+1 (302) 703 9859
El corazón del tiempo

 

IMPORTANTAtención: aunque promovemos la libertad de conciencia en materia de la recepción de la vacuna experimental COVID-19, NO aprobamos las protestas violentas ni la violencia de ningún tipo. Abordamos este tema en el vídeo titulado La instrucción de Dios para los manifestantes de hoy. Aconsejamos ser pacíficos, mantener un perfil bajo, y cumplir con las normas generales de salud (como el uso del cubrebocas, el lavado de manos, y el distanciamiento social) que estén en vigor en tu área, siempre y cuando no vayan en contra de las leyes de Dios y evitar las situaciones que requerirían que uno se vacunara. “Sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas” (de Mateo 10:16).

Nuestro recorrido hasta ahora ha sido un viaje a través del tiempo. Algunos dicen que el viaje en el tiempo es imposible, pero la verdad es que nadie puede negar que todos estamos viajando en el tiempo. Nos guste o no, no podemos dejar de movernos con el flujo de su corriente. La única variable es, ¿qué giros haré y cuándo? Al igual que una canoa en un río puede ser dirigida con sus remos, nuestras decisiones en los puntos clave del flujo del tiempo nos permitirán atravesar con seguridad las turbulencias de la vida, o volcarnos en las frías aguas que amenazan con sepultar el alma.

El descuido y la falta de atención son algunos de los comportamientos más mortíferos ante el peligro. Al igual que el canoísta debe estar atento a los giros del río y a las condiciones técnicas, el viajero del tiempo nunca debe perder de vista los relojes que rigen su viaje. Desde que se publicó el primer reloj divino—el reloj de Jesús como nuestro intercesor en Orión—en 2010, seguimos la misericordia de nuestro Señor y la sangre de Su sacrificio con una tranquilidad relativamente amplia, hasta llegar a costas agradables en el otoño de 2016. Sin embargo, el Señor trajo a nuestra mente las necesidades de otros que estaban río abajo, y tomamos la decisión de renunciar a nuestra parada y aventurarnos en aguas que no habíamos trazado antes, una de esas decisiones de fracción de segundo que determinan para siempre el curso del futuro.

Pronto nos adaptamos al nuevo flujo del tiempo y descubrimos otro reloj divino: el reloj de Dios Padre en el Mazzaroth. Ambos relojes hacían tic-tac como dos testigos expertos cuya declaración de las acciones y reacciones críticas de la humanidad en medio de los últimos ríos rápidos de la tierra fueron registradas para estar disponibles para los tribunales del cielo para siempre.

El reloj de Orión, que representaba el sacrificio de Jesús, hizo su transición al reloj Horologium cuando la aparición del cometa Bernardinelli-Bernstein en el Reloj de péndulo señaló el regreso de Jesucristo en poder y gran gloria. La manecilla del reloj formada por el cometa marcó las horas de un día o año específico: el 2022. También declaraba lo que había pasado antes y lo que iba a seguir, pero su péndulo distintivo indicaba el gran giro que cambiaría el destino del mundo y trasladaría los reinos de esta tierra al férreo gobierno del Dios del cielo.

Ahora que la Pascua ha pasado, y el segundo mes ha dado paso al tercero, ¿se puede navegar por el abismo entre este mundo y el siguiente? ¿Qué viajero del tiempo puede cruzar este horizonte de eventos sin sufrir daños? En nuestros estudios, hemos progresado en nuestros esfuerzos por entender los tiempos que el Padre ha puesto en Su propia potestad. Estudiamos para entender las señales de los tiempos en relación con el calendario bíblico que indica que el verdadero aniversario hebreo de la muerte de Cristo en la cruz cayó este año el 17 de abril de 2022. Luego estudiamos más en relación con la Pascua del segundo mes, que coincidió con una luna de sangre el 16 de mayo. Muchas señales importantes y descubrimientos en la profecía acompañaron esa Pascua; fue verdaderamente la Pascua que se guardó en anti tipo de la Pascua de Josué, en la que apareció el Príncipe del ejército.

Algunos han tomado en cuenta un mes más allá en el calendario y han considerado una tercera posibilidad, combinando una Pascua del segundo mes con el segundo comienzo posible del año, pero ¿es esto siquiera válido? Cada año hay dos posibles meses que pueden comenzar el año: o bien el primer mes después del equinoccio de primavera, o, si la cebada no está suficientemente madura, el mes siguiente. Pero éstas son sólo posibilidades, que se utilizaron para calcular la Lista de los Grandes Sábados en tiempos pasados y así descubrir el ADN de Jesucristo, pero al igual que los genes pueden ser expresados o reprimidos, sólo una posibilidad calendárica se cumple en un año determinado, dependiendo de las providencias divinas que maduren la cebada. Una vez determinado el calendario para el año, sólo hay dos Pascuas posibles: la oficial en el primer mes, y la observancia de emergencia en el segundo mes, nada en el tercero.

Entonces estudiamos el aniversario conmemorativo de la muerte de Cristo el 25 de mayo, la fecha literal que habría sido inscrita en los registros de defunción de Roma según el calendario que había sido establecido por Julio César y que estaba en uso en esa época. Tal vez incluso quedó grabada en las mentes de Pedro, Santiago y Juan y de las mujeres y muchos otros que lloraron la muerte de Jesús mientras buscaban la luz en la oscuridad de esa atrocidad.

Mientras considerábamos los eventos que ocurrían en el mundo en los tiempos indicados por todos esos métodos de calendarios buscando evidencia de la caída de Babilonia y la ascensión de los redimidos, no lo vimos en su totalidad. Vimos muchas cosas importantes (explicadas en artículos anteriores), pero evidentemente todavía no era el tiempo de la liberación, porque un reloj no había sido consultado aún para determinar las verdaderas fechas de aniversario del gran sacrificio de Cristo, el único reloj autorizado para dar a conocer la hora del regreso de Cristo: el reloj del Padre.

Albert Barnes, en sus Notas sobre los Evangelios, dice: “Otros han dicho que el verbo traducido saber significa a veces dar a conocer, o revelar, y que el pasaje significa, ‘ese día y hora nadie lo da a conocer, ni los ángeles, ni el Hijo, sino el Padre’. Es cierto que la palabra tiene a veces ese significado, como en 1 Corintios 2:2”. {SCOC 54.2} [Traducido]

¿Puede ser que el Mazzaroth (el reloj del Padre, en el que el sol señala la hora) nos diga algo valioso que aún no ha sido considerado? Hemos visto muchas veces que Dios nos ha guiado a menudo con un año (o varios años) de antelación, dando significado a fechas gregorianas específicas. Sin embargo, para no dar un honor indebido al Papa Gregorio XIII, preferiríamos llamar a esas fechas “aniversarios solares”, ya que deberían marcar el momento en que el sol vuelve al mismo lugar.

