abriera las puertas del cielo. Una señal tras otra comenzó a abrirse a nuestra vista. Comenzó a enseñarnos un nuevo lenguaje celestial mientras seguíamos a nuestro Esposo, representado por el sol, a través del tiempo profético y comprendíamos el misterio de las siete estrellas y su relación con Orión.

El misterio de las siete estrellas [errantes] que has visto en mi diestra [al pasar por la región de la mano derecha elevada de Orión que llega hasta la eclíptica], y de los siete candeleros de oro [las estrellas de Orión]. Las siete estrellas son los ángeles [mensajeros planetarios] de las siete iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias [asociadas con las estrellas de Orión]. (Apocalipsis 1:20)

Entendiendo el misterio de las siete estrellas.

Langostas como escorpiones saliendo del humo. Como las ruedas y piñones entrelazados de un reloj de precisión, podíamos comparar notas entre los dos relojes divinos y descubrir qué más decía nuestro Padre desde el Mazzaroth para complementar la información del tiempo del reloj de Orión. ¡Era como explorar una dimensión completamente nueva! En lugar de una simple línea de fecha alrededor de Orión, el Señor nos dio todo un tablero de historia, ¡incluso con personajes en movimiento!

Lo que antes habíamos tomado completamente por fe, ahora cobraba vida, con un significado adicional. Cuando una trompeta sonaba según el tiempo del reloj de Orión, el Mazzaroth daba detalles adicionales en armonía con la profecía bíblica. Por ejemplo, cuando Orión declaró que la quinta trompeta comenzaría el 5 de diciembre de 2017, miramos en el cielo hacia donde el sol dirigía nuestra atención, ¡y nos quedamos atónitos al ver que el Creador había proporcionado Sus propias ilustraciones para el texto bíblico! Allí vimos el humo que salía del abismo, y parecía que salían de él insectos voladores, ¡como escorpiones con sus colas venenosas!

Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; ... Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. (Apocalipsis 9:2,3)

Jesús, nuestro Ejemplo en el cielo.

Jesús vino a la tierra como un hombre, ilustrado tan claramente en la señal celestial del 23 de septiembre de 2017. Vino a relacionarse con nosotros de una manera cercana y personal, enfatizada en el gen de la vida a través del triplete sobre la naturaleza humana de Cristo (NHC). Así que, de la misma manera en 2017, Él comenzó a llevar nuestra atención al cielo para relacionarnos con Él y Su obra en el santuario celestial de una manera personal, utilizando medios tan simples como un padre que pone a su hijo en su regazo para contarle una historia. Esto es lo que Él quiere hacer con cada uno.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  1. Borrar la idea de un Maestro distante y desconocido y en nuestros corazones, escribir la afirmación de que como Cristo se hizo humano, pero sin pecar, podemos tener la victoria a través de la grandeza de Su sacrificio, sabiendo que Jesús venció al pecado usando sólo ese poder que está disponible para nosotros a través de la fe.

Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles. (Marcos 8:38)

Con el bello mensaje de la cercanía de Jesús a nosotros, habiendo venido en semejanza de carne de pecado, nace el deseo de devolver el amor. Pero ¿qué podemos hacer por Aquel que nos sostiene y por quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser?[34] El siguiente mensaje de la cápsula del tiempo nos enseña la respuesta.

Por lo tanto, estad firmes

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. (Efesios 6:13)

El siguiente mensaje en la cápsula del tiempo del Señor dice: “Yo puedo guardarte. ¿Permanecerás en pie?”[35] Se refiere al registro histórico de 1935 a 1937. En la iglesia adventista de aquel tiempo, un fiel ministro y teólogo había presentado a los dirigentes de la iglesia una importante instrucción doctrinal, basada en la luz anteriormente rechazada de la justicia por la fe. Esta instrucción debía preparar al pueblo de Dios para resistir en el día malo.

Uno de los mayores engaños de Satanás no fue un ataque directo contra la iglesia, sino una distracción y satisfacción con la religión para que la iglesia dejara de crecer como pueblo. Pero el Señor está vivo y necesita una iglesia que también viva. Cuando se recibe Su Espíritu, hay vida y crecimiento y mejora de la salud, tal como lo vemos representado en la LGS.

Recuerda que mientras hacemos nuestro camino de vuelta a través de la LGS, estamos haciendo lo que los glóbulos blancos hacen con su ADN para vencer una infección. Una vez que la “receta de los anticuerpos” ha sido generada por el lento camino hacia adelante a través del tiempo, el proceso biológico de transcripción inversa se refleja cuando cada miembro de los 144.000 recibe una copia de ese nuevo “gen” de la victoria en su ADN. Este es un cuadro de remediación espiritual, así como la LGS hacia adelante es un cuadro de crecimiento espiritual, obstaculizado sólo por los fracasos de la iglesia:

Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. (2 Corintios 3:18)

Permanecer como la última generación.

El Señor siempre tiene algo nuevo que enseñarnos. Sin embargo, los que se sienten satisfechos con su conocimiento, lo perderán, como ha demostrado tristemente la Iglesia Adventista. Su experiencia se ha estancado; siguen enseñando el mismo mensaje que se entendía hace un siglo y medio, mientras que la nueva luz procedente del trono de Dios se rechaza rotundamente.

Así como el Señor guio el ministerio adventista del gran sábado a través de todo rayo de luz y consejo rechazado, así tú debes recibir la fe escrita en tu propio corazón. Muchos han tenido sueños de una obra especial que debe realizarse en la hora undécima, por ejemplo. ¿Sabes cuál es esa obra? Puede ser que lo que estás leyendo aquí sea una explicación ilustrativa de lo que has visto ocurrir en tu propia experiencia. Observa, pues, que el Señor ha enviado a algunos de antemano para preparar el camino, para señalar los obstáculos y animarte con las promesas de victoria del Señor.

Tú eres parte de la última generación, y el Señor tiene un papel especial para que cumplas con Su fuerza. A eso se refería el mensaje de nuestra cápsula del tiempo, el mismo que fue llevado a la Iglesia Adventista. El Señor no quiere que Su pueblo dependa del rapto para librarse de la aflicción final. Él quiere que Su amor se reproduzca en ellos para que puedan corresponderlo a través de su testimonio.

¿Sabías que hay una obra que puedes hacer que Jesús no pudo hacer? Es cierto. Jesús no pudo ser redimido del pecado. Él nunca cayó en el pecado, por lo que nunca pudo ser redimido de él. Pero nosotros sí podemos. Ahora bien, si literalmente hacemos de abogado del diablo, no queriendo admitir la derrota, afirmaríamos que el hombre no puede seguir la Ley de Dios; que no puede ser guardado de pecar. Él tiene muchas evidencias para hacer esa afirmación: basta con mirar la historia de Israel en la Biblia, o incluso la de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. ¿Fue el “pueblo remanente” de Dios guardado del pecado? No. Puede ser que unos pocos dentro de él permanecieran fieles hasta la muerte, pero ¿puede demostrarse que hay un pueblo—no sólo una persona aquí o allá—que puede abstenerse del pecado; que realmente tiene la Ley de amor de Dios escrita en el ADN de sus corazones?

