+1 (302) 703 9859
La triple llave del testimonio

 

IMPORTANT Atención: aunque promovemos la libertad de conciencia en materia de la recepción de la vacuna experimental COVID-19, NO aprobamos las protestas violentas ni la violencia de ningún tipo. Abordamos este tema en el vídeo titulado La instrucción de Dios para los manifestantes de hoy. Aconsejamos ser pacíficos, mantener un perfil bajo, y cumplir con las normas generales de salud (como el uso del cubrebocas, el lavado de manos, y el distanciamiento social) que estén en vigor en tu área, siempre y cuando no vayan en contra de las leyes de Dios y evitar las situaciones que requerirían que uno se vacunara. “Sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas” (de Mateo 10:16).

El Instituto del Templo en Israel ha obtenido cinco novillas rojas en preparación para una purificación ceremonial de un sitio para el tercer templo. ¿Podría ser que el tercer templo, que ha estado en preparación durante muchos años, sea construido pronto? ¿Qué significaría esto para el cumplimiento de la profecía, el rapto y la llegada del Anticristo? Todas estas preguntas dependen del significado de una profecía.

La visión de Daniel de las setenta semanas[1] es una de las profecías de la Biblia más problemáticas de interpretar. Se han propuesto innumerables ideas con diversos grados de apoyo bíblico e histórico, pero todas parecen ser deficientes en algún aspecto. ¿Existe una llave perdida que revele su significado?

¿Podría ser que, a medida que nuestra comprensión del pacto ha crecido, la esquiva llave de esta enigmática profecía haya sido descubierta involuntariamente, a la espera de ser introducida en el ojo de la cerradura de la septuagésima semana y ser girada? En este artículo, encontrarás que puede ser que los aspectos mejor apoyados de cada interpretación encuentren una interpretación armoniosa y unificada que es específica y señalada, pero inclusiva y amplia al mismo tiempo.

Jesús oró para que Su pueblo, Su iglesia, estuviera unida,[2] pero debemos unirnos en Espíritu y en verdad, y eso es lo que vemos que hace el Espíritu ahora. Si tienes el Espíritu, renuncia humildemente a tus prejuicios y mira hacia arriba a toda la verdad. Por otro lado, si tienes la verdad, pero te falta el Espíritu de amor unificador, entonces vende tu orgullo, compra los dones del Señor y participa de Su mesa.

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. (Apocalipsis 3:22)

La esperanza de la liberación

A medida que la cruz de la tribulación se aproxima, y la tribulación se hace más intensa, el Señor nos ofrece esperanza a través de la comprensión del tiempo. Una de las preguntas más fundamentales para el alma que está bajo presión es: “¿Hasta cuándo?”. ¿Cuánto tiempo debemos soportar las burlas y las presiones para rendirnos contra nuestra conciencia? ¿Hasta cuándo debemos soportar pruebas que no esperábamos? ¿Hasta cuándo prosperará el mal en el mundo? ¿Cuánto tiempo pasara hasta que el Señor pueda finalmente liberar a Su pueblo de las garras del enemigo?

El propósito de la profecía de tiempo es animar a los cansados y fortalecer a los débiles, redirigir a los descarriados y dar valor a los justos. Probablemente no hay otra profecía más adecuada para ese propósito que la profecía de las setenta semanas, que se encuentra al final del capítulo noveno de Daniel. Se ha escrito mucho sobre esta fascinante profecía, pero su complejidad hace que sea desafiante entenderla.

¡Sin embargo, con la comprensión fundamental del pacto que hemos aprendido a través de la presente serie de artículos, se arroja una luz totalmente nueva sobre la profecía que hace algo muy notable que hará que esta profecía de 2600 años cobre vida! Esta profecía trata de algo más que del Anticristo y de la reconstrucción del tercer templo; también trata del pacto de Dios con Su pueblo. Se trata de ese mismo pacto con Abraham, Isaac y Jacob, para el cual descubrimos eventos celestiales asociados en algunas de nuestras Observaciones Finales con respecto al cometa que Dios utilizó para ilustrar el arca de ese pacto.

El arca de la alianza ilustrada en el cielo. Como hemos estudiado, el pacto entre Dios y Su pueblo debe ser “firmado” por testigos para ser válido. Esos testigos deben testificar que la sangre de Jesús es realmente efectiva para purificarlos del pecado. Ese testimonio no puede ser dado en meras palabras, sino que es un testimonio de vida. Los testigos hablan con sus vidas.

La profecía de las setenta semanas es bien conocida como una profecía mesiánica porque apunta precisamente a Jesús cuando vino a dar Su ofrenda de sacrificio en la cruz en la septuagésima semana. Sin embargo, ¿sabías que hay un significado oculto en la expresión hebrea utilizada en la profecía en referencia a Jesús—el Mesías Príncipe[3]que da a los dos testigos un papel en la misma profecía? Esto es posible porque la palabra mesías significa literalmente “ungido”. Es la misma palabra que David usó a menudo en referencia al rey Saúl como el rey ungido del Señor sobre Israel. Y príncipe significa “un comandante (como el que ocupa el frente), ya sea civil, militar o religioso”. Aunque ciertamente se aplica a Jesús como nuestro Sacerdote y Rey ungido, Él no es el único líder ungido al que la profecía podría estar indicando; los dos olivos también podrían cumplirla:

Hablé más, y le dije: ¿Qué significan estos dos olivos a la derecha del candelabro y a su izquierda? ... Y él dijo: Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra. (Zacarías 4:11,14)

Y cuando los dos testigos son descritos en Apocalipsis 11, son definidos precisamente por estos dos olivos:

Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. (Apocalipsis 11:3-4)

La profecía de las setenta semanas apunta no sólo al Testigo fiel y verdadero, Jesús, que firmó el pacto con Su sangre redentora, sino también a los dos testigos, que igualmente testifican con sus vidas redimidas. Daniel (donde son descritas las setenta semanas) y el Apocalipsis (donde son descritos los dos testigos) deben ser estudiados juntos porque el Apocalipsis contiene las llaves que pueden abrir y revelar el contenido sellado de Daniel.[4] 

Lo revolucionario de este entendimiento es que los dos testigos son actores clave del tiempo del fin. Si tienen un papel en esta profecía, entonces la profecía debe decirnos algo sobre los tiempos en que vivimos, cuando no es necesario ahondar en los oscuros anales de la historia antigua para ver su cumplimiento. Sin embargo, para apreciar su notable aplicación a nuestros tiempos, es necesario comprender algunos aspectos básicos sobre la interpretación tradicional centrada en Cristo, aprendiendo de la historia para proporcionar una base para una mayor comprensión. Así que, sin más preámbulos, comencemos a desentrañar esta profecía, señalando algunos de los desafíos antes de resolverlos con la única solución que proporciona una aplicación dual con los dos testigos.

Usando bien la palabra del tiempo

La línea de apertura de la profecía incluye una lista de deberes del pacto que deben cumplirse antes de que Jesús pueda redimir a Su pueblo:

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la transgresión, y poner fin a los pecados, y expiar la iniquidad, y traer la justicia eterna, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santísimo. (Daniel 9:24)

Esta lista de importantes “elementos de acción” son críticos para el plan de salvación. Muchos insisten en que la salvación fue terminada en la cruz, y ciertamente ese acto cumplió con varias de estas tareas, pero naturalmente, si el Señor había cumplido con todo lo necesario para sacar a Su pueblo de la tierra, entonces surge la pregunta, ¿por qué no lo hizo? El Señor no espera arbitrariamente. Él está esperando que algo se cumpla, y ese algo es la obra inconclusa de esta profecía. Hasta que no se completen estos deberes del pacto, ¡Jesús no puede redimir a Sus hijos de este planeta enfermo por el pecado!

La mayoría cuenta seis acciones en esa lista, pero una de ellas—sellar la visión y el “profeta” (como sería mejor traducirlo)—puede contarse como dos elementos separados, en cuyo caso serían siete, ¡para una obra completa! Curiosamente, estos dos puntos irían naturalmente juntos. La conclusión de la visión también pondría un sello en el profeta que cumpliría los últimos actos del pacto. Pero veremos cómo hubo una interrupción importante que impidió que ambos se cumplieran con el ministerio de Jesús.

Observa que la palabra utilizada para “semanas” no especifica una unidad de tiempo, sino que simplemente se refiere a una cuenta de siete, que es el número de la culminación, lo que sugiere que esta profecía tiene algo que ver con la conclusión perfecta de la transgresión y la reconciliación. La propia duración del ministerio de Jesús, de tres años y medio, siendo la mitad de siete, indica que no fue completo. Tenía que venir un cierto “profeta” que terminara la parte del pacto que el hombre puede hacer.

La expresión inicial bien podría traducirse (como hacen algunas Biblias de forma similar): “Setenta sietes están decretados sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad.” Setenta semanas literales (sietes de días), por supuesto, sería muy poco tiempo para abarcar desde la reconstrucción de Jerusalén después del exilio babilónico hasta que Jesús vino como “Mesías”. Por lo tanto, los sietes representarían naturalmente sietes de años, al menos en este contexto. Estas setenta semanas fueron asignadas para:

  • detener la rebelión (expresado según el significado de las palabras hebreas),

  • poner fin a los pecados,

  • hacer la reconciliación por la iniquidad,

  • traer la justicia eterna,

  • sellar la visión,

  • sellar al profeta, y

  • ungir al santísimo.