Sin embargo, referirse a aniversarios solares tan lejanos como la crucifixión de Cristo se vuelve problemático, en parte porque el día en que murió fue antes de que los papas hubieran ajustado el calendario para que coincidiera más precisamente con la duración del año solar, y, por lo tanto, el sol el 25 de mayo del año 31 d.C.[1] no estaba en la misma posición el 25 de mayo del año 2022, y la nomenclatura de “aniversario solar” se rompe. Por esta razón, nos referimos a tales fechas como “aniversarios conmemorativos”, refiriéndonos a la simple noción de que esta sería la fecha “recordada” por aquellos que estuvieron presentes.

Para la mente espiritualmente inquisitiva, esto plantea la pregunta: “¿Cuál sería el verdadero aniversario solar de la crucifixión de Cristo, en el año 2022?” ¿Alguien se ha hecho esa pregunta? Podría formularse de otra manera: “¿Cuándo estará el sol en la misma posición en el Mazzaroth que el día de la crucifixión?”. ¿Cuáles podrían ser las implicaciones de encontrar esta respuesta en el reloj de Dios Padre? Al contemplar el significado de la Semana de la Pasión para nosotros hoy, ¿no sería mucho más divino estudiar los verdaderos aniversarios de los acontecimientos de esa semana según el calendario del Esposo solar, en lugar de fijarse en un aniversario del calendario romano?

Jesús en Getsemaní

Recurriendo a Stellarium, la respuesta es fácil de encontrar. Es decir, tan fácil como teclear la fecha de la crucifixión de Cristo para encontrar dónde estaba el sol en el momento de Su muerte. Si la vida dependiera de ello, la mayoría de los cristianos empezarían en este punto a sudar sus propias gotas de sangre, porque hay mucha incertidumbre y falsedad en torno a esa fecha. Y sin embargo, podría resultar que nuestra salvación literalmente dependa de conocerla. Estimado lector, puedes alabar a Dios por el hermoso estudio en dos partes titulado Luna llena en Getsemaní, escrito y publicado en 2010 por John Scotram. En este estudio, todas las prominentes controversias que nublan la fecha de la crucifixión se disipan, y lo que queda es... bueno... la hermosa “luna llena en Getsemaní” en la noche del 24/25 de mayo del año 31 d.C. En ese artículo, el lector aprende las reglas del calendario lunisolar de Dios y cómo calcularlo, lo cual no es difícil con las herramientas de la actualidad. Pero esa no es nuestra tarea presente; queremos que se nos abran los ojos. Queremos ver esa luna que derramó sus rayos de plata sobre nuestro Señor mientras cargaba con el peso de los pecados del mundo, Él solo.

La luna de Pascua brillaba ancha y llena

¿Ves la luna que sale en el cielo del atardecer? ¿Sientes la agradable brisa de una tarde cerca del final de la primavera?

En Compañía de sus discípulos, el Salvador se encaminó lentamente hacia el huerto de Getsemaní. La luna de Pascua, ancha y llena, resplandecía desde un cielo sin nubes... {DTG 636.1}

En el momento de la imagen, la luna estaba iluminada en un 99,8% y aumentaba hacia el 100% durante la noche de la agonía, el arresto y el juicio de Cristo ante el sumo sacerdote, a medida que se acercaba al ecuador galáctico. ¿Qué significa esto? ¿Y por qué la luna desempeña un papel tan destacado en las últimas horas de la vida terrenal de Jesús, que, como el Esposo, está representado por el sol?

La luz del día había llegado a Jerusalén a las 5:00 de la mañana de la Pascua, sin horario de verano, según la forma en que medimos el tiempo hoy.

Cuando se levantó la mañana

Venida la mañana, todos los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo entraron en consejo contra Jesús, para entregarle a muerte. (Mateo 27:1)

El juez romano declaró culpable a Jesús y lo condenó a la crucifixión esa mañana. La luna de Getsemaní, que se cernía sobre la ciudad mientras Él sufría a manos de los líderes religiosos la noche anterior, ya se había puesto, pero su viaje hacia el ecuador galáctico aún no había terminado.

Mientras Jesús era procesado ante Poncio Pilato, la luna continuó su curso estable hasta que cruzó invisiblemente el ecuador galáctico a las 8:03 de la mañana del viernes 25 de mayo del 31 d.C., donde alcanzó el 100% de iluminación.

La hora de la crucifixión

Había llegado la plenitud de la condena y el momento de Su inmerecido castigo por los crímenes de los demás.

Era la hora tercera cuando le crucificaron. (Marcos 15:25)

La crucifixión de Jesús

A primera vista, las ocho podría parecer contradictoria con la tercera hora, pero la hora del amanecer (y del atardecer) es importante para determinar las horas del día tal y como se registra en las Escrituras. En esa época, los relojes de sol se utilizaban para dividir la luz del día en doce partes iguales, numeradas del uno al doce. (No tenían necesidad del horario de verano porque las horas de cada día estaban alineadas con la salida y la puesta del sol). Para nuestra forma de pensar moderna, sus horas eran más largas o más cortas según la estación y el lugar, ya que el momento y la duración de la luz del día eran diferentes. Wikipedia ofrece algunos ejemplos de la primavera, el verano, el otoño y el invierno romanos utilizando el siguiente gráfico, que traza las antiguas doce horas de luz del día (mitad inferior) en una esfera de reloj de 24 horas:

Comparación del reloj de sol

Para la mañana del juicio de nuestro Señor ante Poncio Pilato, el 25 de mayo del año 31 d.C., era a finales de la primavera; el solsticio de verano aún no había llegado. Por lo tanto, la comparación de las horas se situaría en algún lugar entre los dos primeros ejemplos del gráfico anterior, un poco más cerca de la segunda rueda del reloj. Pero no es necesario adivinar, porque nuestras herramientas modernas proporcionan la misma información de forma más directa.