¿Puede Jesús hacer esa obra solo? No, necesita tu colaboración. Él necesita que recibas el ADN transcrito inversamente en tu corazón—todo hecho por la fe en Él—y con eso, los anticuerpos contra el pecado pueden ser producidos en una generación de personas que conquistarán el pecado y mantendrán el cuerpo saludable para siempre. Este es el mensaje de la Teología de la Última Generación (TÚG). Es un mensaje que subraya las consecuencias del fracaso. ¿Qué pasaría si no se encontrara esa generación de 144.000 individuos? ¿Y si no resistieran la prueba final? ¿Y si, por no darte cuenta de que eres uno de ellos, piensas que esto no se aplica a ti? ¿Serás atrapado en una de las muchas trampas engañosas que se ponen en esta hora y fallas en defender el caso del Señor de que el pecado puede ser vencido?

¿Comprendes que los 144.000 siguen la experiencia de Job, y que el Apocalipsis destaca su victoria, porque es por su testimonio que Jesús puede finalmente vencer a sus enemigos?

Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios. (Apocalipsis 14:4,5)

Hay multitudes más de redimidos que simplemente los 144.000. ¡Pero esta es la última generación que es redimida de entre los hombres! Son las primicias de la tierra, que experimentan la victoria completa sobre el pecado mientras están en la tierra.

Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. (Apocalipsis 12:11)

Esto es lo que podemos hacer por nuestro Señor. Por Su gracia, podemos dar un testimonio con nuestras vidas que vence el último argumento de Satanás: “¡Soy redimido por la sangre del Cordero!”.

El año correspondiente fue el 2018, cuando Dios nos hizo pasar por el mismo terreno en nuestra experiencia. Fue cuando las trompetas se convirtieron en plagas sobre la tierra, señalando el momento en que la última generación debe levantarse en estos tiempos peligrosos (para que no se diga que podían mantenerse en pie sólo porque la vida era favorable en el mundo). Tanto las trompetas como las plagas prefiguraban el tiempo presente en el que el papel de la última generación es más prominente.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  1. Borrar la falta de voluntad de permanecer en pie por Dios como la última generación y en nuestros corazones, escribir un servicio profético fiel, siendo sostenidos por el brazo derecho del Señor[36] y entendiendo el papel que los 144.000 tienen en el plan de salvación.

¿Has permitido que esta promesa del Señor esté escrita en tu ADN? Si es así, debe mostrarse en tu vida. Y eso nos lleva a la siguiente nota de la cápsula del tiempo del Señor, que nos recuerda una situación que cualquiera que esté familiarizado con la historia judía bíblica conoce bien...

Desatando la maldición

Volvemos a la cápsula del tiempo del Señor para el siguiente mensaje, que se refiere a un momento de la historia de la iglesia que nos hace sentir que estamos leyendo el libro de los Jueces:

Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían. Mas acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino. (Jueces 2:18,19)

Desatando la maldición de la reincidencia.

Este mensaje dice: “¿Todavía necesito la rienda y el freno?”.[37] El triplete correspondiente se titula “Espíritu de profecía” (EdP), porque comenzó un tiempo en el que murió una de las pioneras más influyentes de la iglesia adventista, en la que se manifestó poderosamente el Espíritu de profecía. Los testimonios de Jesús que ella había entregado a la iglesia sirvieron para protegerla y guiar a sus miembros en el camino correcto. Pero ¿qué pasaría después de su muerte, cuando su influencia viva quedara relegada a los libros viejos de una repisa? El mensaje de la cápsula del tiempo se refiere a la historia del alejamiento rápido en ausencia de liderazgo humano, al igual que cuando moría un juez en Israel.

A los dos años de la muerte de Elena de White en 1915, la iglesia europea había traicionado sus valores previamente defendidos con respecto a portar armas en combate bajo la presión gubernamental de la Primera Guerra Mundial.[38] En otras tierras, hizo concesiones al trabajar con las iglesias protestantes, lo que significa que se buscó un “terreno común” entre ellas para lograr un objetivo conjunto, en lugar de conservar la libertad de predicar el mensaje completo que Dios les había dado.

En la cápsula del tiempo, el Señor dejó una nota adicional de que debemos comparar este tiempo con 70 años antes, porque ambos tripletes comparten exactamente el mismo código de los grandes sábados. Las semillas de compromiso plantadas en el triplete de 1915 – 1917 habían crecido y dado fruto para 1986 – 1988 cuando la iglesia había comprometido completamente sus valores para ser parte de una organización que estaba representada en la reunión de oración del Papa “Espíritu de Asís” en 1986.

Dios siempre ha estado buscando un pueblo que le sirviera de corazón y no sólo cuando había un buen juez sobre ellos para guardarlos como ovejas dentro del pastizal. Cuando Su Ley está escrita en el corazón, ellos actúan de acuerdo a ella de corazón y no se desviarán. Por lo tanto, el simbolismo del ADN es tan poderoso. Se trata de la identidad de la iglesia. ¿Qué está escrito en tu corazón? ¿Qué sucede cuando la guía del Señor no es tan clara; cuando sientes que estás solo y que Dios no te ayuda?

Esa fue la prueba que también tuvimos que soportar en 2019. Fue un tiempo difícil. Desde 2016, habíamos creído que el fin llegaría ya en 2019, y no podíamos ver con claridad más allá. Este era el fin de lo que comenzó con nuestra oración en 2016, el año correspondiente al otro triplete coincidente.

Como hemos comprendido desde entonces, fue un tiempo en el que nosotros, representando a los dos testigos, estábamos efectivamente “muertos”. Llamamos apropiadamente al ciclo del reloj en ese momento, el “ciclo de los truenos”, reconociendo que los tiempos que el reloj señalaba en ese momento generalmente no apuntaban a eventos específicos que pudiéramos identificar clara y consistentemente como el cumplimiento de la profecía. Fue un tiempo en el que la decepción llevó a algunos de nuestros miembros a abandonarnos, porque parecía que el Espíritu de la profecía también nos había dejado.