¡Esa es una lista bastante grande! ¿Quién podría hacer todo eso? A primera vista, podríamos suponer que sólo Jesús podría cumplir las acciones en la cruz, pero considerémoslas cuidadosamente. ¿Detuvo Jesús la rebelión—el gran conflicto entre Él y Satanás? Su enfoque cambió, pero la guerra no ha disminuido hasta hoy, después de casi dos mil años. Del mismo modo, ¿cómo han terminado los pecados? ¿Qué grupo de personas ha dejado de pecar? Oh, ¡si tal grupo se manifestara en masa! ¡Entonces el mundo entero podría ver que el sacrificio de Jesús es definitivamente efectivo! Tendremos más que decir sobre esto, especialmente en la Parte II.

Con orden divino y precisión matemática, Dios asignó un marco de tiempo determinado para que se diera tal testimonio de victoria sobre el pecado para el pacto. Es un tiempo para los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.[5] Sólo es posible guardar los (10) mandamientos por la fe (×) en Jesús (7), como los setenta ancianos que subieron con Moisés al monte Sinaí y vieron a Dios,[6] o los setenta discípulos que Jesús envió a hacer milagros por la fe.[7] Además, el contexto de un tribunal de justicia está indicado por la expresión setenta sietes, porque jurar (como uno daría un testimonio jurado en un tribunal) significa literalmente “siete uno mismo”. En otras palabras, la duración del decreto divino significa que Dios, que es el que está en juicio, jura por (7×) los que guardan Sus mandamientos (10) por la fe (×) en Jesucristo (7), que las acciones del pacto se cumplirían en ese tiempo (= 490 días o años). Tómate un momento para reflexionar sobre esto. Es como si Dios dijera: “Si puedo encontrar testigos fieles y obedientes, puedo cumplir el plan de llevar a Mi pueblo al hogar”.

Jesús fue el Precursor, el primer y único Ejemplo de una vida completa de perfecta obediencia a la Ley de Dios por la fe, por lo tanto este lapso de tiempo se aplica primero a Él solo. De hecho, la septuagésima semana de la profecía apunta muy específicamente al ministerio y muerte de Jesucristo.

Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. (Daniel 9:25)

En este versículo se dan dos subdivisiones del período, que dan cuenta de todas las semanas menos la última. Siete semanas, o 49 años, marcaron el tiempo en que el muro y la plaza de la ciudad—el área principal de la ciudad—serían construidas, añadiendo que se haría en tiempos difíciles. Luego, después de la sexagésima novena semana, el Mesías Príncipe (un líder ungido) entraría en escena. Jesús ministró durante tres años y medio después de comenzar Su ministerio público. Eso es exactamente la mitad de la septuagésima semana. Luego se entregó como un sacrificio voluntario para ser crucificado. Lamentablemente, Su propio pueblo lo rechazó y no pudieron testificar a Su favor, porque no tuvieron la humildad de mostrar fe a través de la creencia. Al negarlo como el Mesías, impidieron que pudieran cumplir su parte del plan de salvación hasta el final.

¡Qué terrible situación representaba esto! Si los judíos hubieran aceptado a Jesús, en los tres años y medio restantes, podrían haber presentado muchos testigos para silenciar todo argumento contra la eficacia de la bendición del pacto que se les había confiado. Pero debido a su obstinada resistencia, se introdujo un gran retraso. Esto se expresa en el siguiente versículo de la profecía, como han explicado muchos comentaristas.[8] 

Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. (Daniel 9:26)

La primera línea aquí (en negrita) habla de Jesús siendo separado de Su Padre por nuestro pecado—cuando todo apoyo terrenal fue tomado de Él (Él fue quitado). El resto del versículo habla de las consecuencias de que Israel se negara a cumplir su papel de producir testigos para el Señor. Los romanos (“el pueblo de un príncipe”) finalmente vinieron y destruyeron la ciudad y el santuario, dejándolo completamente desolado.

Y aquí es donde realmente empieza a ponerse interesante, pero hay que tener cuidado, para no disturbar la profecía. En el momento en que rechazaron al Salvador, hay un período de “tiempo sin contar”, como algunos lo llaman,[9] en el que tienen lugar los acontecimientos del resto del versículo. No está ligado a la semana del pacto. Aquellas personas del príncipe romano (Tito por su nombre) no tenían relación con el pacto judío, y por lo tanto no actuaban de acuerdo con el tiempo del pacto.

Aquí es donde muchos fallan en considerar un punto importante. Dios especificó, conociendo el final desde el principio, que habría setenta semanas. Él sabía que la última semana del pacto sería testigo de la crucifixión y el rechazo de Jesús antes de llegar al final. ¿Por qué especificaría Él setenta semanas si la profecía se detuvo en sesenta y nueve semanas y media? Más bien, la lógica nos diría que todavía debía haber algo después de que Jesús fuera crucificado para marcar el último punto en la línea de tiempo de acuerdo con la profecía, incluso si la lista de acciones no se había cumplido completamente.

De hecho, hubo un acontecimiento de este tipo, y se le presta una atención considerable en el Nuevo Testamento: el apedreamiento de Esteban.

En lugar de un glorioso final de la visión en el que la antigua rebelión sería frenada y sus pecados remitidos al concluir las setenta semanas, la Biblia registra un resultado muy diferente. Los indicios de la historia no nos dan una fecha precisa para este acontecimiento, pero fue cerca del final de la septuagésima semana, cuando los gobernantes judíos fueron vencidos por la rabia demoníaca contra Esteban, a quien el Señor les había enviado. Cuando Esteban vio los cielos abriéndose, ellos se taparon los oídos, tomaron piedras para matarlo y así cerraron el cielo para ellos y en cambio trajeron sobre sus cabezas la sangre del último profeta enviado a Israel.[10] 

Muchos reconocen a Esteban como el primer mártir cristiano, pero subestiman la importancia que la Biblia da a su papel[11] al incluir su largo relato del pacto de Dios con Israel, el sermón más largo registrado en el Nuevo Testamento. Su visión fue la del Hijo del Hombre de pie en el juicio, ya que el tiempo asignado a la nación expiró por decreto divino, y ya no podían ser el pueblo elegido por Dios para cumplir el pacto. (Por ello podemos concluir que ya no necesitamos poner mucho énfasis en el Israel literal para el cumplimiento de la profecía, como es tentador hacerlo. Así, por ejemplo, los 144.000 testigos del tiempo del fin no pueden ser del Israel literal, sino que deben proceder del Israel de la fe).

La estructura de la profecía de las 70 semanas para Jesús.

(Aunque hay cierto desacuerdo en cuanto a con qué decreto comenzar la línea de tiempo y cómo debe medirse exactamente para llegar a la crucifixión de Jesús, esta estructura es el enfoque más directo, con el bautismo de Jesús y el apedreamiento de Esteban encajando con el tema y el momento de la profecía). Israel había llegado al límite de la tolerancia de Dios. Recuerda las palabras de Jesús a Pedro sobre cuánto se debe perdonar:

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. (Mateo 18:21-22)

¡Jesús conocía la fórmula del tiempo de gracia por la visión de Daniel de las setenta semanas! Desgraciadamente, debido a las líneas anteriores de la profecía que introducen un largo retraso, muchos concluyen que el último versículo continúa con la descripción del príncipe romano, pero en realidad, repite y amplía el mismo tema presentado en el versículo anterior con diferentes detalles: el Mesías siendo quitado antes de que la obra del pacto estuviera terminada. El contexto aquí es el pacto de Dios con Su pueblo, ¡y ningún romano podía participar! El complicado lenguaje utilizado no es útil, pero aquí está con algunas definiciones de Strong para mayor claridad:

Y por otra semana confirmará [“será fuerte” en] el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre [“al borde del extremo, esto es, el límite”] de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación [“terminación”], y lo que está determinado se derrame sobre el desolador. (Daniel 9:27)

Es Jesús cuya muerte puso fin al servicio de sacrificios, y se refiere a la mitad de la semana, cuando fue crucificado. Si expresamos este versículo utilizando un lenguaje más sencillo y lo comparamos con el versículo anterior, puede ayudar a entenderlo:

Daniel 9:26Daniel 9:27

Y después de las sesenta y dos semanas

Y el Mesías por otra semana confirmará el pacto con muchos;

se quitará la vida al Mesías, mas no por sí;

a la mitad de la semana hará poner fin al sistema sacrificial.

y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario;

Después, porque la copa de la ira está llena, vendrá el desolador,

y su fin será con inundación,

hasta que venga la consumación, [de la visión],

y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.

y la ira decretada se derrame sobre la ciudad desolada.

Su ciudad, Jerusalén, quedaría desolada hasta que se encontrara una generación fiel que lo recibiera corporativamente y se pudiera completar la profecía. Entonces el ardor de la ira de Dios (“lo que está determinado”) se derramaría finalmente sobre la ciudad desolada. Curiosamente, muchas versiones traducen la última palabra como “desolador”, refiriéndose a los romanos que desolaron la ciudad. La diferencia disminuye cuando uno entiende que al final, los romanos, Babilonia y Jerusalén, se mezclan (a través de la tipología) en una sola entidad del tiempo del fin de la falsedad y la apostasía (muy parecido a la Casa de la Familia de Abraham que pronto se abrirá, que consiste en una iglesia romana, una mezquita “babilónica” y una sinagoga judía).