En Stellarium, si cambiamos a una vista del sol de la mañana al mismo tiempo que la luna llena iluminada al 100%, podemos ver las horas de la salida y de la puesta del sol de ese día:

El sol a la hora de la crucifixión

Los relojes de sol simplemente dividían las horas de luz en doce partes iguales. Si se extienden doce horas desde la hora de la salida del sol a las 4:55 a.m. hasta la hora de la puesta del sol a las 6:51 p.m., se obtendría la siguiente correspondencia con la “hora del reloj de sol”.

Gráfico de la hora solar de la crucifixión

La tercera hora corresponde al rango de las 7:14 a.m. a las 8:24 a.m. Por lo tanto, a lo que llamaríamos las 8:03 a.m. del 25 de mayo del 31 d.C., cuando la luna había alcanzado el ecuador galáctico con una iluminación del 100%, era la tercera hora solar cuando Cristo fue crucificado, como dice el registro sagrado.

Pero, ¿por qué es la luna la que marca esta hora? ¿Por qué, para marcar la hora de Su sacrificio, el Creador utiliza este símbolo femenino, que está más relacionado con la iglesia que con su Señor?

No puede haber crecimiento o fructificación en la vida que se centraliza en el yo. Si habéis aceptado a Cristo como a vuestro Salvador personal, habéis de olvidar vuestro yo, y tratar de ayudar a otros. Hablad del amor de Cristo, de su bondad. Cumplid con todo deber que se presente. Llevad la carga de las almas sobre vuestro corazón, y por todos los medios que estén a vuestro alcance tratad de salvar a los perdidos. A medida que recibáis el Espíritu de Cristo—el espíritu de amor desinteresado y de trabajo por otros—, iréis creciendo y dando frutos. Las gracias del Espíritu madurarán en vuestro carácter. Se aumentará vuestra fe, vuestras convicciones se profundizarán, vuestro amor se perfeccionará. Reflejaréis más y más la semejanza de Cristo [como la luna] en todo lo que es puro, noble y bello.

“El fruto del Espíritu es: caridad, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”. Este fruto nunca puede perecer, sino que producirá una cosecha, según su género, para vida eterna.

“Cuando el fruto fuere producido, luego se mete la hoz, porque la siega es llegada”. Cristo espera con un deseo anhelante la manifestación de sí mismo en su iglesia. Cuando el carácter de Cristo sea perfectamente reproducido [100% completo] en su pueblo, entonces vendrá él para reclamarlos como suyos.

Todo cristiano tiene la oportunidad no sólo de esperar, sino de apresurar la venida de nuestro Señor Jesucristo. Si todos los que profesan el nombre de Cristo llevaran fruto para su gloria, cuán prontamente se sembraría en todo el mundo la semilla del Evangelio. Rápidamente maduraría la gran cosecha final y Cristo vendría para recoger el precioso grano. {PVGM 47.2-47.5}

Puedes preguntarte: “¿He reproducido perfectamente el carácter de Cristo?” ¿Sacrifiqué todo para alcanzar a los moribundos con el bálsamo del amor de Cristo? ¿Ayudé a traer la última gran cosecha, para que viniera Cristo? Si crees en una segunda oportunidad para los que se quedan atrás (nosotros no lo creemos), entonces podrías preguntarte: “¿Podría la cosecha ser aún mayor, si yo trabajara en la oscuridad de la noche de la última gran tribulación de la tierra, llevando pacientemente la cruz con los dejados atrás, a pesar de la vergüenza, y aunque de manera inmerecida porque la sangre de Jesús ya limpió todo mi pecado?” El hecho de que el Señor prometa librarte de la tribulación no significa que no puedas acercarte al trono de Dios como individuo soberano, con humildad, y ofrecerte a soportar voluntariamente lo que otros deben soportar, para dirigir como Cristo dirigió. “No se haga mi voluntad, sino la Tuya”. ¿Hasta dónde seguirás al Cordero,[2] que pronunció las siguientes palabras?

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?
Dios mío, clamo de día, y no respondes;
Y de noche, y no hay para mí reposo.

Pero tú eres santo,
Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.
En ti esperaron nuestros padres;
Esperaron, y tú los libraste.
Clamaron a ti, y fueron librados;
Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

Mas yo soy gusano, y no hombre;
Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.
Todos los que me ven me escarnecen;
Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo:
Se encomendó a Jehová; líbrele él;
Sálvele, puesto que en él se complacía.

Pero tú eres el que me sacó del vientre;
El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.
Sobre ti fui echado desde antes de nacer;
Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

No te alejes de mí, porque la angustia está cerca;
Porque no hay quien ayude. (Salmo 22:1-11)

Así fue la oscuridad que envolvió la cruz hasta la hora novena.

Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y el sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró. (Lucas 23:44-46)

Utilizando el gráfico anterior, se puede determinar fácilmente que la hora en que el Rey de reyes y Señor de señores lo entregó todo fue entre las 2:12 y las 3:22 de la tarde, que era la hora novena, la hora del sacrificio vespertino. Para completar nuestra búsqueda del aniversario solar de la muerte de Cristo en la cruz, sólo necesitamos un dato más: la posición del sol en el momento de Su muerte. Elegimos las 3:00 p.m. como número entero representativo de la hora novena:

El sol a la hora de la muerte de Cristo

Aunque todavía era de día, la imagen anterior tiene los efectos atmosféricos desactivados para mostrar más claramente la posición del sol en relación con las estrellas de fondo. El sol oscurecido estaba en la mano de Orión a la hora de la muerte de Cristo, cuando pronunció aquellas palabras: “Padre, en Tus manos encomiendo Mi espíritu”.

Según el cómputo judío inclusivo, la crucifixión duró siete horas. El sacrificio perfecto y completo había sido hecho por el pecado, lo cual debía ser probado al tercer día.

Antes de la puesta de sol de esa noche, el cuerpo de Jesús había sido bajado de la cruz y puesto en el sepulcro, donde descansó en ese singular Gran Sábado, el primer día de la fiesta de los panes sin levadura, que la Providencia se encargó de que cayera en el séptimo día de la semana de ese año.

Entonces los judíos, por cuanto era el día de la Preparación y para que los cuerpos no quedaran en la cruz en el sábado (pues era el Gran Sábado), rogaron a Pilato que se les quebraran las piernas y fueran quitados. (Juan 19:31 RVA-2015)

Después de cuidar el cuerpo del Salvador, los discípulos guardaron el sábado en sus casas mientras Jesús descansaba en la tumba, hasta que el mayor milagro de todos los tiempos sacudió la tierra y Lo llamó de su seno.

