+1 (302) 703 9859
El joven José con los sueños – Parte II

Arco y flecha en el día de muchas coronas

La historia de José y sus hermanos es probablemente una de las historias más dramáticas de toda la Biblia. En la primera parte, señalamos cómo los acontecimientos clave de la vida de José forman algo así como un libro ilustrado que cuenta un drama mucho más grande de lo que podría haberse imaginado en ese tiempo—la historia completa de la redención—¡incluyendo tu papel en ella hoy! Seguro que te sorprenderás al ver cuánto predice la antigua historia y su conjunto de sueños asociados sobre nuestro tiempo.

Tal como sucedió en Egipto, en la actualidad hay una terrible hambruna en la tierra por un verdadero mensaje del tiempo del fin: un entendimiento claro y completo de ese libro apocalíptico enigmático. Muchas ideas son populares con respecto a los temas del Apocalipsis, pero ¿cuántas llevan la autoridad de la voz de Dios desde el cielo? Y ¿cuántas pueden ser reconocidas como falsas cuando se profundiza en los detalles?

En estos días oscuros, cuando la verdad de Dios es atacada y silenciada por el mundo, hay un mensaje que brilla como las estrellas. El anti-típico José (es decir, Jesús) envió a Sus siervos a preparar “carros” cargados con una selección de los frutos espirituales de la tierra que Él gobierna, para reunir a Sus hermanos y llevarlos a la verdadera Tierra Prometida. ¿Nos creerías si te dijéramos que esta es la reunión de la que Jesús profetizó?

Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro. (Mateo 24:31)

¿Podría estar ocurriendo esto ahora mismo, incluso mientras lees estas palabras? Israel también se conmocionó hasta el punto de desmayarse cuando escuchó que su hijo perdido por largo tiempo no sólo estaba vivo, sino que lo estaba invitando a refugiarse del hambre y a vivir con él. ¡No dejes que la conmoción te detenga!

Exploraremos esta asombrosa revelación de Dios para nuestros últimos días, tal como se nos ha dado a través de los importantes sueños de la vida de José. Sin embargo, primero será útil entender lo que Dios explicó acerca del patrón característico en el que ordena la entrega de Sus mensajes proféticos.

Reflexiones de la revelación

Acuérdense de las cosas anteriores ya pasadas, porque Yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como Yo, que declaro el fin desde el principio, y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré”. (Isaías 46:9-10 NBLA)

En cuanto al plan de salvación, desde el principio (antes de que se pusieran los cimientos de la tierra), Dios estableció el plan para el fin del pecado, y ha dispuesto cuidadosamente Sus revelaciones para que las antiguas historias como la de José arrojen luz sobre lo que viene tarde en la historia. Además de los pensamientos acoplados, hay una simetría reflectiva en la palabra de Dios.

En el relato de José de la antigüedad, él envió a traer a Israel y a su familia de la hambrienta Tierra Prometida a la tierra de Egipto, donde había mucha comida. ¿Sin embargo, no suena eso un poco al revés? La gran liberación que Dios obró por medio de José los sacó de la “tierra que fluye leche y miel”, a Egipto, ¡un símbolo de la esclavitud al pecado! ¿Qué debemos aprender de esto?

Es simplemente que esta historia es un reflejo en términos literales de cosas espirituales que aún no han acontecido. Hoy en día, un lugar de refugio, como los carros cargados de José, ha sido preparado para reunir a los elegidos antes de que sean tomados en el aire para encontrarse con Jesús.

Viaje reflejado a la tierra prometida.La Tierra Prometida terrenal fue un reflejo de la celestial, y la estadía en el Egipto literal refleja nuestro tiempo de esclavitud en la tierra. Esto forma una estructura simétrica similar a una montaña, donde el punto más importante es dicho en la “cima”. Pronto entenderás cómo Egipto—tanto un símbolo de protección como un símbolo del pecado—es el tema de esta historia. Se trata de las dos clases en el juicio: los redimidos y los perdidos; los que mueren en el hambre y los que dejan atrás el pecado.

Sin embargo, ¡esta relación simétrica no se limita a este cuadro solamente! ¡Veremos cómo todos los sueños conectados con José también siguen este mismo patrón! Y esa es una pista importante con respecto a la revelación de Dios que está dando a través de ellos. Recordemos la lista de los sueños:

Los sueños en la vida de José.

En la primera parte, vimos cómo el primer sueño con las once gavillas inclinándose ante la gavilla de José, se cumplió cuando todos los once hermanos de José vinieron a él en Egipto buscando grano. De acuerdo con las formalidades de la época, ellos se inclinaron con respeto ante el gobernante, que era su hermano José. Ese aspecto de rendir respeto se repite en el segundo sueño; es el pensamiento similar que une los dos sueños, pero hay otra característica que relaciona el primer sueño con uno diferente en la lista: ¡ustedes saben cuál!

El primero está conectado con el último. El segundo sueño de Faraón también tiene que ver con el trigo. [1] Fue este sueño el que se cumplió en los siete años de abundancia y los siete años de hambre que vinieron de la caña del tiempo, tal como José lo había interpretado. Estos dos sueños—el de José y el del Faraón, que se refieren al trigo se cumplieron durante el mismo período de tiempo. El de Faraón señaló el amplio marco de tiempo, mientras que el de José señaló un evento específico dentro de ese marco de tiempo.

¿Gemelos idénticos?