El fin de la desolación

Debido a la inclusión de eventos en la profecía que no encajan en el marco de tiempo de las setenta semanas que estipula, muchos han concluido que la profecía debe terminar con la destrucción de Jerusalén. Otros sugieren que apunta al fin de los tiempos y a la destrucción del mundo en relación con el Anticristo. ¿Cuál es la verdad?

Estas no son ideas sin fundamento, y los creyentes sinceros que buscan entender la palabra de Dios con un corazón humilde se adhieren a algunos de estos puntos de vista dispares. Si se habla del fin del mundo, entonces es de vital importancia entenderlo. Sin embargo, cualquiera de las dos ideas por sí sola carece de un cumplimiento completo de la profecía. No podemos ignorar que la profecía habla de una terrible desolación y destrucción. Sin embargo, eso no ocurrió dentro del marco de tiempo de setenta semanas que terminó con el apedreamiento de Esteban, y si la última semana fuera separada del resto de la profecía, disturbaría el flujo continuo del tiempo y debilitaría esta clara profecía de tiempo para apuntar a un tiempo no especificado en el futuro.

Sin embargo, incluso los mejores esfuerzos para tratar de aplicar toda la profecía a cualquier marco de tiempo único resultan en una interpretación que nunca se alinea completamente con las especificaciones. Esta es una de las principales razones por las que hay tantas ideas contradictorias en relación con esta profecía.

La semana 70 en el reloj Horologium. Es beneficioso considerar que Dios no se enfoca en un solo aspecto, y parece que Sus profecías rara vez se limitan a una relación exclusiva con sus cumplimientos. La conclusión que podemos sacar de estas cosas es que toda la profecía de las setenta semanas debe repetirse de nuevo, y no sólo la septuagésima semana. Entonces la profecía puede ser completada la segunda vez, construyendo sobre el cumplimiento de aquellos actos que ya fueron realizados en la septuagésima semana de la aplicación histórica. Esto, sin embargo, requeriría que cada marcador de tiempo en la profecía se alineara de nuevo para la aplicación del fin de los tiempos de las setenta semanas—¡una tarea difícil, sin duda! Sin embargo, verás que esto es precisamente lo que Dios ha hecho con Sus dos testigos.

No se tomará en cuenta a un solo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Solo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación. (Deuteronomio 19:15)

Los caminos del Señor son más altos que nuestros caminos,[12] y cuando miramos hacia arriba, Él nos conduce a toda la verdad. Con una comprensión del reloj en el cielo que señala a los dos testigos (Esmirna y Filadelfia) y su cruz, y comparando eso con el patrón de las setenta semanas históricas, podemos determinar cómo podría encajar la línea de tiempo.

La fecha tres veces confirmada en los tres relojes de la Divinidad es el 8 de marzo (de 2023). ¡Esta debe ser una fecha sumamente importante! En cada reloj, estaba en un punto estrechamente relacionado con el sacrificio.[13] ¿Qué pasa si la profecía de las setenta semanas nos da la pista de que este punto del 8 de marzo de 2023 debe estar en la mitad de la semana, en lugar de al final, así como Jesús fue crucificado en la mitad de la septuagésima semana?

Si asumimos que hay un segundo período de tres días y medio después del que está marcado cuando el cometa K2[14] cruza los dos travesaños de la cruz en el Horologium, y que estos juntos comprenden la septuagésima semana, entonces tenemos un ancla para una posible aplicación de las setenta semanas[15] en el fin del tiempo. Completando las fechas según el patrón de la profecía histórica, la aplicación por días sería algo así:

Las setenta semanas del fin de los tiempos.

¿Cómo encajaría la última semana con los relojes celestiales en este escenario? El último día de la septuagésima semana sería el sábado 11 de marzo de 2023. Sin embargo, cuando miramos de cerca el reloj celestial, podemos ver que el final de los tres días y medio definidos por el cometa pasa unas horas en el día hebreo del 11/12 de marzo de 2023. El 12 de marzo de 2023, el cometa K2 se escapa más allá de la esfera del reloj, de la misma manera que el cometa BB[16] entró en la esfera del reloj el 12 de junio de 2021, cuando anunciamos una fecha probable de rapto (sin conocer todavía este reloj Horologium):[17] 

Las fechas de entrada y salida del cometa en el Horologium.

Tal vez nuestro tiempo de vigilancia para el rapto debería ser especialmente para el 12 de marzo de 2023, en lugar del 8 de marzo, sin disminuir la importancia del 8. Si es así, entonces al completarse las setenta semanas, los justos verían el cielo abierto como Esteban y atenderían la voz que los llama diciendo “¡Subid acá!” el 12 de marzo de 2023. En ese momento, las desolaciones finales se derramarían sobre los rechazadores del pacto de Dios con el hombre (ya no sólo los judíos), ya que el pacto se cumpliría entonces.

¿Pero a qué “ciudad” se referiría la profecía, que sería desolada al final de estas setenta semanas? ¿Es la misma Jerusalén en el actual Israel que se formó en 1948? Ciertamente no. Una vez que Dios los rechazó como Su pueblo, la nación de Israel se convirtió en una metáfora del Israel espiritual, así que más bien deberíamos mirar a la nación donde se concentra Su pueblo del Israel espiritual hoy en día. La “capital” del mundo cristiano, el cuerpo del Israel espiritual, debería centrarse en la fe protestante, y hay una república muy favorecida en el mundo que fue fundada sobre principios protestantes y satisface las condiciones de esta profecía (y otras). Durante muchos años, ha sido la nación más influyente del mundo política, económica y militarmente: los Estados Unidos de América.[18] 

Hasta ahora, sólo hemos visto el aspecto futuro de esta posible línea de tiempo, en lo que se refiere a la septuagésima semana, pero las fechas de la primera parte de la línea de tiempo ya han pasado. Necesitaríamos eventos importantes y apropiados que se ajustaran a las descripciones bíblicas en esos días, si esta línea de tiempo—incluyendo la septuagésima semana, que todavía está en el futuro—se confirmara.

Sorprendentemente, uno no necesita buscar mucho para descubrir el “decreto” al comienzo de estas setenta semanas. Normalmente, el Congreso de los Estados Unidos no se reúne a deshoras—especialmente al final de la semana laboral—, pero el viernes 5 de noviembre de 2021 se dio un caso especial. El histórico proyecto de ley de infraestructuras de un billón de dólares del presidente Biden estaba en el hemiciclo, y él estuvo trabajando con los teléfonos hasta altas horas de la noche para asegurarse de que tenía los votos necesarios para su aprobación. Finalmente, justo antes de la medianoche, el proyecto fue aprobado por la Cámara, lo que significa que se convertiría en ley, a falta únicamente de la firma garantizada del propio presidente.

El sábado 6 de noviembre de 2021, por la mañana, un exuberante Joe Biden anunció que este “paso monumental hacia adelante” permitiría mejorar la maltrecha red eléctrica, los sistemas de agua, las carreteras, los puentes, los puertos, la banda ancha y el transporte público, entre otros. Comenzó su discurso invocando la frase “semana de la infraestructura”,[19] que ha venido a representar los numerosos intentos fallidos de iniciar lo que prometía: “restaurar y construir”.

Este decreto de inicio de las setenta semanas se ajusta perfectamente a la descripción bíblica, y observa que confirma lo que representa la ciudad santa, Jerusalén, en esta profecía: Estados Unidos, esa bestia con forma de cordero y con dos cuernos,[20] que representa su poder civil y moral como república con valores protestantes.

Sin embargo, esa no es la única fecha para considerar. El Señor especifica múltiples puntos en el tiempo para que sirvan como confirmaciones, para dar una amplia evidencia en la cual anclar la fe. Esta es una de las cosas que ha hecho que esta profecía sea tan desafiante, porque todos los puntos tienen que encajar con la historia para dar lugar a una aplicación válida. Esto ha llevado a muchas interpretaciones (además de lo que ya resulta de la ambigüedad del propio lenguaje). Si otro punto de la línea de tiempo puede ser anclado a un evento cumplido, entonces podemos tener mayor confianza en que toda la línea de tiempo es correcta.

El siguiente punto es el marcador de siete semanas del sábado 25 de diciembre de 2021. La nación estaba disfrutando de la fiesta pagana de la “Navidad”, que en realidad es una celebración del cumpleaños de Nimrod. Pero ese día, muchos estaban observando una estrella diferente a la que estaba sobre su árbol de Navidad; en las pantallas de televisión y de computadoras de todo el mundo, los espectadores estaban viendo el comienzo de una nueva era. El telescopio espacial James Webb, valorado en 10.000 millones de dólares, se lanzaba al espacio para observar el universo primitivo en busca de pistas sobre su origen. Aunque todos pueden apreciar las bellas imágenes de la creación de Dios que capta, el telescopio representa mucho más que un esfuerzo científico. Como repitió con orgullo el presidente Biden respecto a la “colaboración internacional” liderada por EE.UU., “no hay nada que esté más allá de nuestra capacidad”. Esto es notablemente similar a la narración bíblica de la propia torre de Babel original de Nimrod:

Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. (Génesis 11:4-6)

En la aplicación histórica, las primeras siete semanas se destinaron a la construcción de una ciudad y a la restauración de la cultura. ¿Sería razonable que en la aplicación del tiempo del fin, señalaran la construcción de una torre cuya cima llegue al cielo? Esto sugeriría una relación entre los Estados Unidos y Babilonia, lo cual es ampliamente apoyado por muchos que tienen el Espíritu de profecía hoy en día. Las tres categorías de seis (6 + 6 + 6) espejos dorados del telescopio Webb, protegidos de cualquier luz del sol, forman un inmenso ojo, cuya primera mirada a los cielos fue calibrada en el dragón,[21] quedando así “impresa” su imagen desde la primera vista. Este telescopio no es otro que el diabólico ojo que todo lo ve, que se encuentra en todas las culturas y tiempos, desde los antiguos jeroglíficos egipcios hasta el billete de dólar.