La resurrección

Yendo hacia adelante a través de las horas del sábado y la noche siguiente, llegamos a la mañana de la resurrección, antes de que el sol salga a las 5:00 a.m. del domingo 27 de mayo del año 31 d.C. Al acercarnos al jardín con María, contemplamos un espectáculo sin igual. Se ve un ángel sobre la tumba de Jesús, representado por Mercurio, visible cerca del horizonte en las primeras horas de la mañana de ese día (abajo a la izquierda):

El ángel de la resurrección

¿Dónde está, sacerdotes y príncipes, el poder de vuestra guardia?—Valientes soldados que nunca habían tenido miedo al poder humano son ahora como cautivos tomados sin espada ni lanza. El rostro que miran no es el rostro de un guerrero mortal; es la faz del más poderoso ángel de la hueste del Señor. Este mensajero es el que ocupa la posición de la cual cayó Satanás. Es aquel que en las colinas de Belén proclamó el nacimiento de Cristo. La tierra tiembla al acercarse, huyen las huestes de las tinieblas y, mientras hace rodar la piedra [como la ocultación de la luna con Venus del 27 de mayo de 2022], el cielo parece haber bajado a la tierra. Los soldados le ven quitar la piedra como si fuese un canto rodado, y le oyen clamar: Hijo de Dios, sal fuera; tu Padre te llama. Ven a Jesús salir de la tumba, y le oyen proclamar sobre el sepulcro abierto: “Yo soy la resurrección y la vida.” Mientras sale con majestad y gloria, la hueste angélica se postra en adoración delante del Redentor y le da la bienvenida con cantos de alabanza. {DTG 725.3}

Brillando con toda su fuerza, el sol sale en representación del Salvador resucitado, que, indiferente a Su propia muerte, responde al llamado del Padre. Se eleva como Orión y asciende al templo celestial, donde se convierte en el Sumo Sacerdote para siempre del orden de Melquisedec.

Animación de la mañana de la resurrección

Nos apresuramos con María a ir al sepulcro.

Y hallaron removida la piedra del sepulcro; y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; (Lucas 24:2-4)

¿Ves también a los dos hombres con vestiduras resplandecientes? Veámoslo mejor desplazándonos ligeramente hacia la izquierda:

Los dos ángeles en el sepulcro

A medida que el sol alcanza el ecuador galáctico y activa así las constelaciones a ambos lados del mismo, vemos que no sólo ha resucitado el Salvador, sino que también han aparecido los dos ángeles para consolarnos y dar testimonio de la verdad del evangelio de Jesucristo:

y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día. (Lucas 24:5-7)

No todos los días el sol está en el ecuador galáctico. No todos los días estas constelaciones se elevan con él. No todos los días Mercurio aparece antes de la salida del sol. Todas estas “coincidencias” demuestran por las Escrituras que Jesucristo murió y resucitó a la vida eterna en el año 31 d.C., el 25-27 de mayo. No fue el 29 d.C. Ni en el 33 d.C. Tampoco fue en marzo o abril, ni con una crucifixión en un miércoles. Cristo fue crucificado en el año 31 d.C., cuando la luna de Pascua brillaba ancha y llena en el ecuador galáctico, y resucitó al tercer día cuando el sol también alcanzó el ecuador galáctico en el lado opuesto. Orión ascendió, y los gemelos de Géminis aparecieron mientras “el cielo parecía descender a la tierra” en testimonio de la verdad que se presentó en el hermoso estudio en dos partes de 2010 titulado Luna llena en Getsemaní. Sólo con esta evidencia, uno tiene razones para creer.

Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. (Hebreos 12:25-26)

¿Aceptas Su cruz, a pesar de la vergüenza? ¿Aceptas la verdad no sólo de que Cristo fue sacrificado por tus pecados, sino la verdad de cuándo fue sacrificado? ¡Esto podría hacer toda la diferencia!

Recibiréis poder

Los dos ángeles en la tumba hicieron referencia a lo que Jesús dijo en Galilea. Esto nos recuerda a otros—o quizás a los mismos—dos ángeles que también hablaron de Galilea (o mejor dicho, a los galileos).

Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. (Hechos 1:10-11)

Así, el regreso de Jesús está, por definición de este versículo, conectado con la señal de los dos ángeles que testificaron de la resurrección de Cristo de entre los muertos. Esta es una fuerte evidencia de que necesitamos encontrar el aniversario solar de Su resurrección si queremos saber el tiempo de Su regreso.

Además, los versículos anteriores siguen directamente a las últimas palabras de Jesús en la tierra:

Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros [los discípulos en el año 31 d.C.] saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero [los discípulos que predican hasta el fin del mundo] recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. (Hechos 1:6-9)

Jesús respondió a la pregunta de Sus discípulos de la mejor manera posible para darles fuerza para Su obra sin desanimarlos con el conocimiento de los largos milenios que transcurrirían hasta que llegara el fin. Pero también entremezcló con la promesa de Pentecostés una promesa para aquellos que terminarán la obra de llevar el evangelio hasta el fin del mundo: ¡recibiréis PODER! Este es el poder que recibimos a través de la lluvia tardía: el poder que se concentra en el arca del pacto, que es la sede del Padre que habita en medio de Su pueblo. (¡Las enseñanzas de este artículo salieron a la luz el sábado 28 de mayo de 2022, cuando el arca del pacto fue dibujada completamente en los cielos!) ¿Y qué incluye este poder? Incluye la respuesta a la pregunta de los discípulos: “¿Restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”

¿No es ésta la esencia de nuestra pregunta de hoy?

La implicación de las palabras de Jesús era que cuando el evangelio hubiera sido predicado hasta el último rincón de la tierra, entonces Él regresaría, y ese regreso sería de la misma manera que Su partida. Pero los discípulos aún no podían conocer ese momento, porque dependía de sus labores. Mientras miramos a nuestra generación y vemos que la ingeniería genética amenaza con eliminar la simiente de Dios como un virus que está contaminando el patrimonio genético, creemos que el pueblo de Dios ha cumplido con su tarea, cada uno como Dios lo guió, que en nuestro caso fue advirtiendo a todo el mundo en línea a través de nuestra presencia en el sitio web durante los últimos diez años, además de ministrar localmente. En nuestro último artículo, He aquí el poder de Dios, llevamos la plenitud de Su gloria al mundo, y con ella recibimos el poder y el Espíritu Santo.