Pero al igual que cuando Jesús predicó Sus duras palabras y muchos se apartaron de Él, Jesús hizo a Sus discípulos la misma pregunta que nos hizo a nosotros:

Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. (Juan 6:66-68)

¿A quién iríamos si nos apartáramos del Creador que nos ha sostenido durante tanto tiempo y ha hecho tantas maravillas en el cielo? No, permaneceríamos fieles a Él, aunque pareciera que no está con nosotros ni nos guía. No permitiríamos que el Espíritu de la profecía diera paso al Espíritu de Asís, sino sólo al Espíritu de vida que entraría en los dos testigos cuando se cumpliera el tiempo. La maldición del pecado—incluso las tendencias hereditarias al pecado—debe romperse.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  1. Borrar la tendencia a la apostasía y en nuestro corazón, escribir la firmeza incluso en tiempos de incertidumbre y aparente falta de dirección.

Así es como debe ser un matrimonio. Aunque no siempre entendemos la dirección del Señor, nos mantenemos fieles a Él porque lo amamos, y no está en nuestro corazón buscar satisfacción en otra parte.

Con anticipación, alcanzamos ansiosamente la próxima nota de amor de reflexión en nuestra cápsula de tiempo de la LGS. Viene de ese triplete especial cuando Jesús pudo haber venido, cuando la iglesia se apartó por primera vez del camino correcto.

Comienza el examen final

La nota dice: “¡Entra en mi reposo!” ¿Tenemos pistas que nos ayuden a entenderla? La referencia histórica correspondiente no trae ninguna sorpresa, pues ya hemos compartido cómo fue fundacional para el descubrimiento de la propia cápsula del tiempo. Recuerda que tiene exactamente la misma secuencia de código que en el último triplete de 2013—2015—el triplete que descubrimos que se había convertido en el primero en el curso de retorno del cuerpo a través de la “receta de anticuerpos”.

El examen final de la justicia por la fe.

Las características del código de ese triplete (naranja) marcan una fase potencial de “regreso al hogar”, tal como lo experimentamos en el triplete de 2013-2015, pero las razones para no regresar al hogar fueron, por supuesto, diferentes en los dos tripletes. Con la guía del Espíritu Santo al poner nuestras vidas eternas en el altar en 2013, Él nos había sellado para elegir un curso que transformaría ese triplete de ser una terminación para convertirse en un nuevo triplete de inicio. Así comenzó el desandar de los pasos en falso del adventismo (los resaltados en rojo en la imagen).

Pero ese desandar de los pasos en falso también llegaría a su fin, que está marcado por el triplete 1888 – 1890 “Justificación por la fe” (JpF), cuando se produjo el primer gran fracaso del cuerpo corporativo. El año correspondiente en nuestro ministerio, 2020, fue un momento muy importante para nosotros. Habíamos terminado un nuevo Refugio en línea y una plataforma de redes sociales para que los 144.000 utilizaran para comunicarse, compartir vídeos y estudiar, alojados en nuestros propios servidores, lejos de las miradas indiscretas de la Inteligencia Artificial Central.[39] Fue el año en que el coronavirus fue declarado pandemia, y el mundo estuvo buscando la muerte por vacunación durante cinco meses mientras la muerte huía de ellos.[40] Pudimos ver que había llegado el primer ay del que se advirtió en relación con la quinta trompeta.[41] 

Fue en ese momento cuando el Señor nos abrió los ojos a una gran batalla que estaba teniendo lugar en el frente financiero y nos reveló el importante significado del bitcoin como sistema monetario que emula los principios del cielo como los 144.000. Fue cuando echamos nuestro primer vistazo involuntario al reloj cometario del Espíritu Santo al estudiar el curso de NEOWISE[42], el cometa de Elías.

En resumen, este fue el año del comienzo del fin. Y muchos cristianos también sentían en su espíritu que los dramáticos cambios que se estaban produciendo en el mundo eran una señal definitiva de que el rapto era muy inminente. Pero todavía no era el fin. El Señor estaba preparando a Su pueblo para una fase importante de ministerio. La mayoría estaban encerrados en sus casas, forzados a dejar sus iglesias (y no sabían que ya no deberían asistir), mientras el Señor obraba en ellos con las circunstancias cambiantes.

Incluso estaba ocurriendo algo en el cielo de lo que no nos enteraríamos hasta después de un año. El pueblo de Dios, al que en su mayoría nunca hemos conocido, estaba aprendiendo a los pies de Jesús. Y si el 2020 representaba una nueva fase de la justicia por la fe, ¿podría significar que Jesús vendría dentro de dos años como en el ejemplo de 1888—1890? Nos referimos, por supuesto, a los años hebreos, que comienzan en primavera, lo que significa que el final del tercer año sería en la primavera de 2023, en perfecta armonía con el reloj Horologium y los dos cometas que apuntan al 12 de marzo de 2023, justo días antes de que el nuevo año comience oficialmente.

El templo del Espíritu Santo que había sido destruido por el rechazo de 1888 sería ahora levantado en tres días (años):

Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo [en 1888], y en tres días [2020, 2021, 2022] lo levantaré.Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?Mas él hablaba del templo de su cuerpo. (Juan 2:19-21)

Levantando el templo en tres días.

La cápsula del tiempo del Señor muestra cómo el templo del cuerpo de Jesús—es decir, Su iglesia—creció desde el triplete inicial hasta su caída en 1888. El lapso de tiempo que conecta esos dos tripletes es exactamente de 46 años, mientras que el mismo período en la “receta” es de tres años, tal como lo profetizó Jesús (un día representa un año).

El mensaje de reposo que Jesús nos dio es que cuando reposamos en Él a través de la fe, ¡Él puede levantar a la iglesia en el rapto en tres años! Esto también confirma que Jesús podría haber levantado a la iglesia en 1890, si hubieran acogido el mensaje de la justicia por la fe enviado por el cielo en ese momento, porque ese era el tercer “día” del triplete que habría comenzado con un glorioso 1888 cuando el Espíritu Santo les habría dado poder para terminar la obra.

Détente un momento para maravillarte de cómo Dios pudo orquestar esto para que las circunstancias de la construcción del segundo templo fueran paralelas a las del tercero, el templo espiritual, ¡separadas por dos milenios! No hay ningún albañil como el Creador, que construye utilizando bloques de tiempo con el pasado codificado en los movimientos planetarios del futuro y el futuro codificado en el pasado; que demuestra Su avanzado conocimiento de la bioquímica, la fisiología, la física planetaria y la sociología predictiva en Su diseño de un simple calendario de fiestas y un séptimo día sábado.

¿No crees tú que puedes depositar con seguridad tu confianza en un Ser así? La existencia de esta cápsula de tiempo por sí sola es suficiente evidencia contundente y verificable para demostrar efectivamente no sólo la existencia del Creador que conoce el futuro de Su pueblo, sino por extensión, también Su función como Redentor—los dos roles conmemorados por el sábado:

Acuérdate del día de reposo, para santificarlo. ... Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día... (Éxodo 20:8, 11)

Guarda el día de reposo para santificarlo,... Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo (Deuteronomio 5:12-15)

¿Se guarda el sábado yendo a la iglesia en ese día? ¿O se guarda cuando el Espíritu Santo lo usa como una pluma llena de la sangre de Jesús para escribir Su Ley en los postes de tu corazón?

... porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. (1 Samuel 16:7)

Puede que tú no reposes y hagas servicio de culto en el sábado, pero si Él ha escrito Su carácter en tu corazón, de tal manera que sabes en tu espíritu que está mal permitir la tecnología genética del hombre en tu cuerpo, mal participar en prácticas sexuales pervertidas; entonces eres más “recordador del sábado” que cualquier adventista del séptimo día que apoye a los LGBT o se vacune.

Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico. (Ezequiel 20:12)

¿Acaso el día en el que adoras te hace saber que es el Señor quien te santifica? No. Y la prueba de ello es que muchos observadores del sábado no son santificados, mientras que muchos que reciben la santificación divina no son observadores del sábado. Pero ¿los grandes sábados que ilustran el ADN de la sangre de Jesús como medio para crear anticuerpos contra el pecado muestran que es el Señor quien nos santifica? ¡Inequívocamente!

Esto muestra la diferencia entre la justicia por la fe y la justicia propia. Una funciona a través del poder de la sangre de Jesús con el Espíritu Santo en el corazón, mientras que la otra es una práctica externa de seguir reglas sin referencia al Espíritu o a la fe. ¿Podría ser que el año 2020 fuera el comienzo de un examen final para discernir si el Espíritu Santo es bienvenido en los corazones de los hombres? Ya habíamos visto que era el comienzo del tiempo de los ayes, que se prolongaría hasta el tercer año, el 2022. Considera las tres pruebas que han llegado y cómo el triplete de la justicia por la fe estaba activo cuando cada asunto se convirtió en un tema central:

PeríodoPruebaRelación con la bestiaAlcance principal
1888 – 1890 sábado Marca E.E. U.U.
2013 – 2015 Igualdad LGBT Imagen Naciones cristianas
2020 – 2022 Vacunación Número Mundo entero

Mientras que la justicia propia se esfuerza por cumplir la letra de la ley sin el Espíritu, la fe descansa, porque es el Señor quien hace la obra, y cuando Su obra a través de Su pueblo se complete al tercer día, Él lo resucitará.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  1. Borrar la justicia propia y escribir en el corazón la norma de la justicia de Cristo, por medio de la cual Él puede presentar a Su pueblo sin mancha ante Dios.

y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios. (Apocalipsis 14:5)

Ahora procedemos con ansiosa anticipación para descubrir cuál será el próximo mensaje del Señor.

Sellado para el servicio

El penúltimo mensaje de la cápsula del tiempo del Señor no hace referencia a un recuerdo de pecado o a un fracaso del pueblo de Dios, sino a un hito del desarrollo, como una marca en la pared que mide la altura de tu hijo. Describe un hito de transición. Las palabras son: “Otras ovejas oyen Mi voz”.[43] ¿Podría ser que tengamos hermanos desconocidos para nosotros, a quienes el Señor está trayendo al mismo redil de una manera que no esperábamos? Revisemos el registro histórico relevante para discernir lo que el Señor quiere enseñarnos.

En la época del triplete 1861—1863 “Adventistas del Séptimo Día” (ASD), el cuerpo de la iglesia estaba creciendo y necesitaba estar más organizado para facilitar su misión. Necesitaba una estructura y un nombre. En aquella época, no era como hoy, cuando la “organización religiosa” y la “exención de impuestos del gobierno” se han convertido en gemelos unidos en la mente de muchos. En aquel tiempo no había exención de impuestos para las organizaciones religiosas, pero éstas podían seguir existiendo y funcionando, libres de estipulaciones gubernamentales.

Al final de ese triplete, se organizó oficialmente la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyo nombre se eligió para reflejar dos de los principios más destacados de su fe: el carácter sagrado del día sábado y la bendita esperanza del segundo advenimiento de Jesús. Esto se hizo bajo la dirección del Espíritu Santo, y por lo tanto se marca como un hito importante en el desarrollo de la iglesia, uno que habría sido un obstáculo en su camino si hubieran actuado en contra de la guía del Espíritu.

Los 144.000 sellados para el servicio en el momento oportuno.

En la cápsula del tiempo, observamos que forma un conjunto con el triplete de 2010 – 2012. Estos dos tripletes tienen códigos equivalentes del gran sábado, con un triplete marcando la organización de la iglesia y el otro, su desaparición espiritual. La organización debe ser una herramienta que la iglesia utilice para hacer un bien mayor, pero en el último triplete del par, la iglesia estaba adaptando oficialmente la palabra de Dios para que encajara con las demandas gubernamentales sobre la organización.

La organización, que al final mordió el anzuelo de las exenciones fiscales a costa de una regulación gubernamental aparentemente benigna, se había apoderado del pueblo. Cuando los incentivos fiscales condujeron al cambio doctrinal, los miembros fueron efectivamente asimilados por el gobierno y ya no eran el pueblo de Dios, si se dieran cuenta o no. De hecho, ¡la novia de Dios había sido secuestrada!

Escapando de las llamas estructurales, los que reconocieron que ya no era Dios quien dirigía la organización, huyeron de ella, pero sobrevivieron como Su iglesia, mientras que la herramienta de la organización se convirtió en humo. Fue una gran pérdida de recursos que podrían haber ayudado a sostener y publicar el último mensaje de Dios para el mundo a lo largo y ancho y acelerar el fin de la obra. La gran mayoría de los obreros nunca reconoció el peligro y se perdieron en las llamas; confiaron implícitamente en la seguridad de la estructura.

Hay tres pares de tripletes con códigos equivalentes, y cada par apunta a una progresión diferente:

Triplete inicialTriplete finalProgresión
1861 – 1863 (Amarillo) 2010 – 2012 Organización, de útil a perjudicial
1888 – 1890 (Naranja) 2013 – 2015 Rebelión, de principio a fin
1915 – 1917 (Verde) 1986 – 1988 Compromiso, de la semilla al fruto

¿Existe un patrón similar en el camino de vuelta? Efectivamente, ¡la relación también se mantiene ahí! Observa que los dos tripletes consecutivos del final se reflejan en el mismo triplete de inicio en la secuencia inversa.