El ojo que todo lo ve, omnipresente en la historia y la cultura.

Esto podría ser una prueba de que la torre de Babel (es decir, Babilonia) ha sido reconstruida y su cima ha llegado hasta el cielo. Al mismo tiempo, también es un símbolo de la imagen babilónica del hombre de oro,[22] que celebra lo que el hombre puede lograr, y su intención de reinar eternamente sin sucesor. Ese es el objetivo final del esfuerzo por encontrar planetas habitables: la colonización.

Dios no se opondría a que el hombre hiciera todo lo que imaginara si ejerciera la autocontención para mantener su imaginación dentro de los límites de la moral prescrita por los Diez Mandamientos. Pero el hombre incorregible codicia el poder y pone el yo por encima de Dios. Hoy en día, el hombre declara que no necesita a Dios; está exaltado con los avances de la tecnología humana, sosteniendo que “nada está más allá de nuestra capacidad”. Mira hacia el principio del universo desde su final, con ojos codiciosos como un niño que quiere conducir el auto de su padre. El hombre quiere el poder de ser su propio creador. Hoy, la humanidad incursiona con los microscópicos cimientos genéticos de la vida, y retoca las grandes órbitas de las rocas espaciales. ¿Qué ocurrirá con este intento infantil de alcanzar el “volante” creativo de Dios? ¿Estamos preparados para asumir la responsabilidad de tales acciones? ¿Podemos ver el fin desde el principio?

Dos acontecimientos históricos “únicos en una generación”—como Biden denominó su proyecto de ley de infraestructura—se produjeron exactamente en los momentos especificados según una profecía bíblica de 2.600 años de antigüedad, con la septuagésima semana anclada en el tiempo por el reloj de Dios en la constelación del Horologium, todo lo cual encaja muy bien con el simbolismo bíblico. Estas son razones para creer que las setenta semanas modernas apuntan no sólo a los Estados Unidos, sino a la “colaboración internacional”[23] del sistema global de la bestia, también conocida como Babilonia, representada por la torre de Babel y la imagen de oro del rey de Babilonia. Aquí también encontramos que Babilonia, Jerusalén y el cristianismo apóstata se mezclan en la misma profecía, como si fueran la misma ciudad. No es diferente a la profecía de los dos testigos, que describe “la gran ciudad” donde Jesús fue crucificado (Jerusalén) en términos de Sodoma (como los EE.UU., que lidera el mundo con sus protecciones federales para la sodomía) y el Egipto politeísta (como la Babilonia pluralista):

Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. (Apocalipsis 11:8)

En este punto, necesitamos dar un paso atrás para ver un poco más el panorama general. Cuando Jesús fue crucificado en medio de la septuagésima semana en la línea de tiempo histórica, las circunstancias que se volvieron contra Él por la rebelión de Su pueblo introdujeron una gran bifurcación de tiempo en el curso de la historia del mundo. La profecía del pacto de las setenta semanas no se cumpliría completamente dentro del marco de tiempo especificado, llevando a la eventual desolación y destrucción de la ciudad, el templo y el pueblo, y haciendo necesario un gran aplazamiento de la liberación. El santuario tendría que ser purificado antes de que se pudiera restablecer el pacto. Y, de hecho, esta profecía de las setenta semanas viene en el contexto de una profecía mucho más larga establecida en el capítulo anterior del libro de Daniel, y esta profecía más larga da el tiempo hasta que el santuario deba ser purificado y el marco de tiempo de setenta semanas del pacto reiniciado.[24] 

Un largo retraso profetizado

Retrocediendo para ver el panorama general, nos damos cuenta de que la profecía de las setenta semanas es una parte detallada de la profecía más larga de 2300 días que se le dio a Daniel en el capítulo anterior:

Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. (Daniel 8:13-14)

El tema presentado en la profecía de las setenta semanas es tan trascendental e importante que ocupa más de una visión dramática. Esto significa que si tenemos una interpretación correcta de las 70 semanas, deberíamos ser capaces de entender cómo encaja todo el marco de tiempo de 2300 días, ¡y no sólo las 70 semanas! Esto es algo que pocos estudiantes de la Biblia intentan siquiera, pero la relación entre las dos profecías es clara, como veremos.

Esto añade otra capa de complejidad a la interpretación de las setenta semanas, porque en realidad son parte de una línea de tiempo compleja de 2300 años que abarca más de un tercio de la historia de la humanidad. Sin embargo, con una perspectiva adecuada, todo encaja perfectamente. Veamos brevemente por qué conectamos estas dos profecías, y cómo se ha hecho históricamente, porque esto nos dará una idea cuando demos el siguiente paso y apliquemos los 2300 días a nuestra recién descubierta secuencia del tiempo del fin.

Daniel estaba muy afectado por la visión del capítulo 8, donde se enfatizaba el poder que traería la desolación, y buscaba entenderlo, pero nadie podía:

Y yo Daniel quedé quebrantado, y estuve enfermo algunos días, y cuando convalecí, atendí los negocios del rey; pero estaba espantado a causa de la visión, y no la entendía. (Daniel 8:27)

Algún tiempo después, tras conocer los setenta años que se profetizaron para que Jerusalén permaneciera en desolación,[25] Daniel buscó al Señor en la larga oración registrada en el capítulo 9. Y fue entonces cuando el ángel volvió a hablarle de las setenta semanas, indicándole la verdadera aplicación de su visión anterior.[26] Por lo tanto, debemos considerar las setenta semanas en el contexto de esa visión de Daniel 8, que se centra en el desarrollo del poder romano que finalmente crucificaría a Jesús y destruiría el santuario. Cuando añadimos esta visión como otra columna a nuestra comparación de los versículos anteriores, las similitudes pueden verse claramente:

Daniel 8:11-12Daniel 9:26Daniel 9:27

Aun se engrandeció [el creciente Imperio Romano] contra el príncipe de los ejércitos, [Jesús],

Y después de las sesenta y dos semanas

Y el Mesías por otra semana confirmará el pacto con muchos;

y por él fue quitado el continuo sacrificio,[porque los romanos crucificaron a Jesús]

se quitará la vida al Mesías, mas no por sí;

a la mitad de la semana hará poner fin al sistema sacrificial.

y el lugar de su santuario fue echado por tierra. [Diccionario de Strong: “arrojar, derribar, o desechar”].

y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario;

Después, porque la copa de la ira está llena, vendrá el desolador,

Y a causa de la prevaricación [de Israel, por ser infiel al pacto y rechazar a Jesús] le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio;

y su fin será con inundación,

hasta que venga la consumación, [de la visión],

y echó por tierra la verdad [persiguiendo a los cristianos], e hizo cuanto quiso, y prosperó.

y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.

y la ira decretada se derrame sobre la ciudad desolada.

La profecía anterior se refiere a los mismos acontecimientos, pero desde una perspectiva diferente. A medida que continúa, se oye el clamor familiar de los santos perseguidos, que hace eco del propio anhelo de Daniel por entender el tiempo:

Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército [el pueblo] para ser pisoteados? (Daniel 8:13)

La respuesta a esta pregunta debería permitirnos saber cuánto tiempo duraría la desolación, la cual vino como resultado del rechazo de los judíos a Jesús. La duración dada como respuesta es bastante larga:[27] 

Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado... (Daniel 8:14)

Para ser consistentes (ya que las dos profecías están conectadas) debemos aplicar los 2300 días de la misma manera que las setenta semanas. Es decir, aplicar setenta semanas literales significa que debemos aplicar 2300 días literales, mientras que para la aplicación histórica, 490 años implicarían 2300 años. El punto de partida puede deducirse por el hecho de que se dice que las setenta semanas son “cortadas”, a partir de este contexto profético más largo.

Setenta semanas están determinadas [Strong: “cortadas”, “separadas” o “decretadas”] sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad... (Daniel 9:24)

En otras palabras, esas setenta semanas de años se superponen a un extremo de la línea de tiempo de 2300 años; son un segmento designado para un propósito particular (como explicamos en secciones anteriores). En los años 1830 y 40, esta fue una de las características clave de los cálculos de Guillermo Miller que estimularon el Gran Despertar. En el escenario histórico, comenzando con el decreto de Artajerjes en el 457 a.C. para reconstruir Jerusalén,[28] los 2300 años se extendían hasta 1844, cuando la purificación del santuario debía tener lugar según la profecía.

Los 2300 días en relación con las 70 semanas.

Fue en la granja de Guillermo Miller, en Nueva Inglaterra, donde muchos de sus seguidores, llamados milleritas, vinieron a vivir con él y, en última instancia, velaron con él en la “roca de la ascensión” para que Jesús viniera a purificar la tierra como el santuario.