Los que no han entendido la verdad se han quedado cortos no porque la verdad no estuviera disponible, sino porque no la buscaron; y los pastores del mundo cuyo encargo era difundir la verdad y no lo hicieron, cargarán con la culpa de la pérdida eterna de aquellos que podrían haberla conocido gracias a sus esfuerzos. La revelación del arca del pacto es la evidencia de que el evangelio ha sido predicado. Todos pueden ver el poder de Dios, y ahora, como se promete en el libro de los Hechos, podemos esperar que Jesús descienda de la misma manera en que ascendió: conociendo el tiempo.

Ahora que sabemos dónde estaba el sol el día de la resurrección de Cristo, cuando llevó las primicias de Su sacrificio y las presentó ante el Padre, estamos así equipados para determinar el verdadero aniversario solar de este evento en el año 2022 según el reloj del Padre. Esto significa que queremos encontrar la fecha en que el sol estará en la mano de Orión (para el aniversario solar de la crucifixión) o en el ecuador galáctico (para el aniversario solar de la resurrección).

El Esposo con el incensario Este es el significado más completo de la señal en el sol que se presentó en He aquí el poder de Dios. El hermoso retrato de Jesús con el brazo levantado que se reconoció en ese artículo es una imagen del sol en la mano de Orión, no en el año 31 d.C., cuando Jesús ascendió como nuestro Intercesor, sino en el 2022, cuando Jesús sale como vencedor para Su pueblo. Ahora, Orión con el sol en la mano representa a Jesús con el incensario de fuego, listo para arrojarlo tan pronto como este sol (donde apareció esta fotografía) llegue al lugar designado en el Mazzaroth.

De este modo, la señal que apareció el 7 de marzo y que fue comprendida el 24 de mayo, mostró literalmente en forma pictórica la fecha que estamos a punto de encontrar, cuando el Esposo saldrá de Su cámara (cuando el sol salga de Tauro) y los carbones del altar serán arrojados sobre la tierra.

¿Cuándo es este verdadero aniversario solar del día de la resurrección en 2022? La respuesta se encuentra ajustando la fecha en Stellarium hasta que el sol esté en la misma posición (es decir, en el ecuador galáctico).

El aniversario sideral de la resurrección

¿Por qué el aniversario solar está tan lejos del 27 de mayo? Es porque estamos tratando con el año sideral (en relación con las estrellas fijas) en lugar del año tropical (en relación con las estaciones). La diferencia se debe a la precesión de los equinoccios, que se refiere al hecho de que, a lo largo de los milenios, las estaciones se desplazan en relación con las estrellas fijas. El sol de verano que ahora se encuentra en el ecuador galáctico el 21 de junio ya no lo hará dentro de mil años; en su lugar, se habrá desplazado más hacia los cuernos de Tauro, aunque seguirá siendo el 21 de junio. Asimismo, hace dos mil años, el sol de verano estaba cerca del borde de Géminis y Cáncer; la precesión de los equinoccios es una de las grandes manecillas del tiempo en el reloj del Padre, la cual mide los milenios. La alineación general en nuestra generación del solsticio de verano con el ecuador galáctico puede ser tomada como una indicación más, en la gran escala, de que estamos viviendo en el tiempo para el regreso de Cristo.

La niña de Su ojo

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero (1 Tesalonicenses 4:16)

Habiéndose revelado el arca del pacto, ahora queda claro cómo viene Jesús con la voz de arcángel. El arcángel (o ángel del “arca”) en esta escena es uno de los dos querubines protectores al lado del arca del pacto, a saber, Tauro o Acuario. El sol está activando a Tauro como el arcángel en cuestión cuya voz acompaña el descenso del Señor.

En el ojo norte de Tauro se encuentra también el “parpadeante” Mercurio, como se ve en la imagen anterior, cumpliendo otra señal de la resurrección.

en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. (1 Corintios 15:52)

Este abrir y cerrar de ojos fue prefigurado en el día en que se recibió la luz de este artículo, el 28 de mayo de 2022, cuando el arca del pacto había sido completamente dibujada, incluyendo el extremo de la vara de transporte como se muestra en el artículo anterior. (Más adelante descubriremos si estos son realmente los extremos de las varas del arca).

Las asas del arca

Mercurio está en la pierna de Tauro, como si se preparara para llevar el arca después de llegar al lugar adecuado para recogerla. Cuando el asidero fue completado hasta ese punto por el sol, el sol estaba en medio de Tauro indicando el lugar al que Mercurio debe llegar: su ojo (el abrir y cerrar de ojos).

Para ser muy precisos, Mercurio llega a la estrella Ain el 22 de junio de 2022, exactamente a las ocho de la mañana, hora de Jerusalén.

Mercurio da en el blanco

Este es el día de la ira de Dios, y el gran día para aquellos que son la niña de Su ojo, que habrán sido arrebatados del mundo, levantados a la nube de testigos representada por Híades. Los que se queden atrás se despertarán el 22 de junio, el primer día completo del verano, pero no encontrarán la salvación, aunque la busquen desesperadamente en los meses siguientes, hasta que el lamento sea suyo:

Pasó la siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos. (Jeremías 8:20)

No dejes que seas tú.

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. (Mateo 24:32-35)

Esas tres semanas y media que van desde el 28 de mayo hasta el comienzo del verano, el 21 de junio, constituyen el último período de fortalecimiento para los que están soportando estos días en la fe. Por esa razón, se colocó un aviso en nuestra página web, alertando a nuestros lectores para estar atentos a esta publicación y para que oraran por su preparación.

Aviso para la semana del 29 de mayo al 4 de junio

A través del Arca del pacto en el cielo, ha sido revelado que el 22 de junio de 2022, la ira de Dios sin mezcla caerá sobre la tierra. Ciertas cosas sucederán que acortarán el mes de junio. Mientras se desarrollan los eventos de esta semana, que todo el pueblo de Dios esté en oración para mantenerse digno y no perder la corona de la vida eterna. Pidan la guía del Espíritu Santo para el equipo editorial para la preparación de un artículo que explicará por qué y cómo se llegó a esta conclusión. Con este anuncio, gritamos en victoria por el desmoronamiento de los muros de Babilonia y damos gracias por cómo el Señor nos está guiando cada día.

Que este artículo fortalezca a todos los que aprecian la resurrección y el regreso del Señor. Así como el sol salió de Tauro en el año 31 d.C. en el ecuador galáctico cuando Jesús salió de la tumba, así el sol sale de nuevo de su cámara en 2022, esta vez en la “puerta” del verano, representa al Esposo que viene para resucitar a los muertos que Él compró y llevarlos, junto con los vivos, a estar con Él para siempre.