En la LGS, el par de tripletes verdes mostraba el compromiso que llevó a la iglesia a olvidar su misión y a orar por la paz en el mundo, como si deseara posponer el regreso de Jesús. Pero contrasta eso con la oración de 2016 para soportar un tiempo de juicios de Dios por el bien de aquellos que necesitaban ser despertados al inminente regreso de Jesús. En la secuencia inversa, los años verdes apuntan a que la oración de 2016 prevalecerá sobre la paz mundial en 2019, ya que el juicio se manifestó visiblemente en Covid-19 y muchos del pueblo de Dios comenzaron a despertar del sueño.

Ya vimos cómo en 2020 se completó el proceso de corrección de las fallas de la iglesia (resaltado en naranja). Entonces, casi un año y medio antes de que entendiéramos cómo el Señor nos había estado trayendo de vuelta a través de los puntos de la LGS año por año, nos llevó a entender que los 144.000 habían sido sellados completamente en 2021. Ese fue precisamente el año de coincidencia del triplete amarillo en el inicio de la iglesia adventista del séptimo día. Lo que comenzó en 2013—2015 con unas pocas personas selladas para el servicio, terminó en 2021 con el sellamiento de los 144.000—la última generación—para el servicio.

Período de comienzoPeríodo finalProgresión
2016 (Verde) 2019 Extensión de la paz, de la oración a Covid-19
2013 – 2015 (Naranja) 2020 Reversión del fracaso, desde el principio hasta el final
2013 – 2015 (Amarillo) 2021 Los 144.000, desde el primer recuento hasta el sellamiento final

Los tres ayes en el Horologium. Pero teniendo en cuenta que nunca hemos conocido a gran parte de los 144.000, ¿cómo podemos estar seguros de que están realmente conectados espiritualmente con nuestro pequeño ministerio que comenzó su viaje correctivo en 2013? Somos un ministerio del tiempo, así que si tienen alguna relación con nosotros, deberían estar asociados a un reloj. Por supuesto, la mayoría son muy lentos para creer que Dios les enseñará alguna vez la hora, sin embargo, ¡muchos tienen sueños o visiones que, sin saberlo, les señalan las dos lunas en un reloj de péndulo en el cielo! ¡Y Dios llamó nuestra atención a ese reloj en 2021, poco después de que los 144.000 fueran sellados! Sin embargo, poco se entendió al respecto en ese momento. El Horologium mostraba el tiempo de los tres ayes del examen final en los tres bucles del cometa del tiempo.

El Señor define Su redil de manera diferente a lo que podríamos pensar. Su pueblo participa de Su sangre por fe. Jesús los conoce y ellos conocen Su voz. Al final de la era de la iglesia, nuestro Amado mira a Su pueblo de acuerdo a su fe en Su sangre. En la LGS, Él ha mostrado cómo esa fe trabaja para producir anticuerpos contra el pecado, pero como en el cuerpo, ese proceso tiene lugar y trabaja perfectamente sin que tengamos que entender o saber nada sobre ello. Hemos pasado por todo el proceso antes de entenderlo, nosotros mismos.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  1. Borrar los prejuicios que dividirían a Su pueblo, y en el corazón, escribir la unidad en Cristo con un vínculo de amor.

En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. (Juan 13:35)

Todavía hay un mensaje más en la cápsula del tiempo que ha estado oculto a la vista durante unos 180 años. ¿Qué revelará el último mensaje? ¿De qué conclusión hablará?

¡Tened buen ánimo!

Con una sensación de aprensión, sacamos el último mensaje de la cápsula del tiempo. ¿Cómo terminará? ¿Habrá una secuela? ¿O el virus del pecado será finalmente vencido y erradicado de la esposa de Cristo?

El mensaje habla de finalidad, aunque con cierta ironía: “Tomad mi yugo y encontrad descanso”.[44] Debemos trabajar (ya que el yugo se utilizaba para arar) y a la vez encontrar descanso, porque es Cristo quien tira de nuestro yugo. En la analogía del sistema inmunitario, los glóbulos blancos siguieron la receta de los anticuerpos hasta el final, es decir, el comienzo de la LGS.

Este es un gran hito que señala que queda poco tiempo. La curación de las heridas del pecado está en su fase final, y al igual que la señal de la curación de Ezequías, cuando la sombra retrocedió diez grados o diez pasos en el reloj de sol, así la sombra de las cosas por venir, los sábados de la LGS han retrocedido por el “reloj de sol” durante diez años, desde 2013 hasta 2022.

El último triplete para recorrer es el primero. Es el triplete de los mensajes del primer y segundo ángeles (M2A), que salieron y proclamaron con gran voz el regreso de Jesús. ¿Podría ser que los milleritas no estaban tan equivocados al decir que Jesús vendría en ese momento después de todo? ¡Ahora vemos que la sombra de la LGS apunta exactamente a ese mismo tiempo! Es la experiencia culminante del Adventista del Gran Sábado—un nombre que se refiere a aquellos que están esperando el segundo Advenimiento (de ahí “adventista”) de nuestro Amado Señor y reciben el poder en la sangre de Jesús a través de la fe (como el “Gran Sábado” ilustra en la LGS).

Es por la genética propia que uno es conocido. En el reino espiritual, esto se traduce en: “Dime en qué crees y te diré a qué iglesia perteneces”. ¿Cuáles son tus creencias, ahora que hemos abierto la cápsula del tiempo y aplicado la sangre de Cristo al corazón? ¿Tienes ahora Su ADN espiritual? ¿Eres tú entonces también, un adventista del gran sábado? Si es así, entonces puedes reclamar nuestra experiencia como propia, tanto como “nosotros” proclamamos una vez los mensajes del primer y segundo ángeles de 1841— 1843 y los repetimos todavía. Aquellos cuya fe escribe en su corazón el carácter de Cristo que venció el pecado, como lo ha ilustrado en la LGS, y aguardan con anhelante esperanza el rapto o regreso de Jesús, pueden llamar nuestra experiencia como propia. Esto es lo que Dios revela cuando señala el sellamiento de los 144.000 como la conclusión de lo que comenzó cuando nuestro joven movimiento dio sus primeros pasos de restauración después del fin de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

El cuerpo de Cristo es un solo cuerpo. Jesús dijo que reuniría a Sus ovejas en un solo redil, y que tendrían un solo Pastor (Él mismo). Nuestro curso a través de la “receta de anticuerpos” ilustra que el ADN en la sangre de Jesús—el Cordero—ha sido replicado en los corazones y la sangre de los 144.000 a través de la creencia, para que ellos, como “corderos” de Dios que comparten Su carácter, puedan producir los anticuerpos contra el pecado y permanecer como miembros de la última generación. Estos son los que son redimidos de la tierra por la sangre del Cordero sin ver la muerte, porque en la sangre está la vida.[45] 

El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. (Juan 6:54)

Una cosa que el adventista del gran sábado reconoce, y que la mayoría de las tradiciones cristianas hacen creer que es errónea, aunque Jesús la enseñó, es el papel clave de la profecía del tiempo. Jesús dijo que conoceríamos la hora si velamos,[46] y la etapa final de la reforma, como se ilustra en la LGS de la sangre de Jesús, es el conocimiento del tiempo, cuando el segundo Miller de 2022 se encuentra con el primero de 1841 - 1843. ¿Has notado cómo el Señor está dando muchos sueños a Su pueblo sobre dos lunas o un reloj? ¿Podría ser que Él te está guiando gradualmente, también, a considerar que Dios no es sólo amor?