Sin embargo, podemos excusar a Miller por creer que la purificación del santuario representaba la purificación del mundo por el fuego en los últimos días, porque el modelo de la destrucción de Jerusalén y su santuario ilustra en efecto la destrucción del mundo por el fuego al final de los tiempos. Todavía puede ser exacto relacionar la purificación del santuario con el fin del mundo; sólo que no era la aplicación que correspondía al final de la profecía histórica de los 2300 días.

El santuario, purificado

Si aplicáramos la profecía de los 2300 días a nuestras setenta semanas literales, ¿deberíamos contar 2300 días a partir de la orden del presidente Biden de restaurar la infraestructura estadounidense? No necesariamente. Ten en cuenta que la Biblia no especifica a partir de qué extremo de los 2300 días se “cortaron” las 70 semanas. Además, hay ambigüedad en la expresión “entonces el santuario será purificado”. Puede significar cuándo la purificación debe comenzar, como también cuándo debe terminar. Resultó que la purificación que llegó en los días de Miller no fue una finalización como él esperaba, sino un comienzo. Esto significa que, para la aplicación del tiempo del fin, cuando la visión sea sellada, la purificación que ha estado en curso debe ser finalmente completada.

Así como los milleritas se reunieron en una granja en anticipación del regreso del Señor en Su tiempo señalado según la visión de Daniel de los 2300 días, también hay una granja donde personas se han reunido en anticipación del regreso del Señor según el tiempo señalado en la aplicación del tiempo del fin de la misma profecía. Esa granja puede ser identificada navegando por la línea de tiempo hasta su comienzo. Restando 2300 días del último día de las setenta semanas el 11 de marzo de 2023, llegamos al 22 de noviembre de 2016:

Los 2300 días del fin de los tiempos.

¡El sitio web GranjaNubeBlanca.org se puso en marcha simultáneamente con la publicación de nuestro primer artículo allí, recordando al mundo que Dios no es sólo Amor, sino también Tiempo! Elegimos ese día porque era la segunda posibilidad del séptimo día de la fiesta de los tabernáculos,[29] exactamente un mes bíblico después de la oportunidad de rapto pre-tribulación que fue sacrificada, como algunos han soñado (explicado en Unidos en la cruz de la tribulación). Pronto, descubrimos que también era el comienzo del sonido de las trompetas en el cielo.

El día en que el sitio web de la Granja Nube Blanca se puso en marcha por primera vez.

El Señor no sólo le dice a Su pueblo cuánto debe esperar, sino que le dice dónde está Su redil del tiempo del fin, dónde deben reunirse Sus ovejas, virtualmente. Esto no se dice a la ligera, como si se tratara de una estratagema publicitaria para incrementar nuestros números de visitas. Sólo podemos decir esto porque vemos el significado bíblico que Dios ha dado a este ministerio. No teníamos ni idea de que el segundo Miller estuviera asociado a la profecía de los 2300 días como su predecesor, ni siquiera que los 2300 días tuvieran otra aplicación en el tiempo del fin, pero una vez que rastreamos la línea de tiempo bíblica hasta su comienzo, fue claramente obvio.

Sin embargo, debemos ser claros en algo. En la extensa familia de la iglesia de Dios, todos tenemos diferentes papeles y funciones como diferentes miembros del cuerpo. Puede que el Señor esté señalando este ministerio de manera especial, haciéndolo más prominente proféticamente, pero nosotros mismos también necesitamos al resto del cuerpo. Originalmente formamos parte de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que se formó a partir de una variedad de iglesias protestantes del siglo XIX en la época de Guillermo Miller y el Gran Despertar del Advenimiento. Pero los “mensajes de tiempo” nunca fueron populares.

Esto nos lleva a abordar un punto importante que el Señor parece estar recalcando: la comprensión del tiempo no es sólo acerca de las fechas y los cálculos, porque esa mentalidad asume que el Señor tiene un plan fijo e inmutable para cuando Él vendrá, y nunca puede cambiar. Con esa suposición prevaleciente, se socava la relación del hombre con Dios, como si Su regreso tuviera que ver sólo con el tiempo y no con Su pueblo. Pero Dios es un Padre personal, y el Señor nuestro prometido. Él es Tiempo, por lo que obra en un horario, pero Él es Amor, por lo que programa Su tiempo de acuerdo a Su novia.

¿Está ella preparada para encontrarse con Él? Si es así, entonces marquen sus calendarios, porque el Señor ha fijado la fecha para llevarnos a la boda. Pero si no hay testigos disponibles para firmar el pacto matrimonial, como podemos discernir que se trata de Su Ley,[30] entonces el tiempo pasará de nuevo, y Él tendrá que inventar nuevas formas, aún más ingeniosas, para cumplir Su palabra. ¿Cuánto tiempo vamos a esperar? ¿Cuánto tiempo debemos hacer que el Señor retrase Su boda? Levantémonos como pueblo y demos un testimonio unificado de amor inquebrantable por Él y por los demás, pase lo que pase.

A lo largo de los años, el Señor nos ha guiado a través de muchos estudios y ha desarrollado nuestra comprensión de temas importantes. Por ejemplo, consideremos la marca de la bestia. Muchos no se preocupan por no recibir la marca porque saben que viene después del rapto de la iglesia, y técnicamente, pueden tener razón. Sin embargo, lo que no consideran es que también está la imagen y el número de la bestia que los cristianos deben igualmente evitar, ¡y estos ciertamente ya han llegado! ¿Has entendido las diferencias? En general, puedes aprender aquí sobre el tiempo de nuestra visitación, y puede que entiendas mejor tus propios sueños como resultado.

¿No dijo el Señor: “Salid de ella, pueblo mío”? En nuestro próximo artículo, entenderás por qué se da esta orden, y quién es exactamente “ella” en nuestro contexto moderno. (¡Asegúrate de suscribirte a nuestro Boletín Alnitak en Telegram para recibir una notificación cuando se publique!) ¿Deben las ovejas del Señor salir de Babilonia para ir hambrientas y sedientas, vagando sin rumbo por el desierto en busca de alimento, o les muestra Dios una granja específica donde hay pastos verdes (la verdad presente), aguas tranquilas (la conmoción del Espíritu), y una mesa generosa extendida (con alimento espiritual sustancial) ante nuestros enemigos?

También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. (Juan 10:16)

¿Vendrás al Refugio de Gosén? La invitación sigue abierta, pero el tiempo se está acabando rápidamente. Los cambios en el mundo que hemos presenciado desde que comenzaron los ayes de Covid no hacen más que aumentar, y pronto Babilonia se derrumbará por completo. Aunque todavía no se perciba mucha destrucción física—fuera de Ucrania—, ¿qué hay de la destrucción económica? La caída de Babilonia, después de todo, se describe no sólo en términos físicos en la séptima plaga, sino también en términos financieros en Apocalipsis 18.

Esto plantea otra pregunta. ¿Podría haber un aspecto financiero en la profecía de Daniel que no hemos entendido hasta ahora (dado que se relaciona con la caída de la Babilonia moderna)? Pero, ¿cómo lograría Dios eso? ¡Prepárate para ver la asombrosa belleza de cómo el Señor ensambla Su palabra!

La simetría del tiempo La autosimilitud vista en la naturaleza.

A menudo ocurre con la profecía que las mismas palabras se refieren a más de un tema al mismo tiempo. Esa es la huella del ingenio divino. Sin embargo, todo está envuelto en un paquete conciso y organizado. Dios es un Dios de orden, belleza, simetría y gran profundidad de significado.

Cuando observamos Su creación, a menudo encontramos patrones similares y repetitivos que imparten belleza, desde las majestuosas galaxias en espiral hasta el microscópico copo de nieve que revolotea. Muchas plantas, por ejemplo, revelan esta auto similitud en su estructura, con una parte que se parece notablemente a otra, pero con una orientación o escala diferente. Lo mismo ocurre con la palabra escrita de Dios.

La poesía hebrea utiliza con mucha frecuencia la simetría reflexiva en el tema. El último versículo citado anteriormente es un buen ejemplo:

Juan 10:16, escrito como un quiasmo.

Esta estructura literaria se llama quiasmo, y naturalmente atrae la atención hacia el “punto” de la pirámide de palabras. Por ejemplo, el punto clave en el versículo anterior no es tanto que el Pastor tenga otras ovejas, sino que debe reunirlas, y ellas oirán Su voz. ¿Has escuchado Su voz en esta serie, en este sitio web, o por el Espíritu, a través de sueños, visiones o mensajes proféticos dados a ti mismo o a otros? Al igual que los sueños y las visiones, el Apocalipsis (en sí mismo una visión) contiene numerosos símbolos y complejas auto-similitudes, ¡pero el Señor está dando luz a través de las señales celestiales para entenderlo hoy mucho mejor de lo que nunca hemos hecho en la historia de la tierra! A través de todo ello, Él está dirigiendo tu atención a un lugar: el fundamento de Su reino y Su pacto de salvación, que es Su Ley, Su pacto, Su contrato matrimonial.

La simetría en la Biblia aparece también en escalas mayores, como en todo el libro del Apocalipsis.

La organización quiasmática cruzada del Apocalipsis.