La entrega (y el mensajero) de la luz que hace brillar los ojos de la iglesia de Filadelfia está inextricablemente ligada a la luz misma. Muchos son guiados por Dios y reciben Su sabiduría, pero esto no significa que todos le sirvan en la misma capacidad. Así como la luz de Dios se derramó por todo el campamento de Israel, pero una tribu y un sacerdocio fue elegida para servir al Señor en el santuario como Sus ministros oficiales, así han sido llamados los portadores del arca hoy. Ellos deben encargarse de los vasos sagrados y difundir las palabras del trono de Dios a Su pueblo.

En la descripción que hace Apocalipsis de la sala del trono, sólo los 144.000 pueden aprender el cántico que se entona en el trono de Dios.

Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra. Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; (Apocalipsis 14:3-4)

Su cántico es el cántico de Moisés y del Cordero: el canto del amor abnegado. Este es el amor fraternal, que es la marca distintiva de los santos de Filadelfia, que también juega un papel en Tauro. Una hermana en Cristo publicó recientemente un video que incluía una descripción de la estrella Ain en el minuto 17:18. Ella explica que el nombre Ain significa “el ojo del toro”, o simplemente el blanco, que es la meta para disparar un tiro perfecto, significando la perfección del amor fraternal personificado por la iglesia de Filadelfia. Esta es la meta que deben alcanzar los que van a ver a Dios cara a cara sin morir.

También se refirió al hecho de que las estrellas del cúmulo de las Híades—“la congregación”—que forman el grupo central de la constelación de Tauro pueden compararse con las siete iglesias de Asia. Para explicar un poco más, esto se consigue dando la vuelta a la constelación, lo que se suele hacer para presentar las constelaciones en un globo celeste. En otras palabras, la constelación invertida es la correcta para las comparaciones cartográficas.

Las siete iglesias: como es arriba, es abajo

La estrella Aldebarán corresponde a la iglesia de Éfeso, mientras que el otro ojo (Ain) corresponde a la iglesia de Filadelfia. Laodicea no forma parte de la constelación porque ha sido vomitada:

Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. (Apocalipsis 3:16)

Lo contrario del amor es la indiferencia: la tibieza, ni frío ni caliente. Es el límite de la entropía: un corazón que no tiene energía termodinámica disponible para convertirse en algo útil para el Creador. Es una conciencia que está completamente adormecida y que ya no puede ser avivada para responder al Espíritu Santo. La indiferencia es lo contrario del amor.

En el perfecto amor no hay temor

El nombre de la estrella Ain es una reminiscencia de la ciudad con el nombre de Hai en la Biblia, que estaba en una colina o montaña, lo que corresponde al hecho de que Ain es la estrella más al norte del grupo. Esta fue la segunda ciudad que los israelitas conquistaron, pero al principio fracasaron por la codicia y el egoísmo. Acán, el perturbador de Israel, tomó del oro y de la plata y de las prendas que estaban malditas o dedicadas al Señor que luchaba por ellos. No tengas la tentación de pensar que, si la ira de Dios es derramada el 22 de junio de 2022, y que si toma la forma de misiles nucleares lloviendo fuego desde el cielo sobre las ciudades, puedes apostar por el oro y la plata para obtener una ganancia en caso de que el rapto no ocurra. Sería un conflicto de intereses y una traición al Dios al que sirves, al que se dedicó el oro y la plata en tiempos de Josué. No hagas ganancias sobre la tragedia de otros. Y para los tibios que podrían venir a nosotros o solicitar la afiliación a nuestra comunidad de Filadelfia cuando oigan los tambores de guerra y vean los cohetes posicionados, es demasiado tarde. Creemos que la puerta de la gracia se ha cerrado.

Entonces vi que Jesús se despojaba de sus vestiduras sacerdotales y se revestía de sus más regias galas. Llevaba en la cabeza muchas coronas, una corona dentro de otra. Rodeado de la hueste angélica, dejó el cielo. Las plagas estaban cayendo sobre los moradores de la tierra. Algunos acusaban a Dios y le maldecían. Otros acudían presurosos al pueblo de Dios en súplica de que les enseñase cómo escapar a los juicios divinos. Pero los santos no tenían nada para ellos. Había sido derramada la última lágrima en favor de los pecadores, ofrecida la última angustiosa oración, soportada la última carga y dado el postrer aviso. La dulce voz de la misericordia ya no había de invitarlos. Cuando los santos y el cielo entero se interesaban por la salvación de los pecadores, éstos no habían tenido interés por sí mismos. Se les ofreció escoger entre la vida y la muerte. Muchos deseaban la vida, pero no se esforzaron por obtenerla. No escogieron la vida, y ya no había sangre expiatoria para purificar a los culpables ni Salvador compasivo que abogase por ellos y exclamase: “Perdona, perdona al pecador durante algún tiempo todavía.” Todo el cielo se había unido a Jesús al oír las terribles palabras: “Hecho está. Consumado es.” El plan de salvación estaba cumplido, pero pocos habían querido aceptarlo. Y al callar la dulce voz de la misericordia, el miedo y el horror invadieron a los malvados. Con terrible claridad oyeron estas palabras: “¡Demasiado tarde! ¡demasiado tarde!” {PE 280.3}

A los que están escondidos en Cristo, sólo les decimos que no participen del anatema para tratar de salvarse de la vergüenza con una vestimenta babilónica. Nada más que la justicia impecable de Cristo, aceptada por la fe, servirá. No repitas los errores de los días de Josué: no hagas un pacto ecuménico con los “gabaonitas” ni te apiades de los que Dios ha rechazado.

Porque Jehová se levantará como en el monte Perazim, como en el valle de Gabaón se enojará; para hacer su obra, su extraña obra, y para hacer su operación, su extraña operación. (Isaías 28:21)

El acercamiento de Mercurio a la estrella Ain significa que ha alcanzado los ideales de la iglesia de Filadelfia, que es la demostración del amor abnegado como enseñó Jesús.

Cristo espera con un deseo anhelante la manifestación de sí mismo en su iglesia. Cuando el carácter de Cristo sea perfectamente reproducido en su pueblo, entonces vendrá él para reclamarlos como suyos. {EUD 36.5}

Aquellos que han seguido el movimiento de “Mercurio” (el mensajero) desde la apertura de la Granja Nube Blanca saben lo que significa reproducir perfectamente el carácter de Cristo en la vida. El sacrificio de Filadelfia no consiste en ser colgado en una cruz literal como lo fue Jesús. Se trata de tomar la decisión de llevar a otros a la salvación, incluso si cuesta todo lo que tienes.