Fue en 2022 que el Señor nos condujo a través de una increíble travesía de entendimiento que comenzó con la poderosa proclamación a través de la erupción del Hunga Tonga el 15 de enero de 2022, cuando el Padre declaró el tiempo. Después de una ráfaga de estudios, Él abrió nuestros ojos para ver hacia dónde apuntaba el trueno de la medianoche. Al desplegar el arca de Su nuevo pacto ante nosotros, vimos cómo estaba terminando de escribir Su Ley en los corazones de Su pueblo. Ahora vemos la misma historia representada en la replicación del ADN de Su sangre, siguiendo el mismo calendario. ¿Está escrito en tu corazón también?

La gloriosa transición no está muy lejos ahora. Ya vemos el fin de la era de la iglesia, tal como el segundo ángel proclamó en el triplete de 1841 - 1843 diciendo: “Babilonia ha caído”, debido a la resistencia de las iglesias al movimiento del Espíritu Santo. Cosas terribles están sucediendo en la tierra, pero permite que las palabras de Jesús sean tu ánimo:

Estas cosas os he hablado para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis aflicción; pero tened ánimo, yo he vencido al mundo. (Juan 16:33 RVR 1977)

Por medio de la sangre de Jesús, tú también puedes vencer al mundo. Con la comprensión del tiempo, el “sistema inmunológico” del cuerpo de la iglesia pasa a la siguiente fase. El anticuerpo contra el pecado es completo; los “glóbulos blancos” se han replicado a través de la última generación, y es tiempo de atacar la infección. Cuando se alcanza este punto en el cuerpo humano, se enfoca en una cosa: atacar la infección. La gran multitud de redimidos es descrita inmediatamente después de los 144.000 en la Biblia porque los unos dan su esfuerzo para levantar a los otros a la salud.

…De la tribu de Benjamín [la última de las doce tribus], doce mil sellados [totalizando 144.000]. Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; (Apocalipsis 7:8,9)

El reino de Dios es como una pirámide que se apoya en su punta. Está fundado sólo en Jesucristo, y cuando Él estableció Su tabernáculo en la carne del hombre, encontró a doce apóstoles, que encontraron a multitudes que estaban dispuestas a dar sus vidas por Su Señor que lo dio todo por ellos. De la misma manera en el tiempo del fin, Él tiene doce, luego 144.000, y finalmente una gran multitud para llenar Su dominio. Cada miembro de Su reino le sirve trayendo a otros a bordo hasta que el evangelio alcance explosivamente el fin del mundo y el virus del pecado sea vencido por el sistema inmunológico del cuerpo dado por Dios y que no debe ser subestimado.

Creemos que por la fe en la sangre de Jesús, Él puede obrar a través de Su pueblo para:

  1. Borrar el miedo a las represalias o a la pérdida de reputación, y en el corazón, escribir un celo por proclamar el clamor de medianoche que el Esposo viene.

Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! (Mateo 25:6)

Así, se llega al final. La cápsula del tiempo está vacía. El sistema inmunológico del cuerpo ha replicado el ADN de la sangre de Jesús 144.000 veces, y ahora cada uno de ellos tiene el carácter de ayudar a los que nunca han recibido el número de la bestia, para animarlos a mantenerse firmes, cualquiera fuese el costo. Es una práctica para su futuro trabajo en el reino de Dios, siempre protegiéndolo del virus del pecado.

A lo largo de la eternidad, los “anticuerpos” contra el pecado permanecerán como un recuerdo de la indignación del Señor, y mientras los 144.000 circulan por el vasto dominio de Dios, su testimonio—escrito con la sangre de Cristo, protegerá para siempre al universo de ser afligido por el pecado de nuevo.[47] Esa es la cuarta y última etapa de la respuesta del sistema inmunológico a la infección.

El juicio de los vivos duró diez años mientras Satanás reinaba en la tierra, persiguiendo al pueblo de Dios. Satanás comenzó su reinado en el Papa Francisco en su elección el 13 de marzo de 2013, completando precisamente diez años hasta el día en que el reloj del péndulo celestial oscile para traer al pueblo de Dios en el apacible carruaje del rapto el 12 de marzo de 2023.

Durante ese tiempo, el Señor llevó a Su pueblo a través de diez puntos de fe, como diez mandamientos de amor, escritos en el corazón con la sangre de la victoria de Jesús para cada punto. ¿Declaras tú solemnemente?

  1. Estoy dispuesto a ofrecer mi vida eterna si otros pueden ser salvados al hacerlo.

  2. Entiendo la importancia de Orión y de la Lista de Grandes Sábados como el cuerpo y la sangre espirituales de Jesús simbolizados en el tiempo, y que mi fracaso como uno de los 144.000 en participar de Él y vivir por fe tendría consecuencias eternas para Dios, que está en juicio.

  3. Honro a Dios y Su diseño original para el matrimonio.

  4. Mi oración es por los intereses eternos de los demás, aun a costa de mi propio sufrimiento, desventaja y pérdida.

  5. Afirmo que debido a que Cristo vino en la humanidad, pero sin pecar, puedo tener la victoria a través de la grandeza de Su sacrificio, sabiendo que Jesús venció al pecado usando sólo el poder que está disponible para mí a través de la fe.

  6. Entiendo mi papel profético en el plan de salvación como uno de los 144.000 y doy mi testimonio de obediencia fiel, siendo sostenido por el brazo derecho de la justicia del Señor.[48] 

  7. Estoy en Cristo, y por lo tanto seré firme, incluso en tiempos de incertidumbre y aparente falta de dirección.

  8. Tengo fe en la justicia de Cristo, por la cual Él puede presentarme sin mancha ante Dios.

  9. Estoy unido a todo el cuerpo de Cristo por un vínculo de amor, y obrando junto con mis compañeros, sin ser contaminados por las vacunas genéticas hechas por el hombre.

  10. Tengo celo por proclamar el clamor de medianoche de que el Esposo viene.

Con tu respuesta, confirmas tu sello.

Nos detenemos un momento para reflexionar sobre lo que Dios ha revelado en Su cápsula del tiempo, y al hacerlo, se hace evidente que tan perspicaz como lo que está escrito es lo que no está escrito. Recordemos que los “truenos” entre los tripletes no estaban escritos. Hay una lección en esto también porque algunos temas prominentes de la historia adventista no son resaltados por la LGS y, por lo tanto, no son necesarios para ser escritos en el carácter genético de la última generación.