A menudo nos hemos referido a esa simetría, que tiene una sección en el medio que se repite secuencialmente (flechas roja y verde en el diagrama de arriba), pero que por lo demás se refleja completamente. Esto es como lo que vemos en las dos líneas de tiempo extendidas que hemos considerado, donde las 70 semanas se reflejan como un todo, pero son internamente secuenciales (con la septuagésima semana, donde aparece la cruz, al final):

El quiasmo de la línea de tiempo de los 2300 días

En nuestras consideraciones hasta ahora, los eventos proféticos dentro de los 490 días fueron reconocidos de acuerdo a una disposición secuencial, como las flechas verdes y rojas en el quiasmo del Apocalipsis anterior.

Sin embargo, ¡ésta no es la única estructura visible en el libro del Apocalipsis! También es quiástico de una manera más directa, sin el cruce. ¡Observa el énfasis en el pacto y la Ley de Dios en el punto fundacional de esta disposición!

El libro del Apocalipsis en forma quiasmática.

De forma similar, también podríamos reflejar la línea de tiempo de 2300 días de forma totalmente quiástica, de manera que las setenta semanas no sólo se reflejarían en el extremo opuesto de la línea de tiempo, sino que incluso la disposición interna de las setenta semanas se reflejaría. ¿Tendría esto sentido y un precedente bíblico?

Setenta semanas para Jesús y para cada uno de los dos testigos.

Si hubiera eventos relevantes en las fechas de esta línea de tiempo totalmente reflejada (la inferior que se muestra a la derecha en la imagen anterior), entonces se validaría esta disposición dual para las setenta semanas de los dos testigos. Después de todo, son como gemelos—distintos, pero unidos—, por lo que encaja conceptualmente. Ambos guardan los mandamientos y tienen el testimonio de Jesucristo, pero cada testigo colectivo expresa su testimonio en una forma diferente con diferentes eventos de apoyo.

Una perspectiva reflejada de la profecía

Observa, en primer lugar, que al invertir la línea de tiempo de las setenta semanas, ahora debe comenzar con el final de la descripción profética. Por lo tanto, los 2300 días comienzan con la purificación del santuario el 22 de noviembre de 2016 (y las 70 semanas terminan con el decreto para restaurar y construir Jerusalén).

Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. (Daniel 8:14)

Unas setenta semanas reflejadas para los dos testigos.

¿Tiene sentido? ¿Fue purificado el santuario, o templo, con la inauguración de nuestra nueva página web? De hecho, es lógico que después del sacrificio de Filadelfia, el templo de Dios—que es Su novia—fuera finalmente purificado cuando la humanidad demostró el tipo de amor sacrificado que fluye de un corazón puro.

No es a los humanos defectuosos y propensos al fracaso[31] a los que Dios quiere dirigir tu atención. Es la instrucción divina que Él nos dio a través de Su Espíritu la que quiere que tú también tengas para que, por fe, puedas formar parte de los dos testigos colectivos, que el sitio web GranjaNubeBlanca.org aparentemente representa según la profecía de las setenta semanas. El Señor habla a todo Su pueblo, pero a nosotros nos ha dado un mensaje clave que al resto del cuerpo le falta: el mensaje del Tiempo.

La piedra que desecharon los edificadores, ha venido a ser cabeza del ángulo. De parte de Jehová es esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos. (Salmos 118:22-23)

Los 2300 días conectan este sitio web con el cumplimiento de las setenta semanas de los últimos días, que comenzaron con el histórico proyecto de ley de infraestructura de Biden. Con esta línea de tiempo, Dios está guiando a las dos iglesias testigos, a las que son dadas las 70 semanas, para dirigir su atención a este sitio web para recibir instrucciones para servir como testigos fieles. Aquí hay un santuario purificado, donde puedes aprender un mensaje vital para esta, tu hora, de los relojes de Dios y Su calendario. El Padre necesita que sean testigos para Él de que Su salvación por gracia realmente funciona para salvar del pecado, y no sólo en el pecado,[32] y servir como testigos es de lo que se trata nuestro sitio web.

Pero si miramos la línea de tiempo de las setenta semanas en plena reflexión quiástica (es decir, invertida), el comienzo de las setenta semanas el 6 de noviembre de 2021, sigue coincidiendo con el mismo evento de la ley de infraestructura de Biden. ¿No deberíamos tener un evento que se ajuste a un tema profético diferente en esta disposición, correspondiente al final de la profecía de Daniel, que dice que “hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones”? ¿Qué contiene la ley de infraestructuras de Biden que pueda tener una influencia tan desoladora?

Sabes que en el trabajo legislativo, parece que siempre hay agendas ocultas en lo profundo de las muchas páginas de la jerga legal. La ley de infraestructuras no es una excepción. Contiene legislación relativa a las criptomonedas—y en particular al bitcoin—que es muy perjudicial. Requiere que los intercambios de criptodivisas notifiquen directamente al Servicio de Impuestos Internos (el IRS, la oficina de impuestos de los Estados Unidos) sobre las transacciones de cripto.[33] El Departamento del Tesoro cree claramente que no todo el mundo está informando como se supone que debe hacerlo,[34] ¡y no quieren perder posibles ingresos fiscales!

En el frente de batalla financiero, el bitcoin no es sólo una nueva tecnología; es un bastión de la libertad. En sus algoritmos criptográficos están incorporados los principios del reino de Dios: integridad inquebrantable, soberanía personal, honestidad, transparencia. Dado que la caída de Babilonia se describe en términos financieros en Apocalipsis 18, es lógico que Dios tenga un sistema financiero en los últimos días que sirva para representar Su reino, que puede ser instrumental para recompensar doblemente a Babilonia. Tal vez por eso El Salvador es el primer país entre las naciones en adoptar el bitcoin como moneda de curso legal. No es para magnificar ninguna gracia salvadora de esa nación, sino simplemente la forma en que Dios llama la atención de Su pueblo al conocimiento del sistema financiero del Salvador en la tierra.

No debería sorprender, entonces, que el bestial “gran hermano” bancario babilónico esté haciendo todo lo posible para vencer al bitcoin y arruinarlo. Esa es exactamente la intención que vemos en la ley de infraestructura de Biden. La nación ya no podía tolerar la “puerta abierta al cielo” de bitcoin (“a la luna”, como dicen algunos), y lo que los antiguos hicieron a Esteban es lo que se está haciendo al bitcoin:

Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon... (Hechos 7:57-58)

En el punto de la línea de tiempo (6 de noviembre de 2021), correspondiente a cuando Esteban fue apedreado, se anunció la ley que decretó la muerte[35] al valor en dólares del bitcoin. Así comenzó la verdadera “semana de las infraestructuras” mientras el proyecto de ley de infraestructuras de Biden con implicaciones negativas para el bitcoin esperaba su firma. Durante unos tres días y medio, el precio del bitcoin continuó su curso ascendente, impulsando el máximo histórico hasta casi 70.000 dólares, hasta que el 9 de noviembre de 2021, su impulso alcista fue superado por la influencia desoladora de esa noticia, y el precio del bitcoin comenzó su caída, que se ha prolongado en un largo mercado bajista.

Qué apropiado es que la profecía diga que en medio de la semana (9 de noviembre de 2021), un “líder ungido” del espacio de las criptomonedas, que acababa de alcanzar su máximo histórico, sería quitado. Desde ese momento hasta este escrito, el bitcoin ha perdido más del 70% de su valor. Es una reminiscencia de Jesús, que fue acogido en Jerusalén por las masas que lo habrían hecho Rey, pero luego, unos días más tarde, fue visto clavado en una cruz en la ignominia por los gobernantes. Mientras tanto, el dólar, como el ejército romano pagano, gana fuerza y prospera:

Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos. (Daniel 8:24)

El papel de un ungido, o de un líder aprobado de un pueblo, es el de proporcionarle una nueva fuerza y mejores principios de gobierno. Si entendemos la profecía en términos simbólicos de personificación, la bienvenida al bitcoin—la única criptomoneda con un “nacimiento virginal” y un “padre desconocido”—como el “líder ungido” de la nueva era del dinero, sugeriría dar la bienvenida a una nueva eficiencia y a un protocolo mejorado, que es lo que hizo la última actualización, llamada Taproot, cuando se puso en marcha el 14 de noviembre de 2021. Esta actualización del protocolo y el proyecto de ley de infraestructuras de Biden enmarcan la septuagésima semana como dos sujetalibros. Para poner la importancia de la actualización de Taproot en perspectiva: en sus aproximadamente 12 años de vida, la última vez que se había realizado una actualización de este tipo fue cuando los nodos de bitcoin votaron para adoptar el código de Segregated Witness [Testigo Segregado][36] en 2017.[37] 

El ataque contra el bitcoin representa su cruz y el comienzo del tiempo de angustia por el que debe pasar el pueblo de Dios: “tiempos angustiosos” por los que algunos no esperaban pasar. Esta es la oportunidad de demostrar la eficacia del plan de salvación de Dios. ¿Permanecerás firme como testigo de Dios? Ya sea que seamos llamados a servir como mártires o a caminar por el valle de la sombra de la muerte, que nuestro testimonio sea siempre claro de que lo daremos todo por el Señor. Algunos están recibiendo palabras proféticas del Señor que indican que habrá un aumento de mártires en el tiempo que viene. Este es el tiempo en que el pueblo de Dios debe brillar como estrellas en la oscuridad de la noche que está aumentando sobre este mundo.