Tal vez te estás preguntando en este punto, ¿qué relevancia tienen los antiguos sueños de suministro de alimentos y de mostrar respeto, con nosotros hoy en día? ¿No son estas sólo historias infantiles sobre el poder y la presciencia de Dios? ¡Si esto refleja tus pensamientos, entonces tú te beneficiarías de una nueva revelación de la gloria de Dios! Sigue leyendo, y verás que en estas historias, a menudo relegadas a un segundo plano para los niños, se esconden algunos de los más profundos misterios de Dios.

Ya vimos en la primera parte un claro ejemplo de la tendencia a pasar por alto detalles importantes, cuando reconocimos cómo Jacob comprendió que el segundo sueño de José apuntaba a un acontecimiento mucho más tarde—después de la resurrección, cuando Raquel viviría de nuevo, ¡pero hoy en día generalmente asumimos que se refiere al mismo acontecimiento que el primero! ¿Cuántos libros de historias para niños hacen notar esto? Ninguno. El segundo sueño de José es, en efecto, similar, pero después de casi cuatro milenios, ¡todavía no se ha cumplido![2]

Esa larga demora en el cumplimiento se apoya además en el hecho de que los símbolos del sueño son objetos celestiales que perduran por períodos muy largos de tiempo, en contraste con el sueño con las gavillas de trigo que en un año se desintegran y desaparecen.

Considerando la relación del primero con el último como vimos, ¿vemos algo similar en los sueños del Faraón? José mismo dijo que eran uno, y en verdad, están identificados por una cierta unidad, ¡pero eso no significa que sean gemelos idénticos! ¿Por qué Dios usaría diferentes símbolos si no tenía la intención de que se refirieran a diferentes aspectos de una idea relacionada? Las siete vacas de su primer sueño surgieron de un río, mientras que las siete cabezas de trigo se ramificaron de una sola caña en su segundo sueño. Un río—especialmente uno del tamaño del Nilo de Egipto—perdura durante miles de años, mientras que una caña de trigo sólo aguanta una estación. Nuevamente, vemos que los símbolos se contrastan de acuerdo a su longevidad.

¿Podría ser que los sueños de Faraón no fueran gemelos idénticos, sino hermanos del mismo “acervo genético”, y sin embargo cada uno de ellos tuviera su propio carácter? ¡La interpretación válida de José para su tiempo no significa que fuera lo único que Dios quería transmitir con esos sueños! Recuerda las sabias palabras de Salomón:

Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. (Eclesiastés 3:10-11)

Por lo tanto, lo que encontramos es que hay dos tipos de relaciones entre los sueños. Está la reflexión entre los sueños de José y los sueños del Faraón (llamado quiasmo) y luego está el paralelismo entre cada par de sueños. Estas son dos formas de expresión poética que son comunes en la Biblia y en la literatura hebrea,[3] y Dios las usa a menudo en circunstancias proféticamente significativas en la vida de Su pueblo. La historia del pueblo de Dios es Su libro de poesía, ¡grabado por la fe en el Tiempo!

Quiasmo en los sueños de la vida de José.

Siguiendo este patrón, el centro de la reflexión en la lista de sueños está en el par de la prisión. Esta es la “cumbre” donde se encuentra la información más importante del quiasmo, así que en estos sueños, debemos encontrar la pista que nos dice algo acerca de cuánto tiempo es realmente el retraso en el cumplimiento en los otros dos pares, y lo que eso tiene que ver contigo.

Pan y vino

Yo soy la vid, ustedes las ramas.En la prisión, el copero fue el primero en relatar su sueño, y éste consistía en símbolos muy centrados en Cristo tal como llegaron a ser, una vez que Jesús mismo se asoció con ellos. La interpretación de José del sueño fue acertada, pero Dios tiene más para que nosotros aprendamos del sueño. José reconoció en la vid, una representación viva del tiempo. Las ramas eran pequeños segmentos de ese tiempo y daban su dulce fruto en una escena acelerada. El jugo, que representaba la sangre de Jesús, fue exprimido en una copa y entregado al Faraón, el rey. De la misma manera, en Cristo somos ramas que dan fruto, y es Su sangre la que se encomienda al Padre para que el pecador sea considerado digno a Sus ojos. Así, el copero principal representa a los redimidos bajo la sangre de Jesús.

El panadero, esperando ver si la interpretación era agradable, siguió con su sueño, esperando una interpretación similar. Incluso aquí podemos ver un indicio de que él representa a una clase diferente de personas, las que aparentemente quieren saber la verdad, pero sólo si es favorable para ellas mismas. El verdadero seguidor de Jesús, que está conectado con Él como una rama está conectada a la vid, desea la verdad independientemente de cómo aparezca personalmente a su luz. Si la verdad revela su miseria o error, entonces con convicción la acepta porque ve que es verdadera. Apreciando la luz, sigue el arrepentimiento para someter sus caminos errados a Cristo.

Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios. (Juan 3:19-21)

Pero el arrepentimiento no es atractivo para los que tienen la mentalidad del panadero, y prefieren apartarse de la luz de la verdad que oír la voz del Espíritu Santo, que nos convence de pecado. [4]

Viendo el jefe de los panaderos que había interpretado para bien, dijo a José: También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza. (Génesis 40:16)

El panadero estaba más preocupado por si habría un reproche para él mismo que por el hecho de que el pan que preparó para Faraón estaba siendo comido por los pájaros. Su mentalidad refleja la de muchos hoy en día. “Nadie es perfecto; todos somos pecadores”. Para aquellos, el pecado no es gran cosa. Cuando pecan, el pensamiento es, “Oh, bueno. Hay gracia para mí”. El panadero no tenía ningún pensamiento en nadie más, ningún pensamiento en el rey para quien había horneado su pan, y éste tampoco tiene ningún pensamiento en el Padre, que tuvo que sacrificar a Su Hijo unigénito a una muerte horrible, porque Él estaba cargado con nuestro pecado. ¡Cómo nos atrevemos a tomar el pecado tan a la ligera! Mientras reclaman una fe perfecta en Cristo, aquellos que se llenan a sí mismos con las calorías vacías del pan blanco del Evangelio “salvo, siempre salvo”, niegan Su poder para cumplir Su propósito declarado, y contradicen la propia definición de “salvación”:

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21)

Cuando se enfrentan a las propias palabras de Jesús: “Vete y no peques más”, dicen que no es posible dejar de pecar, en lugar de creer simplemente en el poder de la palabra de Dios. La fe de uno es como la vida en un árbol que da el fruto de las buenas obras—obras de Cristo realizadas en nosotros por esa fe viva. Les falta el temor del Señor, quien odia el pecado y cuya ira arde en calor contra aquellos que no se separan de éste. Niegan a Jesús la gran alegría de presentarles ante Su Padre sin culpa.

Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída [en pecado], y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén. (Judas 1:24-25)

Juicio del Faraón

Faraón, siendo el rey de Egipto, representa a Dios Padre, y el copero y el panadero eran sus siervos, ambos representando a los que dicen trabajar por la causa de Dios. En estos siervos están representadas dos clases de cristianos: aquellos cuyas obras son hechas por la fe en la sangre de Jesús, y aquellos cuyas obras están leudadas con el pecado, no creyendo en el poder de Jesús para mantenerlos alejados de éste. El Faraón recibió la copa de la mano del copero, y Jesús levantará a aquellos que a través del arrepentimiento han lavado sus ropas en la sangre del Cordero de esta oscura “prisión” llamada tierra, a Su glorioso palacio para servirle por siempre.

Pero aquellos que pertenecen a esa clase que preparan un pan evangélico que puede ser agradable al gusto, pero que es liviano, vacío de nutrición y poco saludable para los que lo comen, encontrarán que su “evangelio” sólo alimenta a las aves. Dios no recibirá ni al panadero ni a su pan del evangelio, ni a los pájaros que participan de él. El rey de los muertos velará por sus restos en descomposición[5] durante el milenio hasta que Jesús los resucite en la segunda resurrección, cuando las dos clases reciban su recompensa eterna.[6]

En el sentido más amplio, los sueños representan así las dos clases de la humanidad: los salvos y los perdidos. Y apuntan a un momento particular: “El cumpleaños del Faraón”.

Al tercer día, que era el día del cumpleaños de Faraón, el rey hizo banquete a todos sus sirvientes; y alzó la cabeza del jefe de los coperos, y la cabeza del jefe de los panaderos, entre sus servidores. (Génesis 40:20)

El juicio de las ovejas y las cabras. Tanto el copero como el panadero fueron “alzados” de la prisión. Esto apunta a ese gran juicio al final del séptimo milenio después de que las ovejas sean alzadas en la primera resurrección y las cabras en la segunda. Ambas clases de toda la humanidad que han vivido alguna vez habrán sido “alzadas” y presentadas ante el Padre para recibir su recompensa. Este es el punto culminante en el centro del quiasmo de toda la secuencia de sueños. Es el juicio del Faraón.

Mientras que el punto focal es el juicio de los mil años, los seis mil años anteriores también están representados en estos sueños. Había tres días en el sueño del copero y tres días en el sueño del panadero, así que entre los dos sueños, había seis días.

pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. (2 Pedro 3:7-8)

Así, se representa todo el tiempo previsto para que el hombre elija entre la sangre de Cristo o un falso evangelio. Este es el tiempo durante el cual se presenta la evidencia de cuál es el mejor camino: el camino estrecho de la obediencia abnegada de Cristo a través de la fe por amor, o el camino amplio de la facilidad de Satanás y la anarquía auto centrada que pone los propios deseos, incluyendo la salvación propia, por encima de todo.

¿Cuál es el resultado de seguir cada curso? Esto solo puede ser respondido a través de la experiencia con el tiempo, esos seis mil años. ¿Vencerán al final los planes de Satanás para la dominación universal, sin tener en cuenta la Ley de Dios, o el verdadero poder del amor abnegado de Jesús vencerá al mundo? Este es el gran cuadro que es destacado en estos sueños.

Hay algo que Jesús ha estado buscando, y hasta los últimos años, no lo ha encontrado en Su cuerpo colectivo. Veremos cómo no sólo los sueños, sino la historia misma revela qué es lo que falta que Él ha estado buscando (¡desde los días apostólicos!) y sin lo cual, ¡no puede revelarse a Sí mismo!

El quiasmo en la serie de sueños apunta, a gran escala, al clímax del séptimo milenio cuando el pueblo de Dios finalmente refleje completamente Su propio carácter como cuerpo y comience a reinar con Cristo. Pero más estrechamente, apunta al final de ese milenio cuando el gran y final juicio acontece.

Ahora puedes preguntarte qué tiene que ver el gran juicio con el cumpleaños de Faraón, especialmente considerando que Dios, a quien Faraón representa en esta historia, ¡no tuvo nacimiento ni comienzo! Aun así, Jesús, quien dijo: “Yo y mi Padre somos Uno” sí tuvo un cumpleaños. Pero esto no se refiere al cumpleaños de Jesús, ya que entonces no sería simbólico, ¡sino que se refiere al día de Su bautismo! Jesús fue bautizado, no para Sí mismo, por supuesto, sino para todos los que recibirían un nuevo nacimiento en Él. Para aquellos que no están familiarizados con El misterio de la Ciudad Santa, explicamos allí, cómo se determina la fecha del bautismo de Jesús y ¡cómo está también en la punta de un arreglo quiastico similar!