Las porciones innecesarias del gen de la vida no son transcritas.

Por ejemplo, una cosa por la que los adventistas son bien conocidos es su énfasis en la salud. La buena salud en general es un tesoro valioso, y una vez que se pierde, readquirirla es un proceso a largo plazo, ese énfasis era muy adecuado para los largos años de la historia adventista, pero no tan adecuado para el corto tiempo que le queda a los 144.000. Hoy en día, la regla más importante para la salud personal es la confianza en el Creador,[49] especialmente confiar en Su diseño genético y no interferir en él.

La dirección del Señor para la iglesia con respecto a la reforma de la salud no comenzó hasta después de los importantes desarrollos del triplete de 1841—1843, pero los años entre los tripletes no están escritos en la “receta” para los testigos de los últimos días. Así, mientras el Espíritu puede guiar a uno a mejorar su estilo de vida (y el respeto por el templo del cuerpo sigue siendo un principio bíblico), Dios ya no requiere las restricciones dietéticas que le dio a Su pueblo para su desarrollo. Él no da a la última generación ninguna carga mayor que la necesaria para su tarea.

Incluso las “Conferencias Sabáticas” que dieron forma a los primeros días de la Iglesia Adventista se celebraron entre 1848 y 1850, y no en un triplete de la LGS. Como explicamos antes, el sábado tiene un significado mucho más profundo, y la observancia externa del séptimo día no es la característica distintiva que el Señor busca hoy. Con la pluma de Su sangre, Él ha escrito indeleblemente la verdadera esencia del sábado en los corazones de carne de Su pueblo, en su ADN.

Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. (Jeremías 31:33)

Pero quizás la omisión más notable es la de los acontecimientos de 1844 en sí. Ese año es más recordado por el Gran Chasco, pero también fue el año en que Elena de White tuvo su primera visión. El Señor le dio muchas visiones[50] y sueños a lo largo de su ministerio, que a menudo proporcionaron una guía muy necesaria para el cuerpo en crecimiento, pero que siempre han sido una fuente de controversia para muchos. Aunque a veces hacemos referencia a sus escritos, el Señor ha destacado en la LGS su muerte más que el comienzo de su ministerio.

La LGS comenzó con la proclamación del regreso de Jesús, que también fue dada en su extremo de 2015, y una vez más en 2022, el anuncio está saliendo. Primero, fue con desilusión por el entendimiento limitado; después, se entendió, pero se oró para que no fuera así; pero en la tercera declaración, la LGS indica que no debe haber ni desilusión ni oración de retraso. ¡El Esposo viene!

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. (Apocalipsis 19:7,8)

Los santos vestidos de blanco se mencionan anteriormente en el Apocalipsis, donde se describe claramente cómo sus ropas de justicia se hicieron blancas, porque:

... Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. (Apocalipsis 7:14)

Ahora estamos en la gran tribulación. Sin darte cuenta, has seguido un curso paralelo al nuestro, tomando el yugo de Jesús sobre ti para hacer el trabajo de lavar tus ropas, pasando por los pasos de la “receta de anticuerpos” por la fe en la sangre de Jesús. Al hacer esto, ¿no has encontrado descanso para tu alma, demostrando que el yugo de Jesús es fácil, y Su carga ligera? Estas no son obras de justicia propia, sino obras de Cristo que está en ti. Y con tu propio ADN reescrito por Su sangre, puedes completar la última obra de ensenar la justicia a la multitud[51]con Cristo también.

Esta “multitud” no ha seguido el mismo curso, pero puede mostrar la misma fe en la sangre de Jesús, porque si abreviamos toda la experiencia de la LGS, encontramos que se resume en el mensaje del primer ángel:

diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. (Apocalipsis 14:7)

Temer a Dios como tu Creador es honrar Su autoridad sobre tu cuerpo, proteger respetuosamente tu identidad genética y someterte a Su definición de matrimonio. Muchos no han tenido la instrucción religiosa necesaria para servir como los 144.000. Estos son como los “gentiles” para quienes los discípulos no pusieron otra carga que la de evitar la sangre,[52] la fornicación y las cosas ofrecidas a los ídolos. Estas cosas son análogas a las pruebas que han venido sobre el mundo:

SímboloPruebaRelación con la bestiaEra
Sangre Vacunación Covid-19 Número 2020 – 2022
Fornicación Perversión LGBT del matrimonio Imagen 2013 – 2015
Cosas ofrecidas a los ídolos Adoración obligatoria del domingo Marca 1888 – 1890

Sólo hay que enseñar lo que es relevante para la gente de hoy, y ¿no es eso exactamente lo que has hecho, advirtiendo a la gente contra la vacunación y oponiéndote a las perversiones LGBT que están en contra del orden de Dios? No hay que imponerles más cargas que éstas. Esas son las dos preguntas de prueba que se califican. Nadie está vivo que soportó la prueba del sábado de finales de 1880, pero la fe en la sangre de Jesús para la salvación es la esencia de acordarse del sábado y de santificarlo.

¿Ves cómo lo que antes era una simple esperanza de gloria, se ha convertido no sólo en una esperanza sino en una parte real de ti? Es Cristo en ti, tu gen de gloria,

el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza [ahora gen] de gloria, (Colosenses 1:26,27)

Aunque la tormenta se desencadene a tu alrededor, cuando dejes a un lado la cápsula del tiempo y mires a Dios con una adoración y un amor que empequeñecen las pruebas que te rodean en la tierra, tu oración será pronto detenida por un último mensaje de alegría:

¡La voz de mi amado! He aquí él viene. Saltando sobre los montes, Brincando sobre los collados. Mi amado es semejante al corzo, O al cervatillo. Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. (Cantares 2:8-10)