Eso es lo que hizo Jesús. Dejó el cielo—todo lo que tenía—para hacerse igual a las criaturas más bajas del universo que se habían hundido bajo las olas del pecado. Tomó nuestra carne para ver a través de nuestros ojos y luchar contra las tentaciones de Satanás dentro de los límites de nuestras debilidades. Nos mostró cómo vivir por la fe y realizar las obras de Dios por medio de la fe.

Nadie puede ganarse la salvación, pero todo el mundo puede quedarse sin ella. Si estás leyendo esto y no conoces el sacrificio de Filadelfia, entonces permíteme decirte que te estás acercando a tu propia hora de la decisión. Ves las señales. Sabes que tu Señor viene. Ahora incluso sabes cuándo Él pagó el precio definitivo por ti en el año 31 d.C., cuando la luna alcanzó su plenitud y Él murió la muerte de los malditos, permitiéndose a Sí mismo ser contado para la perdición para enseñarnos el camino del amor.

Nosotros, los de la Granja Nube Blanca, hemos recorrido nuestra vía dolorosa. Le pedimos al Padre (¿como quizás lo hicieron otros?) que retuviera la venida de Su Hijo en 2016, no para retener la tribulación, sino para permitirnos permanecer en la tierra en medio de los terribles tiempos que han llegado desde ese sacrificio en 2016. La iglesia representada por Mercurio alcanza su meta, dando en el blanco el 21 de junio de 2022; la única pregunta es cuántos individuos alcanzarán la meta. ¿Cuántas personas individuales dentro o fuera de nuestro ministerio alcanzarán la meta? ¿Es mi sacrificio digno a los ojos de Dios? ¿Estoy alcanzando el 100% del estándar de amor fraternal?

¿Dónde estás , en las fases de la luna de Pascua? Seguramente no eres una luna oscura, como los paganos que no tienen nada que ver con Cristo, o no estarías leyendo este artículo, al menos no por las razones adecuadas. ¿Eres como el primer rayo de luz de la luna o como un creciente: un cristiano recién nacido que acaba de empezar a brillar? ¿Eres un primer cuarto creciente de luna, que conoce la luz, pero todavía es joven en la fe? ¿Eres un giboso creciente, creciendo en fuerza y avanzando hacia la diana? ¿Has alcanzado el nivel de iluminación del 99,8% luchando en Getsemaní con la decisión de ceder tu oportunidad de ir al cielo, para trabajar bajo la tribulación para que otros puedan estar allí, si crees que tienen una oportunidad? ¿Tomarás la decisión de tomar tu cruz y seguir a Jesús al 100%, cualquiera fuese el costo, como Filadelfia, antes de que se pronuncien esas terribles palabras para los tibios? “¡Demasiado tarde!” “Nunca te conocí”.

En cuanto a nosotros, creemos que Jesús vendrá ahora. No creemos en una segunda oportunidad; nuestra iglesia ya hizo su sacrificio. Ya hemos trabajado durante la noche de nuestra tribulación, nuestro tiempo de angustia de Jacob. Pocos escucharon, pero no golpearemos la roca por segunda vez, como hizo Moisés. Ahora nuestra oración es por la liberación y una doble recompensa a Babilonia.

¿Pero qué pasa con ustedes que han llegado tarde a esta decisión? ¿Estarás entre los que se salven vivos? ¿Has alcanzado tu alta vocación? Ora. ORA para ser digno. No ores sólo para escapar de la tribulación, sino ora como oró Filadelfia: para estar dispuesto a soportar la tribulación para alcanzar a los que no están preparados. Entonces podrías ser considerado digno; entonces podrías ser gratamente sorprendido por el resultado porque “el trabajador es digno de su salario”, y el rapto está en última instancia en las manos de Dios, ya que sólo Él sabe si las almas podrían convertirse y si sólo se volverían a Él en un tiempo de pánico y miedo. Pero si tú no estás dispuesto a interceder ofreciéndote como un sacrificio voluntario, el resultado es casi seguro: ser dejado atrás sin un Intercesor, (o enfrentar la muerte instantánea en la presencia de un Dios santo). Sólo aquellos que han perfeccionado un carácter cristiano pueden ser trasladados vivos sin probar la muerte como Enoc y Elías.

El carro de Elías

La trayectoria del cometa C/2021 O3 PanSTARRS ya se dirige hacia arriba como si representara la ascensión del anti típico Elías. Alrededor del 7 de junio de 2022, se adentrará en la constelación de la Osa Menor (Ursa minor), que antiguamente se conocía como el “Carro del Cielo”[3] o incluso el carro “en el que Elías fue llevado al cielo”.[4]

El carro de Elías

Esto muestra la última oportunidad para una señal de rapto indicada por PanSTARRS, y la última oportunidad para ti. El cometa dejará el carro el 21 de junio de 2022, señalando la salida de aquellos cuyos corazones fueron encontrados listos para reemplazar las estrellas que el dragón arrojó a la tierra con su cola.[5]

Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. (Daniel 12:3)

Esto muestra una vez más cómo la voz de Dios desde el Hunga Tonga ha anunciado el tiempo de la venida del Señor a través de las señales que han seguido la trayectoria del cometa que por la fe fue arrojado como una montaña al mar.

El reloj de péndulo El Reloj de péndulo atestigua todo lo que se ha dicho en este artículo. Desde el principio, hemos reconocido que el péndulo (representado por la línea de la constelación de las 6:00) oscila. Pero, ¿hasta dónde? Ahora lo sabemos: oscila una hora completa en cada dirección. El 25 de mayo de 2022, el aniversario conmemorativo de la crucifixión de Cristo, el cometa 2014 UN271 Bernardinelli-Bernstein, que cumple la función de aguja del reloj, indicó perfectamente la marca de las 7:00 horas. Ahora el péndulo está oscilando de la misericordia a la justicia, ya que Cristo ha terminado Su intercesión y permitirá que las plagas caigan sin restricción. Exactamente el 21 de junio de 2022, el cometa cruzará la marca de las 5:00 horas, la hora del amanecer de la resurrección. Esta alineación exacta muestra que debemos movernos con el péndulo. Debemos pasar del aniversario gregoriano de la crucifixión al aniversario sideral de la resurrección, de la muerte a la vida. Sólo los que se aferran al péndulo del tiempo podrán cruzar al otro lado.