Además, en el último artículo de la serie El misterio consumado, mostramos evidencia de apoyo que indica que el gran juicio al que se refieren estos sueños, comienza en el aniversario mismo del bautismo de Jesús. ¡Todas las cosas encajan perfectamente en el libro del Tiempo de Dios!

El marco de tiempo al que se refieren estas historias—esencialmente toda la historia humana, más un milenio en el futuro—y la estrecha relación que tiene con nuestro tiempo presente, indican que este es un tema muy importante para Dios, ¡y para nosotros! Él está llamando nuestra atención a ese ingrediente faltante que abrirá el camino para que Él se revele a nosotros.

Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? (Marcos 10:38)

Cumplimientos de los sueños en la vida de José.

Jesús, el Rey

Ahora que vemos que el punto focal a gran escala de toda la serie de sueños es sobre el juicio milenario, desde encontrar el rasgo de carácter que faltaba al principio, hasta el gran momento del juicio final, estamos listos para ver el cumplimiento retrasado del segundo (y más tarde el penúltimo) sueño de la serie. ¿Podría ser que este sueño también apunte al mismo tiempo de juicio? Si la interpretación de Jacob es correcta, sería en el evento de la gran coronación cuando Jacob y Raquel se inclinarían juntos con sus hijos ante Jesús, el recién coronado Rey del Universo.

Ese es el último evento antes de que el pecado y los pecadores sean finalmente erradicados y la cuestión sobre la justicia de Dios se establezca para siempre en todas las mentes. En ese glorioso evento de la coronación de Jesús, todos—tanto los justos como los impíos—verán la pura verdad por sí mismos y reconocerán la perfecta justicia de nuestro Señor y Rey; los impíos reconocerán Sus misericordiosos intentos de rescatarlos, los cuales rechazaron en su orgullo.

Por mí mismo hice juramento, de mi boca salió palabra en justicia, y no será revocada: Que a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua. Y se dirá de mí: Ciertamente en Jehová está la justicia y la fuerza; a él vendrán, y todos los que contra él se enardecen serán avergonzados. En Jehová será justificada y se gloriará toda la descendencia de Israel. (Isaías 45:23-25)

Sin embargo, debemos preguntarnos si este evento culminante puede ser realmente cuando se cumpla el segundo sueño de José. En ese momento, no son sólo Jacob y Raquel quienes con sus hijos se inclinarán ante Jesús, sino también los impíos. ¿Por qué el sueño destaca sólo una pequeña selección? ¿Por qué utiliza el simbolismo del sol, la luna y las estrellas?

Además, el momento no es el adecuado. El primer y el último sueño de la secuencia apuntan al tiempo de José, mientras que el clímax de los sueños de los prisioneros apunta a después del milenio. ¡Esto sugeriría que los sueños intermedios (el segundo de José y el primero del Faraón) deben apuntar a un tiempo intermedio y no otra vez al final! Y dado que también deben ser asociados con el tema general del juicio, como vemos, podemos imaginar que podrían señalar los días actuales en que los juicios de Dios están en la tierra. Dios seguramente tiene una lección para nosotros hoy en día en esto. ¡Él lo está revelando ahora por una razón!

Una vez más, los sueños de los prisioneros nos dan una pista que apoya esta noción. Vimos cómo dividen la historia en seis mil años y el séptimo milenio. ¿Podría ser que los dos sueños en cuestión se relacionen con la transición entre el sexto y séptimo milenio? Eso sería donde estamos en la historia ahora, ¡haciéndolo especialmente relevante para nosotros hoy!

En el segundo sueño de José, la reverencia de los cuerpos celestes sugiere que debemos buscar un evento celestial, y no cualquier evento, sino uno similar a la coronación que acabamos de considerar, porque las huestes celestes rinden su homenaje al Rey, representado por José en su sueño. ¿Qué evento podría ser el que tiene tal similitud? ¿Existe una coronación diferente de Jesús que se produzca antes del milenio del juicio? ¡Claro que sí!

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. (Apocalipsis 11:15-18)

¡El Rey celestial está coronado! Un gran evento celestial es descrito aquí. Jesús comienza a reinar sobre los reinos de la tierra, y es adorado en el cielo. Además, está directamente conectado con Su ira, el juicio de los muertos, y el dar recompensa a los justos y a los impíos. ¡Todas estas cosas coinciden perfectamente con el tema general que hemos visto en el quiasmo de estos seis sueños!

Ahora, sólo hay una pregunta: ¿cuándo sucede eso exactamente? ¿Hay algo específico que debamos buscar que nos lo diga? Desde el 2017, hemos reconocido cómo en el tiempo de las trompetas, hay señales celestiales que representan el texto de la Biblia.[7] Una clave importante de las señales celestiales es que deben ir acompañadas de la Biblia. Los cielos ilustran ciertos eventos bíblicos (generalmente apocalípticos). Pero, por supuesto, ¡el momento preciso para esos eventos debe ser conocido!

Ahora vemos que el sueño de José nos da una pista sobre qué tipo de señal celestial buscar, ¡conectándola con la mencionada coronación! Debe ser una en la que el sol, la luna y las once estrellas rinden pleitesía a Jesús. Esto nos lleva a una pregunta interesante...

Respeto familiar celestial

¿Te has preguntado alguna vez, al leer acerca del sueño de José, cómo el sol, la luna y las estrellas pueden hacer reverencia, usualmente en forma de arco, cuando son objetos esféricos y no pueden inclinarse? ¿Cómo puede un objeto celestial mostrar respeto?