1.
Daniel 12:4 – Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará. 
2.
Estos son descritos en Levítico 23. 
3.
Culminando en Daniel 8:14 – Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. 
4.
Daniel 8:14 – Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. 
5.
Juan 19:31 – Entonces los judíos, por cuanto era el día de la Preparación y para que los cuerpos no quedaran en la cruz en el sábado (pues era el Gran Sábado), rogaron a Pilato que se les quebraran las piernas y fueran quitados. (RVA-2015) 
6.
Los detalles de cómo funciona el calendario son detallados en Luna llena en Getsemaní
7.
Aquellos sábados ceremoniales de cada año que están espaciados para caer en los mismos días de la semana se cuentan en el mismo conjunto, porque cuando uno cae en un sábado, todos los sábados ceremoniales en el conjunto serán grandes sábados 
8.
Se han asignado códigos para cada conjunto de grandes sábados, y para cada año se incluye también un “código de resumen” en una columna separada. 
9.
Este cálculo se basa en el Gran ciclo de orión, y se comparte en Siete pasos a la eternidad
10.
En el ADN, cada codón está formado por tres moléculas unidas a su segmento principal en una fila. Las dos primeras son los factores principales que determinan qué instrucción debe entender la célula del código, a menudo independientemente de cuál sea la tercera. 
11.
Originalmente entendimos que esto representaba el “codón de doble parada” común en el ADN biológico, pero a partir de la luz que tenemos ahora, presentamos una interpretación más precisa en este artículo. 
12.
Apocalipsis 2:23 – Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras. 
13.
Para más información acerca de esto, por favor ver El buque del tiempo
14.
Mensajes Loma Linda, p. 156 – Comprendemos la debilidad y la pequeñez actuales de la obra. Hemos tenido una experiencia. Al hacer la obra que Dios nos ha encomendado, podemos avanzar con confianza, seguros de que Él será nuestra eficiencia. Él estará con nosotros en 1906, como lo estuvo en 1841, 1842, 1843 y 1844. Oh, qué maravillosas evidencias tuvimos entonces de la presencia de Dios con nosotros. En las primeras etapas de nuestra obra, tuvimos muchas dificultades que enfrentar, y obtuvimos muchas victorias. [Traducido] 
15.
Las descripciones abreviadas están etiquetadas 
16.
Esto, por supuesto, es contrario al concepto de "Una vez salvo, siempre salvo", que enseña que nadie puede perder su salvación. Haría que la advertencia de Jesús de no dejar que nadie tome su corona de salvación fuera una advertencia sin sentido, si es que no se pudiera perder. 
17.
Centro para el Control y la prevención de Enfermedades USA – Información para entender cómo actúan las vacunas contra el COVID-19 
18.
El Comentario Bíblico Adventista, Volumen 7 (974) – Después de que estos siete truenos emitieron sus voces, la orden viene a Juan como a Daniel en relación con el librito: “Sella las cosas que los siete truenos pronunciaron”. Éstas se refieren a acontecimientos futuros que serán revelados en su orden. Daniel estará en su suerte al final de los días. Juan ve el librito abierto. Entonces las profecías de Daniel ocupan el lugar que les corresponde en los mensajes del primer, segundo y tercer ángeles que se darán al mundo. La apertura del librito fue el mensaje en relación con el tiempo. [Traducido] 
19.
No fue hasta 2015 que reconocimos que los fieles de Dios no deberían seguir siendo miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. 
20.
Como se describe en El fin de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, esa iglesia está ilustrada por la corona de la mujer pura de Apocalipsis 12, una imagen del pueblo de Dios a través del tiempo. Y es su historia la que se describe en el “ADN” de la LGS. 
21.
Salmos 15:4 – Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, Pero honra a los que temen a Jehová. El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; 
22.
Mateo 24:42 – Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 
23.
Éxodo 32:32 – que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito. 
24.
Romanos 9:3 – Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; 
25.
No nos referimos a que experimentemos el infierno, sino a una eternidad sin vida. 
26.
Para más detalles lee Sellando el viaje
27.
Para un resumen de los ciclos de Orión, incluyendo las trompetas, ver el artículo titulado ¡Levántate! 
28.
Mira El pacto de Dios y la marca de la bestia para saber más sobre la naturaleza del sábado. 
29.
2 Crónicas 7:14 – si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 
31.
Directorio de Concilios Cristianos, 1985 [inglés] (Consulta las listas de miembros, especialmente de las regiones más pequeñas). 
32.
Aprende acerca de esta experiencia de fe en la serie de artículos El sacrificio de Filadelfia 
33.
Juan 14:20 – En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. 
34.
Hechos 17:28 – Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos. 
35.
Judas 1:24 – Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, 
36.
Isaías 41:10 – No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. 
37.
Salmos 32:9 RVA-2015 – No sean sin entendimiento como el caballo o como el mulo, cuya boca ha de ser frenada con rienda y freno; de otro modo, no se acercan a ti”. 
38.
Esto ha sido documentado minuciosamente por el Movimiento Reformista Adventista del Séptimo Día, que desgraciadamente ha demostrado que tampoco conservaron su fe hasta el final. 
39.
Para entender, ver un vídeo importante de República Restringida, Va a ir Lisa Haven a la cárcel? Después de que veas este contrato del FBI, no te estarás riendo. [inglés] 
40.
Apocalipsis 9:5,6 – Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos. 
41.
Apocalipsis 8:13 – Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles! 
42.
C/2020 F3 (NEOWISE) 
43.
Juan 10:5,6 – También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. 
44.
Mateo 11:29 – Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 
45.
Deuteronomio 12:23 – Solamente que te mantengas firme en no comer sangre; porque la sangre es la vida, y no comerás la vida juntamente con su carne. 
46.
Apocalipsis 3:3 – Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. 
47.
Nahúm 1:9 – ¿Qué pensáis contra Jehová? Él hará consumación; no tomará venganza dos veces de sus enemigos. 
48.
Isaías 41:10 – No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. 
49.
Este es un punto que los adventistas enseñan, pero fallaron en aplicarlo al tema de la vacunación. 
50.
No hay que confundirlas con la clase de “visiones relámpago” que muchos del pueblo de Dios reportan hoy en día de una breve escena que dura sólo segundos, las visiones de Elena de White eran mucho más detalladas y descriptivas, a menudo durando bastante tiempo. 
51.
Daniel 12:3 – Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. 
52.
Incluso comiendo carne estrangulada. Hechos 15:28-29 – Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien. 
Boletín (Telegram)
¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. ¡NO PIERDAS EL TREN!
Suscribir ahora...
Estudiar
Estudia los primeros 7 años de nuestro movimiento. Aprende cómo Dios nos dirigió y cómo nos alistó para servir por otros 7 años en la tierra en malos tiempos, en vez de ir al Cielo con nuestro Señor.
¡Ir a UltimoConteo.org!
Contacto
Si estás pensando en fundar tu propio grupo pequeño, por favor ponte en contacto con nosotros para que te podamos dar consejos valiosos. Si Dios nos muestra qué te ha elegido como líder, también recibirás una invitación a nuestro foro de los 144.000 Remanentes.
Contactar ahora...

Many Waters of Paraguay

144000-Remnant.WhiteCloudFarm.org (nuestro Refugio para los 144.000 en el tiempo de escasez: plataforma de foro, video y red social)
UltimoConteo.WhiteCloudFarm.org (estudios básicos de los primeros 7 años desde enero de 2010)
Canal GranjaNubeBlanca (nuestro propio canal de vídeos)

iubenda Certified Silver Partner

0
Compartido