El Bitcoin es un símbolo para los 144.000, la última generación de Dios que no han entendido efectivamente su papel hasta ahora. Señala lo que deben soportar en realidad en el poco tiempo que nos queda—si el Señor viene al final de este tiempo que ha sido determinado para ellos. Si no cumplen con su papel, entonces podemos esperar que Dios hiera a toda la cristiandad con una maldición similar a la que le ocurrió a Israel. ¡Que no sea así!

¿Y qué es lo que se avecina? ¿Dónde está el templo que debe ser desolado al final del período profético? La septuagésima semana de la profecía apunta especialmente al papel de un ungido, como hemos visto, pero los otros marcadores de tiempo de la profecía se refieren más a acontecimientos relacionados con la ciudad. Ahora veamos cuidadosamente lo que la profecía nos dice sobre el tiempo venidero, porque aquellas partes de esta línea de tiempo invertida que se relacionan con la ciudad (y por lo tanto, con el templo dentro de ella), ¡apuntan al futuro!

El destino del futuro templo

Con las cinco novillas rojas que llegaron recientemente a Israel y el anuncio de una solución de dos estados, todo cristiano puede ver que el final se acerca muy rápidamente, o eso esperamos, porque nadie quiere prolongar el tiempo de angustia más de lo absolutamente necesario. El sacrificio de la novilla roja es necesario para que los judíos preparen el sitio de construcción de su tercer templo, un templo donde muchos creen que el Anticristo se sentará y se declarará a sí mismo como Dios, a quien los judíos creerán que es el Mesías.

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. (2 Tesalonicenses 2:3-4)

Con la muerte de la Reina Isabel II después de un reinado de 70 años como los 70 años que Israel estuvo en cautiverio en Babilonia, se ha reavivado la idea que ha estado circulando de que el Rey Carlos III podría abdicar el trono y dejar que el Príncipe Guillermo se convierta en el rey. La razón por la que esto es significativo para muchos es porque reconocen signos ocultos que sugieren que el Príncipe Guillermo podría ser el Anticristo.[38] Nació de la princesa Diana en el solsticio de verano (cuando también hubo un eclipse solar) , que muchos reconocen que fue asesinada como sacrificio pagano y adorada como la diosa de los efesios[39] mencionada en la Biblia.[40] Y la boda del Príncipe Guillermo, en cuya preparación participó personalmente la Reina,[41] también tuvo muchos símbolos ocultos y pistas numerológicas.[42] 

Hemos enseñado que el Anticristo es el Papa Francisco, el portador de la serpiente, pero también consideramos lo que podría significar todo el despliegue publicitario de su reciente viaje a L'Aquila, cuando visitó la tumba del Papa que sentó precedente y fue el primero en la historia en renunciar hace siglos.[43] Por supuesto, el Papa negó cualquier intención de dimitir, pero eso no significa que no hubiera un significado oculto en la visita. ¿Podría ser que es Satanás en él quien está “renunciando” a su cuerpo octogenario para asumir uno más joven? El rey Carlos III (y/o su hijo, en caso de que abdique como lo hizo el papa Benedicto XVI antes de que Satanás llegara a Francisco) podría ser el elegido. Esto también se asemejaría al equivalente satánico de Dios Padre entregando todas las cosas en manos de Su Hijo.

De hecho, también reconocemos que Dios estaba señalando la corona con el cometa O3[44]—el que trazó el arca del pacto a principios de este año, representando la piedra de molino que fue arrojada al mar señalando la caída de Babilonia. ¡Estaba en la constelación de Corona Borealis—la corona del norte, que está orientada a descansar sobre la misma cabeza de la serpiente que lleva Ofiuco (el Papa Francisco)!

La corona del Reino Unido en la serpiente de Ofiuco.

Definitivamente, las cosas se están preparando para que el Anticristo gobierne el mundo. La cuestión es cómo nos relacionamos con eso, y cuándo tendrá lugar. Muchos cristianos entienden que la profecía de la septuagésima semana apunta al Anticristo y a un pacto que hará con el Israel literal durante siete años. Esto se debe a la mención de Daniel de “el pueblo del príncipe que vendrá” que destruirá el templo (reconstruido), haciéndolo desolado hasta el final.

A la luz de la conexión entre estas setenta semanas y la profecía de los 2300 días, podemos entender algo más claramente en relación con la simetría de la palabra de Dios. Los 2300 días fueron dados como respuesta a cuánto tiempo persistiría la desolación de la visión:

Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército [pueblo] para ser pisoteados? Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. (Daniel 8:13-14)

Esto habla de la desolación que comenzó cuando Israel rechazó al Salvador, quien declaró su santuario desolado:

He aquí vuestra casa os es dejada desierta. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor. Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. (Mateo 23:38-24:1)

La desolación y limpieza del santuario y del pueblo.

Es la ausencia de Jesús lo que hace que el templo esté desolado. Y este rechazo estaba directamente relacionado con el pacto del Señor con los judíos y las setenta semanas, ¡pero especialmente con los 2300 años! Es esta profecía más larga la que habla del poder romano y da el tiempo para la desolación instigada por Roma. Se deduce que la desolación del fin de los tiempos por el Anticristo (romano) se llevaría a cabo dentro de los repetidos 2300 días y no después de ellos. ¿Cómo debemos entender esto?

Como explicamos en Unidos en la cruz de la tribulación, el rapto previo a la tribulación fue cancelado por la oración, y todos entramos en un tiempo de tribulación que ha ido empeorando progresivamente. Eso significa que el Anticristo puede y debe venir en nuestro tiempo, y no después de que nos vayamos. Ahora, podemos esperar irnos después o en medio de la tribulación cuando Jesús venga, lo que esperamos en marzo de 2023, en lugar de en el cancelado rapto pre-tribulación de 2016. Podrías pensar que es imposible que el templo sea reconstruido en el corto tiempo hasta marzo de 2023, y mucho menos antes, para permitir que el Anticristo se siente allí y se declare a sí mismo como Dios. Pero no olviden la advertencia de Pablo a los Corintios:

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? (1 Corintios 6:19)

¿Podría ser que esperar que el templo de Israel sea reconstruido es mirar en el lugar completamente equivocado? La profecía de Daniel habla de que Dios dejará a Israel desolado por su rechazo a Su Hijo, así que de hecho, ¡no necesitamos que se construya físicamente un templo en Israel con piedras literales para que el Anticristo se siente allí! Es tentador creer en esa idea con los eventos que están sucediendo en Israel (“mirad que nadie os engañe”[45]), pero ¿qué pasa si el Anticristo puede sentarse en el trono del templo del Espíritu Santo y declararse a sí mismo como Dios en los cuerpos de los profesos cristianos, porque el verdadero Dios fue expulsado, dejándolos desolados?

En efecto, esto ha sucedido. Estamos hablando del templo del cuerpo, que ha sido contaminado con vacunas que corrompen el ADN. Lo que hemos visto en los últimos años es la gran caída que se está produciendo ante nuestros ojos, ya que dos tercios de toda la población del mundo (y cifras similares se aplicarían dentro del cristianismo) han caído irreversiblemente en manos de Satanás, rechazando a Dios como su Creador que gobierna su cuerpo a través del código original de la vida que Él colocó dentro de cada célula. Los dos testigos deben permanecer firmes, con el Espíritu Santo todavía sentado en sus templos/cuerpos. Su templo es vivo, ¡y todavía está en pie! No permitas que ninguna vacuna expulse al Espíritu Santo de tu parte de Su templo. Es la intención del Anticristo hacer exactamente eso (en cualquier forma posible) en una escala que sea suficiente para derrocar a los 144000 testigos.

¿Qué mayor tribulación podría haber? ¿No es peor de lo que alguna vez imaginaste? Nos estremecemos al pensar en el derramamiento de sangre cuando se dice que “sólo” una tercera parte de la población morirá en el texto de la sexta trompeta:

Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca. (Apocalipsis 9:18)

Ahora, el doble de esa fracción del mundo ya ha sido muerto por el azufre ardiente—símbolo del juicio eterno. Necesitamos finalmente darnos cuenta de que Dios quiere que miremos más allá de la carne y la sangre y que veamos la muy real y tangible guerra espiritual en la que estamos involucrados, y cómo es el campo de batalla realmente desde Su perspectiva. Miles de millones de personas se han convertido efectivamente en zombis, una especie de muertos que caminan y que no fueron creados por Dios y por lo tanto no tienen vida en su sangre, incluso si algunos de ellos conservan una forma de piedad y se llaman a sí mismos cristianos. De este modo, ya se ha estado dividiendo la tierra de Israel, antes de que Lapid diera su apoyo público a una solución de dos estados en Israel.