La respuesta es bastante lógica, pero debemos pensar en términos celestiales. El sol y la luna son las dos grandes lumbreras, y tienen más honor que las estrellas, que tienen poca luz. El brillo es una forma de honor para los cuerpos celestes. Por lo tanto, una muestra de respeto por las dos grandes lumbreras podría ser disminuir su brillo. Por supuesto, la luna se oscurece cada mes, pero el sol tendría que ser eclipsado. Sólo durante un eclipse de sol se oscurecen tanto el sol como la luna.

Alnitak, el centro del reloj de Orión. Además, especialmente en el caso de las estrellas, su posición es un factor importante en la forma en que pueden mostrar respeto. Por ejemplo, una que se encuentra en el “centro de atención” es honrada por encima de las que la rodean. En la escena de la sala del trono de Apocalipsis (en los capítulos 4 y 5), que se representa en Orión, el Cordero en el trono es el centro de atención y las cuatro “bestias” lo rodean.[8] El Cordero herido está representado por la estrella del cinturón Alnitak, nombre que significa “El que fue herido”, que ocupa el centro del reloj de Dios y es el centro de las siete estrellas de la constelación.[9]

De esta manera, las otras seis estrellas de Orión “rinden homenaje” a la estrella Alnitak (que representa a Jesús). Además, Orión en su conjunto también representa a Jesús, con las cicatrices que conserva en Sus manos extendidas (dos estrellas superiores), en Sus pies (dos estrellas inferiores) y en Su costado (la Nebulosa de Orión roja). No es difícil, por lo tanto, verlo con Su mano derecha extendida, sosteniendo el cetro hasta el Mazzarot, donde las estrellas errantes, como Ester, tocan el cetro en una expresión de sumisión a la majestad del Rey[10] a medida que entran en la mano de Orión en su circuito.

Por cierto, además de ser una perfecta coincidencia visual para la descripción bíblica, Dios reveló un detalle importante a través de la comparación con Orión: ¡el nuevo nombre de Jesús![11] En los cielos estrellados, ¡Jesús lleva el nombre de Alnitak! Esto lo describe en Su papel como ¡el centro del Tiempo![12] Y ese nombre está escrito en la frente de Sus hijos victoriosos. Toda la Divinidad está representada en el cinturón de estrellas, con el Padre en el medio, Jesús sentado a Su mano derecha[13] (frente a nosotros), y el Espíritu Santo a Su mano izquierda (nuestra derecha).

El arreglo que vemos en Orión está más conectado con Jesús a través de una interesante correlación en la Biblia. Cuando Jesús comenzó Su ministerio, fue rechazado tempranamente por aquellos que lo conocían, y ellos relataron sus conexiones familiares terrenales:

¿No es éste el hijo del carpintero? [Padre] ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo [1], José [2], Simón [3] y Judas [4]? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas? [Aunque lo rechazaron, vieron que Él era más honorable que su familia bastante convencional] (Mateo 13:55-56)

La familia terrenal de Jesús reflejaba el mismo patrón que en los cielos: Estaba Jesús mismo, Su padre (que representa a Su Padre celestial), Su madre (que representa al Espíritu Santo, que vino sobre ella según la profecía de Gabriel), cuatro hermanos (que representan las estrellas exteriores). Sus hermanas no son contadas, como era la costumbre. Los miembros contados fueron siete, ¡tal como vemos en los cielos!

Además, la familia de Jesús en el primer siglo también refleja una familia de fe de hoy en día, ¡estrechamente conectada con Orión! En la Granja Nube Blanca en Paraguay, Jesús tiene cuatro hermanos en la fe que le han rendido homenaje a través de sus escritos sobre Él en Orión. Las hermanas de Jesús están representadas en las esposas de los tres autores casados, lo que hace siete adultos. La historia que comenzó en tiempos antiguos con la familia de Jacob está siendo terminada ahora con la familia de la Granja Nube Blanca, y ambas familias están representadas por cuerpos celestiales.

La última trompeta de Trump

Mientras juntamos las piezas del rompecabezas en nuestro esfuerzo por entender lo que Dios quiere comunicarnos con estas cosas, recordemos que el contexto asociado al sueño de José es la coronación de Jesús. Entendemos cómo el sol y la luna se “inclinan” con un eclipse, pero ¿a qué eclipse solar se refiere? Ahora verás cómo la Biblia revela esto. El evento de la coronación celestial descrito en el pasaje citado anteriormente comienza con una referencia a la séptima trompeta:

El séptimo ángel tocó la trompeta... (Apocalipsis 11:15)

¡Pero tenemos que tener cuidado de entenderlo correctamente! ¿Es parte del sonido de la séptima trompeta la descripción del evento que sigue esta línea o sigue al sonido de la séptima trompeta? Si esta fuera la primera mención de la séptima trompeta, podríamos creer que lo que sigue es lo que sucede al principio de ese marco de tiempo de la trompeta. Sin embargo, la Biblia nos dice lo que sucede al principio en el capítulo anterior:

sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas. (Apocalipsis 10:7)

La Biblia nos dice lo que sucede al principio de la séptima trompeta: se emprendería el proceso de consumar el misterio de Dios. No es que el misterio ya estaría terminado (tiempo pasado) para cuando la séptima trompeta sonara, pero era algo que ya había comenzado y que aún no se había completado cuando la séptima trompeta comenzara a sonar.