Esto nos recuerda la cuerda de la fe en el impresionante sueño de Elena G. de White sobre el “camino estrecho”. A medida que el camino se hacía más estrecho y difícil, los viajeros tenían que desprenderse de las cosas y aferrarse a una cuerda de apoyo que se dejaba caer desde el cielo hasta que...

Al fin llegamos a un gran abismo, donde terminó nuestra senda. Ahora no había nada allí que guiara nuestros pasos, nada donde descansar nuestros pies. Toda nuestra dependencia estaba en las cuerdas, que habían aumentado de tamaño hasta llegar a ser tan grandes como nuestro cuerpo. Aquí por un tiempo nos sentimos perplejos y angustiados. Preguntamos en temerosos susurros: “¿A qué está sujeta la cuerda?” Mi esposo estaba justo delante de mí. Grandes gotas de sudor caían de su frente; las venas del cuello y las sienes habían aumentado al doble de su tamaño normal, y sofocados y agonizantes lamentos brotaban de sus labios. El sudor corría por mi rostro, y sentí tal angustia cual nunca había sentido antes. Nos esperaba un tremendo esfuerzo. Si fallábamos aquí todas las dificultades de nuestro viaje habrían sido en vano.

Ante nosotros, del otro lado del abismo, había un hermoso campo de verde gramilla de más o menos quince centímetros de alto. No veíamos el sol, pero suaves y brillantes rayos de luz semejantes a oro y plata finos descendían sobre esta campiña. Nada que hubiera visto jamás sobre la tierra podía compararse en belleza y gloria con esta pradera. Pero ¿podríamos alcanzarla? era nuestra inquietante pregunta. Si la cuerda se rompía, moriríamos. De nuevo se escucharon angustiosos susurros: “¿Cómo se sostiene la cuerda?” Por un momento vacilamos antes de aventurar una respuesta. Luego exclamamos: “Nuestra única esperanza consiste en confiar plenamente en la cuerda. Hemos dependido de ella durante todo el difícil trayecto. Ahora no nos fallará”. Aún la duda nos angustiaba. Entonces escuchamos las palabras: “Dios sostiene la cuerda y no hay por qué temer”. Luego los que venían detrás repitieron las mismas palabras y agregaron: “Él no nos fallará ahora, puesto que hasta aquí nos ha traído a salvo”.

Mi esposo entonces se abalanzó sobre el tremendo abismo y saltó a la hermosa campiña que estaba más allá. Inmediatamente lo seguí yo. ¡Oh, qué sensación de alivio y gratitud a Dios sentimos! Escuché voces que se elevaron en triunfante alabanza a Dios. Era feliz, perfectamente feliz. {2TPI 527.4-528.2}

Los 144.000 han pasado por una experiencia como ninguna otra. Han lavado sus ropas en la sangre del Cordero. El hecho de que los 144.000 sean las primicias anti típicas apunta a la fiesta típica del segundo día de los panes sin levadura. El día de la ofrenda de la gavilla mecida fue el día en que Jesús resucitó de entre los muertos y muchos de los santos resucitados salieron de sus tumbas como primicias originales de Su muerte sacrificial:

y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos (Mateo 27:52-53)

Esta resurrección “especial” del año 31 d.C. cuando el sol estaba en el ecuador galáctico fue un tipo para el 21 de junio de 2022, el aniversario solar de la resurrección de Cristo, cuando el sol estará en ese lugar de nuevo. Entonces la nueva última generación de primicias, los 144.000 que perfeccionaron su carácter para poder ver al Señor cara a cara sin probar la muerte, será presentada al Padre.

Ahora, cuando los redimidos de todas las edades se reúnan en las nubes, la agonía de Cristo en la cruz será recompensada y Su último deseo se habrá cumplido:

Anunciaré tu nombre a mis hermanos;
En medio de la congregación te alabaré.
Los que teméis a Jehová, alabadle;
Glorificadle, descendencia toda de Jacob,
Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.
Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,
Ni de él escondió su rostro;
Sino que cuando clamó a él, le oyó.

De ti será mi alabanza en la gran congregación;
Mis votos pagaré delante de los que le temen.
Comerán los humildes, y serán saciados;
Alabarán a Jehová los que le buscan;
Vivirá vuestro corazón para siempre.

Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra,
Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.
Porque de Jehová es el reino,
Y él regirá las naciones.

Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra;
Se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo,
Aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.

La posteridad le servirá;
Esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.
Vendrán, y anunciarán su justicia;
A pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto. (Salmo 22:22-31)

Los 144.000 son la posteridad del Señor, que aún no había nacido en el momento de la cruz. Son la generación que ha recibido el arca del pacto, y a la que se proclama la justicia del Señor. Esas palabras finales, “¡Hecho está!” son para ellos.

Ciertamente volverán los redimidos de Jehová; volverán a Sion cantando, y gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas; tendrán gozo y alegría, y el dolor y el gemido huirán. (Isaías 51:11)

1.
La evidencia astronómica de la única fecha posible de la crucifixión que se ajusta al registro bíblico se puede encontrar en la serie Luna llena en Getsemaní
2.
Apocalipsis 14:4 – Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; 
3.
Hmn.wiki – Osa menor 
4.
Constelaciones de palabras – Ursa minor [inglés] 
5.
Apocalipsis 12:4 – y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. 
Boletín (Telegram)
¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. ¡NO PIERDAS EL TREN!
Suscribir ahora...
Estudiar
Estudia los primeros 7 años de nuestro movimiento. Aprende cómo Dios nos dirigió y cómo nos alistó para servir por otros 7 años en la tierra en malos tiempos, en vez de ir al Cielo con nuestro Señor.
¡Ir a UltimoConteo.org!
Contacto
Si estás pensando en fundar tu propio grupo pequeño, por favor ponte en contacto con nosotros para que te podamos dar consejos valiosos. Si Dios nos muestra qué te ha elegido como líder, también recibirás una invitación a nuestro foro de los 144.000 Remanentes.
Contactar ahora...

Many Waters of Paraguay

144000-Remnant.WhiteCloudFarm.org (nuestro Refugio para los 144.000 en el tiempo de escasez: plataforma de foro, video y red social)
UltimoConteo.WhiteCloudFarm.org (estudios básicos de los primeros 7 años desde enero de 2010)
Canal GranjaNubeBlanca (nuestro propio canal de vídeos)

iubenda Certified Silver Partner

0
Compartido