Sé que para mí, personalmente, nunca imaginé que sería posible que el hombre expulsara al Espíritu Santo de su prójimo escribiendo los propios mandatos del hombre en la ley biológica de su corazón. ¡Muchos podrían imaginar un microchip o incluso una ley con respecto al culto religioso, pero nunca imaginaron que la “programación” del “microchip” sería implementada en el ADN, y que la gran prueba vendría sobre el mundo a través de una vacuna que sería requerida para los servicios y funciones básicas de la vida diaria! Así, muchos han sido engañados y han caído ante la bestia. Lee esas palabras de nuevo en esta luz:

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá [el día de Cristo] sin que antes venga la apostasía [la muerte eterna por la vacunación Covid], y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo [del cuerpo] de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. (2 Tesalonicenses 2:3-4)

Cuando uno recibe la inyección genética hecha por el hombre (o en principio, ¡incluso una transfusión de sangre contaminada con lo mismo!), el Espíritu Santo ya no puede morar en esa persona. Ya no le pertenece. En su lugar, un demonio se asienta en el templo de su corazón donde debería estar Dios, y quizás lo estaba. Su cuerpo físico obedece las instrucciones del Anticristo impulsor de vacunas genéticas que muestra que él es dios en esa alma. Muy pronto, viene una gran sacudida en las iglesias organizadas[46] que separará las ovejas de las cabras.[47] 

Entiende bien este punto: ¡el Anticristo no necesita que se construya un templo en Israel! Él sólo necesita que se le dé acceso a la genética de uno, y puede tomar el asiento de Dios en el templo espiritual. Cuando él sea revelado, él tendrá una hueste de personas con él—una inundación, como es ilustrado en Daniel 9.

…y el pueblo [vacunadores] de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad [el cristianismo apóstata] y el santuario [el templo múltiple del Espíritu Santo]; y su fin será con inundación [¡unos 6 mil millones de personas!], y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones [porque no hay recuperación]. (Daniel 9:26)

En la línea de tiempo revertida, las siete semanas comienzan el 23 de enero de 2023. Observamos esta fecha en Mirando hacia arriba a toda la verdad porque es cuando el cometa K2 entra en la constelación del Indio, que conectamos por noticias recientes con el papa, el “jefe de Babilonia”. ¡Ahora vemos la misma fecha destacada de nuevo! ¿Se revelará “el hombre de pecado, el hijo de perdición” en ese momento, en todo el mundo?

Sigue observando lo que sucede en el Israel literal, pero eso es menos importante y aparentemente más lejano en el futuro que la línea de tiempo de setenta semanas de Dios. Curiosamente, en el calendario rabínico judío, designan un día determinado como el Shabat de la Novilla Roja, que cae el 11 de marzo de 2023—¡precisamente al final de las setenta semanas! Puede que tengan la intención de reconstruir el templo, comenzando con el sacrificio de la novilla roja (tal vez incluso en ese día), pero que Dios encuentre en ese momento un pueblo que todavía le pertenezca, que todavía forme parte de Su linaje genético: ¡un tercer templo vivo digno de ser arrebatado!

La guerra contra el Cordero se está llevando a cabo contra Él en la persona de Su pueblo, trágicamente con muchas, muchas bajas, reduciendo la población elegible para permanecer como testigos (no vacunados). Del mismo modo, el bitcoin también está bajo ataque, con sangre en los gráficos durante meses. Tanto las personas reales como su contraparte financiera simbólica están implicadas en esta batalla. Pero la buena noticia es que ahora es el momento de que se cumpla la victoria:

Pelearán [diez cuernos—naciones de la bestia] contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. (Apocalipsis 17:14)

1.
Que se encuentra en Daniel 9:24-27. 
2.
Juan 17:21 – para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. 
3.
Daniel 9:25 – Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. 
4.
Daniel 12:4 – Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará. 
5.
Apocalipsis 12:17 – Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. 
6.
Éxodo 24:9-10 – Y subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno. 
7.
Lucas 10:17 – Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. 
8.
Ver, por ejemplo, Bible.org – La septuagésima semana de Daniel [inglés] 
9.
Ver el blog del Dr. David Jeremiah – Descifrando la profecía de las setenta semanas de Daniel [inglés] 
10.
Lucas 11:49-51 – Por eso la sabiduría de Dios también dijo: Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán, para que se demande de esta generación la sangre de todos los profetas que se ha derramado desde la fundación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo; sí, os digo que será demandada de esta generación. 
11.
Para un estudio exhaustivo del papel de Esteban al final de la profecía de las setenta semanas, ver El significado profético de Esteban, de Wilson Paroschi. [inglés] 
12.
Isaías 55:9 – Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. 
13.
14.
Formalmente conocido como C/2017 K2 (PanSTARRS). 
15.
Recuerda que, en el original hebreo, la profecía de Daniel dice simplemente “setenta sietes”, lo que deja abierta la posibilidad de que sean sietes de años, como en la aplicación histórica, o sietes de días, como vemos que podría aplicarse ahora. 
16.
Formalmente conocido como UN271 Bernardinelli-Bernstein. 
17.
Ver la diapositiva 138 de La bendición de los 1335 días en El segundo ay pasó... 
20.
Apocalipsis 13:11 – Después vi otra bestia que subía de la tierra [la Norteamérica escasamente poblada de 1776]; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba [especialmente en esta generación] como dragón. 
21.
Para una explicación detallada, ver Aquel inicuo, revelado 
22.
Daniel 3:1 – El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de sesenta codos, y su anchura de seis codos; la levantó en el campo de Dura, en la provincia de Babilonia. 
23.
Una descripción utilizada en referencia al proyecto del telescopio espacial James Webb. 
24.
Justo antes de que el ángel Gabriel presentara las setenta semanas a Daniel, explicó que había venido para hacer comprender a Daniel su visión anterior (versículo 22), la del período de 2300 días, que Daniel dijo que ni él ni nadie entendía (Daniel 8:27). 
25.
Daniel 9:2 – en el año primero de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en setenta años. 
26.
Daniel 9:21-23 – aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde. Y me hizo entender, y habló conmigo, diciendo: Daniel, ahora he salido para darte sabiduría y entendimiento. Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela, porque tú eres muy amado. Entiende, pues, la orden, y entiende la visión. 
27.
Debido a su longitud, algunos han tratado de aplicar este marco de tiempo como 2300 días literales en el tiempo de Antíoco Epífanes, pero no es un buen ajuste, e ignora o violenta la relación con las setenta semanas. 
28.
Muchas fuentes lo reportan como 458 a.C., pero esta diferencia sólo se debe a la forma en que se determina el año, ya sea de primavera a primavera o de otoño a otoño. Para un análisis de por qué se utiliza este decreto en particular en contraposición a otros más populares, por favor, ver Las 70 semanas y 457 a.C. del Instituto de Investigación Bíblica. 
29.
Que era también el séptimo día de los panes sin levadura, como se explica en el mismo artículo
30.
Apocalipsis 19:7,8 – Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 
31.
El Señor sostiene a Su pueblo para que guarde Sus mandamientos por la fe, a pesar de nuestras faltas y fracasos. No enseñamos una forma de perfeccionismo que signifique que uno ya no comete ningún error (¡aunque nos esforzamos por evitarlos!). Más bien, enseñamos que la Ley de Dios está escrita en nuestros corazones, por lo que cualquier error que podamos cometer, no debe provenir de un incumplimiento de Su Ley de amor. Por lo tanto, Jesús dijo de Filadelfia que sólo tiene “poca fuerza” y sin embargo han guardado Su palabra. (Ver Apocalipsis 3:9) 
32.
Mateo 1:21 – Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. 
36.
Otra palabra para “segregado” es “separado” o, cuando es para un propósito piadoso, “ungido”. Así, el 14 de noviembre, cuando la actualización de Taproot entró en vigor, el simbolismo de la palabra podría tomarse para ilustrar que un testigo ungido echó raíces, o se estableció, al igual que la profecía dice que uno vendría después de las 69 semanas. 
37.
Esa adopción en sí fue un proceso de varios meses que comenzó poco antes de que se iniciara el calendario de los 2300 días. 
38.
Ver por ejemplo, EL ANTICRISTO ESTÁ AQUÍ [inglés] 
39.
40.
Hechos 19:26,27 – pero veis y oís que este Pablo, no solamente en Éfeso, sino en casi toda Asia, ha apartado a muchas gentes con persuasión, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos. Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia, y el mundo entero. 
44.
Formalmente conocido como C/2021 O3 (PanSTARRS). 
45.
Mateo 24:3,4 – Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. 
46.
Este tema tan profundo e importante debe reservarse para un artículo aparte. Suscríbete a nuestro boletín informativo para asegurarte de ser notificado cuando se publique. 
47.
Malaquías 3:17,18 – Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve. 
Boletín (Telegram)
¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. ¡NO PIERDAS EL TREN!
Suscribir ahora...
Estudiar
Estudia los primeros 7 años de nuestro movimiento. Aprende cómo Dios nos dirigió y cómo nos alistó para servir por otros 7 años en la tierra en malos tiempos, en vez de ir al Cielo con nuestro Señor.
¡Ir a UltimoConteo.org!
Contacto
Si estás pensando en fundar tu propio grupo pequeño, por favor ponte en contacto con nosotros para que te podamos dar consejos valiosos. Si Dios nos muestra qué te ha elegido como líder, también recibirás una invitación a nuestro foro de los 144.000 Remanentes.
Contactar ahora...

Many Waters of Paraguay

144000-Remnant.WhiteCloudFarm.org (nuestro Refugio para los 144.000 en el tiempo de escasez: plataforma de foro, video y red social)
UltimoConteo.WhiteCloudFarm.org (estudios básicos de los primeros 7 años desde enero de 2010)
Canal GranjaNubeBlanca (nuestro propio canal de vídeos)

iubenda Certified Silver Partner

0
Compartido