¡La mayoría de las personas no se dan cuenta de lo avanzado que está el tiempo realmente! Las escenas de Apocalipsis ya han sucedido casi todas, pero debido a que los símbolos que emplea no son entendidos apropiadamente, no han reconocido su cumplimiento. Esto es de esperar, sin embargo, porque la única manera en que es posible reconocer su cumplimiento es a través de la revelación del tiempo. Por lo tanto, el conocimiento del reloj de Dios es un precursor para descifrar los cumplimientos de las profecías apocalípticas.

Habiendo entendido la revelación del reloj de Dios en Orión, fuimos capaces de discernir los sonidos de las trompetas, incluso cuando “se dispusieron a tocarlas”.[14] A lo largo de los diez años desde que el mensaje de Orión fue publicado por primera vez en alemán el 21 de enero de 2010, Dios nos ha enseñado volúmenes a través de Sus relojes en Orión. Estamos ahora en los tres dolores de parto al final del séptimo ciclo de Orión (los truenos) que termina con el regreso de Jesús. Mientras tanto, la advertencia de la séptima trompeta ha continuado sonando mientras el misterio de Dios estaba siendo consumado.

Escribimos acerca de esta consumación del misterio no mucho después de que la séptima trompeta comenzó a sonar, y más tarde, escribimos la serie El misterio consumado, explicando la gran luz que había sido revelada en el curso de ese proceso, ¡incluyendo el séptimo ciclo de Orión que apunta al regreso de Jesús!

Este fue el tema durante el tiempo de sonar la séptima trompeta, como se representa en el capítulo 10 de Apocalipsis. Así que cuando el siguiente capítulo menciona que “el séptimo ángel sonó”, está usando el tiempo pasado, diciendo que el sonido de la trompeta había parado. ¡Es el final de la séptima trompeta lo que está anotado allí y no el principio! Por lo tanto, la coronación del capítulo 11 se lleva a cabo adecuadamente después de que el período de la séptima trompeta ha terminado y el misterio está consumado.

Así que, con respecto al eclipse de la coronación, debe venir después de que la séptima trompeta haya terminado. Pero ¿cómo sabemos cuándo debe ser eso? Mientras escribíamos la serie El misterio consumado en octubre y principios de noviembre de 2019, vimos que el siguiente marcador en el reloj era el lugar más probable para que la séptima trompeta terminara—las líneas del trono a partir del 19 de diciembre—ya que el misterio había sido finalmente entendido.

La destitución de Trump en el reloj de Orión. Desde que el ciclo de trompetas de Orión comenzó con el destello de su espada en noviembre de 2016, reconocimos que Dios, con humor, parecía estar haciendo una asociación entre las trompetas y la administración de Trump que estaba en transición en ese momento. A lo largo del ciclo, sus anuncios belicosos se asociaron más a menudo con los toques de trompeta. Entonces, después de que el misterio había sido consumado, los titulares de las noticias estaban llenos con su probable destitución.

Finalmente, la Cámara aprobó los artículos de la impugnación en la noche del 18 de diciembre de 2019, que fue precisamente cuando comenzó el día hebreo que estaba marcado en el reloj de Dios, ¡cuando esperábamos que la séptima trompeta terminara oficialmente!

Trump no es Ciro, como creen algunos cristianos, sino que como presidente de la segunda bestia de Apocalipsis 13, ha servido para cumplir ciertas profecías.[15] Así como la elección de Trump fue una señal para el comienzo de las trompetas, incluso antes de que estuviera oficialmente en el cargo, de la misma manera su destitución por la cámara es una señal para el fin de las trompetas, incluso antes de que sea oficialmente removido del cargo. El tiempo de las trompetas ha terminado. A continuación viene el día de Jehová del que las trompetas estaban advirtiendo, y que está asociado con el oscurecimiento del sol y de la luna.

He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. (Isaías 13:9-10)

Recibiendo la corona

Ahora que tenemos un claro punto final para la séptima trompeta, el sueño de José con el sol, la luna y once estrellas dando reverencia, debe ser cumplido a continuación de acuerdo con el pasaje sobre la coronación.

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 11:15)

¿Hubo un eclipse de sol después de que la séptima trompeta terminara el 19 de diciembre de 2019, para proporcionar el oscurecimiento del sol y la luna como una forma de reverencia? ¡Ciertamente lo hubo! Exactamente una semana después, el mundo estaba viendo como las naciones orientales transmitían su visión del eclipse solar anular el 26 de diciembre de 2019.

De los tres tipos de eclipses solares, un eclipse anular es aquel en el que un “anillo de fuego” es claramente visible como una corona dorada. La corona también recuerda a un disco de acreción[16] que rodea a un agujero negro. Esto es muy interesante dado el significado de los agujeros negros con respecto a la segunda venida como lo describimos en La señal del Hijo del hombre, escrito cuando se reveló la primera imagen del horizonte de sucesos de un agujero negro. Una foto particular del eclipse tenía un artefacto óptico borroso que tenía un sorprendente parecido con la imagen del agujero negro:

Eclipse anular representando un agujero negro.

Pero la apariencia de la corona no es lo único que correlaciona este eclipse con la coronación de Jesús después de que la séptima trompeta ha sonado. Cuando consideramos todo el cuadro celestial, vemos que forma una escena completa:

La coronación de Jesús representada en el cielo.

Una corona perdida y una cabeza coronada. Apocalipsis 11:15 Fíjense qué planeta está cerca junto al sol eclipsado: es Júpiter, el planeta rey que representa a Jesús entre las estrellas errantes en las señales celestiales. ¡Él tiene la corona! Al mismo tiempo, esta señal se ve en el arco de Sagitario,[17] que perdió su corona, ¡igual que el pasaje de la coronación dice que los reyes de este mundo han perdido sus reinos a manos de Jesús! ¿Ves cómo el pasaje está representado en los cielos?

Pero si eso no es suficiente confirmación de que esta es en verdad la señal celestial para la coronación de Jesús después de la séptima trompeta, ¡entonces nota dónde está el centro de atención en esta escena celestial! Todas las siete estrellas errantes conocidas antiguamente están reunidas aquí en una parte del cielo con el planeta “coronado”, Júpiter. ¡Incluso toda la hueste de la Vía Láctea está mirando hacia arriba para ver esta ceremonia especial frente al centro de nuestra galaxia! ¿Estás mirando hacia arriba, también, como Jesús nos recordó que hiciéramos?[18]

Jesús, el Rey, está representado en el centro de atención llevando la corona,[19] directamente en medio de la hueste celestial con dos planetas a la izquierda y dos a la derecha. Es similar en algunos aspectos a la representación sacerdotal de Jesús en Orión,[20] que en el momento de esta coronación, está “callada” en el extremo opuesto del cielo, sin cuerpos que la visiten, e incluso una de sus propias estrellas, Betelgeuse, se ha estado oscureciendo, como si mostrara deferencia hacia el otro lado donde todos los ojos están enfocados.

El sol, la luna y las once estrellas,[21] todos dan su respeto al planeta rey, Júpiter, ¡en esta escena celestial que refleja tanto el sueño de José, como la verdadera coronación de Jesús en el cielo! Después de casi 4000 años, ese corto sueño, que Israel sabiamente tuvo en cuenta, finalmente se ha cumplido ante nuestros ojos.

Dios está señalando este mismo tiempo con ese sueño, porque es una coyuntura crítica en relación con el juicio: ¡el anuncio del día de Jehová! ¿Estás preparado? Muchos han descuidado la preparación, porque han asumido que serán arrebatados antes de la tribulación. ¿Pero qué tal si el arrebatamiento no es antes de la tribulación después de todo, como se te ha enseñado? ¡Esto probará los corazones de los hijos de Dios! Que sean purificados y refinados, ¡y que al final brillen como las estrellas!

¡Miguel está poniéndose de pie,[22] y seguramente habrá devastación en la tierra cuando Jesús gobierne a las naciones airadas con una vara de hierro! Ha soportado por mucho tiempo la maldad del hombre, hasta que Su pueblo ha demostrado la plenitud de la estatura de Cristo. Lo que eso significa exactamente, cómo se ve ese amor sacrificial en términos concretos, es un tema para la siguiente y última parte de esta serie. Esto también fue revelado desde tiempos antiguos en esta dramática, pero conmovedora historia de Génesis. ¡Aprenderás cosas sobre la tribulación que tal vez nunca hayas considerado!

Jesús viene, y Él arrebatará a Su pueblo en una gran liberación que es de acuerdo con Su plan desde el principio. ¡No temas! Él desea reunir a Sus escogidos de los cuatro ángulos de la tierra a Sí mismo, y Él hace eso a través de un proceso de la revelación de la verdad. ¿No es así como Él ha estado alcanzando tu corazón todo el tiempo mientras Él ha enseñado a Sus hijos a través de sueños, visiones, y el estudio de Su palabra, incluyendo Su primer libro de la naturaleza?

Es por Su Espíritu que has sido guiado a leer estas palabras, y es por Su Espíritu que el Refugio ha sido preparado en el tiempo presente de hambruna. Este es el tema de la siguiente y última parte de esta serie. Entenderás cómo Dios se ha preparado para este tiempo de juicio, para que Su pueblo se reúna donde haya suficiente alimento. Aunque Jesús gobierna a las naciones con severidad ya que no se han arrepentido, aunque ha enviado a Sus profetas y mensajeros para que conviertan sus corazones, Él mira con tierna compasión a Sus escogidos. ¡Tened valor; no habrá más demora!

… Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. (Apocalipsis 11:17)

1.
En la versión Reina Valera, “espigas” no se refiere al maíz en mazorca, sino a las cabezas de trigo (o al grano en general). 
2.
Esto se explicó en la Parte I
3.
Ya vimos un buen ejemplo de esto en Isaías 46, cuando Dios dice “Que declaro el fin [A] desde el principio, [B] y desde la antigüedad [B’] lo que no ha sido hecho [A’]”. 
4.
Juan 16:7-8 – Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. 
5.
Malaquías 4:3 – Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos. 
6.
Apocalipsis 20:7 – Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, [para engañar, teniendo almas de nuevo en la segunda resurrección] 
7.
Esto se explica en nuestra serie de videos de sermones de ese tiempo, llamado Señales en el Cielo
8.
Apocalipsis 5:6 – Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 
9.
Una descripción detallada de los aspectos básicos del reloj de Orión puede encontrarse en la primera parte de la Presentación de Orión
10.
Ver el comentario de Mateo Poole sobre Ester 5:2 [Inglés], que dice: “Ester tocó la parte superior de su cetro, en señal de su aceptación agradecida del gran favor del rey y de su reverencia y sumisión a su majestad, lo que posiblemente sea una señal habitual, y puede serlo, ante el llamado y la invitación del rey a que se acerque a él”. 
11.
Apocalipsis 3:12 – Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. 
12.
La Biblia también habla de un nombre para Jesús que nadie conoce excepto Él mismo (ver Apocalipsis 19:12). Este no es el mismo que Su nuevo nombre, ¡pero también ha sido revelado recientemente! ¡Dios revela Sus secretos y cuando lo hace, vemos el hermoso cumplimiento de Su palabra! 
13.
Ver, por ejemplo, Lucas 22:69 – Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios. 
14.
Apocalipsis 8:6 – Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas. Esa fase preparatoria está documentada en nuestro antiguo sitio web, UltimoConteo.org
15.
Un ejemplo importante fue la apertura del pozo del abismo cuando ¡reconoció a Jerusalén como la capital de Israel al comienzo de la quinta trompeta
16.
Un disco de acreción es un disco de gases que orbita un agujero negro a gran velocidad justo fuera de su horizonte de sucesos. 
17.
Los arcos y las flechas han aparecido a menudo en sueños y visiones recientes entre los hijos de Dios, e incluso el planeta Júpiter (o un representante simbólico), como en este reciente sueño de Rhonda Empson
18.
Lucas 21:28 – Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. 
19.
En las representaciones celestiales, el marco de referencia de uno es a menudo diferente. Aquí, podemos imaginarnos viendo desde el lado, donde la corona del eclipse estaría “encima” de Júpiter o “sobre su cabeza”. 
20.
Orión representa a Jesús en la capacidad de nuestro Sumo Sacerdote, pero el tiempo de gracia ha terminado, y ahora Él es representado por el rey Júpiter. 
21.
Las siete estrellas de Orión, más las cuatro “estrellas errantes” (planetas) que rodean el sol, la luna y Júpiter. 
22.
Escribimos acerca de una señal terrenal para esto, que en sí misma trajo gran devastación localmente, donde el Huracán Miguel se levantó y pasó. Considera Isaías 66:15 – Porque he aquí que Jehová vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego. 
Plan gratuito de estudios

Descubre cómo se cumplió Apocalipsis 7:1-3 en 2016. Elije nuestro plan de suscripción gratuita para obtener acceso de lectura a nuestra serie fundamental de artículos, El sacrificio de Filadelfia.

Duración: de por vida
Precio: Gratuito
Plan de estudios: Dios es el Tiempo (mensualmente)

Este plan incluye los artículos de nuestro sitio web antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye la serie El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, ni todos los artículos que se publicaron (y que aún no se han publicado) después de mayo de 2019 en la serie El misterio consumado.

Duración: 1 mes
Precio: US$ 7.77
Plan de estudios: Dios es el Tiempo (anualmente)

Este plan incluye los artículos de nuestro sitio web antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye la serie El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, ni todos los artículos que se publicaron (y que aún no se han publicado) después de mayo de 2019 en la serie El misterio consumado. (Una buena oferta para aquellos que no creen que Jesús vendrá antes.)

Duración: 1 año
Precio: US$ 77.77
Plan de estudios: El misterio de la Santa Ciudad (mensualmente)

Este plan incluye toda la serie titulada El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, así como todos los artículos de todas nuestras otras series antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye ningún artículo que haya sido (o esté por ser) publicado desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado.

Duración: 1 mes
Precio: US$ 8.88
Plan de estudios: El misterio de la Santa Ciudad (anualmente)

Este plan incluye toda la serie titulada El misterio de la Ciudad Santa, escrita por el cuarto ángel mismo, así como todos los artículos de todas nuestras otras series antes de que comenzara la consumación del misterio de Dios en mayo de 2019. NO incluye ningún artículo que haya sido (o esté por ser) publicado desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado. (Una buena oferta para aquellos que no creen que Jesús vendrá antes.)

Duración: 1 año
Precio: US$ 88.88
Plan completo de estudios (mensualmente)

Este plan de suscripción completo garantiza el acceso total a todo el contenido de nuestro sitio web, GranjaNubeBlanca.org, sin ninguna limitación, incluyendo todos los nuevos artículos que fueron (o están por ser) publicados desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado.

Duración: 1 mes
Precio: US$ 9.99
Plan completo de estudios (anualmente)

Este plan de suscripción completo garantiza el acceso total a todo el contenido de nuestro sitio web, GranjaNubeBlanca.org, sin ninguna limitación, incluyendo todos los nuevos artículos que fueron (o están por ser) publicados desde mayo de 2019 en la serie El misterio consumado. (Una buena oferta para aquellos que no creen que Jesús vendrá antes.)

Duración: 1 año
Precio: US$ 99.99
Boletín
¡Queremos encontrarte pronto en la nube! Suscríbete a nuestro BOLETÍN DE ALNITAK para recibir las últimas noticias de nuestro movimiento de los adventistas del gran sábado de primera mano. ¡NO PIERDAS EL TREN!
Suscribir ahora...
Estudiar
Estudia los primeros 7 años de nuestro movimiento. Aprende cómo Dios nos dirigió y cómo nos alistó para servir por otros 7 años en la tierra en malos tiempos, en vez de ir al Cielo con nuestro Señor.
¡Ir a UltimoConteo.org!
Contacto
Si estás pensando en fundar tu propio grupo pequeño, por favor ponte en contacto con nosotros para que te podamos dar consejos valiosos. Si Dios nos muestra qué te ha elegido como líder, también recibirás una invitación a nuestro foro de los 144.000 Remanentes.
Contactar ahora...

Many Waters of Paraguay

144000-Remnant.WhiteCloudFarm.org (nuestro Refugio para los 144.000 en el tiempo de escasez: plataforma de foro, video y red social, sin costo)
UltimoConteo.WhiteCloudFarm.org (estudios básicos de los primeros 7 años desde enero de 2010, sin costo)
Canal GranjaNubeBlanca (nuestro propio canal de vídeos, sin costo)

iubenda Certified Silver Partner

0
Compartido